De la tor­tu­ra – Jon Odrio­zo­la

Si no legal, la prác­ti­ca de la tor­tu­ra es una reali­dad inne­ga­ble (yo mis­mo pue­do dar fe de ello hace ya varias lunas). Si no de iure, se prac­ti­ca de fac­to. Al igual que la cade­na per­pe­tua, está des­apa­re­ci­da de la legis­la­ción penal y, sin embar­go, con la lla­ma­da «doc­tri­na Parot», se pue­den pasar cua­ren­ta años en la cár­cel. O la pena de muer­te, supues­ta­men­te abo­li­da, pero que fue apli­ca­da de hecho a varios miem­bros de los GRAPO. O muer­tos en huel­ga de ham­bre en las pri­sio­nes por rei­vin­di­car dig­ni­dad. Pero no siem­pre fue así.

Ramón Sola, en un artícu­lo, se pre­gun­ta­ba ‑sar­cás­ti­ca­men­te- por qué no lega­li­zar la tor­tu­ra. Lo decía a cuen­ta de los tes­ti­mo­nios de los últi­mos dete­ni­dos en Bil­bo. Se tra­tó de pre­sen­tar la tor­tu­ra en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo como algo prac­ti­ca­do en lóbre­gas maz­mo­rras inqui­si­to­ria­les o, más moder­na­men­te, en sóta­nos de depen­den­cias poli­cia­les. En todo caso, algo sinies­tro, ocul­to, vela­do e invi­si­ble. Hay que admi­tir que los tele­films grin­gos son más sin­ce­ros cuan­do pre­sen­tan a un dete­ni­do hos­tia­do en asép­ti­cas ofi­ci­nas poli­cia­les. Pero hubo épo­ca en que el tor­men­to era legal.

En vís­pe­ras de la Revo­lu­ción fran­ce­sa, ya se fra­gua­ba un cam­bio radi­cal en la men­ta­li­dad de la épo­ca gra­cias a la Ilus­tra­ción, con una bur­gue­sía pro­to­rre­vo­lu­cio­na­ria e ilus­tra­da, anti­cle­ri­cal y racio­na­lis­ta, eude­mo­nis­ta y pre­de­mo­crá­ti­ca. A esta nue­va sen­si­bi­li­dad no podía menos que repug­nar­le la cruel­dad de las penas pre­vis­tas has­ta enton­ces por las leyes, espe­cial­men­te la pena de muer­te, los duros cas­ti­gos cor­po­ra­les y, muy en par­ti­cu­lar, la tor­tu­ra judi­cial ergo legal. Las ideas de Mon­tes­quieu, Rous­seau y Vol­tai­re (en el Rei­no espa­ñol Luis Vives, Jove­lla­nos y Melén­dez Val­dés) sobre la nece­si­dad de refor­mar en este sen­ti­do huma­ni­ta­rio las leyes pena­les y pro­ce­sa­les cris­ta­li­za­ron en la trans­cen­den­tal obra de Bec­ca­ria «De los deli­tos y las penas», publi­ca­da en 1764. Esta obra tuvo un influ­jo deci­si­vo en la refor­ma de la legis­la­ción cri­mi­nal de su épo­ca en toda Euro­pa, en sus éli­tes, se sobre­en­tien­de, que eso era el des­po­tis­mo ilus­tra­do.

Me impor­ta aho­ra des­ta­car una de las más sono­ras ven­to­si­da­des his­tó­ri­cas pro­ta­go­ni­za­das por una bur­gue­sía u oli­gar­quía deca­den­te y dege­ne­ra­da que se ali­men­ta roban­do al pue­blo y comién­do­se sus pro­pios gusa­nos. En los tiem­pos de la Ilus­tra­ción, el tor­men­to había ido cayen­do en desuso pau­la­ti­na­men­te y, aun­que teó­ri­ca­men­te los jue­ces podían apli­car­lo, fue­ron muy raros los casos en que lo hicie­ron. Los esfuer­zos anti­tor­tu­ra fue­ron efi­ca­ces más en el plano estric­ta­men­te legal que en el prác­ti­co, pues la tor­tu­ra había deja­do ya enton­ces de apli­car­se en el Rei­no espa­ñol, lo que se con­si­guió por fin en la Cons­ti­tu­ción de Bayo­na de 1808 (algo epi­só­di­co). Es decir, lo que con­si­guió la anti­feu­dal bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria e ilus­tra­da de hace 250 años lo ha reim­plan­ta­do la oli­gar­quía con­tra­ilus­tra­da y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de hoy. Ésta es la ven­to­si­dad expe­li­da con­tra sus pro­pios pro­ge­ni­to­res ideo­ló­gi­cos. Con una dife­ren­cia, que ya ni les son­ro­ja: miran para otro lado y callan, cuan­do no acu­san al tor­tu­ra­do de «seguir un guión».

P.D.- Sobre el posi­ble aten­ta­do a Patxi López, no me creo nada.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *