El Jesús de Naza­ret de Ratzin­ger – Mikel Ari­za­le­ta

“El Vati­cano ha pre­sen­ta­do hoy Jesús de Naza­ret, el pri­mer libro de Bene­dic­to XVI, en el que se mues­tra a un Jesús «real, el his­tó­ri­co», en con­tra­po­si­ción con ese per­so­na­je revo­lu­cio­na­rio, al menos refor­mis­ta, que encon­tró el amor car­nal en María Mag­da­le­na del que hablan algu­nos. La obra de Joseph Ratzin­ger tam­bién con­tie­ne vela­das crí­ti­cas al mar­xis­mo, del que dice que «cre­yó poder trans­for­mar las pie­dras en pan, aun­que ha dado pie­dras en lugar de pan».

Días atrás el teó­lo­go cató­li­co-romano, Rafael Agui­rre, comen­ta­ba en El Correo espa­ñol el libro con pos­tu­ra sumi­sa pero con fla­co con­te­ni­do, como salien­do del paso y sin per­der de vis­ta a su obis­po de turno. Decía: “el estu­dio del pasa­do es his­tó­ri­ca­men­te inaca­ba­ble y el mis­te­rio de Dios inefa­ble. Y hay una cues­tión no menor; creo que la expec­ta­ción cau­sa­da por el libro no se debe sólo, ni en pri­mer lugar, a quien es su autor, sino al tema que abor­da. Jesús de Naza­ret intere­sa y, ade­más. Tie­ne bue­na pren­sa,. No se pue­de decir lo mis­mo de la Igle­sia en Euro­pa y, espe­cial­men­te, en Espa­ña. Es enco­mia­ble que Ratzin­ger pre­sen­te una visión de Jesús des­de la fe de la Igle­sia. El gran reto es que esa Igle­sia se deje cues­tio­nar por el Jesús al que mira y no sofo­que su fuer­za de inno­va­ción y liber­tad”.

Quien sí se ha emplea­do a fon­do y ha ana­li­za­do con deta­lle, cono­ci­mien­to y sin­ce­ri­dad ha sido el famo­so pro­fe­sor, exege­ta y teó­lo­go ale­mán Gerd Lüde­mann, que hace ya años en un grue­so tomo de cer­ca mil pagi­nas exa­mi­nó todas las pala­bras atri­bui­das a Jesús, cata­lo­gan­do las autén­ti­cas y las fal­sas (Jesus nach 2000 Jah­ren. Was er wir­klich sag­te und tat, zu Klam­pen).

Y a la vis­ta del libro del papa y de posi­bles artícu­los, que apa­rez­can, con­si­de­ro ilu­mi­na­dor para el lec­tor avis­pa­do los 3 artícu­los, apa­re­ci­dos en la revis­ta ale­ma­na Der Spie­gel y redac­ta­dos por este gran pro­fe­sor, exege­ta y estu­dio­so de los dos pri­me­ros siglos del cris­tia­nis­mo, que una vez más nos brin­da hacien­do gala de sus cono­ci­mien­tos, liber­tad y sin­ce­ri­dad.

Mikel Ari­za­le­ta

Un lamen­ta­ble error

Gerd Lüde­mann

¿Quién fue Jesús de Naza­ret? Bene­dic­to XV afir­ma en su libro “Jesús de Naza­ret” que Jesús fue el hijo de Dios. Lamen­ta­ble error

Los futu­ros curas de las con­fe­sio­nes cató­li­co-romas o evan­gé­li­cas estu­dian en la Uni­ver­si­dad una intro­duc­ción a la crí­ti­ca his­tó­ri­ca de la Biblia. Apren­den las dos len­guas, hebreo y grie­go, en las que están redac­ta­dos los tex­tos ori­gi­na­les. En los semi­na­rios y estu­dios, dedi­ca­dos a los libros bíbli­cos, los estu­dian­tes obser­van que la his­to­ria de Israel, narra­da en el Vie­jo Tes­ta­men­to, no se debe con­fun­dir con el desa­rro­llo his­tó­ri­co y que, asi­mis­mo, en el Nue­vo Tes­ta­men­to no se expo­ne con fide­li­dad la pri­mi­ge­nia his­to­ria de la Igle­sia.

Ade­más for­man par­te de esos cono­ci­mien­tos bási­cos el que se sabe muy poco cier­to de los per­so­na­jes de la Biblia, con la úni­ca excep­ción del após­tol Pablo, del que se con­ser­van 7 car­tas autén­ti­cas.

De todos modos Pablo en este cam­po, como tes­ti­go his­tó­ri­co, jue­ga poco papel por­que ape­nas dice nada sobre lo que dijo o hizo el Jesús his­tó­ri­co. El escep­ti­cis­mo ha cre­ci­do en torno a los rela­tos de la sagra­da escri­tu­ra a medi­da que se la ha ido cono­cien­do y ana­li­zan­do en pro­fun­di­dad y deta­lle. Hoy exis­te en este cam­po un gran con­sen­so. El escep­ti­cis­mo se fun­da­men­ta tam­bién en que los cua­tro Evan­ge­lios son des­co­no­ci­dos y no per­te­ne­cen a la pri­me­ra gene­ra­ción de los cris­tia­nos pri­mi­ge­nios. “Mar­cos” escri­bió el Evan­ge­lio más anti­guo. El autor del Evan­ge­lio de Lucas dis­tin­gue entre nume­ro­sos Evan­ge­lios y rela­tos ora­les de tes­ti­gos ocu­la­res de la pri­me­ra gene­ra­ción, y remar­ca que él quie­re mejo­rar y corre­gir otros evan­ge­lios con su obra. Com­pa­ran­do su obra con el Evan­ge­lio de Mar­cos se pue­de seguir con pre­ci­sión su plan.

Pero tam­bién “Mateo” ela­bo­ró y trans­for­mó el Evan­ge­lio de Mar­cos inde­pen­dien­te­men­te de “Lucas”. En gene­ral el Evan­ge­lio de Juan se con­si­de­ra pos­te­rior a los demás y sus rela­tos los ha amplia­do legen­da­ria­men­te, como se pue­de demos­trar en muchos pasa­jes. Por tan­to en prin­ci­pio se exi­ge gran cau­te­la a la hora de uti­li­zar este Evan­ge­lio en la fun­da­men­ta­ción del Jesús his­tó­ri­co.

Bene­dic­to XVI, en su nue­vo libro sobre Jesús de Naza­ret, hace gran­des elo­gios del méto­do his­tó­ri­co y resal­ta la impor­tan­cia de su uso. Pues­to que la fe bíbli­ca y cris­tia­na, bási­ca­men­te, se refie­re a un hecho real, sin­gu­lar e his­tó­ri­co, que se dis­tin­gue estric­ta­men­te de la intem­po­ra­li­dad del mito. Pero la loa y el aplau­so ter­mi­nan pron­to y se con­vier­ten en adver­ten­cia seria sobre los lími­tes que debe res­pe­tar el méto­do his­tó­ri­co al apli­car­se a los escri­tos bíbli­cos.

En otras pala­bras, las leyes váli­das en el tra­ba­jo his­tó­ri­co-crí­ti­co ten­drían un valor limi­ta­do en la exé­ge­sis his­tó­ri­co-crí­ti­ca de la Biblia, tan­to más cuan­to que el tex­to bíbli­co, según doc­tri­na ecle­sial, está ins­pi­ra­do por Dios. Sólo la deci­sión de fe des­cu­bre la con­cor­dan­cia y armo­ni­za­ción pro­fun­da de las imá­ge­nes, repre­sen­ta­cio­nes y figu­ras neo­tes­ta­men­ta­rias de Jesús, y cuyas gran­des dife­ren­cias y con­tra­dic­cio­nes ha pues­to en evi­den­cia ya la crí­ti­ca his­tó­ri­ca. Esta deci­sión pre­via se fun­da­men­ta­ría en una razón his­tó­ri­ca y no le res­ta­ría ori­gi­na­li­dad a cada uno de los docu­men­tos bíbli­cos. ¡No deja de ser una afir­ma­ción sor­pren­den­te!

Bene­dic­to igno­ra los cono­ci­mien­tos exe­gé­ti­cos bási­cos

El libro, Jesús de Naza­ret, del papa supo­ne un Jesús con el padre, en comu­ni­dad con el hijo de Dios, expre­sa­do así a menu­do en el Evan­ge­lio de Juan. Esta comu­ni­dad cons­ti­tui­ría el cen­tro de la per­so­na­li­dad de Jesús. La uti­li­za­ción no crí­ti­ca de este Evan­ge­lio, al que tam­bién Bene­dic­to ve como el últi­mo, el más recien­te, está en corre­la­ción con el gran cré­di­to que le mere­cen todos los Evan­ge­lios del Nue­vo Tes­ta­men­to, corre­la­ción que él ‑de modo dife­ren­te a la moder­na exé­ge­sis bíbli­ca- entien­de como com­ple­men­ta­ria. Por tan­to no sor­pren­de que Bene­dic­to quie­ra pre­sen­tar al Jesús de los Evan­ge­lios como el ver­da­de­ro Jesús, como el “Jesús his­tó­ri­co” en el ver­da­de­ro sen­ti­do.

Y lo fun­da­men­ta del modo siguien­te: Una figu­ra, des­de estos supues­tos, sería más lógi­ca y des­de la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca más enten­di­ble que las recons­truc­cio­nes de inves­ti­ga­cio­nes his­tó­ri­cas de las últi­mas déca­das. Por eso el Jesús de los Evan­ge­lios sería una figu­ra acor­de y con pleno sen­ti­do his­tó­ri­co. Ade­más sólo se expli­ca­ría bajo el supues­to de los siguien­tes hechos his­tó­ri­cos extra­or­di­na­rios: a) la cru­ci­fi­xión de Jesús, b) la acción de Jesús y la afir­ma­ción rápi­da­men­te dedu­ci­ble de su equi­pa­ra­ción divi­na.

Se cie­rra el paso a la razón his­tó­ri­ca

Bene­dic­to recha­za la tesis defen­di­da en la exé­ge­sis con­so­li­da­da, el que las comu­ni­da­des pri­mi­ge­nias del cris­tia­nis­mo inter­vi­nie­ron crea­ti­va­men­te en la for­ma­ción de la doc­tri­na cris­tia­na más anti­gua de Cris­to, y Bene­dic­to con­si­de­ra tam­bién como “his­tó­ri­ca­men­te más lógi­co que lo gran­de esté al ini­cio”, tan­to más si pre­ten­de enten­der la figu­ra de Jesús sólo des­de el mis­te­rio de Dios. Y tam­bién que­da­ría cla­ro que el méto­do his­tó­ri­co no pue­de des­cu­brir que Jesús como hom­bre fue­ra Dios. Más bien los repre­sen­tan­tes del méto­do his­tó­ri­co ten­drían que apren­der a leer los tex­tos bíbli­cos con aper­tu­ra y dis­po­ni­bi­li­dad inter­na para las cosas supe­rio­res. De ahí el abri­ros, y Jesús será visi­ble­men­te una figu­ra creí­ble.

El papa pre­sen­ta su libro como expre­sión de su bús­que­da per­so­nal, no sería un acto magis­te­rial, pero su con­te­ni­do se mues­tra como una expo­si­ción des­nu­da de la fe cató­li­co-roma­na envuel­ta en ropa­je his­tó­ri­co, en el que se pre­su­po­ne la ins­pi­ra­ción de los escri­tos, la divi­ni­dad de Jesús y la infa­li­bi­li­dad y caren­cia de error en los escri­tos

Da la impre­sión que, de nue­vo, se ha echa­do el cerro­jo a una dispu­ta cons­truc­ti­va entre el dog­ma cató­li­co-romano y la razón his­tó­ri­ca. No obs­tan­te que­da abier­ta una ren­di­ja entre ambos cam­pos, la de los argu­men­tos pura­men­te his­tó­ri­cos, siem­pre abier­tos al con­trol cien­tí­fi­co

El inten­to papal se mues­tra como camino equi­vo­ca­do

En un aná­li­sis de la ten­ta­ti­va papal se ve a ésta, a la luz de algu­nas mues­tras, como camino erró­neo:

Pri­me­ro: A la vis­ta de los datos y de las cir­cuns­tan­cias de la redac­ción de los cua­tro Evan­ge­lios no se pue­de con­ce­der a la figu­ra, que pre­sen­ta, valor his­tó­ri­co, y mucho menos al últi­mo, al de Juan, indu­ci­do en muchos pasa­jes. Ade­más no tie­ne sen­ti­do negar en los Evan­ge­lios neo­tes­ta­men­ta­rios la exis­ten­cia de pala­bras inau­tén­ti­cas (no per­te­ne­cien­tes a) de Jesús, aun cuan­do lo exi­ja la doc­tri­na de la ins­pi­ra­ción.

Segun­do: Cris­tia­nos pri­mi­ge­nios, cuyos nom­bres no cono­ce­mos al igual que los de los cua­tro evan­ge­lis­tas, crea­ron y ela­bo­ra­ron par­te exten­sas de los Evan­ge­lios. Jus­ta­men­te su acti­vi­dad crea­do­ra, uni­da la con­vic­ción inter­na –y no un acon­te­ci­mien­to impor­tan­te al ini­ció- ayu­da a enten­der la rápi­da pro­pa­ga­ción del cris­tia­nis­mo pri­mi­ge­nio y per­mi­te una expli­ca­ción de las diver­sas ten­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes exis­ten­tes en el con­te­ni­do de los tex­tos evan­gé­li­cos.

Ter­ce­ro: La inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de Jesús ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que entre el mate­rial de Jesús trans­mi­ti­do antes que nada son ver­da­de­ras las pará­bo­las. Las com­pa­ra­cio­nes se ponen y uti­li­zan para que se entien­dan de inme­dia­to, no para que no se entien­da, “para que por mucho que miren no vean, por mucho que oigan no entien­dan”, como se dice en Mar­cos cap. 4,12. Igno­ran­do esto Bene­dic­to ve erró­nea­men­te, en la tras­tien­da, reve­lar­se, tras­lu­cir­se el mis­te­rio de la cruz y de la divi­ni­dad de Jesús, que ha lle­va­do a la pro­tes­ta con­tra Jesús. La indi­ca­ción, apun­ta­da en este con­tex­to, sobre el pro­fun­dí­si­mo sig­ni­fi­ca­do de las pará­bo­las de Jesús es un pro­fun­do embus­te, por­que igno­ra que las pará­bo­las apun­tan y están des­ti­na­das para una rápi­da inte­li­gen­cia, sen­sa­tez y com­pren­si­bi­li­dad del tema, y de nue­vo en este libro de Ratzin­ger se da acce­so y se vuel­ve a una inter­pre­ta­ción ale­gó­ri­ca de las pará­bo­las, ya supe­ra­da.

Cua­tro: Jesús no se tuvo por Dios, no se con­si­de­ró Dios. Cuan­do alguien se diri­ge a él y le pre­gun­ta cómo se pue­de con­se­guir la vida eter­na, Jesús comien­za su res­pues­ta con la fra­se: “Nadie es bueno sino sólo dios” (Mc. 10, 18). El papa no saca a cola­ción ni men­cio­na fra­ses como ésta, que no pue­den ser tor­ci­das y for­za­das por la exé­ge­sis teo­ló­gi­ca, por­que con­tra­di­cen abier­ta­men­te su tesis bási­ca.

Una suma de medi­ta­cio­nes reli­gio­sas

En con­jun­to la obra papal, Jesús de Naza­ret, no es, en con­tra de la rei­vin­di­ca­ción de su autor, un libro his­tó­ri­co sino una colec­ción de medi­ta­cio­nes reli­gio­sas sobre la figu­ra de Jesús, com­ple­men­ta­da con incur­sio­nes en la cien­cia neo­tes­ta­men­ta­ria. Algu­nas de sus medi­ta­cio­nes pecan de infan­ti­les: “Lo que comen­zó ardien­do en el zar­zal, en el desier­to del Sinaí, se lle­vó a cabo en el arbus­to seño­rial de la cruz”; o “quien mira con ojo des­pier­to en la his­to­ria, ese tal pue­de ver esta corrien­te, que des­de el Gól­go­ta, des­de el Jesús cru­ci­fi­ca­do y resu­ci­ta­do flu­ye a tra­vés de los tiem­pos. Pue­de ver cómo allí, don­de lle­ga este agua la tie­rra que­da puri­fi­ca­da, pue­de con­tem­plar cómo flo­re­cen árbo­les de ricas fru­tas, cómo flu­ye vida de esta fuen­te del amor, autén­ti­ca vida, que rega­la y se rega­la.

Si no fue­ra el papa el autor de este libro, los exege­tas aca­dé­mi­cos lo hubie­ran deja­do de lado, lo hubie­ran igno­ra­do, a lo más lo hubie­ran con­si­de­ra­do una lamen­ta­ble sali­da de tono y muy pron­to yace­rían api­la­dos y lle­nos de pol­vo en las libre­rías ecle­sia­les. Por­que en el libro el supre­mo pon­tí­fi­ce de la Igle­sia cató­li­co-roma­na pone la razón a los pies del carro de la fe, por tan­to hay que denun­ciar –tam­bién todos los cató­li­cos que impul­san y ejer­cen la exé­ge­sis his­tó­ri­co-crí­ti­ca- el escán­da­lo de tal pro­ce­der en nues­tros días. Écra­sez l´infâme!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *