Egip­to: la irrup­ción de Tur­quía (e Irán, por la puer­ta tra­se­ra).

Para no sucum­bir a los mani­queís­mos linea­les de la pro­pa­gan­da occi­den­ta­loi­de de cor­te holly­woo­den­se pro­pon­go divi­dir sucin­ta­men­te el mun­do ára­be, de 22 miem­bros, en cin­co subre­gio­nes con el fin de faci­li­tar con­cep­tos y aná­li­sis:

1. El Magh­reb («occi­den­te» ára­be), aplas­tan­te­men­te de mayo­ría suni­ta, don­de pre­va­le­ce una impor­tan­te mino­ría bere­ber: Mau­ri­ta­nia, Marrue­cos, Arge­lia, Túnez y Libia, a los que habría que agre­gar la RADS (Repú­bli­ca Ára­be Demo­crá­ti­ca Saha­raui), reco­no­ci­da por la Unión Afri­ca­na, pero no por la Liga Ára­be. 2. El Cre­cien­te Fér­til, en el sig­ni­fi­ca­do «admi­nis­tra­ti­vo» del pri­mer minis­tro ira­quí y filo­bri­tá­ni­co, Nuri Al-Said: Trans­jor­da­nia, Irak, Líbano, Pales­ti­na y Siria (Líbano e Irak osten­tan pode­ro­sas comu­ni­da­des chií­tas, mien­tras Siria se carac­te­ri­za por el rei­na­do «ala­wi­ta» (10 por cien­to de la pobla­ción), una sec­ta des­cen­dien­te del chiís­mo, ade­más de 16 por cien­to de cris­tia­nos). 3. Las seis petro­mo­nar­quías ára­bes del gol­fo Pér­si­co que for­man el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (CCG): Ara­bia Sau­di­ta, Bah­rein, Kuwait, Qatar, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Omán (en las tres pri­me­ras resal­tan rele­van­tes pobla­cio­nes chií­tas; ver Bajo la Lupa 27/​2/​11 y 2/​3/​11). 4. El Cuerno de Áfri­ca, que domi­na el estre­cho de Bab al-Man­dab («la puer­ta de las lágri­mas») y el gol­fo de Aden, pre­pon­de­ran­te­men­te suni­ta: Yibu­ti, Soma­lia y Yemen (50 por cien­to de la etnia de los huthis, de rito zay­di­ta-chií­ta). 5. Los paí­ses ribe­re­ños del río Nilo: Egip­to y Sudán (ya bal­ca­ni­za­do), pre­pon­de­ran­te­men­te suni­tas con mino­rías cris­tia­nas y ani­mis­tas rele­van­tes.

Des­ta­ca la mayor plu­ra­li­dad etno-reli­gio­sa del Cre­cien­te Fér­til (v. gr. cris­tia­nos y dru­sos de Líbano y Siria).
Si el céle­bre cus­cus del Magh­reb lo sepa­ra culi­na­ria­men­te del arroz del Mash­req («Orien­te») del mun­do ára­be, el pan (el leit­mo­tiv de las revuel­tas y revo­lu­cio­nes en cur­so), los uni­fi­ca. La suni­ta isla Como­ros es incla­si­fi­ca­ble y se encuen­tra leja­na­men­te entre Mozam­bi­que y Mada­gas­car.

Esta sucin­ta sub­di­vi­sión que pro­pon­go es fun­da­men­tal para enten­der los alcan­ces y limi­ta­cio­nes de la pene­tra­ción tan­to de la suni­ta Tur­quía como de la chií­ta Irán –para­dó­ji­ca­men­te nin­gu­na de las dos poten­cias emer­gen­tes es ára­be– en las cin­co subre­gio­nes refe­ri­das.
Resul­ta enton­ces evi­den­te la mayor influen­cia del «fac­tor ira­ní» tan­to en el Cre­cien­te Fér­til como en el gol­fo Pér­si­co (y atí­pi­ca­men­te has­ta Yemen, por deseos de Alá), al uní­sono de la pre­pon­de­ran­cia del «fac­tor tur­co» en todo del nor­te de Áfri­ca, en par­ti­cu­lar, en Egip­to: el país más pobla­do del mun­do ára­be (24 por cien­to del total de 360 millo­nes) y su mayor poten­cia mili­tar (déci­mo en la cla­si­fi­ca­ción mun­dial).
Egip­to, don­de el gol­pe mili­tar no se atre­ve a pro­nun­ciar su nom­bre, comien­za a «civi­li­zar­se» gra­cias a la «casi revo­lu­ción de las pirá­mi­des», pro­ta­go­ni­za­da por sus jóve­nes uni­ver­si­ta­rios des­em­plea­dos, la cual no con­clu­ye y que le fal­ta, tras haber defe­nes­tra­do increí­ble­men­te en sólo 18 días al sátra­pa Muba­rak, el «cam­bio de régi­men» para alcan­zar su cul­mi­na­ción.

Otro común deno­mi­na­dor del aro­ma extá­ti­co de la revo­lu­ción del jaz­mín del para­dig­ma tune­cino, que ha impreg­na­do a los 22 paí­ses ára­bes y ha alcan­za­do has­ta los Bal­ca­nes y el Trans­cáu­ca­so, es que no habrá vuel­ta atrás.

Son cua­tro las vías que se vis­lum­bran en el hori­zon­te: el gato­par­dis­mo lam­pe­du­siano; las refor­mas (siem­pre y cuan­do les que­den tiem­po y recur­sos men­ta­les a los man­da­ta­rios aga­za­pa­dos); las revo­lu­cio­nes, y las bal­ca­ni­za­cio­nes (en cur­so en Sudán y en Soma­li­lan­dia).
Exis­te el alto ries­go del gato­par­dis­mo lam­pe­du­siano –la úni­ca nove­la del escri­tor sici­liano Giu­sep­pe Toma­si, prín­ci­pe de Lam­pe­du­sa y duque de Pal­ma di Mon­te­chia­ro, en la que los opor­tu­nis­tas del ancien régi­me se colo­can en la cúpu­la del lado triun­fan­te de la revo­lu­ción: «hay que cam­biar­lo todo para que todo siga igual».

Por aza­res del des­tino, la isla ita­lia­na Lam­pe­du­sa se encuen­tra a sólo 113 kiló­me­tros de Túnez (mucho más cer­ca que de Sici­lia, 205 kms.) como metá­fo­ra subli­me del peli­gro del gato­par­dis­mo que pue­de oxi­dar el aro­ma extá­ti­co de la revo­lu­ción del jaz­mín.
Más allá del gro­tes­co show holly­woo­den­se de la OTAN fren­te a las cos­tas de Libia, des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co han sur­gi­do tres hechos tras­cen­den­ta­les. 1. La tra­ve­sía de ida y vuel­ta de dos naves ira­níes por el canal de Suez, tras más de 30 años del boi­cot por el defe­nes­tra­do Muba­rak (léa­se: cesa la hos­ti­li­dad de Egip­to con Irán). 2. El jaque a los jeques petro­le­ros del CCG (con el dis­pa­ro del cru­do) por el «efec­to domi­nó chií­ta». 3. La visi­ta a Egip­to del pre­si­den­te de Tur­quía, Abdu­llah Gul, y su can­ci­ller muy crea­ti­vo, Ahmet Davu­to­glu (lorientle​jour​.com, 4/​3/​11).

¿Adop­ta­rá Egip­to en su «nue­va era» el exi­to­so y reco­men­da­ble «mode­lo tur­co»?
El pre­si­den­te tur­co, Gul, decla­ró que el ejér­ci­to egip­cio le había mani­fes­ta­do su volun­tad de diri­gir una «tran­si­ción demo­crá­ti­ca» (Hürri­yet Daily News, 2/​3/​11).

El por­tal euro­peo con sede en Bru­se­las dede​fen​sa​.org (3÷3÷11) comen­ta que «la visi­ta del pre­si­den­te Gul es uno de las pri­me­ros encuen­tros impor­tan­tes de los diri­gen­tes egip­cios con un jefe de Esta­do extran­je­ro, par­ti­cu­lar­men­te de la región, y el hecho que se tra­te del pre­si­den­te tur­co es de una impor­tan­cia par­ti­cu­lar y un sig­ni­fi­ca­do con­si­de­ra­ble (sic)».
No es por nada, pero en mi via­je a la región en el verano pasa­do ya había detec­ta­do el con­do­mi­nio tur­co-ira­ní en cons­truc­ción, así como el acer­ca­mien­to ineluc­ta­ble entre los suni­tas del mar Medi­te­rrá­neo (como repor­té en su momen­to), con bas­tan­te ante­la­ción a la «revo­lu­ción del jaz­mín» y a la «casi revo­lu­ción de las pirá­mi­des». La geo­gra­fía es des­tino.
En un nota­ble aná­li­sis, Eric Wal­berg (Intre­pid Report, 25/​2/​11) con­si­de­ra la fac­ti­bi­li­dad de que Tur­quía y Egip­to for­men una alian­za (nota: nece­sa­ria­men­te suni­ta; de allí mi pro­pues­ta de las cin­co subre­gio­nes), que ten­drá como «prin­ci­pal efec­to con­tra­rres­tar los pro­yec­tos hege­mó­ni­cos del par­ti­do Likud, de Netan­yahu».

Peor que el fun­da­men­ta­lis­mo hebreo del pre­mier Netan­yahu –quien toda­vía se da el lujo de pre­ten­der cla­si­fi­car a «mode­ra­dos» (es decir, los ins­tru­men­tos de EU, Gran Bre­ta­ña e Israel) y «radi­ca­les» (es decir, los adver­sa­rios de EU, Gran Bre­ta­ña e Israel) del mun­do ára­be, en par­ti­cu­lar, y el mun­do islá­mi­co, en gene­ral– es, a nues­tro jui­cio, el par­ti­do Yis­rael Bei­te­nu (reple­to de inmi­gran­tes de la anti­gua URSS de ori­gen jáza­ro: mon­go­les cen­troa­siá­ti­cos con­ver­ti­dos a la reli­gión judía), cuyo extre­mis­mo mesiá­ni­co ni siquie­ra pudo tole­rar Muba­rak, el máxi­mo alia­do ára­be de Israel, hoy sumi­da en una angus­tia geo­po­lí­ti­ca por su ais­la­mien­to regio­nal, ya no se diga uni­ver­sal.
Asis­te toda la razón a la ex can­ci­ller Tzi­pi Liv­ni, quien cul­pó al gobierno Netan­yahu de haber con­ver­ti­do a Israel en «Esta­do paria».
¿Se per­fi­la un con­do­mi­nio tur­co-ira­ní en la cos­ta orien­tal del mar Medi­te­rrá­neo que incor­po­re a Egip­to?
Tal con­do­mi­nio sería la con­se­cu­ción lógi­ca de la his­tó­ri­ca Decla­ra­ción de Tehe­rán: el apo­yo de Tur­quía y Bra­sil al pro­yec­to nuclear pací­fi­co de Irán.

En Irán, sus fun­cio­na­rios no ocul­tan el entu­sias­mo por «el rec­tán­gu­lo emer­gen­te de Irán, Tur­quía, Siria y Egip­to» que «será la fuer­za deci­si­va para cam­biar la faz del mun­do ára­be y el mun­do» (Lad­ki Nadim, The Daily Star, 5/​3/​11).
Por los mati­ces y las suti­le­zas de las cin­co subre­gio­nes, pare­cie­ra que Tur­quía regre­sa a Egip­to por la puer­ta gran­de 95 años más tar­de, mien­tras Irán se des­li­za por la puer­ta tra­se­ra.

Alfre­do Jali­fe-Rha­me.
La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *