Un ani­ver­sa­rio para los tre­bi­ñe­ses, una inau­gu­ra­ción para Bur­gos – Rober­to Bajos

Hace tre­ce años, una vez más, Tre­bi­ñu habló para decir que quie­re for­mar par­te de Ala­va-Ara­ba. El 8 de mar­zo de 1998 se cele­bró la con­sul­ta popu­lar en al una amplia mayo­ría de tre­bi­ñe­ses y tre­bi­ñe­sas expre­sa­mos nues­tra volun­tad de ser ala­ve­ses.

Quie­nes nos mani­fes­ta­mos ese día a favor de la inte­gra­ción en Ara­ba hemos vis­to nin­gu­nea­da nues­tra volun­tad. Duran­te esta legis­la­tu­ra el Par­ti­do Popu­lar, con la ines­ti­ma­ble cola­bo­ra­ción de los socia­lis­tas, ha vul­ne­ra­do y menos­pre­cia­do la voz de esa mayo­ría.

Si des­de Bur­gos se empe­ñan una y otra vez en que este ana­cro­nis­mo con­ti­núe de por vida, des­de el Ayun­ta­mien­to de Tre­bi­ñu popu­la­res y socia­lis­tas quie­ren apor­tar su gra­ni­to de are­na para que esta situa­ción per­du­re en el tiem­po.

La pri­me­ra deci­sión que adop­ta la alcal­de­sa del Par­ti­do Popu­lar, con el apo­yo del Par­ti­do Socia­lis­ta, fue reti­rar de la facha­da del Ayun­ta­mien­to la pan­car­ta que fiel­men­te se expre­sa­ba con el siguien­te tex­to: «Bur­gos en con­tra de la volun­tad de los trebiñeses/​Bur­gos, tre­bi­ñua­rren boron­da­tea­ren kon­tra».

Ésta es la lamen­ta­ble reali­dad que pade­ce­mos hoy quie­nes vivi­mos aquí, en Tre­bi­ñu. La reali­dad está impues­ta por quie­nes moran en otro lado, aun­que cada cua­tro años nos visi­ten, casual­men­te días antes de la cele­bra­ción de elec­cio­nes.

Coin­ci­dien­do con el ani­ver­sa­rio, hemos reci­bi­do la para­dó­ji­ca visi­ta del máxi­mo expo­nen­te de la Jun­ta de Cas­ti­lla y León, Juan Vicen­te Herre­ra, acom­pa­ña­do por otros miem­bros del par­ti­do polí­ti­co que repre­sen­ta. La fugaz visi­ta a nues­tro muni­ci­pio no ha teni­do el obje­to de aten­der la reite­ra­da soli­ci­tud de com­pa­re­cen­cia del Par­la­men­to Vas­co, den­tro del mar­co esta­ble­ci­do por la Comi­sión de Tre­bi­ñu, que reite­ra­da­men­te se ha des­es­ti­ma­do dan­do la calla­da por res­pues­ta.

La visi­ta de tan ilus­tre auto­ri­dad se ha corres­pon­di­do con la inau­gu­ra­ción de las nue­vas ins­ta­la­cio­nes de la Haur Esko­la, que han cos­ta­do un total 605.900,80 euros. Para las arcas muni­ci­pa­les han supues­to un des­em­bol­so de la nada des­pre­cia­ble cifra de 121.180 euros. A estos datos fal­tan por sumar los del man­te­ni­mien­to de estas ins­ta­la­cio­nes, suje­to a pro­me­sa de finan­cia­ción por el Gobierno de Patxi López, que ha reba­ja­do en 20.000 euros su apor­ta­ción para estos fines.

Evi­den­te­men­te, este des­fa­se eco­nó­mi­co supon­drá una mayor impli­ca­ción del Ayun­ta­mien­to en este pro­yec­to, aho­ra hecho reali­dad pero naci­do sin la exis­ten­cia de un estu­dio que pre­vea la evo­lu­ción demo­grá­fi­ca de nues­tro muni­ci­pio. De hecho, el anti­guo cen­tro dis­po­nía de 25 pla­zas y esta­ba ocu­pa­do por 16 niños y niñas. El recién inau­gu­ra­do tie­ne capa- cidad para 41 pero sólo 19 están ins­cri­tos. Sien­do rea­lis­tas, pro­nos­ti­car la ocu­pa­ción de todas las pla­zas a futu­ro es puro espe­jis­mo.

Este es un cla­ro ejem­plo de fun­cio­na­mien­to desas­tro­so de una alcal­de­sa, de su equi­po muni­ci­pal y de aque­llos que les apo­yan.

A esca­sos meses de las nue­vas elec­cio­nes espe­ro que la nue­va cor­po­ra­ción elec­ta man­ten­ga, como cri­te­rio inque­bran­ta­ble, el res­pe­to a la volun­tad de sus veci­nas y veci­nos y, como vir­tud, la mayor y mejor capa­ci­dad de admi­nis­tra­ción de los recur­sos muni­ci­pa­les que, con mucho sacri­fi­cio, apor­ta­mos todas y todos los veci­nos.

ROBERTO BAJOS ARGOTE, CONCEJAL NO ADSCRITO DEL CONDADO DE TREBIÑU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *