Luces y som­bras en torno a la cri­sis tras la revuel­ta en Libia – Txen­te Rekon­do

Libia lle­va sema­nas en el cen­tro del hura­cán mediá­ti­co y de las manio­bras geo­es­tra­té­gi­cas de los dis­tin­tos acto­res. Las pro­tes­tas ini­cia­das a la este­la de Túnez y Egip­to han ido deri­van­do has­ta esce­ni­fi­car una foto­gra­fía com­ple­ja en la que con­flu­yen dis­tin­tos intere­ses.
Duran­te mucho tiem­po, la figu­ra del diri­gen­te libio ha sido pre­sen­ta­da como la de un qaid (líder musul­mán) que ha sabi­do con­ju­gar hábil­men­te la retó­ri­ca revo­lu­cio­na­ria con una lec­tu­ra sui gene­ris del isla­mis­mo, man­te­nien­do al mis­mo tiem­po una pos­tu­ra de enfren­ta­mien­to ante las pre­ten­sio­nes colo­nia­lis­tas de algu­nas poten­cias occi­den­ta­les. Sin embar­go, y a pesar de los logros domés­ti­cos (en mate­ria de edu­ca­ción y vivien­da), la deri­va de los últi­mos años ha con­tra­rres­ta­do bue­na par­te de esos avan­ces, y ade­más, en mate­ria exte­rior, tam­bién ha dado un impor­tan­te giro, que le ha per­mi­ti­do, tal vez inge­nua­men­te, des­apa­re­cer de la «lis­ta negra» de EEUU y sus alia­dos euro­peos.
Así, las cifras de des­em­pleo han ido aumen­ta­do jun­to a la frus­tra­ción de impor­tan­tes sec­to­res socia­les, a lo que se han aña­di­do las difi­cul­ta­des en mate­ria de vivien­da, jun­to a las expro­pia­cio­nes y pro­yec­tos que han bene­fi­cia­do a los gru­pos que se mue­ven en torno a la flo­re­cien­te indus­tria del turis­mo y que cada día están más liga­dos a las tra­mas de corrup­ción pre­sen­tes en la región.
A la hora de inten­tar com­pren­der a lo que acon­te­ce en Libia des­ta­ca la impor­tan­cia de varios acto­res y fac­to­res pre­sen­tes en la reali­dad del país.

La lla­ma­da opo­si­ción.

Ofre­cer una ima­gen com­pac­ta y homo­gé­nea de la opo­si­ción al Gobierno libio es sólo posi­ble si uno es rehén de intere­ses pre­vios. Englo­ba todo un aba­ni­co de pos­tu­ras, movi­mien­to e ideo­lo­gías, con poco peso en su mayor par­te den­tro de Libia y cada uno con su pro­pia agen­da. Lo que une a los gru­pos de exi­lia­dos, isla­mis­tas, anti­guos mili­ta­res, baa­zis­tas, socia­lis­tas, libe­ra­les… es la deman­da de aca­bar con el régi­men de Gada­fi, sobre todo con su figu­ra, algo que pue­de coin­ci­dir tam­bién con los deseos occi­den­ta­les de «cam­biar algo para que nada cam­bie», tal y como hemos vis­to se está inten­tan­do en los esta­dos veci­nos.

En estas últi­mas sema­nas a ese espec­tro opo­si­tor se han uni­do mili­ta­res y diplo­má­ti­cos que han aban­do­na­do sus car­gos para unir­se a la rebe­lión. En algu­nos casos lo han hecho con­ven­ci­dos de la nece­si­dad de cam­bio, pero otros muchos han deci­di­do dar ese paso por puro tac­tis­mo. Per­so­nas que has­ta la vís­pe­ra han sido par­te del engra­na­je del poder libio han que­ri­do apro­ve­char las deman­das popu­la­res, y sobre todo el posi­ble apo­yo de Occi­den­te, para situar­se en una pri­vi­le­gia­da situa­ción de cara a un hipo­té­ti­co esce­na­rio post Gada­fi.

El sis­te­ma tri­bal.

El peso tri­bal es deter­mi­nan­te para enten­der la estruc­tu­ra­ción y el poder en algu­nos esta­dos. Yemen, Asia Cen­tral, Afga­nis­tán y Libia son ejem­plo de ello. His­tó­ri­ca­men­te las tri­bus libias (más de 140 tri­bus y cla­nes) han teni­do impor­tan­tes cuo­tas de poder, sobre todo antes de la inde­pen­den­cia de 1951, pero tam­bién duran­te el régi­men monár­qui­co pos­te­rior. El triun­fo de la revo­lu­ción de los 60 vino acom­pa­ña­do de una nue­va polí­ti­ca impul­sa­da por Gada­fi que inten­ta­rá con­tra­rres­tar ese poder y refor­zar el nue­vo esta­do libio.
El com­ple­jo sis­te­ma que abar­ca tri­bus, sub­tri­bus, cla­nes y fami­lias logra en muchas oca­sio­nes que las fide­li­da­des y rela­cio­nes den­tro de las mis­mas pri­men sobre su adhe­sión al Esta­do cen­tral. De ahí tam­bién que la pre­sen­cia en car­gos de poder (civi­les o mili­ta­res) sea vis­ta en oca­sio­nes como un apo­yo a una u otra tri­bu, gene­ran­do tam­bién las con­si­guien­tes rece­las «per­ju­di­ca­das».
El pro­pio Gada­fi ha sabi­do, o al menos lo ha inten­ta­do, man­te­ner un cier­to equi­li­brio entre ellas, pero no ha impe­di­do que las des­con­fian­zas per­du­ren. Las actua­les leal­ta­des de las tri­bus libias hacia unos u otros, evi­den­te­men­te, guar­dan rela­ción direc­ta con las expec­ta­ti­vas en torno al futu­ro esce­na­rio libio.
A día de hoy, algu­nas ya se han decan­ta­do. Así, en el este, las tri­bus Abu Llail y Misu­ra­ta, con una impor­tan­te pre­sen­cia en la región y sobre todo en Ben­ga­si, se sitúan fren­te a Gada­fi, quien a su vez cuen­ta con el apo­yo de la tri­bu Al-Awa­qir, que siem­pre ha teni­do un impor­tan­te peso en la reali­dad libia.
En el oes­te, la mayor tri­bu del país, War­fa­lla, ha deci­di­do aban­do­nar a Gada­fi, a quien ha apo­ya­do en las últi­mas déca­das. La tri­bu del diri­gen­te libio, Qadha­fah, sigue fiel. Por últi­mo, un impor­tan­te núme­ro de tri­bus toda­vía no se han posi­cio­na­do, espe­ran­do el dis­cu­rrir de los acon­te­ci­mien­tos, pro­ba­ble­men­te para aca­bar apos­tan­do a «caba­llo gana­dor». Maga­riha y Zawi­ya son dos ejem­plos.
Las dispu­tas den­tro del régi­men. Muchas veces mag­ni­fi­ca­das por Occi­den­te, es cier­to, sin embar­go, que en los últi­mos años sí han teni­do lugar algu­nos pul­sos de poder entre sec­to­res del entorno del diri­gen­te libio. Las pug­nas suce­so­rias entre varios de sus hijos, que algu­nos pre­sen­tan como un enfren­ta­mien­to entre supues­tas pos­tu­ras «refor­mis­tas y con­ser­va­do­ras» según se tra­te de uno u otro de sus hijos; las dife­ren­cias entre Saif al-Islam y algu­nos minis­tros de la vie­ja guar­dia, e inclu­so las dis­cre­pan­cias entre los hijos y el pro­pio diri­gen­te libio, son ejem­plos que han ido apa­re­cien­do en la pren­sa en los últi­mos años.
Algu­nas fuen­tes apun­tan que pro­ba­ble­men­te uno de los mayo­res ries­gos para Gada­fi pue­de pre­sen­tar­se des­de den­tro de su pro­pia estruc­tu­ra de poder. Los deseos de aca­pa­rar más pro­ta­go­nis­mo y poder, como hemos vis­to con las recien­tes deser­cio­nes de mili­ta­res y diplo­má­ti­cos, podrían con­ta­giar­se y poner en serios aprie­tos al diri­gen­te libio.

Los acto­res extran­je­ros.

EEUU y sus alia­dos occi­den­ta­les han apos­ta­do cla­ra­men­te por la des­es­ta­bi­li­za­ción de Libia, para poder mate­ria­li­zar un «cam­bio de régi­men» que sir­va a sus intere­ses.
Des­de hace muchos años esos acto­res han bus­ca­do el cam­bio en Libia, y en ese sen­ti­do con­vie­ne recor­dar la inclu­sión de ese esta­do en la famo­sa «lis­ta negra» jun­to a Irak, Sudán, Soma­lia, Siria, Afga­nis­tán Líbano o Irán. Y vemos cómo en la mayo­ría de esos paí­ses la alian­za occi­den­tal ha inter­ve­ni­do de dife­ren­tes mane­ras, en la mayo­ría de los casos con un resul­ta­do nega­ti­vo para las pobla­cio­nes loca­les, muchas de ellas empu­ja­das a un esce­na­rio de caos y vio­len­cia.
Aho­ra que esos mis­mos pro­ta­go­nis­tas pre­ten­den recu­pe­rar los vie­jos dis­cur­sos inter­ven­cio­nis­tas (exclu­sión aérea, ayu­da huma­ni­ta­ria…), cabría inter­pe­lar­les por su par­ti­ci­pa­ción direc­ta vía ven­ta de arma­men­to, el mis­mo que esta­ría emplean­do Gada­fi para con­tra­rres­tar la rebe­lión, y que en su mayor par­te pro­ce­de de empre­sas occi­den­ta­les, algu­nas con impor­tan­tes lazos con sus res­pec­ti­vos gobier­nos. O inclu­so por las armas que esta­rían ponien­do en manos de los rebel­des, y que a futu­ro podría situar­nos ante una Libia pla­ga­da de armas sin con­trol.
Los intere­ses, en mate­ria ener­gé­ti­ca o de emi­gra­ción, han sido deter­mi­nan­tes a la hora de enten­der la pos­tu­ra de Occi­den­te y los deseos de una «nue­va Libia» que, al igual que sus esta­dos veci­nos, se some­ta a los desig­nios de Washing­ton o Bru­se­las. El Gobierno de Gada­fi no ha sido impe­di­men­to para los acuer­dos de gas y petró­leo que Ita­lia, Irlan­da, Aus­tria, Gre­cia o el Esta­do fran­cés tie­nen fir­ma­dos con Trí­po­li, pero un régi­men «cola­bo­ra­cio­nis­ta» sería la fór­mu­la ideal.
Tam­po­co con­vie­ne olvi­dar los calu­ro­sos reci­bi­mien­tos que el pro­pio Gada­fi ha reci­bi­do por par­te de los man­da­ta­rios occi­den­ta­les en los últi­mos años.

Los medios de comu­ni­ca­ción.

En oca­sio­nes uti­li­za­dos y en otras ocul­tan­do su des­co­no­ci­mien­to, o inclu­so sir­vien­do intere­sa­da­men­te a unos u otros, bue­na par­te de los medios de comu­ni­ca­ción están tam­bién desem­pe­ñan­do su papel. Des­de corres­pon­sa­les que des­de cien­tos de kiló­me­tros de dis­tan­cia comen­tan reali­da­des en base a supues­tos o a infor­ma­cio­nes ses­ga­das, has­ta noti­cias que hablan de «los bom­bar­deos de la avia­ción de Gad­da­fi con­tra las casas (sin mos­trar imá­ge­nes), y una líneas más aba­jo des­cri­ben la exis­ten­cia de supues­tos fran­co­ti­ra­do­res de Gada­fi ¡en los teja­dos de esas mis­mas casas!
El man­to de silen­cio que esos mis­mos pro­ta­go­nis­tas han des­ple­ga­do en torno a Túnez o Egip­to, la con­des­cen­den­cia que muchos de ellos mues­tran ante las monar­quías del Gol­fo son fac­to­res a tener en cuen­ta a la hora de valo­rar la apor­ta­ción mediá­ti­ca en rela­ción a Libia.
En este sen­ti­do, otro pro­ta­go­nis­ta que está sien­do obje­to de crí­ti­cas loca­les es Al-Jazee­ra, la cade­na que ha difun­di­do bue­na par­te de las noti­cias del mun­do ára­be y musul­mán en el pasa­do, y que ha per­mi­ti­do que esas socie­da­des ten­gan una visión dife­ren­te de la que has­ta enton­ces reci­bía des­de cade­nas occi­den­ta­les. Algu­nos ana­lis­tas remar­can el papel que este medio, liga­do al emir de Qatar, esta­ría desem­pe­ñan­do. El frío tra­ta­mien­to de las revuel­tas en el Gol­fo o la cober­tu­ra de Libia son obje­to de crí­ti­cas que ponen en cues­tión el papel que está desem­pe­ñan­do.

El futu­ro esce­na­rio.

Es difí­cil pre­de­cir­lo a día de hoy, pero sea cual sea, las cosas no vol­ve­rán a ser igua­les. El esce­na­rio de una gue­rra civil pare­ce obe­de­cer más a los intere­ses de las poten­cias occi­den­ta­les, para jus­ti­fi­car su inter­ven­ción, que a la reali­dad libia. Geo­grá­fi­ca­men­te y social­men­te es poco pro­ba­ble que nos encon­tre­mos ante una situa­ción simi­lar a la que se vive en otros con­flic­tos en el con­ti­nen­te afri­cano, y la inci­den­cia del isla­mis­mo yiha­dis­ta tam­bién es una incóg­ni­ta.
En el pasa­do, tan­to los Her­ma­nos Musul­ma­nes como los movi­mien­tos yiha­dis­tas han sido casi borra­dos del mapa por las fuer­zas de Gada­fi, y a día de hoy no se mues­tran en pri­me­ra línea. No obs­tan­te, no habría que menos­pre­ciar la capa­ci­dad de estas fuer­zas para con­ver­tir­se en un impor­tan­te actor en el futu­ro, en fun­ción del desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. Ade­más, si final­men­te se pro­du­ce la inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra, el caos que le segui­ría sí que sería un cam­po abo­na­do para las fran­qui­cias de Al-Qae­da en la región, como se ha vis­to en Soma­lia hace poco tiem­po.
Como bien seña­lan ana­lis­tas loca­les, «una gue­rra civil basa­da en las dife­ren­cias étni­cas, regio­na­les o tri­ba­les, no está en el hori­zon­te» y el úni­co ries­go ven­dría de la mano de «una alian­za entre los intere­ses de figu­ras impor­tan­tes que han aban­do­na­do el régi­men y los gobier­nos extran­je­ros».
Si final­men­te Gada­fi logra con­tro­lar la rebe­lión pue­de que com­bi­ne la repre­sión con medi­das refor­mis­tas, de cara a maqui­llar la situa­ción fren­te a las deman­das occi­den­ta­les. Y habrá que ver tam­bién, en ese caso la res­pues­ta que algu­nos gobier­nos occi­den­ta­les, tras su apues­ta por el derro­ca­mien­to del actual régi­men, reci­ben por par­te del pro­pio Gada­fi.
Y si la rebe­lión aca­ba triun­fan­do, no pare­ce pro­ba­ble que nos encon­tre­mos ante un cam­bio estruc­tu­ral de cala­do, sino ante el rele­vo en la cúpu­la del poder, eso sí, con apo­yo extran­je­ro.
Nadie duda que bue­na par­te de las deman­das de la socie­dad libia sean legí­ti­mas, pero al mis­mo tiem­po nadie pue­de ser tan inge­nuo para pen­sar que las recien­tes movi­li­za­cio­nes no cuen­tan con el res­pal­do mate­rial y táci­to de las poten­cias occi­den­ta­les, que con armas y otras medi­das bus­can un cam­bio de régi­men favo­ra­ble para apun­ta­lar sus intere­ses en Libia y en toda la región.

Txen­te Rekon­do Gabi­ne­te vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *