Ley del valor e inde­pen­den­cia nacio­nal- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Herria 2000 Eli­za ha abier­to una refle­xión sobre el futu­ro del tra­ba­jo en el con­tex­to de la cri­sis mun­dial. Hace fal­ta este estu­dio para com­pren­der el pre­sen­te y para saber qué hace­mos en el futu­ro. Aho­ra la par­te de Eus­kal Herria bajo domi­na­ción espa­ño­la está entre las 40 zonas más ricas[1] de la UE las 286 exis­ten­tes, pero tie­ne una tasa de paro del 13,83%, el 36,5% de los para­dos no reci­ben ayu­da ofi­cial algu­na, el gas­to de pro­tec­ción social está ocho pun­tos más bajo que la media euro­pea, el 93% de los con­tra­tos nue­vos son pre­ca­rios, la tasa de tem­po­ra­li­dad es de 8,6 pun­tos por enci­ma de la media euro­pea, el pue­blo tra­ba­ja­dor ha per­di­do 5,3 pun­tos de sala­rio en los últi­mos 14 años, el 35% de los asa­la­ria­do gana menos de 1100 € al mes y el 71% de las pen­sio­nes está por deba­jo del umbral de pobre­za, 1,45% de la pobla­ción con­tro­la el 44,78% de la rique­za, mien­tras que al 98,55% se repar­te el 55,22%.

¿Quié­nes son los res­pon­sa­bles de esta angus­tio­sa situa­ción? ¿La “eco­no­mía” a secas o el Esta­do como “for­ma polí­ti­ca del capi­tal”[2]? Sin duda, lo segun­do. El Esta­do no es un ente pasi­vo, es una fuer­za acti­va, y más en lo polí­ti­co, que es la quin­tae­sen­cia de lo eco­nó­mi­co[3]. Por ejem­plo, en 1997 el gobier­ni­llo vas­con­ga­do edi­tó un insí­pi­do libro[4] en el que se reco­gían las ideas de la inte­lec­tua­li­dad social­de­mó­cra­ta. A. Tou­rai­ne, vol­vió a repe­tir lo esen­cial de su idea sobre la socie­dad post-indus­trial[5] anun­cia­da en 1969, sin preo­cu­par­se por­que había sido cri­ti­ca­da como “enga­ño­sa”[6] por auto­res de la dere­cha civi­li­za­da de la épo­ca. A. Gorz tam­bién par­ti­ci­pó en el libro, repi­tien­do prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que en 1991[7]. M. Cetron[8], expli­có que un robot sus­ti­tu­ye a cua­tro ope­ra­rios todo el día, come­tien­do un 1% de erro­res fren­te al 15% de los tra­ba­ja­do­res, y los coches hechos por robots duran 90 meses con­tra los 42 que duran los hechos por tra­ba­ja­do­res. Este inves­ti­ga­dor yan­qui pro­pu­so recor­tar dere­chos labo­ra­les; edu­ca­ción tec­no­ló­gi­ca y abrir­se a la tec­no­lo­gía extran­je­ra; inver­tir en comer­cio y turis­mo, y pocos impues­tos y muchas pri­va­ti­za­cio­nes.

Este últi­mo autor ofre­ció una visión fie­ra­men­te neo­li­be­ral con altas dosis de Schum­pe­ter, com­pa­ra­da con otras que sólo denun­cia­ban la “cri­sis labo­ral mun­dial”[9] sin pro­po­ner nada. O que crea­ban pesi­mis­mo al sos­te­ner que nadie tenía res­pues­ta ante la pre­gun­ta de “cómo hacer com­pa­ti­ble con la era glo­bal la jus­ti­cia social”[10]; o lo que peor, tras reco­no­cer que se está­ban per­dien­do dece­nas de miles de pues­tos indus­tria­les debi­do a la “glo­ba­li­za­ción”, el men­sa­je no era otro que el de com­bi­nar la glo­ba­li­za­ción con gobier­nos social­men­te res­pon­sa­bles[11]. Y lo peor era cuan­do algún refor­mis­ta huía de cual­quier refe­ren­cia al poder de cla­se mien­tras habla­ba de “cam­bio radi­cal en el mun­do del tra­ba­jo”[12]. En los ’90 la social­de­mo­cra­cia diva­ga­ba sobre la eco­no­mía infor­ma­ti­za­da y des­ma­te­ria­li­za­da[13]; sobre la supues­ta “nue­va eco­no­mía” que había aca­ba­do para siem­pre con el capi­ta­lis­mo clá­si­co, inau­gu­ran­do el “post­ca­pi­ta­lis­mo”[14], etc.; aun­que no fal­ta­ron algu­nos estu­dios semi-crí­ti­cos[15] sobre el dete­rio­ro y la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo. Releí­dos aho­ra estos y otros tex­tos com­pro­ba­mos su nuli­dad teó­ri­ca y estra­té­gi­ca para no ya pre­ver lo que se ave­ci­na­ba sino siquie­ra para inter­pre­tar lo que enton­ces ya suce­día, y resis­tir un poco el con­tra­ata­que bur­gués en vez de apo­yar­lo con todas sus fuer­zas.

Pero no todo era desier­to inte­lec­tual. La “cri­sis del tra­ba­jo” es efec­to, entre otras cau­sas, de la finan­cia­ri­za­ción y mun­dia­li­za­ción del capi­tal, y auto­res mar­xis­tas ya demos­tra­ron la lar­ga base teó­ri­ca[16] que con­fir­ma­ba la soli­dez de méto­do mar­xis­ta ante la gra­ve­dad y com­ple­ji­za­ción cre­cien­tes de la explo­ta­ción asa­la­ria­da. El mito del “fin del tra­ba­jo” fue des­mi­ti­fi­ca­do al demos­trar­se que se amplia­ba jus­to lo opues­to, el “tra­ba­jo sin fin”[17]. Se demos­tró que la des­truc­ción del tra­ba­jo segu­ro y con dere­chos, y su sus­ti­tu­ción por tra­ba­jos pre­ca­ri­za­dos y sin dere­chos, inclu­so “invi­si­bles” al estar en la eco­no­mía sumer­gi­da, res­pon­día a la con­tra­ofen­si­va del capi­tal para salir de su cri­sis de fon­do[18], a la vez que se lle­ga­ba a la raíz del pro­ble­ma: la inca­pa­ci­dad del key­ne­sia­nis­mo y del mar­gi­na­lis­mo neo­clá­si­co para cono­cer el fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo[19]. Las inter­mi­ten­tes pro­me­sas del capi­tal de que, por fin, sal­dre­mos de la cri­sis y entra­re­mos en un eterno mun­do feliz de plu­ri­em­pleo y bue­nos sala­rios, han sido refu­ta­das sin pie­dad[20].

Vis­to lo ante­rior, pode­mos decir que está mal plan­tea­da la pre­gun­ta que nos hace Herria 2000 Eli­za sobre si tenien­do en cuen­ta “la nue­va reali­dad en la pro­duc­ción de rique­za. ¿De qué sir­ve la mano de obra en una socie­dad de ser­vi­cios?”. La supues­ta “nue­va reali­dad de pro­duc­ción de rique­za” es sim­ple­men­te la tác­ti­ca del capi­tal para inten­tar ace­le­rar al máxi­mo el ciclo ente­ro de pro­duc­ción y rea­li­za­ción del bene­fi­cio. El sec­tor I, pro­duc­tor de bie­nes de pro­duc­ción, está sobre­car­ga­do de capa­ci­da­des pro­duc­ti­vas exce­den­ta­rias, y para des­atas­car los cre­cien­tes cue­llos de bote­lla que fre­nan la acu­mu­la­ción, la bur­gue­sía expan­de la “socie­dad de ser­vi­cios” comer­cia­les, admi­nis­tra­ti­vos, finan­cie­ros, etc., encar­ga­do de que las mer­can­cías lle­guen al mer­ca­do, se ven­dan, aumen­ten la tasa de ganan­cia y con ésta la tasa de bene­fi­cio. La cri­sis de 1968 – 73 con­fir­mó la impor­tan­cia del “sec­tor ser­vi­cios”[21], espe­cia­li­za­da cada vez más en la finan­cia­ri­za­ción para agi­li­zar la acu­mu­la­ción, pero que no se ha con­ver­ti­do en la rama eco­nó­mi­ca vital sino que sigue bullen­do la prio­ri­dad gené­ti­co-estruc­tu­ral de la ley del valor[22] y de la pro­duc­ción de mer­can­cías aun­que sean inma­te­ria­les. Las vie­jas elu­cu­bra­cio­nes de que la finan­cia­ri­za­ción y los ser­vi­cios han logra­do que el dine­ro cree dine­ro, en vez de la explo­ta­ción asa­la­ria­da, han sido des­ba­ra­ta­das por múl­ti­ples estu­dios que con­fir­man la iden­ti­dad his­tó­ri­ca sus­tan­ti­va, al mar­gen de sus for­mas exter­nas[23], de la finan­cia­ri­za­ción actual con la del capi­ta­lis­mo de fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX.

Par­te de la con­fu­sión sobre la men­ti­ra de que los ser­vi­cios “crean dine­ro”, cuan­do sólo ayu­dan a la cir­cu­la­ción del capi­tal y la trans­for­ma­ción de la plus­va­lía en plus­va­lor y en bene­fi­cio, pro­vie­ne de acep­tar la cla­si­fi­ca­ción bur­gue­sa del sec­tor pri­ma­rio o agrí­co­la y extrac­tor; del secun­da­rio o indus­trial y trans­for­ma­dor, y del ter­cia­rio o de ser­vi­cios. Esta cla­si­fi­ca­ción invier­te la cau­sa por el efec­to, la pro­duc­ción por la cir­cu­la­ción, y así la reali­dad apa­re­ce cabe­za aba­jo, ocul­tan­do la con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca entre el tra­ba­jo como capa­ci­dad huma­na y el tra­ba­jo explo­ta­do, alie­na­do e inhu­mano, y sobre todo la cues­tión del tra­ba­jo abs­trac­to[24] como plas­ma­ción de la dic­ta­du­ra del capi­tal sobre el ser humano. La crí­ti­ca mar­xis­ta sos­tie­ne que lo deci­si­vo es el sec­tor I, el de la pro­duc­ción de bie­nes de pro­duc­ción, de máqui­nas, infra­es­truc­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes impres­cin­di­bles para la fabri­ca­ción de mer­can­cías, para poner en acción la fuer­za de tra­ba­jo, la úni­ca que crea valor[25]. El sec­tor II es el de la pro­duc­ción de bie­nes de con­su­mo, que no sir­ven para pro­du­cir nue­vas mer­can­cías sino para gas­tar las mer­can­cías fabri­ca­das y obte­ner así el bene­fi­cio; y el sec­tor III el de la pro­duc­ción de medios de des­truc­ción, de armas que ase­gu­ran la explo­ta­ción, que a la lar­ga son un des­pil­fa­rro impro­duc­ti­vo pero no de inme­dia­to. Un ejem­plo de la irra­cio­na­li­dad capi­ta­lis­ta es la ten­den­cia impa­ra­ble a la mili­ta­ri­za­ción des­truc­ti­va cada vez más cos­to­sa para obte­ner cada vez menos bene­fi­cios eco­nó­mi­cos[26].

Que en una eco­no­mía domi­ne el “sec­tor ser­vi­cios” indi­ca que depen­de mucho de otras eco­no­mías que sí pro­du­cen valor por­que en ellas pre­do­mi­na la pro­duc­ción de bie­nes de pro­duc­ción, o sec­tor I. Lo vital a medio y lar­go pla­zo es la pro­duc­ción de valor, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y el aho­rro de tiem­po y ener­gía. Un tra­ba­jo es pro­duc­ti­vo cuan­do valo­ri­za el capi­tal inver­ti­do para poner en acción la fuer­za de tra­ba­jo que ha pro­du­ci­do ese valor, o sea, cuan­do al final de todo el pro­ce­so eco­nó­mi­co el capi­ta­lis­ta tie­ne más capi­tal que antes de ini­ciar la pro­duc­ción. Por ejem­plo, el tra­ba­jo de un paya­so es pro­duc­ti­vo cuan­do hace reír en un cir­co lle­nan­do el afo­ro y pro­du­cien­do un bene­fi­cio al empre­sa­rio cir­cen­se, pero su tra­ba­jo es social­men­te impro­duc­ti­vo cuan­do él actúa indi­vi­dual­men­te en una calle reco­gien­do las pro­pi­nas de los tran­seún­tes[27]. El paya­so pue­de enri­que­cer­se inclu­so más actuan­do por libre, en la calle, que tra­ba­jan­do por un sala­rio en un cir­co, pero esa rique­za indi­vi­dual es social­men­te impro­duc­ti­va, excep­to en el caso de que con sus aho­rros el paya­so mon­te otro cir­co, con­tra­te a otros paya­sos y, al final y tras pagar­les sus sala­rios, obten­ga una ganan­cia que en par­te rein­vier­te en ampliar el cir­co y en par­te de la que­da como bene­fi­cio pri­va­do aumen­tan­do su capi­tal ini­cial.

Des­de la tota­li­dad eco­nó­mi­ca, muchos tra­ba­jos impro­duc­ti­vos son, empe­ro, indi­rec­ta­men­te pro­duc­ti­vos por­que son nece­sa­rios para la acu­mu­la­ción del capi­tal en su con­jun­to, debien­do ana­li­zar­se cada caso en ais­la­do pero den­tro del pro­ce­so ente­ro de acu­mu­la­ción. La exi­gen­cia del aná­li­sis con­cre­to aumen­ta al cre­cer la impor­tan­cia de las finan­zas, de los ser­vi­cios, etc., y de la mun­dia­li­za­ción, debi­do a las cone­xio­nes entre el papel del dine­ro y la teo­ría del valor[28], y para des­mon­tar la pro­pa­gan­da sobre el “nue­vo empre­sa­ria­do”, el nue­vo “peque­ño capi­ta­lis­mo” que nace de los micro­cré­di­tos, de la “ban­ca de los pobres”, etc., cuan­do se tra­ta del incre­men­to de la sal­va­je auto­ex­plo­ta­ción[29] inclu­so fami­liar para huir de la mise­ria. En Hego Eus­kal Herria el sec­tor I tie­ne un peso muy supe­rior al del capi­ta­lis­mo espa­ñol en su con­jun­to, pero no así en Ipar Eus­kal Herria don­de la indus­tria­li­za­ción es míni­ma.

Según Marx la eco­no­mía, sobre todo la bur­gue­sa, es eco­no­mía del tiem­po de tra­ba­jo, de su pro­duc­ti­vi­dad: hacer más con menos tiem­po, o ley de la “míni­ma acción” de Mau­per­tius, que en la Natu­ra­le­za adquie­re la for­ma de “ten­den­cia hacia una reduc­ción del gas­to de ener­gía”[30]. La pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo se mate­ria­li­za en la antro­po­ge­nia[31] y es inne­ga­ble en el Paleo­lí­ti­co: en el abbe­vi­llen­se se obte­nían 10 cen­tí­me­tros de filo útil tra­ba­jan­do un kilo­gra­mo de sílex, aumen­tan­do en el ache­lien­se a 40 cen­tí­me­tros, en el mus­te­rien­se a dos metros y en el mag­da­le­nien­se a entre 6 a 20 metros[32]. Pero como ley social, la de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y aho­rro de ener­gía es ten­den­cial, some­ti­da a pre­sio­nes de todo tipo de entre las que des­ta­can las del poder explo­ta­dor cuan­do éste sur­ge en la his­to­ria. La cla­se domi­nan­te diri­ge esta ley ten­den­cial hacia sus intere­ses patriar­ca­les, de nación y de cla­se explo­ta­do­ra, de mane­ra que, con el tiem­po, cre­cen las pre­sio­nes para aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo en bene­fi­cio de la mino­ría explo­ta­do­ra. En el capi­ta­lis­mo, la pro­duc­ti­vi­dad pasa a depen­der de las exi­gen­cias de la ley del valor, que actúa siem­pre bajo las pre­sio­nes de la ten­den­cia a la acu­mu­la­ción de capi­tal como nece­si­dad his­tó­ri­ca[33], y que a la vez refuer­za esa nece­si­dad ten­den­cial.

Trotsky mos­tró la extre­ma impor­tan­cia de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo para com­pren­der las pro­fun­das rela­cio­nes entre el nacio­na­lis­mo y la eco­no­mía[34]. Las socie­da­des más pro­duc­ti­vas tien­den a supe­rar eco­nó­mi­ca­men­te a sus com­pe­ti­do­ras, aun­que la supre­ma­cía mili­tar, la hege­mo­nía mone­ta­ria y finan­cie­ra, el encla­ve geo­es­tra­té­gi­co, las alian­zas inter­na­cio­na­les, etc., anu­lan, con­di­cio­nan o debi­li­tan las ven­ta­jas de la supe­rior pro­duc­ti­vi­dad. El repar­to de la plus­va­lía colec­ti­va en el impe­ria­lis­mo depen­de de la dia­léc­ti­ca de esta com­ple­ji­dad de fac­to­res y de la lucha de cla­ses, suje­tas en últi­ma ins­tan­cia a la ley del valor[35]. La supe­rio­ri­dad eco­nó­mi­ca per­mi­te dedi­car más inver­sio­nes en cien­cia y en tec­no­lo­gía, y en el sec­tor III, logran­do explo­tar a con­ti­nen­tes ente­ros, como se com­prue­ba en la expan­sión euro­pea entre 1830 y 1914[36]. Esta fue la diná­mi­ca de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal, que aho­ra, más de tres siglos des­pués, se ha amplian­do a todas las reali­da­des mate­ria­les e inma­te­ria­les con lo que alguien defi­ne como “acu­mu­la­ción por des­po­se­sión”[37]. Bajo estas pre­sio­nes, los pue­blos débi­les nece­si­tan recur­sos defen­si­vos, sobre todo su inde­pen­den­cia esta­tal para apli­car polí­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas ade­cua­das a sus intere­ses, o ten­drán que ple­gar­se a las exi­gen­cias impe­ria­lis­tas, como lo demues­tra his­to­ria recien­te[38].

La ley de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo ayu­da a la liber­tad de un pue­blo según qué Esta­do ten­ga, pero la ley del valor obje­ti­va e inevi­ta­ble­men­te gene­ra feti­chis­mo[39], depen­den­cia y explo­ta­ción. Un pue­blo suje­to a la ley del valor tie­ne una inde­pen­den­cia for­mal y apa­ren­te, ilu­so­ria, por­que sus fuer­zas pro­duc­ti­vas son pro­pie­dad de la bur­gue­sía suje­ta a las leyes del capi­tal, bur­gue­sía que tar­de o tem­prano acep­ta­rá la “pro­tec­ción” impe­ria­lis­ta para defen­der­se de su pro­pio pue­blo. Una nación opri­mi­da no pue­de tener un Esta­do obre­ro que poten­cie la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo a la vez que avan­za hacia la extin­ción his­tó­ri­ca de la ley del valor. Por esto, su pri­me­ra con­quis­ta ha de ser la inde­pen­den­cia bási­ca para tomar las ele­men­ta­les medi­das socia­les y demo­crá­ti­cas, y lue­go, sobre ellas, ace­le­rar el avan­ce al socia­lis­mo. Eus­kal Herria mal­vi­ve en esta opre­sión y su futu­ro depen­de, entre otras cosas, de la capa­ci­dad de su pue­blo tra­ba­ja­dor para inci­dir en las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo guian­do sus diná­mi­cas ten­den­cia­les hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE (2011-III‑1)


[1] J. Bus­ti­llo: “Hego Eus­kal Herria, entre las 40 zonas de la ue más ricas pero con más paro”. www​.gara​.net 2011-II-27

[2] A. C. Diners­tein: “Reco­bran­do la mate­ria­li­dad: el des­em­pleo y la sub­je­ti­vi­dad invi­si­ble del tra­ba­jo”. En “El tra­ba­jo en deba­te”. AA.VV. Edit. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires. 2009. Págs.: 243 – 268.

[3] Para una crí­ti­ca sua­ve del papel deci­si­vo del Esta­do en el capi­ta­lis­mo actual: S. Stran­ge: “Dine­ro loco”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 1999; y N. KLein: “La doc­tri­na del shock”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 2007.

[4] AA.VV. : “Empleo y tiem­po de tra­ba­jo: el reto de fin de siglo”. Gas­teiz 1997. Intere­sa releer la tesis de J. Rif­kin sobre el fin del tra­ba­jo y el papel de las ONGs como una de las alter­na­ti­vas (39−50), y de M. Godet sobre la “fle­xi­bi­li­dad con ros­tro humano” (61−70), y com­pa­rar­las con el pre­sen­te.

[5] Alain Tou­rai­ne: “La socie­dad post-indus­trial”. Ariel. Bar­ce­lo­na 1971.

[6] Ben­nett Harri­son: “La empre­sa que vie­ne”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 1997. Pág.: 245.

[7] A. Gorz: “Meta­mor­fo­sis del tra­ba­jo”. Edit, Sis­te­ma. Madrid 1995. Las cone­xio­nes entre Gorz y Tou­rai­ne apa­re­cen cla­ra­men­te expues­tas en la obra del pri­me­ro “Adiós al pro­le­ta­ria­do” (El Vie­jo Topo. Bar­ce­lo­na 1981, Págs.: 82 – 93).

[8] Mar­vin Cetron: “Ten­den­cias que con­for­man el mun­do”, en: “Empleo y tiem­po de tra­ba­jo: el reto de fin de siglo”. Ops. Cit. Págs.: 51 – 59.

[9] R. J. Bar­net y J. Cava­nagh: “Sue­ños glo­ba­les”. Edic. FV. Bar­ce­lo­na 1995. Págs.: 279 y ss.

[10] U. Beck: “¿Qué es la glo­ba­li­za­ción?”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 1998. Pág.: 211.

[11] J. A. Frie­den: “Capi­ta­lis­mo glo­bal”. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na 2006. Págs.: 620 – 623.

[12] G. Aznar: “Tra­ba­jar menos para tra­ba­jar todos”. HOAC. Madrid 1994. Págs.: 319 y ss.

[13] M. Cas­tells: “La era de la infor­ma­ción”. Alian­za Edi­to­rial. Madrid 1997. Tomo I, Págs.: 229 – 358.

[14] J. Este­fa­nía: “La nue­va eco­no­mía. La glo­ba­li­za­ción”. Temas Deba­te. Madrid 1996. Págs.: 79 – 98.

[15] J. Torres López: “Des­igual­dad y cri­sis eco­nó­mi­ca”. Edit. Sis­te­ma. Madrid 1995. Págs.: 55 – 68.

[16] Para la finan­cia­ri­za­ción léa­se: D. Har­vey: “Los lími­tes del capi­ta­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta”, FCE. Méxi­co 1990, Págs.: 244 – 332. Y para la mun­dia­li­za­ción, J. M. Vidal Villa: “Mun­dia­li­za­ción”. Ica­ria. Bar­ce­lo­na 1996. Págs.: 9 y ss.

[17] E. de la Gar­za Tole­do: “¿Fin del tra­ba­jo o tra­ba­jo sin fin?”. En “El tra­ba­jo del futu­ro”. Edit. Com­plu­ten­se. Madrid 1999, Págs.: 13 – 39.

[18] X. Arri­za­ba­lo (edit.): “Cri­sis y ajus­te en la eco­no­mía mun­dial”. Edit. Sín­te­sis. Madrid 1997. Págs.: 75 – 136.

[19] A, Shaikh: “Infla­ción y des­em­pleo: una alter­na­ti­va a la teo­ría eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral”, en “Macro­eco­no­mía y cri­sis mun­dial”. D. Gue­rre­ro (edit). Trot­ta. Madrid 2000. Págs.: 29 – 45.

[20] R. Bren­ner: “La eco­no­mía de la tur­bu­len­cia glo­bal”. Akal. Madrid 2009. Págs.: 449 – 550.

[21] E. Man­del: “El capi­ta­lis­mo tar­dío”. ERA. Méxi­co 1972. Págs.: 369 – 397.

[22] M. Hus­son: “Finan­zas, hiper­com­pe­ten­cia y repro­duc­ción del capi­tal”. En “Las finan­zas capi­ta­lis­tas”. AA.VV. Edic. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires, 2009. Págs.: 256 y ss.

[23] C. Lapa­vit­sas: “El capi­ta­lis­mo finan­cia­ri­za­do. Expan­sión y cri­sis”. Edic. Maia. Madrid 2009. Págs.: 69 y ss.

[24] P. Míguez: “Tra­ba­jo y valor: tras­cen­der la dic­ta­du­ra del tra­ba­jo abs­trac­to”. Rev. Herra­mien­ta. Bue­nos Aires. Nº 44. Junio 2010. Págs.: 77 – 87.

[25] A. Shaikh: “Valor, acu­mu­la­ción y cri­sis”. Edic. RyR. Bue­nos Aires 2006. Págs.: 83 – 101.

[26] J. Beins­tein: “Cró­ni­ca de la deca­den­cia”. Car­ta­go Edic. Argen­ti­na 2009. Págs.: 31 – 33.

[27] L. Gill: “Fun­da­men­tos y lími­tes del capi­ta­lis­mo”. Edit. Trot­ta. Madrid 2002. Págs.: 392 – 405.

[28] C. Katz: “La eco­no­mía mar­xis­ta. Seis deba­tes teó­ri­cos hoy”. Edit. Maia. Madrid 2010. Págs.: 151 – 184.

[29] J. Korn­blihtt: “Pro­fe­tas de la auto­ex­plo­ta­ción”. En “Con­tra la cul­tu­ra del tra­ba­jo”. Edic. RyR. Bue­nos Aires. 2007. Págs.: 187 – 201.

[30] A. Sacris­tan: “El pro­gre­so”. AA.VV. Edic. Meta­te­mas. Bar­ce­lo­na 1998. Pág.: 260.

[31] M. F. Niés­turj: “El ori­gen del hom­bre”. Edit. Mir, Mos­cú. !979. Págs.: Págs.: 246 – 260.

[32] A. Leroi-Gourhan: “Los caza­do­res de la pre­his­to­ria”. Orbis Nº 54. Bar­ce­lo­na 1986. Pág.: 112.

[33] P. Sala­ma: “Sobre el valor”. ERA. Méxi­co 1978. Pág.: 216.

[34] Trotsky: “El nacio­na­lis­mo y la eco­no­mía”. En “Escri­tos”. Edit. Plu­ma. Bogo­tá 1976. Tomo V 1933 – 34, volu­men I. Págs.: 238 – 249.

[35] S. Amin: “La ley del valor y el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co”. FCE. Méxi­co 1981. Pág.: 107 y ss.

[36] D. R. Hea­drick: “El Poder y el Impe­rio”. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na. 2011,. Págs.: 213 – 278.

[37] D. Har­vey et alii: “El nue­vo desa­fío impe­rial”. Clac­so. Bue­nos Aires 2005. Págs.: 99 – 130.

[38] S. Amin: “El capi­ta­lis­mo en era de la glo­ba­li­za­ción”. Pai­dós. Bar­ce­lo­na 1998. Págs.: 121 – 123.

[39] I. I. Rubin: “Ensa­yos sobre la teo­ría mar­xis­ta del valor”. Edit. PyP. Nº 53. Argen­ti­na 1974. Págs.: 51 – 109.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *