Ira­ti Tobar, mili­tan­te juve­nil vas­ca «Mi uto­pía es ser libre en Eus­kal Herria»

p008_f01.jpg
For­ma par­te de una juven­tud pre­pa­ra­da, diná­mi­ca y com­pro­me­ti­da con su tiem­po. Y tam­bién per­se­gui­da por su acti­vi­dad polí­ti­ca. La Poli­cía espa­ño­la inten­tó apre­sar­la pero huyó. Ha per­ma­ne­ci­do escon­di­da cin­co meses y salió a la luz en Ipar Eus­kal Herria con otros sie­te jóve­nes del sur y con la pro­tec­ción de res­pon­sa­bles polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les del lugar. A pesar de ello, sus com­pa­ñe­ros fue­ron dete­ni­dos por las euro­ór­de­nes que les recla­man des­de Madrid. Hoy cum­ple sie­te días en huel­ga de ham­bre en Hen­daia –jun­to con dos con­ce­ja­les labor­ta­nos que le dan su ampa­ro– para denun­ciar la per­se­cu­ción de inde­pen­den­tis­tas a ambos lados de la muga.

Le escu­cha­ba el otro día un tes­ti­mo­nio estre­me­ce­dor: «Pron­to me deten­drán, pero estoy tran­qui­la. Sé que aca­ba­ré en la cár­cel y eso no le gus­ta a nadie, por supues­to, pero es la reali­dad…» Es usted muy joven para vivir ya una reali­dad tan amar­ga…

Sí, es ver­dad pero, des­gra­cia­da­men­te, des­de que en 2009 se pro­du­jo la reda­da con­tra 34 jóve­nes en Hegoal­de, mi nom­bre for­ma­ba par­te de una lis­ta negra. Des­de enton­ces he teni­do en la cabe­za que podían venir a por mí y, aun­que no me gus­te y sea cruel, eso está ahí y tie­nes que pen­sar en ello. Sabes que a ti tam­bién te pue­de tocar. El últi­mo año la Poli­cía ha entra­do en casa de cien jóve­nes… La juven­tud com­pro­me­ti­da es cons­cien­te del momen­to polí­ti­co en que esta­mos y que uno de los ries­gos es la cár­cel.

Es noto­ria la exis­ten­cia de esas lis­tas; apa­re­cer en ellas pue­de impli­car deten­ción, tam­bién tor­tu­ra, y cár­cel por lar­go tiem­po… ¿Qué se sien­te al saber­se en una lis­ta negra?

Dife­ren­tes sen­ti­mien­tos. Por una par­te, al prin­ci­pio tie­nes mie­do, no sabes qué va a pasar, es la incer­ti­dum­bre… Lue­go refle­xio­nas y sien­tes impo­ten­cia; pien­sas cómo les han arran­ca­do los nom­bres, han tor­tu­ra­do a mis ami­gos, a mis com­pa­ñe­ras, y así ha sali­do mi nom­bre… O han aho­ga­do a jóve­nes con los segui­mien­tos de la Poli­cía y así ha sali­do tu nom­bre… El mie­do se con­vier­te en impo­ten­cia, en rabia… Y aun­que al prin­ci­pio nece­si­tas un tiem­po para asi­mi­lar todo eso, sien­tes ganas de seguir tra­ba­jan­do, aun­que te pue­das ago­biar en cier­tos momen­tos, aun­que estés angus­tia­da, tie­nes ganas de seguir tra­ba­jan­do. Dices: Joder, ¿voy a ir a la cár­cel por­que sí, por­que pien­so?

¿En qué con­sis­tía la tarea polí­ti­ca por la que es per­se­gui­da?

Yo he sido miem­bro de Segi y mi lucha ha sido a favor de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Todo lo que hacía­mos era públi­co, se hacía en la calle: la lucha ideo­ló­gi­ca, la orga­ni­za­ción de movi­mien­tos juve­ni­les… Yo he par­ti­ci­pa­do en la gaz­te asan­bla­da de mi pue­blo, el año pasa­do ocu­pa­mos un gaz­tetxe, he par­ti­ci­pa­do tam­bién en el movi­mien­to femi­nis­ta, antes de entrar en Segi tam­bién tra­ba­jé en el movi­mien­to estu­dian­til del ins­ti­tu­to y en la uni­ver­si­dad…

¿Recuer­da cuál fue su pri­me­ra impli­ca­ción de carác­ter polí­ti­co, social o cul­tu­ral? ¿Cuán­do comen­za­ron sus inquie­tu­des?

Cuan­do era ado­les­cen­te, cuan­do esta­ba en el ins­ti­tu­to ‑en la ikastola‑, con unos 14 años… Yo que­ría una edu­ca­ción vas­ca para Eus­kal Herria; estu­dia­ba en eus­ka­ra pero los con­te­ni­dos no eran de mi agra­do. En el ins­ti­tu­to ves ade­más que hay movi­mien­to y que pue­des par­ti­ci­par y que se pue­den hacer peque­ñas cosas por la edu­ca­ción o por la len­gua…

Vis­to a dón­de le ha lle­va­do ese com­pro­mi­so, otras per­so­nas opta­rían por ais­lar­se en los intere­ses estric­ta­men­te per­so­na­les… En cam­bio, ¿qué empu­ja a una per­so­na a impli­car­se en unas aspi­ra­cio­nes colec­ti­vas?

Creer en nues­tras ideas; cree­mos en una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta. Crees en ello y en todos los valo­res que impli­ca. Eso te lle­va a rela­cio­nar­te con otra gen­te, a cons­truir con­jun­ta­men­te. Es ver­dad, hay dife­ren­tes com­pro­mi­sos, unos más y otros menos, unos públi­ca­men­te y otros en pri­va­do, pero al final lo que nos une es el sen­ti­mien­to de las ideas polí­ti­cas. Quie­res que esas ideas se hagan reali­dad, sabes que son fac­ti­bles, que son reales…

Cuan­do eres muy joven lo ves como algo muy lejano, pero poco a poco te vas dan­do cuen­ta de que con peque­ñas cosas haces una apor­ta­ción a la lucha colec­ti­va. Unes la teo­ría con la prác­ti­ca.

Dice que ve posi­ble plas­mar esas ideas… ¿Qué país desea para el futu­ro?

Yo deseo una Eus­kal Herria libre, socia­lis­ta, femi­nis­ta, en la que la jus­ti­cia social sea la base de todo, de las rela­cio­nes, de cómo orga­ni­zar el sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co… Al final esto es una revo­lu­ción y, aun­que con­si­ga­mos la inde­pen­den­cia, nece­si­ta­re­mos seguir avan­zan­do y refle­xio­nan­do cómo pla­ni­fi­car nues­tra eco­no­mía, nues­tras rela­cio­nes…

¿Qué es para usted la injus­ti­cia?

La opre­sión. Y la opre­sión es estruc­tu­ral: los esta­dos, el patriar­ca­do, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta…

¿Y la liber­tad?

Ser cons­cien­tes de que nos opri­men. Una vez que somos cons­cien­tes de la opre­sión pode­mos orga­ni­zar­nos y cons­truir para supe­rar­la…

¿Qué es lo que más apre­cia en la vida?

Es una pre­gun­ta difí­cil, y más en la situa­ción que he pasa­do los últi­mos meses. Lo que más apre­cio es sen­tir que la gen­te que me quie­re está cer­ca. Aun­que ten­gas unas ideas polí­ti­cas y aun­que vivas una situa­ción extre­ma en la que no ves a tu gen­te, en la que te tie­nes que ir de casa… sien­tes que todo lo que has deja­do atrás está con­ti­go todo el rato. En este momen­to eso es lo que apre­cio. Maña­na pue­de cam­biar por­que las con­di­cio­nes de las per­so­nas cam­bian.

¿A qué le gus­ta­ría dedi­car­se en el futu­ro?

He estu­dia­do peda­go­gía y me gus­ta­ría desa­rro­llar algún pro­yec­to rela­cio­na­do con ello. Tu- ve ideas de cons­truir una escue­la dife­ren­te… Me gus­ta la peda­go­gía.

Por su edad, usted no ha cono­ci­do la dic­ta­du­ra y nació inclu­so des­pués del Esta­tu­to de Ger­ni­ka o del Ame­jo­ra­mien­to del Fue­ro. Sin embar­go, no ha deja­do de vivir en una socie­dad en con­flic­to… ¿Qué es para usted la demo­cra­cia?

Difí­cil­men­te he vivi­do la demo­cra­cia… Yo no he vivi­do la dic­ta­du­ra, pero ten­go una ama­ma de 94 años que sí la vivió: su mari­do estu­vo en la cár­cel, a su her­mano lo mata­ron… Des­pués mis tíos tam­bién estu­vie­ron en la cár­cel. Aun­que no lo hayas vivi­do, vas reco­pi­lan­do todo eso en casa; tie­nes tes­ti­gos de la vida, de las cosas que han pasa­do en Eus­kal Herria y de lo que han vivi­do.

Pare­ce que la cade­na de su- fri­mien­to no se inte­rrum­pe nun­ca…

No… Yo en casa la he cono­ci­do des­de la gene­ra­ción de mi abue­la, pero esto vie­ne de más atrás. Eus­kal Herria fue un rei­no en su día, fue inde­pen­dien­te, tie­ne su his­to­ria. Eus­kal Herria «ha sido». Lue­go las gue­rras… Siem­pre ha esta­do en con­flic­to. Y son muchos años.

Recien­te­men­te, con moti­vo del últi­mo tra­ba­jo sobre la juven­tud vas­ca, algu­nos exper­tos expre­sa­ban su per­ple­ji­dad por­que jóve­nes pos­te­rio­res al Esta­tu­to siguen impli­cán­do­se en la lucha polí­ti­ca por la inde­pen­den­cia. ¿A qué cree que se debe?

A la lucha de los últi­mos cin­cuen­ta años. Ha habi­do una lucha ideo­ló­gi­ca y los jóve­nes tam­bién hemos ido asu­mien­do esos valo­res y esas ideas. La izquier­da aber­tza­le lle­va tra­ba­jan­do muchos años y, al final, esos cimien­tos se ven. Sería preo­cu­pan­te que no hubie­ra esa masa de jóve­nes que cree en la inde­pen­den­cia. Es ver­dad tam­bién que hay dife­ren­tes com­pro­mi­sos den­tro de la juven­tud, pero sí hay un sen­ti­mien­to de ser inde­pen­dien­tes. Son los fru­tos de la labor que ha hecho la orga­ni­za­ción juve­nil en Eus­kal Herria.

¿Qué ha apren­di­do de quie­nes le pre­ce­die­ron en ese tra­ba­jo polí­ti­co por la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria?

Todos los días se apren­den cosas: cómo hacer, refle­xio­nar… pero yo creo que lo más impor­tan­te es tener la pers­pec­ti­va del lar­go pla­zo, por­que al prin­ci­pio, cuan­do eres joven, te quie­res comer el mun­do y no ves más allá de maña­na o de pasa­do, y vas con todo ade­lan­te. Pero cuan­do com­par­tes la lucha o los pro­yec­tos con gen­te de dife­ren­tes eda­des, des­cu­bres refle­xio­nes que vie­nen de antes, tene­mos que pen­sar en un lar­go pla­zo. Cuan­do dise­ñas una lucha ‑un gaz­tetxe, una asam­blea, un perió­di­co…- sabes que es una lucha a medio pla­zo pero tie­nes que situar­la en el con­tex­to gene­ral. Es impor­tan­te mirar atrás y refle­xio­nar. Y esto lo he apren­di­do con los mayo­res.

En una recien­te entre­vis­ta decía: «Siem­pre hay que pen­sar en una uto­pía». ¿Cuál es la suya?

La mía es poder ser libre en Eus­kal Herria, poder ser libre como indi­vi­duo y de mane­ra colec­ti­va.

Tal vez cues­ta más pen­sar en las uto­pías cuan­do pen­de sobre sí la ame­na­za de ingre­sar en pri­sión…

Pues sí. He esta­do ten­sio­na­da e, inclu­so, ago­bia­da por­que no sé qué me va a pasar en unas horas, maña­na… No sé si voy a lle­gar a aca­bar la huel­ga de ham­bre… Enton­ces, pen­sar que voy a lle­gar a no sé qué es muy difí­cil…

¿Está pre­pa­ra­da para ello si lle­ga a ocu­rrir?

Sí, estoy pre­pa­ra­da por­que he vis­to cómo se han lle­va­do a mis com­pa­ñe­ros. Creo que sí estoy pre­pa­ra­da. Sé que va a ser así, sé que hay un movi­mien­to en con­tra de la euro­or­den, sé que esta huel­ga de ham­bre es impor­tan­te, pero sé que las cosas nece­si­tan su tiem­po y que tene­mos que dar pasos. Y está cla­ro que tene­mos que seguir tra­ba­jan­do para que en el futu­ro no haya euro­ór­de­nes, para que se res­pe­ten todos dere­chos los civi­les y polí­ti­cos de todos los ciu­da­da­nos, o para que la gen­te se posi­cio­ne a favor de una reso­lu­ción del con­flic­to para Eus­kal Herria.… Esta­mos inci­dien­do en ello, pero sé que pue­den venir aquí o me pue­den dete­ner en cual­quier momen­to…

Se da una cir­cuns­tan­cia para­dó­ji­ca: en Hen­daia le ha ofre­ci­do su ampa­ro el ex alcal­de y miem­bro del Con­se­jo Gene­ral Kote Eze­na­rro, del PSF. Si el alcal­de de Irun, José Anto­nio San­tano, del PSE, hicie­ra lo mis­mo, sería encar­ce­la­do por cola­bo­rar con orga­ni­za­ción terro­ris­ta… ¿Qué esta­mos vivien­do?

Las cul­tu­ras polí­ti­cas del Esta­do espa­ñol o del fran­cés son dife­ren­tes y eso tam­bién tie­ne que ver. En el Esta­do fran­cés, por ejem­plo, Kote Eze­na­rro, que es socia­lis­ta, está defen­dien­do con­mi­go que todas las ideas polí­ti­cas pue­den ser defen­di­das. Pero en el Esta­do espa­ñol, el PSOE y el PP se ensa­ñan con la pobla­ción vas­ca y han hecho leyes como la Anti­te­rro­ris­ta, las ile­ga­li­za­cio­nes, decla­rar terro­ris­tas a gru­pos socia­les… Han inven­ta­do un meca­nis­mo repre­si­vo que inclu­so les sobre­pa­sa. No tie­ne nada que ver lo que pasa en un lado de Eus­kal Herria y en el otro…

Sin embar­go, los esta­dos cola­bo­ran mutua­men­te…

Sí, está cla­ro. No creo que el Par­ti­do Socia­lis­ta Fran­cés esté en con­tra de las euro­ór­de­nes, pero Kote Eze­na­rro y muchos otros le dicen «yo sí estoy en con­tra de la euro­or­den y soy del PSF». Inci­den tam­bién en el pano­ra­ma, aun­que lue­go en el par­ti­do les cor­ten las alas.

Des­de el encie­rro de Izpu­ra han dete­ni­do a sus sie­te com­pa­ñe­ros, algu­nos inclu­so de mane­ra muy vio­len­ta. ¿Cómo ha vivi­do estos días?

Fue todo muy rápi­do. El lunes nos ente­ra­mos de que habían sido dete­ni­dos cua­tro y nos que­da­mos sor­pren­di­dos; pen­sá­ba­mos que no iba a ser así, que no iban a dete­ner a los ocho jun­tos. Al día siguien­te, camino de la rue­da de pren­sa que íba­mos a dar los que que­dá­ba­mos, detu­vie­ron a los otros tres; ade­más, a Endi­ka lo saca­ron del coche rom­pien­do el cris­tal… Fue de una mane­ra muy vio­len­ta. Te pones un poco ner­vio­sa por­que pien­sas que te va a pasar den­tro de unas horas y de igual mane­ra, pero casual­men­te no ha sido así.

Ese día yo no iba a la rue­da de pren­sa por­que tenía­mos reunio­nes con con­ce­ja­les de Hen­daia, entre los que esta­ba Kote Eze­na­rro, y tenía­mos pla­ni­fi­ca­do ir al pleno de la tar­de. El mis­mo día sur­gió de los con­ce­ja­les un movi­mien­to de pro­tec­ción y en el pleno deci­die­ron que yo no podía ir a casa de Iker [Elis­sal­de, con­ce­jal de Hen­daia] por­que esta­ba la Poli­cía enfren­te de su casa y que me darían refu­gio en casa de una per­so­na que per­te­ne­ce a la lis­ta de Hen­daia Anitza. Con­cre­ta­men­te estu­ve en casa de una comu­nis­ta, pero al final había seis o sie­te per­so­nas preo­cu­pa­das por dón­de iba a dor­mir para no ser encar­ce­la­da.

El tema de las euro­ór­de­nes ‑en par­ti­cu­lar, los últi­mos casos de Auro­re Mar­tin y el de uste­des ocho- ha pues­to de mani­fies­to de nue­vo la gene­ro­si­dad y la soli­da­ri­dad de la pobla­ción de Ipar Eus­kal Herria hacia los per­se­gui­dos del sur. ¿Cómo han vivi­do esto uste­des?

Es difí­cil expli­car­lo; te lle­na un mon­tón… Vie­nes aquí, no tie­nes nada y te abren sus casas… Los con­ce­ja­les que nos han abier­to sus puer­tas nos han ayu­da­do a situar­nos en cada pue­blo. Íba­mos a estar en sus casas has­ta encon­trar un tra­ba­jo, una casa y ser inde­pen­dien­tes eco­nó­mi­ca­men­te… Por ejem­plo, el con­ce­jal que me ha aco­gi­do en su casa, me dijo: «Ira­ti, no te voy a dejar ir a la cár­cel; vamos a hacer algo». No sé cómo expli­car eso; es muy gran­de…

Repre­sen­tan­tes polí­ti­cos de dife­ren­tes ten­den­cias fir­ma­ron un escri­to de res­pal­do hacia uste­des: «Nadie debe ser per­se­gui­do por su ideas polí­ti­cas», decían. ¿Cómo reci­be este tipo de decla­ra­cio­nes?

Lo que al final están defen­dien­do es que cual­quier per­so­na pue­da defen­der sus ideas, sean cua­les sean, y que nadie debe ser per­se­gui­do por ello. Eso en el Esta­do espa­ñol no se ve así.

En el Esta­do espa­ñol, inclu­so, apar­te de los medios y de los gran­des par­ti­dos polí­ti­cos, par­te de la pobla­ción les ve a uste­des como terro­ris­tas. ¿Qué podría expli­car a quien opi­na así?

En eso tie­nen mucho que ver los medios de comu­ni­ca­ción. Noso­tros hemos teni­do y tene­mos rela­ción con gen­te de dife­ren­tes sitios del Esta­do espa­ñol y encon­tra­mos per­so­nas que com­par­ten o no nues­tras ideas, pero que sí están a favor de la reso­lu­ción del con­flic­to de Eus­kal Herria, pero esa gen­te no tie­ne voz, no sale en nin­gún lado. Los úni­cos que tie­nen voz en el Esta­do espa­ñol son los medios, que ava­sa­llan y jue­gan con eso. Al final, es todo una dere­cha fas­cis­ta y hay gen­te de izquier­da que pien­sa igual que ellos. Hay unos tér­mi­nos que han ido asi­mi­lan­do… Para mucha gen­te del Esta­do espa­ñol la gen­te de Segi es terro­ris­ta. Yo no sé qué ten­drán en la cabe­za sobre lo que hace­mos noso­tros… Tam­po­co les han dado la opor­tu­ni­dad de oír a la otra par­te.

¿Cree que si lle­ga­ra esa infor­ma­ción a la pobla­ción espa­ño­la cam­bia­ría su per­cep­ción? ¿Tie­ne espe­ran­za de que pue­dan sur­gir voces que comien­cen a hablar de otra mane­ra y apues­ten por una solu­ción demo­crá­ti­ca al con­flic­to vas­co?

No sólo lo creo sino que lo he cono­ci­do; lo que ocu­rre es que estos movi­mien­tos son peque­ños y no tie­nen su pro­pia voz, pero afor­tu­na­da­men­te hay mucha gen­te que está a favor y que inclu­so nos da ampa­ro y expli­can lo que pasa en Eus­kal Herria…

Para­dó­ji­ca­men­te, en el momen­to en que se inten­tan abrir esce­na­rios sin vio­len­cia se incre­men­ta la repre­sión. La apli- cación sis­te­má­ti­ca de la tor­tu­ra a dete­ni­dos polí­ti­cos y, en par­ti­cu­lar, a miem­bros de movi­mien­tos juve­ni­les es elo­cuen­te… Podría pare­cer una pro- voca­ción para sabo­tear el pro­ce­so empren­di­do por la izquier­da aber­tza­le…

Pro­vo­ca­ción es cada una de las deten­cio­nes que hay. La tor­tu­ra es una herra­mien­ta del Esta­do. Con la tor­tu­ra, ade­más, logran las auto­in­cul­pa­cio­nes de las per­so­nas.

Res­pec­to al pro­ce­so demo­crá­ti­co, hay que sub­ra­yar que la izquier­da aber­tza­le ha abier­to un nue­vo ciclo, ha empren­di­do el pro­ce­so demo­crá­ti­co uni­la­te­ral­men­te y eso es un paso muy valien­te. Sabes que vas a dar ese paso y ahí va a estar la repre­sión. En este momen­to vivi­mos en un esce­na­rio anti­de­mo­crá­ti­co y que­re­mos que se den pasos para que haya con­di­cio­nes y le demos vuel­ta a esto. Sabes que en ese camino te vas a encon­trar con la repre­sión. El Esta­do tie­ne mie­do; si no, cómo se entien­de que en un año haya cua­tro o cin­co gran­des reda­das…

¿Por qué la repre­sión se ceba par­ti­cu­lar­men­te con los jóve­nes?

Si los jóve­nes tie­nen mie­do y no siguen tra­ba­jan­do, el pro­ce­so demo­crá­ti­co no ten­drá futu­ro. Des­de siem­pre la juven­tud ha sido un pun­to estra­té­gi­co. Si lle­va­mos cin­cuen­ta años de lucha es por­que ha habi­do dife­ren­tes gene­ra­cio­nes que se han incor­po­ra­do y han adqui­ri­do com­pro­mi­sos. Es muy impor­tan­te que la juven­tud siga orga­ni­zán­do­se, que supere el mie­do a la repre­sión, que supere los bom­bar­deos del Esta­do espa­ñol y del Esta­do fran­cés. Lo que quie­ren ellos, por con­tra, es sabo­tear a la juven­tud y cor­tar de raíz a los que están orga­ni­zán­do­se o tra­ba­jan­do en algo.

Decía­mos al prin­ci­pio que es usted muy joven para estar vivien­do ya expe­rien­cias tan amar­gas. ¿Cree que algún día podrá vivir en un país en paz?

Yo creo que sí. Soy joven y ten­go muchos años por delan­te. Ade­más creo que poco a poco esto irá cogien­do otro camino e ire­mos cam­bian­do las cosas, pero nece­si­ta­mos refle­xio­nar y mirar cuál es la mejor mane­ra de seguir ade­lan­te. Pero sí creo, cla­ro que sí…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *