Del «pro­be» de Gar­zón y la anós­mi­ca Coixet – Fede de los Ríos

Ay qué les­ta­rá pasan­do al pro­be Gar­zón que hace mucho tiem­po que no sale/​Ay qué les­ta­rá pasan­do al pro­be Gar­zón que hace mucho tiem­po que no sale.» Esa tona­di­lla ator­men­ta­ba macha­co­na­men­te mi mal­tra­ta­da tes­ta cuan­do, en un medio de comu­ni­ca­ción, leo que la Isa­bel Coixet, para­dig­ma de crea­ti­vi­dad y mar­ke­ting, sí hom­bre sí, la que se pre­gun­ta­ba a qué olían las cosas que no hue­len en anun­cios de com­pre­sas, y pelí­cu­las de tal pro­fun­di­dad y exten­so rela­to tan sólo supe­ra­das por el tre­pi­dan­te rit­mo que impo­ne a la acción de sus pro­ta­go­nis­tas.

La que lle­va gafas de pas­ta inte­lec­tual com­pro­me­ti­da en las cosas socia­les, esas que preo­cu­pan a las oene­gés cons­ti­tui­das por inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos por­ta­do­res de gafas de pas­ta (de color negro, por lo gene­ral). Las gafas de pas­ta, al pare­cer, con­tie­nen len­tes cón­ca­vos, pro­pios para ver a lo lejos los atro­pe­llos e injus­ti­cias que come­ten exóge­nos pode­res en exó­ti­cos paí­ses. Son gafas de mio­pe, por lo cual, no están pre­pa­ra­das para la visión níti­da de lo pró­xi­mo, lo que les rodea. Ellos, los gafa­pas­ta, lo lla­man inter­na­cio­na­lis­mo visual. Son pro­cli­ves más a la esté­ti­ca que a la éti­ca, a no ser que sea una éti­ca del amor pro­pio, tam­bién deno­mi­na­da auto­es­ti­ma o prác­ti­ca del ona­nis­mo. Diviér­ten­se inclu­so con el «terro­ris­mo,» así son de ocu­rren­tes.

Pues bien, a lo que iba, qué pasa con el pro­be de Bal­ta­sar que no sale ape­nas en los perió­di­cos de la Cor­te. Resul­ta que es un pro­be juez aco­sa­do y per­se­gui­do por defen­der la memo­ria his­tó­ri­ca de los ase­si­na­dos por los fran­quis­tas, des­pués de haber inco­mo­da­do a Pino­chet. Las gafas de la vedet­te de judi­ca­tu­ra ven a lo lejos y en tiem­po pre­té­ri­to. Nos lo cuen­ta el docu­men­tal «Escu­chan­do al juez Gar­zón» de la Isa­bel Coixet y del izquier­dis­ta inte­lec­tual de «El País», Manuel Rivas.

Escu­cha­re­mos al juez Gar­zón. Por­que la escu­cha, cual­quier psi­co­te­ra­peu­ta lo sabe, es fun­da­men­tal en el tra­ta­mien­to de la enfer­me­dad, inclu­so en casos de nar­ci­sis­mo extre­mo. Ima­gino a Isa­bel y Manuel en los pre­pa­ra­ti­vos de un nue­vo docu­men­tal gra­va­do esta vez con len­tes con­ve­xos, los que faci­li­tan la visión cer­ca­na, para hiper­mé­tro­pes, que podría lle­var por títu­lo «Escu­chan­do a los encar­ce­la­dos por un juez de un tri­bu­nal espe­cial des­pués de denun­ciar auto­in­cul­pa­cio­nes bajo tor­men­to».

A buen segu­ro que, si la Isa­bel fil­mó el docu­men­tal de Gar­zón «por­que cada día me indig­na­ba cuan­do leía las noti­cias», en cuan­to se ente­re de que en la Espa­ña demo­crá­ti­ca y pro­gre­sis­ta la tor­tu­ra en los cala­bo­zos de las comi­sa­rías es una prác­ti­ca fre­cuen­te faci­li­ta­da por la inac­ción de jue­ces y fis­ca­les, la indig­na­ción será de tal cali­bre, sus pitui­ta­rias nasa­les cura­rán su anos­mia reto­man­do sus fun­cio­nes olfa­ti­vas. Lo que pare­ce que a nada hue­le vol­ve­rá a oler mal. Asi­mis­mo, sus len­tes le ayu­da­rán a vis­lum­brar tam­bién la injus­ti­cia y la bar­ba­rie cer­ca­nas. Si algo olía a podri­do en Dina­mar­ca, en la Espa­ña los féti­dos eflu­vios que ema­nan sus minis­te­rios de Jus­ti­cia e Inte­rior hace tiem­po que resul­tan irres­pi­ra­bles para los que con­ser­van algo de dig­ni­dad y olfa­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *