[Vídeo de Nao­mi Klein] La doc­tri­na del shock

Tra­ta del auge del lla­ma­do capi­ta­lis­mo del desas­tre que ins­ta a los gobier­nos a apro­ve­char perio­dos de cri­sis eco­nó­mi­cas, gue­rras, desas­tres natu­ra­les, ata­ques terro­ris­tas y epi­de­mias, para saquear los intere­ses públi­cos y lle­var a cabo todo tipo de refor­mas a favor del libre mer­ca­do.

cubainformacion.tv

El verano pasa­do, en la cal­ma mediá­ti­ca de agos­to, la doc­tri­na de la gue­rra pre­ven­ti­va de la Admi­nis­tra­ción Bush tomó una gran paso ade­lan­te. El 5 de agos­to de 2004, la Casa Blan­ca creó la Ofi­ci­na del Coor­di­na­dor para la Recons­truc­ción y Esta­bi­li­za­ción, diri­gi­da por el ante­rior Emba­ja­dor de EEUU en Ucra­nia Car­los Pas­cual . Su man­da­to dise­ña­rá pla­nes ela­bo­ra­dos «post-con­flic­to» para vein­ti­cin­co paí­ses que no están, toda­vía, en con­flic­to. Según Pas­cual, será tam­bién capaz de coor­di­nar tres ope­ra­cio­nes tota­les de recons­truc­ción en paí­ses dife­ren­tes «al mis­mo tiem­po,» duran­do cada una de «cin­co a sie­te años.»

Como es debi­do, un gobierno fiel a la des­truc­ción pre­ven­ti­va per­pe­tua aho­ra tie­ne una ofi­ci­na esta­ble para la recons­truc­ción pre­ven­ti­va.

Se han ido los días en los que había espe­rar el esta­lli­do de las gue­rras y des­pués al dise­ño de pla­nes ad hoc para reco­ger los peda­zos. En una coope­ra­ción cer­ca­na con el Con­se­jo Nacio­nal de Inte­li­gen­cia, la ofi­ci­na de Pas­cual guar­da los paí­ses de “alto ries­go” en una “lis­ta de vigi­lan­cia” y ensam­bla a equi­pos de rápi­da res­pues­ta pre­pa­ra­dos para entrar en la pla­ni­fi­ca­ción pre­gue­rra y «movi­li­zar y des­ple­gar rápi­da­men­te» des­pués de que un con­flic­to ha dis­mi­nui­do. Los equi­pos están com­pues­tos de empre­sas pri­va­das, orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les y miem­bros de Think Tanks, algu­nos, Pas­cual dijo a la audien­cia del Cen­ter for Stra­te­gic and Inter­na­cio­nal Stu­dies en octu­bre, ten­drán con­tra­tos «pre­com­ple­ta­dos» para recons­truir los paí­ses que no están toda­vía des­trui­dos. Hacer este pape­leo por ade­lan­ta­do «podría acor­tar de tres a seis meses el tiem­po de res­pues­ta.»

Los equi­pos para los pla­nes de Pas­cual que se han esta­do dise­ñan­do en su des­co­no­ci­da ofi­ci­na del Depar­ta­men­to de Esta­do para cam­biar «el entra­ma­do social de una nación,» dijo al CSIS. El man­da­to de la ofi­ci­na es no recons­truir nin­gún vie­jo esta­do, entien­de, sino crear unos «demo­crá­ti­cos y orien­ta­dos al mer­ca­do». Así, por ejem­plo, (y aca­ba­da de sacar el ejem­plo de su som­bre­ro, sin duda), sus recons­truc­to­res “rápi­dos” podrían ayu­dar a liqui­dar “las empre­sas esta­ta­les que crea­ron una eco­no­mía invia­ble”. A veces, la recons­truc­ción, expli­có, sig­ni­fi­ca “des­truir lo vie­jo”.

Pocos ideó­lo­gos pue­den resis­tir la atrac­ción de una piza­rra en blan­co – eso era la pro­me­sa seduc­to­ra del colo­nia­lis­mo: «des­cu­brien­do» las nue­vas tie­rras abier­tas de par en par don­de la uto­pía pare­ció posi­ble. Pero el colo­nia­lis­mo está muer­to, o eso nos han dicho; no hay los nue­vos luga­res que des­cu­brir, nin­gún terra nullius (nun­ca la hubo), no más pági­nas en blan­co en que, como Mao dijo una vez, «las pala­bras mas nue­vas y her­mo­sas se pue­den escri­bir.» Hay, sin embar­go, abun­dan­cia de des­truc­ción – los paí­ses con­ver­ti­dos en escom­bros, por los lla­ma­dos Actos de Dios o por Actos de Bush (con órde­nes de Dios). Y don­de hay la des­truc­ción hay recons­truc­ción, una opor­tu­ni­dad de enfren­tar «la ari­dez terri­ble,» como un fun­cio­na­rio de la ONU des­cri­bió recien­te­men­te la devas­ta­ción en Aceh, y lle­nar­la con los pla­nes más per­fec­tos y her­mo­sos.

«Solía­mos tener colo­nia­lis­mo vul­gar,» dice Shal­ma­li Gut­tal, un inves­ti­ga­dor loca­li­za­do en Ban­ga­lo­re de Focus on the Glo­bal South. «Aho­ra tene­mos colo­nia­lis­mo sofis­ti­ca­do, y ellos le lla­man “recons­truc­ción.” »

Cier­ta­men­te pare­ce que por­cio­nes inclu­so más gran­des del glo­bo están bajo la recons­truc­ción acti­va: sien­do recons­trui­das por un gobierno para­le­lo com­pues­to de una cas­ta fami­liar de fir­mas con­sul­to­ras bus­can­do las ganan­cias, com­pa­ñías de inge­nie­ros, mega-ONGs, gobier­nos y agen­cias de ayu­da de la ONU y las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les. Y de la pobla­ción que vive en estos sitios reedi­fi­ca­dos –de Iraq a Aceh, de Afga­nis­tán a Hai­tí – se pue­de oír un coro seme­jan­te de que­jas. Hay muy poco tra­ba­jo, si lo hay. Los con­sul­to­res extran­je­ros viven a lo gran­de, a cos­ta de cuen­tas de gas­tos y plu­ses y un sala­rio de mil dóla­res de día, mien­tras la pobla­ción local que­da fue­ra de tra­ba­jos mucho más nece­sa­rios, for­ma­ción y la toma de deci­sio­nes. Los exper­tos de los gobier­nos “cons­truc­to­res de la demo­cra­cia” dan lec­cio­nes sobre la impor­tan­cia de trans­pa­ren­cia y «el buen gobierno,» pero la mayo­ría de los con­tra­tis­tas y ONGs rehú­san abrir sus libros a esos mis­mos gobier­nos, gas­tan­do el dine­ro de las ayu­das sin ser con­tro­la­dos.

Tres meses des­pués de que el tsu­na­mi gol­pea­ra Aceh , The New York Times con­tó una inquie­tan­te his­to­ria infor­man­do que «casi nada pare­ce haber sido hecho para empe­zar con las repa­ra­cio­nes y la recons­truc­ción.» La noti­cia podría haber veni­do fácil­men­te de Iraq, don­de, como The Ange­les Times aca­ba­ba de infor­mar, supues­ta­men­te la recons­truc­ción de las plan­tas sumi­nis­tra­do­ras de agua de Bech­tel ha empe­za­do a des­que­bra­jar­se, una más en una leta­nía inter­mi­na­ble de líos en la recons­truc­ción. Podría haber veni­do tam­bién de Afga­nis­tán, don­de el Pre­si­den­te Hamid Kar­zai arre­me­tió recien­te­men­te con­tra los con­tra­tis­tas extran­je­ros «corrup­tos, derro­cha­do­res e irres­pon­sa­bles por «derro­char los pre­cio­sos recur­sos que Afga­nis­tán reci­bió como ayu­da.» O de Sri Lan­ka, don­de 600.000 per­so­nas que per­die­ron sus hoga­res por el tsu­na­mi lan­gui­de­cen toda­vía en cam­pos de refu­gia­dos de for­ma tem­po­ral. Unos cien días des­pués de las olas gigan­tes gol­pea­rán, Her­man Kuma­ra, el jefe del Movi­mien­to Nacio­nal de Soli­da­ri­dad de Pes­que­rías en Negom­bo, Sri Lan­ka, envió un correo elec­tró­ni­co deses­pe­ra­do a sus cole­gas de todo el mun­do. «Los fon­dos reci­bi­dos en bene­fi­cio de las víc­ti­mas se están diri­gien­do al bene­fi­cio de unos pocos pri­vi­le­gia­dos, no a las ver­da­de­ras víc­ti­mas,» escri­bió. «Nues­tras voces no se oyen y no nos per­mi­ten expre­sar­nos.»

Pero si la indus­tria de recons­truc­ción es sen­sa­cio­nal­men­te inep­ta en la recons­truc­ción, eso pue­de ser por­que recons­truir no es su pro­pó­si­to pri­ma­rio. Según Gut­tal, «No es la recons­truc­ción en nin­gún caso– es reor­ga­ni­zar todo.» Por ello, las his­to­rias de corrup­ción e incom­pe­ten­cia sir­ven para enmas­ca­rar este escán­da­lo más pro­fun­do: El auge de una for­ma depre­da­do­ra de capi­ta­lis­mo del desas­tre que uti­li­za la deses­pe­ra­ción y el temor crea­dos por la catás­tro­fe para aco­me­ter una radi­cal inge­nie­ría, social y eco­nó­mi­ca. Y en esta fren­te, la indus­tria de la recons­truc­ción tra­ba­ja tan rápi­da y efi­cien­te­men­te que las pri­va­ti­za­cio­nes y la toma de tie­rras se cie­rran gene­ral­men­te antes de que la pobla­ción local sepa lo que les gol­peó. Kuma­ra, en otro correo elec­tró­ni­co, advier­te que Sri Lan­ka se enfren­ta a «un segun­do tsu­na­mi de glo­ba­li­za­ción y la mili­ta­ri­za­ción cor­po­ra­ti­vas,» poten­cial­men­te más devas­ta­dor que el pri­me­ro. «Vemos este como un plan de acción por la cri­sis de la tsu­na­mi para entre­gar el mar y la cos­ta a cor­po­ra­cio­nes extran­je­ras y al turis­mo, con la ayu­da mili­tar de los mari­nes de EEUU.»

El Secre­ta­rio de la Defen­sa Paul Wol­fo­witz dise­ñó y super­vi­só un pro­yec­to nota­ble­men­te seme­jan­te en Iraq : Los fue­gos ardían toda­vía en Bag­dad cuan­do fun­cio­na­rios de ocu­pa­ción de EEUU reor­de­na­ron las leyes de inver­sión y anun­cia­ron que las com­pa­ñías esta­ta­les de país serían pri­va­ti­za­das. Algu­nos han seña­la­do a este his­to­rial para argu­men­tar que Wol­fo­witz no es apto diri­gir el Ban­co Mun­dial; de hecho, nada le podría haber pre­pa­ra­do mejor para su nue­vo tra­ba­jo. En Iraq, Wol­fo­witz hacía jus­to lo que el Ban­co Mun­dial ya hace en vir­tual­men­te cada país devas­ta­do por la gue­rra y el país des­trui­do en el mun­do – aun­que con menos suti­le­zas buro­crá­ti­cas y más bra­vu­co­ne­ría ideo­ló­gi­ca.

Los paí­ses del «post-con­flic­to» aho­ra reci­ben el 20 – 25 por cien­to de los pres­ta­mos del Ban­co Mun­dial, has­ta un 16 por cien­to mas que des­de 1998 – un aumen­to de 800 por cien­to des­de 1980, según un estu­dio del Con­gres­so­nal Research Study. La res­pues­ta rápi­da a gue­rras y a desas­tres natu­ra­les ha sido tra­di­cio­nal­men­te domi­na­da por agen­cias de Nacio­nes Uni­das, que tra­ba­jó con ONGs para pro­por­cio­nar ayu­da de emer­gen­cia, cons­truc­ción de cam­pos de refu­gia­dos y cosas por el esti­lo. Pero aho­ra, el tra­ba­jo de recons­truc­ción se ha reve­la­do como una indus­tria tre­men­da­men­te lucra­ti­va, dema­sia­do impor­tan­te como para ser deja­do a los bien­he­cho­res de las Nacio­nes Uni­das. Así que hoy, el Ban­co Mun­dial, ya devo­to al prin­ci­pio del ali­vio de la pobre­za a tra­vés de la rea­li­za­ción de bene­fi­cios, es el que esta a car­go.

Y no cabe duda, que el nego­cio de la recons­truc­ción pro­du­ce ganan­cias. Hay con­tra­tos masi­vos de inge­nie­ría y de sumi­nis­tros (10 mil millo­nes de dóla­res a Halli­bur­ton en Iraq y Afga­nis­tán solos); «Cons­tru­yen­do demo­cra­cia» ha explo­ta­do una indus­tria de dos mil millo­nes de dóla­res; y nun­ca ha habi­do mejor momen­to para con­sul­to­res del sec­tor públi­co – las fir­mas pri­va­das que acon­se­jan a los gobier­nos ven­der sus recur­sos, a menu­do lle­van­do ser­vi­cios del gobierno como sub­con­tra­tas. (Bea­ring Point, el favo­re­ci­do de estas fir­mas en los Esta­dos Uni­dos, infor­mó que las ren­tas para su divi­sión de «ser­vi­cios públi­cos se había cua­dru­pli­ca­do en ape­nas cin­co años,» y las ganan­cias son inmen­sas: 342 millo­nes de dóla­res en el 2002 – un mar­gen de bene­fi­cio del 35 por cien­to.)
Pero los paí­ses des­tro­za­dos son atrac­ti­vos al Ban­co Mun­dial para otra razón: Acep­tan bien las órde­nes. Des­pués que un acon­te­ci­mien­to catas­tró­fi­co, los gobier­nos harán gene­ral­men­te cual­quier toma para obte­ner ayu­da en dóla­res – inclu­so si eso sig­ni­fi­ca acu­mu­lar deu­das inmen­sas y estén de acuer­do en amplias refor­mas polí­ti­cas. Y con la pobla­ción local luchan­do por encon­trar refu­gio y ali­men­to, orga­ni­zar­se polí­ti­ca­men­te con­tra la pri­va­ti­za­ción pue­de pare­cer un lujo inima­gi­na­ble.

Inclu­so mejor des­de la pers­pec­ti­va del ban­co, muchos paí­ses des­tro­za­dos por la gue­rra son esta­dos de «sobe­ra­nía limi­ta­da»: Son con­si­de­ra­dos dema­sia­do ines­ta­bles y no hábi­les para mane­jar el dine­ro de las ayu­das que llue­ven, así que a menu­do con­fían sus fon­dos al Ban­co Mun­dial. Este es el caso en Timor Orien­tal , don­de el ban­co repar­te dine­ro al gobierno si mues­tra que lo gas­ta res­pon­sa­ble­men­te. Apa­ren­te­men­te, esto sig­ni­fi­ca reba­jar drás­ti­ca­men­te los tra­ba­jos del sec­tor públi­co (el gobierno de Timor tie­ne la mitad de tama­ño que tenía bajo la ocu­pa­ción indo­ne­sia) pero derro­chan­do dine­ro de ayu­das en con­sul­to­res extran­je­ros que el ban­co insis­te que el gobierno alqui­le (el inves­ti­ga­dor Ben Moxham escri­be, «En un depar­ta­men­to del gobierno, un sim­ple con­sul­tor inter­na­cio­nal gana en un mes lo mis­mo que sus vein­te cole­gas de Timor ganan jun­tos en un año ente­ro»).

En Afga­nis­tán , don­de el Ban­co Mun­dial admi­nis­tra tam­bién la ayu­da del país a tra­vés de un fidei­co­mi­so, ya ha logra­do pri­va­ti­zar la asis­ten­cia sani­ta­ria negan­do a dar los fon­dos al Minis­te­rio de Sani­dad para cons­truir hos­pi­ta­les. En lugar encau­za dine­ro direc­ta­men­te a ONGs, que lle­van sus pro­pios dis­pen­sa­rios pri­va­dos de salud en con­tra­tos de tres años. Ha orde­na­do tam­bién «un aumen­to del papel del sec­tor pri­va­do» en el sis­te­ma de agua, la tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, el petró­leo, el gas y mine­ría y orde­nó al gobierno «reti­rar­se» del sec­tor eléc­tri­co y dejar­lo a «inver­sio­nis­tas pri­va­dos extran­je­ros.» Estas pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes de la socie­dad afga­na nun­ca se deba­tie­ron ni fue­ron infor­ma­das, por­que pocos fue­ra del ban­co saben que suce­die­ron: Los cam­bios se ente­rra­ron pro­fun­da­men­te en un «ane­xo téc­ni­co» adjun­tó a las sub­ven­cio­nes que pro­por­cio­na la ayu­da de «emer­gen­cia» para la infra­es­truc­tu­ra devas­ta­da por la gue­rra de Afga­nis­tán – dos años antes de que el país tuvie­ra un gobierno ele­gi­do.

Ha sido una his­to­ria pare­ci­da en Hai­tí, des­pués de la expul­sión del pre­si­den­te Jean-Ber­trand Aris­ti­de. A cam­bio de un prés­ta­mo de 61 millo­nes dóla­res, el ban­co requie­re «la aso­cia­ción públi­co-pri­va­do y el gobierno en los sec­to­res de la edu­ca­ción y la salud,» según docu­men­tos del ban­co, com­pa­ñías pri­va­das lle­van cole­gios y escue­las. Roger Norie­ga, Minis­tro Ayu­dan­te de EEUU para Asun­tos del Hemis­fe­rio Occi­den­tal, ha dicho cla­ra­men­te que la Admi­nis­tra­ción de Bush com­par­te estas metas. «Alen­ta­re­mos tam­bién el gobierno de Hai­tí a avan­zar, en el momen­to apro­pia­do, con la rees­truc­tu­ra­ción y la pri­va­ti­za­ción de algu­nas empre­sas del sec­tor públi­co,» dijo en el Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano de la Empre­sa el 14 de abril de 2004.

Estos son pla­nes extra­or­di­na­ria­men­te polé­mi­cos en un país con una pode­ro­sa base de socia­lis­ta, y el ban­co admi­te que esto es pre­ci­sa­men­te la razón de empu­jar­los aho­ra, con Hai­tí bajo casi un régi­men mili­tar. «El Gobierno de tran­si­ción pro­por­cio­na una opor­tu­ni­dad para apli­car las refor­mas eco­nó­mi­cas que pue­den ser duras de des­ha­cer para un gobierno futu­ro,» el ban­co ano­ta en su acuer­do Eco­no­mic Gover­nan­ce Reform Ope­ra­tion Pro­ject . Para los hai­tia­nos, esto es una iro­nía espe­cial­men­te amar­ga: Muchos cul­pan a las ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les, inclu­si­ve el Ban­co Mun­dial, de pro­fun­di­zar la cri­sis polí­ti­ca que lle­vó a la expul­sión de Aris­ti­de rete­nien­do cen­te­na­res de millón en prés­ta­mos pro­me­ti­dos. En ese momen­to, el Ban­co Inter-Ame­ri­cano de Desa­rro­llo, bajo la pre­sión del Depar­ta­men­to de Esta­do, decía que Hai­tí era insu­fi­cien­te­men­te demo­crá­ti­co para reci­bir el dine­ro, seña­lan­do a irre­gu­la­ri­da­des secun­da­rias en una elec­ción legis­la­ti­va. Pero aho­ra que Aris­ti­de esta fue­ra, el Ban­co Mun­dial cele­bra abier­ta­men­te los bene­fi­cios de ope­rar en una zona de con demo­cra­cia y liber­tad.

El Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal han esta­do impo­nien­do la tera­pia de cho­que en paí­ses en varios esta­dos de shock por lo menos tres déca­das, la mayo­ría de for­ma nota­ble des­pués de los gol­pes mili­ta­res en Amé­ri­ca Lati­na y el des­plo­me de la Unión Sovié­ti­ca. Muchos obser­va­do­res dicen que ese capi­ta­lis­mo del desas­tre comen­zó real­men­te su anda­du­ra con el Hura­cán Mitch. Duran­te una sema­na en octu­bre 1998, el Mitch se esta­cio­nó sobre Amé­ri­ca Cen­tral , tra­gán­do­se aldeas ente­ras y matan­do a más de 9.000. Los paí­ses ya empo­bre­ci­dos esta­ban deses­pe­ra­dos por la ayu­da para la recons­truc­ción – y vinie­ron, pero con con­di­cio­nes. En dos meses des­pués de que el Mitch gol­pea­ra, con el país toda­vía hun­di­do has­ta la rodi­lla, los escom­bros y los cadá­ve­res, el Con­gre­so hon­du­re­ño ini­ció lo que en el Finan­cial Times lla­ma­ron «rápi­das liqui­da­cio­nes des­pués de la tem­pes­tad.» Pasó leyes que per­mi­tie­ron la pri­va­ti­za­ción de aero­puer­tos, los puer­tos marí­ti­mos y las carre­te­ras y los pla­nes rápi­dos para pri­va­ti­zar el la com­pa­ñía tele­fó­ni­ca esta­tal, la com­pa­ñía eléc­tri­ca nacio­nal y par­tes del sec­tor de agua. Can­ce­ló las leyes para la refor­ma de las zonas agra­rias y he hizo más fácil para los extran­je­ros com­prar y ven­der la pro­pie­dad. Hubo mucho de lo mis­mo en paí­ses veci­nos: En los mis­mos dos meses, Gua­te­ma­la anun­ció pla­nes para ven­der su sis­te­ma de telé­fono, y Nica­ra­gua hizo lo mis­mo, jun­to con su com­pa­ñía eléc­tri­ca y su sec­tor de petró­leo.

Todos los pla­nes de pri­va­ti­za­ción fue­ron empu­ja­dos agre­si­va­men­te por los sos­pe­cho­sos habi­tua­les. Según el Wall Street Jour­nal, “el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal habían usa­do su influen­cia para la ven­ta de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, con­di­cio­nan­do la ayu­da anual duran­te tres años de cer­ca de 47 millo­nes de dóla­res y sumán­do­la a la ayu­da para el ali­vio de la deu­da de cer­ca de 4.4 mil millo­nes para Nica­ra­gua.

Aho­ra el Ban­co esta usan­do el tsu­na­mi del 26 de diciem­bre para empu­jar sus polí­ti­cas cor­tan­tes. Los paí­ses mas devas­ta­dos que casi no ha vis­to ali­vio de su deu­da y la mayor par­te de la ayu­da de emer­gen­cia del Ban­co Mun­dial ha ido en for­ma de pres­ta­mos, no a fon­do per­di­do. Mas que enfa­ti­zar la nece­si­dad de ayu­dar a las peque­ñas comu­ni­da­des pes­que­ras –mas del 80% de las víc­ti­mas de las olas- el ban­co esta empu­jan­do la expan­sión del sec­tor turís­ti­co y gran­jas pis­cí­co­las indus­tria­les. Para las infra­es­truc­tu­ras públi­cas daña­das, como carre­te­ras y cole­gios, los docu­men­tos del ban­co reco­no­cen que recons­truir­los “podría pen­sio­nar las finan­zas públi­cas” y sugie­re que los gobier­nos con­si­de­ren las pri­va­ti­za­cio­nes (si, solo tie­nen una idea).”Para cier­tas inver­sio­nes,” según se dicen en el plan de res­pues­ta al tsu­na­mi del ban­co, “podría ser apro­pia­do uti­li­zar finan­cia­ción pri­va­da.”

Como en otros luga­res en recons­truc­ción, des­de Hai­ti a Iraq, la ayu­da para paliar los efec­tos del tsu­na­mi no tie­nen nada que ver con recu­pe­rar lo que se per­dió. Aun­que los hote­les y la indus­tria ya han comen­za­do la recons­truc­ción de la cos­ta, en Sri Lan­ka, Tai­lan­dia, Indo­ne­sia e India, los gobier­nos han pasa­do leyes que pre­vie­nen a las fami­lias de recons­truir su cos­tas fren­te a la cos­ta. Cien­tos de miles de per­so­nas esta sien­do for­za­das a vivir en el inte­rior, en barra­cas de esti­lo mili­tar en Aceh o cajas de cemen­to pre­fa­bri­ca­das en Tai­lan­dia. La cos­ta no se esta recons­tru­yen­do como era –pobla­da de pue­blos pes­ca­do­res y redes hechas a mano espar­ci­das por la cos­ta. En su lugar, los gobier­nos, las cor­po­ra­cio­nes y los donan­tes extran­je­ros se están agru­pan­do para recons­truir­la como a ellos les gus­ta­ría que fue­ra: pla­yas como cam­pos de jue­gos para turis­tas, los océa­nos como minas de agua para flo­tas pes­que­ras cor­po­ra­ti­vas, ser­vi­dos por aero­puer­tos pri­va­ti­za­dos y carre­te­ras cons­trui­das con el dine­ro pres­ta­do.

En enero, Con­do­leez­za Rice pro­vo­có una peque­ña con­tro­ver­sia al des­cri­bir al tsu­na­mi como “una mara­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad” que “ha paga­do gran­des divi­den­dos para noso­tros.” Muchos se horro­ri­za­ron con la idea de tra­tar una tra­ge­dia huma­na tan masi­va como una opor­tu­ni­dad de bus­car ven­ta­jas. Pero, es eso, Rice com­pren­dió la situa­ción. Un gru­po lla­ma­do Thai­land Tsu­na­mi Sur­vi­vors and Sup­por­ters dice que para “los polí­ti­cos nego­cian­tes, el tsu­na­mi era la res­pues­ta a sus ora­cio­nes, ya que lite­ral­men­te barrió estas áreas cos­te­ras de las comu­ni­da­des que habían pre­via­men­te para­li­za­do sus pla­nes turís­ti­cos, hote­les, casi­nos y sus gran­jas de gam­bas. Para ellos, todo esta área cos­te­ra era aho­ra tie­rra abier­ta!

Desas­tre, pare­ce, es la nue­va terra nullius .

Enla­ce ori­gi­nal:

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *