Tor­tu­ras y fal­sas con­fe­sio­nes – Xabier Maka­za­ga

Aun­que nume­ro­sos exper­tos digan que la tor­tu­ra es inefi­caz por­que pro­du­ce fal­sas con­fe­sio­nes, la tris­te reali­dad es que esas fal­sas con­fe­sio­nes son, en la gran mayo­ría de los casos, bus­ca­das por los tor­tu­ra­do­res, que son quie­nes las inven­tan e impo­nen a las víc­ti­mas. Sí al menos en el Esta­do espa­ñol.

En efec­to, tor­tu­ra­do­res y auto­ri­da­des espa­ño­las per­si­guen a menu­do el incon­fe­sa­ble obje­ti­vo de con­se­guir con­fe­sio­nes fal­sas que ins­tru­men­ta­li­zan uti­li­zan­do a los media, que ava­lan todo tipo de into­xi­ca­cio­nes ocul­tan­do des­ca­ra­da­men­te las denun­cias de tor­tu­ras. Ahí están para pro­bar­lo, por ejem­plo, dos casos suce­di­dos el año pasa­do y que siguen tra­yen­do cola estos últi­mos días: el de Pello Olano, con las supues­tas idas y veni­das de un misil para derri­bar el avión de Aznar, y el de Atris­tain y Besan­ce, en el que la into­xi­ca­ción que ver­tie­ron y siguen ver­tien­do sobre Vene­zue­la no tie­ne lími­tes. Y ahí están tam­bién las inaca­ba­bles inven­cio­nes res­pec­to a los últi­mos cua­tro dete­ni­dos, acu­sa­dos de for­mar el coman­do Ota­zua.

Tras su publi­ci­ta­da deten­ción en la madru­ga­da del 1 de mar­zo, los media difun­die­ron a bom­bo y pla­ti­llo que eran sos­pe­cho­sos de ser los auto­res del aten­ta­do mor­tal con­tra Eduar­do Pue­lles. Al día siguien­te, la agen­cia Efe infor­mó que dichas sos­pe­chas «se han vis­to con­fir­ma­das tras el examen de la docu­men­ta­ción incau­ta­da». Des­pués, lle­gó la con­fe­sión de nume­ro­sos aten­ta­dos por par­te de uno de los dete­ni­dos y las con­ti­nuas alu­sio­nes a prue­bas mate­ria­les que ava­la­ban dicha con­fe­sión.

El auto de pri­sión del juez Mar­las­ka tam­bién habla­ba de efec­tos inter­ve­ni­dos en sus domi­ci­lios que esta­ban «ínti­ma­men­te rela­cio­na­dos con los aten­ta­dos impu­tados», pero a la hora de enu­me­rar dichas supues­tas prue­bas resul­ta que no men­cio­na­ba abso­lu­ta­men­te nada rela­cio­na­do con los dos aten­ta­dos mor­ta­les que se les impu­tan, el de San­to­ña y el de Pue­lles (lue­go la infor­ma­ción antes men­cio­na­da de Efe era fal­sa, otra des­ca­ra­da men­ti­ra), y el prin­ci­pal hallaz­go, que los media repi­tie­ron una y otra vez, con­sis­tía en un plano de Bur­gos con un pun­to seña­la­do a 300 metros del cuar­tel de la Guar­dia Civil en el que esta­lló una fur­go­ne­ta-bom­ba. ¡Menu­da «prue­ba»!

Esa insis­ten­cia en men­cio­nar prue­bas mate­ria­les, por risi­bles que sean en reali­dad, tie­ne un obje­ti­vo evi­den­te, inten­tar jus­ti­fi­car las con­fe­sio­nes. Por­que cuan­do alguien se auto­in­cul­pa de hechos que aca­rrean innu­me­ra­bles años de con­de­na sin que medie prue­ba con­sis­ten­te algu­na, lo de decir que se ha tra­ta­do de una «mani­fes­ta­ción espon­tá­nea» no cue­la ni por aso­mo.

El cate­drá­ti­co de éti­ca de la Uni­ver­si­dad de Deus­to Xabier Etxe­be­rria, toda una refe­ren­cia para el PSE en lo que se refie­re a las víc­ti­mas del terro­ris­mo, des­cri­be así el sub­ter­fu­gio de que se sir­ven los tor­tu­ra­do­res para evi­tar que­dar en evi­den­cia: «obten­ga­mos con tor­tu­ra la con­fe­sión y otros indi­cia que podre­mos corro­bo­rar al mar­gen de ella y uti­li­cé­mos­los lue­go para la acu­sa­ción o para seguir pis­tas que ser­vi­rán de prue­ba; o inclu­so con­si­ga­mos que repi­ta la con­fe­sión en un mar­co dife­ren­te del de la tor­tu­ra».

En este caso, la inten­si­dad de la tor­tu­ra ha sido tal que han con­se­gui­do has­ta el últi­mo obje­ti­vo, el más difí­cil: que una de las víc­ti­mas esté tan des­tro­za­da que rati­fi­que su con­fe­sión ante el juez. Y ni que decir tie­ne que, cuan­do con­si­guen lo más difí­cil, el res­to lo bor­dan. Una per­so­na rota has­ta ese extre­mo lo cuen­ta abso­lu­ta­men­te todo, y sien­do tan nume­ro­sos los aten­ta­dos que se les impu­tan, los indi­cia obte­ni­dos debe­rían haber sido tam­bién con­si­de­ra­bles, en caso de que fue­ran ellos real­men­te los auto­res. Sin embar­go, dichos indi­cia han bri­lla­do por su ausen­cia.

Ade­más, tam­bién bri­llan por su ausen­cia las prue­bas rela­cio­na­das con los aten­ta­dos falli­dos que se impu­tan al coman­do: el coche-bom­ba de Logro­ño, una bom­ba-lapa y varias tram­pas des­ac­ti­va­das. En esos casos, las fuer­zas de segu­ri­dad habi­tual­men­te con­si­guen nume­ro­sas prue­bas, como las hue­llas de ADN y otras, pero nin­gu­na de las hue­llas halla­das en su día se corres­pon­de con las de los dete­ni­dos. Sig­ni­fi­ca­ti­vo, ¿ver­dad? Muy sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Ante tama­ña ausen­cia de indi­cia y prue­bas, los jue­ces debe­rían dese­char las con­fe­sio­nes y abrir dili­gen­cias con­tra los agen­tes que hubie­sen inter­ve­ni­do en su obten­ción, pero sabe­mos de sobra cómo fun­cio­na la (in)Justicia espa­ño­la. Las con­fe­sio­nes obte­ni­das bajo tor­tu­ras sir­ven sin más como prue­bas de car­go sufi­cien­tes y, en cam­bio, se exi­gen prue­bas que la inco­mu­ni­ca­ción hace prác­ti­ca­men­te impo­si­bles para actuar con­tra los tor­tu­ra­do­res.

Mien­tras tan­to, todos quie­nes per­sis­ten en negar cre­di­bi­li­dad a las denun­cias de tor­tu­ras siguen evi­tan­do a toda cos­ta res­pon­der a una sim­ple pre­gun­ta: ¿Por qué los mili­tan­tes vas­cos se nie­gan a decla­rar cuan­do son dete­ni­dos en el Esta­do fran­cés y, en cam­bio, hacen deja­ción de su dere­cho al silen­cio y se pro­di­gan en con­fe­sio­nes en el espa­ñol? Ésa sí que es una prue­ba fla­gran­te de cómo se con­si­guen esas con­fe­sio­nes y no las birrias que ha pre­sen­ta­do Mar­las­ka para tra­tar de jus­ti­fi­car­las.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *