Los dos terre­mo­tos – Fidel Cas­tro

Un fuer­te terre­mo­to de mag­ni­tud 8,9 estre­me­ció hoy a Japón. Lo más preo­cu­pan­te es que las pri­me­ras noti­cias habla­ban de miles de muer­tos y des­apa­re­ci­dos, cifras real­men­te inusi­ta­das en un país desa­rro­lla­do don­de todo se cons­tru­ye a prue­ba de terre­mo­tos. Inclu­so, se habla­ba de un reac­tor nuclear fue­ra de con­trol. Horas des­pués se infor­mó que las cua­tro plan­tas nuclea­res pró­xi­mas a la zona más afec­ta­da esta­ban con­tro­la­das. Se infor­ma­ba igual­men­te de un tsu­na­mi de 10 metros de altu­ra, que pro­vo­có aler­ta de mare­mo­to en todo el Pací­fi­co.

El sis­mo se ori­gi­nó a 24,4 kiló­me­tros de pro­fun­di­dad y a 100 kiló­me­tros de la cos­ta. De haber­se pro­du­ci­do a menos pro­fun­di­dad y dis­tan­cia, las con­se­cuen­cias habrían sido más gra­ves.

Hubo des­pla­za­mien­to del eje del pla­ne­ta. Era el ter­cer fenó­meno de gran inten­si­dad que se pro­du­cía en menos de dos años: Hai­tí, Chi­le y Japón. No se pue­de cul­par al hom­bre de tales tra­ge­dias. Cada país, con segu­ri­dad, hará lo que esté a su alcan­ce para ayu­dar a ese labo­rio­so pue­blo que fue el pri­me­ro en sufrir un inne­ce­sa­rio e inhu­mano ata­que nuclear.

De acuer­do con el Cole­gio Ofi­cial de Geó­lo­gos de Espa­ña, la ener­gía libe­ra­da por el sis­mo equi­va­le a 200 millo­nes de tone­la­das de dina­mi­ta.

Una infor­ma­ción de últi­ma hora, trans­mi­ti­da por la AFP, expre­sa que la com­pa­ñía eléc­tri­ca japo­ne­sa Tok­yo Elec­tric Power comu­ni­có que: “De acuer­do con las ins­truc­cio­nes guber­na­men­ta­les, hemos libe­ra­do par­te del vapor que con­tie­ne sus­tan­cias radio­ac­ti­vas…”

“Segui­mos la situa­ción. Has­ta el momen­to no hay pro­ble­ma…”

“Tam­bién se seña­la­ban des­arre­glos rela­cio­na­dos con el enfria­mien­to en tres reac­to­res de una segun­da cen­tral cer­ca­na, Fukushi­ma 2.

“El Gobierno orde­nó la eva­cua­ción de las zonas cir­cun­dan­tes en un radio de 10 km en el caso de la pri­me­ra cen­tral y de 3 km en el caso de la segun­da.”

Otro terre­mo­to, de carác­ter polí­ti­co, poten­cial­men­te más gra­ve, es el que tie­ne lugar en torno a Libia, y afec­ta de un modo u otro a todos los paí­ses.

El dra­ma que vive ese país está en pleno auge, y su des­en­la­ce es toda­vía incier­to.

Un gran corre corre se armó ayer en el Sena­do de Esta­dos Uni­dos cuan­do James Clap­per, Direc­tor Nacio­nal de Inte­li­gen­cia, afir­mó en el Comi­té de Ser­vi­cios Arma­dos: “No creo que Gad­da­fi ten­ga inten­ción algu­na de irse. Por las evi­den­cias de que dis­po­ne­mos, pare­ce que se está ins­ta­lan­do en un pro­ce­so de lar­ga dura­ción.”

Agre­gó que Gad­da­fi cuen­ta con dos bri­ga­das que “son muy lea­les” .

Seña­ló que “los ata­ques aéreos del Ejér­ci­to fiel a Gad­da­fi han daña­do ‘prin­ci­pal­men­te’ edi­fi­cios e infra­es­truc­tu­ra, más que cau­sar bajas entre la pobla­ción”.

El tenien­te gene­ral Ronald Bur­gess, direc­tor de la Agen­cia de Inte­li­gen­cia de Defen­sa, en la mis­ma audien­cia ante el Sena­do dijo: “Gad­da­fi pare­ce que ‘va a seguir en el poder, a menos que otra diná­mi­ca cam­bie el momen­to actual’.”

“La opor­tu­ni­dad que los rebel­des habían teni­do al comien­zo del levan­ta­mien­to popu­lar ha ‘comen­za­do a cam­biar’.” Ase­gu­ró.

No alber­go duda algu­na de que Gad­da­fi y la direc­ción libia come­tie­ron un error al con­fiar en Bush y en la OTAN, como se pue­de dedu­cir de lo que escri­bí en la Refle­xión del día 9.

Tam­po­co dudo de las inten­cio­nes de Esta­dos Uni­dos y la OTAN de inter­ve­nir mili­tar­men­te en Libia y abor­tar la ola revo­lu­cio­na­ria que sacu­de el mun­do ára­be.

Los pue­blos que se opo­nen a la inter­ven­ción de la OTAN y defien­den la idea de una solu­ción polí­ti­ca sin inter­ven­ción extran­je­ra, alber­gan la con­vic­ción de que los patrio­tas libios defen­de­rán su Patria has­ta el últi­mo alien­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *