Pre­ser­ve­mos los medios comu­ni­ta­rios – Amy Good­man

El bos­que de ála­mos de Kebler Pass, Colo­ra­do es uno de los orga­nis­mos vivos más gran­des del mun­do. Miles de ála­mos com­par­ten el mis­mo sis­te­ma de raí­ces inter­co­nec­ta­das. El fin de sema­na pasa­do, atra­ve­sé el camino Kebler Pass, que está a tres mil metros de altu­ra, en una moto de nie­ve. Hice el reco­rri­do entre las loca­li­da­des de Pao­nia y Cres­ted But­te. Reali­cé un via­je relám­pa­go a Colo­ra­do para ayu­dar a las radios comu­ni­ta­rias a recau­dar fon­dos, por lo que asis­tí a nue­ve even­tos de bene­fi­cen­cia en tan solo dos días. El direc­tor de pro­gra­ma­ción de la emi­so­ra de radio comu­ni­ta­ria KVNF de Pao­nia nos dejó don­de comien­za el camino. Allí nos reco­gió el direc­tor de pro­gra­ma­ción de la radio comu­ni­ta­ria KBUT de Cres­ted But­te y, jun­to con un gru­po de DJs de la emi­so­ra, reco­rri­mos rápi­da­men­te en motos de nie­ve los 50 kiló­me­tros de camino que hay entre las dos loca­li­da­des.

Aho­ra que los repu­bli­ca­nos tie­nen la mayo­ría en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, una de las pri­me­ras medi­das que toma­ron fue recor­tar a cero el actual finan­cia­mien­to de la Cor­po­ra­ción de Radio­di­fu­sión Públi­ca (CPB, por sus siglas en inglés). Asi­mis­mo, el dipu­tado Doug Lam­born de Colo­ra­do Springs pre­sen­tó un pro­yec­to de ley para qui­tar en for­ma per­ma­nen­te el finan­cia­mien­to a la CPB. Lam­born le dijo a NPR: «Vivi­mos en una reali­dad en la que hay 150 cana­les de cable. El 99 por cien­to de los esta­dou­ni­den­ses tie­nen tele­vi­sión. Tene­mos Inter­net en nues­tros telé­fo­nos celu­la­res. Esta­mos en una épo­ca en que ya no es nece­sa­rio sub­si­diar la radio­di­fu­sión».

Pero la radio­di­fu­sión públi­ca y comu­ni­ta­ria se esta­ble­ció pre­ci­sa­men­te a raíz de los peli­gros de los medios comer­cia­les. Cuan­do habla­mos de la gue­rra, nece­si­ta­mos un medio que no esté aus­pi­cia­do por los fabri­can­tes de armas. Cuan­do habla­mos de la refor­ma del sis­te­ma de salud, nece­si­ta­mos un medio que no esté patro­ci­na­do por las empre­sas de segu­ros de salud o las gran­des far­ma­céu­ti­cas.

En una decla­ra­ción rea­li­za­da la sema­na pasa­da ante el Sena­do, la Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton cri­ti­có dura­men­te a los medios comer­cia­les. Dijo: «La audien­cia de Al Jazee­ra está aumen­tan­do en Esta­dos Uni­dos por­que tras­mi­te noti­cias reales. Pue­de que uno no esté de acuer­do con ellas, pero uno sien­te que está reci­bien­do noti­cias reales todo el día en lugar de un millón de comer­cia­les y, uste­des saben, dis­cu­sio­nes entre char­la­ta­nes y el tipo de cosas que noso­tros hace­mos en nues­tros infor­ma­ti­vos, algo que no es par­ti­cu­lar­men­te infor­ma­ti­vo para noso­tros y mucho menos para los extran­je­ros».

Clin­ton esta­ba pidien­do más finan­cia­mien­to para los órga­nos de pro­pa­gan­da en el extran­je­ro del gobierno de Esta­dos Uni­dos, como Voi­ce of Ame­ri­ca, Radio Mar­tí y el canal de tele­vi­sión en ára­be pro­du­ci­do en Vir­gi­nia y trans­mi­ti­do en Medio Orien­te, Al-Hurra. Está pre­vis­to que ese bra­zo del Depar­ta­men­to de Esta­do reci­ba 769 millo­nes de dóla­res, casi el doble de finan­cia­mien­to que la Cor­po­ra­ción para la Radio­di­fu­sión Públi­ca. El sis­te­ma de medios de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos tie­ne un pre­su­pues­to anual que supera los 150 millo­nes de dóla­res y dis­tri­bu­ye pro­gra­ma­ción de entre­te­ni­mien­to a las bases en el extran­je­ro y con­te­ni­do pro­pa­gan­dís­ti­co las 24 horas a tra­vés de su pla­ta­for­ma de tele­vi­sión, el Canal del Pen­tá­gono.

Clin­ton agre­gó: «Asis­ti­mos a una gue­rra de la infor­ma­ción. Ya saben, duran­te la Gue­rra Fría fui­mos muy bue­nos en trans­mi­tir el men­sa­je de Esta­dos Uni­dos hacia afue­ra. Lue­go de la caí­da del muro de Ber­lín diji­mos: “Está bien. Ya fue sufi­cien­te. Lo logra­mos. Ter­mi­na­mos nues­tra tarea”. Y lamen­ta­ble­men­te esta­mos pagan­do un pre­cio muy alto por eso. Y nues­tros medios pri­va­dos no pue­den lle­nar ese vacío».

Si bien el diag­nós­ti­co de Clin­ton sobre las fallas de los medios comer­cia­les esta­dou­ni­den­ses es correc­ta, su res­pues­ta es equi­vo­ca­da. Nece­si­ta­mos más noti­cias genui­nas y menos pro­pa­gan­da. El pro­fe­sor Robert McChes­ney, espe­cia­li­za­do en estu­dios de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, estu­vo de acuer­do con esta afir­ma­ción. Me dijo: «Lo que hay que hacer es tomar bue­na par­te de esos 750 millo­nes de dóla­res, agre­gar­lo a lo que se está gas­tan­do actual­men­te en Esta­dos Uni­dos, y crear un sis­te­ma de radio­di­fu­sión públi­co y comu­ni­ta­rio que sea real­men­te diná­mi­co, fuer­te y com­pe­ti­ti­vo, que tra­te al gobierno de Esta­dos Uni­dos de la mis­ma for­ma que tra­ta a cual­quier otro gobierno, que ten­ga el mis­mo están­dar de perio­dis­mo, y lue­go lo trans­mi­ta al mun­do, haga eso com­ple­ta­men­te acce­si­ble al mun­do. Y creo que eso mos­tra­ría lo mejor de Esta­dos Uni­dos. Y esa sería una voz que ten­dría un gran atrac­ti­vo para la gen­te de todo el mun­do que está sedien­ta de liber­tad y demo­cra­cia. Y refor­za­ría la posi­ción de Esta­dos Uni­dos en el mun­do más que cual­quier otra cosa».

En la zona rural de Colo­ra­do, en las regio­nes rura­les de todo el país y en las reser­vas indí­ge­nas esta­dou­ni­den­ses, las emi­so­ras comu­ni­ta­rias de radio depen­den en un 25 a 50 por cien­to de fon­dos de la CPB para su fun­cio­na­mien­to. En el even­to de bene­fi­cen­cia en Pao­nia, que fue un éxi­to de públi­co, la Direc­to­ra Gene­ral de KVNF Sally Kane expli­có la cri­sis: «La Ley de Comu­ni­ca­cio­nes de 1934 reser­va solo un peque­ño espec­tro de las seña­les de radio para que sir­van al inte­rés públi­co y estén libres de influen­cia comer­cial. Este ser­vi­cio públi­co es esen­cial para la pobla­ción rural de Esta­dos Uni­dos. Para­dó­ji­ca­men­te, son las emi­so­ras de radio rura­les las que sufri­rían las con­se­cuen­cias en for­ma des­pro­por­cio­na­da si se eli­mi­na el finan­cia­mien­to. Una vez más se tra­ta de cor­tar los ser­vi­cios a quie­nes más los nece­si­tan, mien­tras se pro­te­ge a los gru­pos que pue­den pagar a un pelo­tón de lob­bis­tas para que defien­dan sus intere­ses. Me nie­go a ima­gi­nar a mi región sin mi radio comu­ni­ta­ria».

La res­pues­ta fue la mis­ma en todas las para­das del reco­rri­do: Idaho Springs, Car­bon­da­le, Panoia, Cres­ted But­te, Monarch Pass, Sali­da (el lími­te occi­den­tal del dis­tri­to del con­gre­sis­ta Lam­born), Tell­ku­ri­de, Rico y por últi­mo Duran­go. En los salo­nes de las muni­ci­pa­li­da­des, audi­to­rios y tea­tros reple­tos, la pasión de los habi­tan­tes del lugar por sus emi­so­ras de radio demues­tra que, al igual que los ála­mos de las Mon­ta­ñas Roco­sas, estas peque­ñas emi­so­ras de radio son resis­ten­tes, fuer­tes y están pro­fun­da­men­te enrai­za­das en sus comu­ni­da­des. Su finan­cia­mien­to es una inver­sión que debe­ría man­te­ner­se.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *