Malos tiem­pos para la líri­ca, Herr Zapa­te­ro – Car­los Tena

Mi fuer­te no es la eco­no­mía. Eso lo sabe has­ta mi veci­na del pri­me­ro, cuan­do cal­cu­la­mos jun­tos lo que cada mes nos roban las empre­sas de ener­gía eléc­tri­ca. Y siem­pre es ella la que tie­ne razón a la hora de los núme­ros.

Sin embar­go, debo comen­tar algo con­tri­to los malos datos que lle­gan des­de dife­ren­tes círcu­los finan­cie­ros, indi­can­do la pro­xi­mi­dad de un ven­da­val que podría pre­ci­pi­tar otra caí­da más en los mer­ca­dos. Vamos a tener una pri­ma­ve­ra ven­to­sa, segui­da de un lar­go y cáli­do verano.

Pare­ce que los inver­sio­nis­tas, decep­cio­na­dos por las esta­dís­ti­cas y expec­ta­ti­vas ame­ri­ca­nas, aguar­dan los infor­mes per­ti­nen­tes de la agen­cia eco­nó­mi­ca Moody’ s en lo que con­cier­ne a USA, Espa­ña y a Gre­cia, lo que ya ha pro­vo­ca­do que José Luís Rodrí­guez Zapa­te­ro sal­ga a la pales­tra des­min­tien­do la deba­cle que se ave­ci­na, a pesar de sus cejas.

La ten­sión en Euro­pa no cesa. Las opi­nio­nes se divi­den en un ambien­te cer­cano al “Sál­ve­se quien pue­da”, por­que las som­bras de nue­vas refor­mas socia­les se dibu­jan bajo el poco sol que nos alum­bra; como es lógi­co, reba­ja­rán el gra­do de bien­es­tar que algu­nos deten­tan, por suer­te, mien­tras que el res­to nos limi­ta­re­mos a pedir­le a la Vir­gen de Lour­des que nos deje como esta­mos.

Y hablan­do de estar bien, resul­ta que Espa­ña ha vuel­to a que­dar en la cola de Euro­pa res­pec­to a las con­di­cio­nes en las que vive su ciu­da­da­nía. La tra­di­cio­nal des­igual­dad en la dis­tri­bu­ción de la ren­ta y el patri­mo­nio se ha pola­ri­za­do toda­vía más a raíz de la cri­sis, dan­do lugar a la mayor tasa de hoga­res pobres (20,8% por deba­jo del 60% de la ren­ta media), y a una cre­cien­te bre­cha en el repar­to de la rique­za: la ratio de des­igual­dad entre el 25% de hoga­res más ricos y más pobres se ha inten­si­fi­ca­do en un 28% entre 2005 y 2009. Es puñe­te­ro com­pro­bar que los ricos se dis­tan­cian de los pobres, a velo­ci­da­des que podrían dejar a las cla­ses medias al bor­de de su extin­ción como espe­cie.

La pre­gun­ta divi­de a los exper­tos. La agen­cia finan­cie­ra Moody’ s anun­cia­ba hace unas horas que las deu­das públi­cas de Gre­cia y Espa­ña esta­ban por deba­jo de lo ase­gu­ra­do por los gobier­nos res­pec­ti­vos, cuan­do fal­tan unos días sola­men­te para una nue­va cum­bre euro­pea. Phi­lip Mar­tin, pro­fe­sor de eco­no­mía de Scien­ces-Pro, en París, opi­na que Moody’s es exper­ta en ati­zar temo­res para espe­cu­lar en los mer­ca­dos. O sea, que se han pasa­do un pelín en sus pre­vi­sio­nes a la baja.

Sin embar­go, los datos de las bol­sas se tiñen de núme­ros rojos. Madrid acu­só un des­cen­so del 1,1 %, Lon­dres del 1,5 %, como Milán y Franc­fort con 0,9 %. Ams­ter­dam pier­de el 1,1 %, París el 0,7 %, Lis­boa y Bru­se­las el 0,3 %. Bajan­do, seño­res, bajan­do.

Los mer­ca­dos, según mi ami­go Juan Moral, furi­bun­do eco­no­mis­ta, pare­cen estar pre­sos de una fie­bre altí­si­ma, agi­ta­dos por las nue­vas geo­po­lí­ti­cas, la subi­da del barril de petró­leo que tien­de al alza, la pro­ba­ble inva­sión de Libia, las revuel­tas que no cesan en Orien­te pró­xi­mo y medio, amén de las inter­mi­na­bles pro­ble­má­ti­cas que gene­ra la famo­sa deu­da públi­ca de paí­ses como Irlan­da, Islan­dia (Viva la Revo­lu­ción), Gre­cia, Por­tu­gal y Espa­ña.

Todo este cúmu­lo de rumo­res, des­men­ti­dos y decla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias, anun­cian malos tiem­pos para la líri­ca, el cine, la com­pra dia­ria, la vida domés­ti­ca y en suma, la sere­ni­dad y esta­bi­li­dad socia­les.

Espa­ña apa­re­ce en el ojo del hura­cán, pese a las pal­ma­di­tas en el hom­bro con que Ánge­la Mer­kelobse­quió hace unas sema­nas al pre­si­den­te espa­ñol, cada día más cer­ca de la para­ple­jia inte­lec­tual, como su ayu­dan­te Rubal­ca­ba (al que deseo una pron­ta mejo­ría), que pró­xi­mo a una acti­tud al menos valien­te des­de un pun­to de vis­ta polí­ti­co (a la islan­de­sa, sue­ño estú­pi­da­men­te), para decir­les a los empre­sa­rios espa­ño­les que dejen ya de espe­cu­lar y eva­dir capi­ta­les, que se sacri­fi­quen de una pajo­le­ra vez, y en lugar de obte­ner bene­fi­cios per­so­na­les que les per­mi­ten suel­dos de cuan­tías ver­gon­zo­sas, reba­jen sus ganan­cias, arri­men el hom­bro y olvi­den la cla­si­fi­ca­ción de la revis­ta For­bes.

El Ban­co de Espa­ña reco­no­ce hoy que nece­si­ta unos 15 millo­nes de euros, para sal­var de la que­ma a las Cajas de Aho­rro, que a su vez que­ma­ron pre­via­men­te a miles de hones­tos clien­tes. Como es obvio, se pide esa cifra, que Gold­man Sachs sube has­ta los 22 mil, sin des­car­tar que esa cifra suba has­ta los 60 mil millo­nes.

Adi­vi­na, adi­vi­nan­za: ¿de qué bol­si­llo, ami­go lec­tor, sal­drá esa apa­bu­llan­te can­ti­dad? ¡Pre­mio¡ Del era­rio públi­co, es decir, nues­tros impues­tos, que ser­vi­rán una vez más para tapar los agu­je­ros cau­sa­dos por la usu­ra, inefi­ca­cia y esta­fa con­ti­nua a la que nos tie­nen acos­tum­bra­dos los seño­res del FMI.

Hace menos de 24 horas, Moody’ s, no obs­tan­te, redu­cía un pun­to la deu­da sobe­ra­na de Espa­ña, aun­que man­tu­vo que las pers­pec­ti­vas de recu­pe­ra­ción son muy nega­ti­vas. Ante ese bai­le de cifras, nues­tro fla­man­te pre­si­den­te, con su mejor espa­ño­lis­mo a cues­tas, afir­ma­ba: “Yo res­pe­to a las agen­cias eco­nó­mi­cas que afir­man que nece­si­ta­mos x euros, pero si el Ban­co de Espa­ña me ase­gu­ra que no son tan­tos, yo, que soy pre­si­den­te, con­fío más en mi Ban­co”. Seme­jan­te pero­gru­lla­da solo podían haber­la pro­nun­cia­do José Mª Aznar, Espe­ran­za Agui­rre, Jimé­nez Losan­tos o la jue­zaÁnge­la Muri­llo.

Al otro lado del Atlán­ti­co, las esta­dís­ti­cas de Oba­ma logra­ban que los mer­ca­dos pusie­ran una cara pare­ci­da a la de alguien que ve a Ber­lus­co­ni con una metra­lle­ta en las manos, segui­do de Ruby yPatri­cia D’ Adda­rio, entran­do en el Qui­ri­nal. Los datos del paro en USA son des­co­ra­zo­na­do­res, con pre­vi­sio­nes que úni­ca­men­te pro­fe­ti­zan aumen­to del des­em­pleo. Ayer se cono­cía que los des­pe­di­dos des­de comien­zo de 2011 fue­ron 400.000, a pesar de que los exper­tos habían cal­cu­la­do que la cifra no iba a ser de tal mag­ni­tud.

En cuan­to al défi­cit comer­cial yan­qui, se infor­mó del aumen­to sufri­do en Enero (46 mil millo­nes de dóla­res de pér­di­das), con­tra 40 mil de diciem­bre de 2010. En este lado del Atlán­ti­co, la balan­za comer­cial ale­ma­na, para com­pen­sar, se situó en unas ganan­cias de 10 mil millo­nes de euros en enero, con­tra los 12 mil del mes pre­ce­den­te.

La pro­duc­ción de Gran Bre­ta­ña aumen­tó en el 0,5 % en el con­jun­to de la indus­tria, y el 1 % en el sec­tor fabril, mien­tras en lo que ata­ñe a Fran­cia, el vecino país pro­gre­só en enero el 1 %, regis­trán­do­se un aumen­to de la indus­tria fabril del 1,8 % con rela­ción a diciem­bre de 2010, des­pués de haber baja­do el 0,2 % en diciem­bre de 2010.

En resu­men, Espa­ña ten­drá que sopor­tar más recor­tes socia­les, más pre­ju­bi­la­cio­nes en los ser­vi­cios públi­cos, nue­vo aumen­to del pre­cio del com­bus­ti­ble, pri­va­ti­za­ción pau­la­ti­na de empre­sas esta­ta­les (AENA corre peli­gro y hay que apo­yar a sus tra­ba­ja­do­res), que­dan­do el con­sue­lo de que en el futu­ro podría ser aún peor; así que dis­fru­te­mos de lo poco que tene­mos… y ele­ve­mos unas ora­cio­nes a San Pas­cual Bai­lón, que no es el patrón de las dis­co­te­cas, sino de los Con­gre­sos Euca­rís­ti­cos, don­de hay hos­tias por un tubo. Con­vie­ne estar pre­pa­ra­dos.

Apues­to doble con­tra sen­ci­llo, a que CCOO y UGT pon­drán de nue­vo cara de póker, miran­do sus sub­ven­cio­nes al alza, habla­rán de sacri­fi­cios, de soli­da­ri­dad, pero nega­rán otra huel­ga gene­ral.

Y para col­mo, las mon­jas espa­ño­las ocul­tan­do millo­nes de euros… Si eso hacen las reve­ren­das madres, ¡qué no escon­de­rá Rou­co Vare­la!!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *