Libia: pre­pa­ra­ti­vos de gue­rra – Ánge­les Maes­tro

Los levan­ta­mien­tos en Libia, coin­ci­dien­do con las luchas popu­la­res del res­to de paí­ses del Magreb y Mas­rek, res­pon­den a razo­nes seme­jan­tes a las del res­to de paí­ses pero tie­nen con­no­ta­cio­nes bien dife­ren­tes.

En par­te son el resul­ta­do del har­taz­go de un pue­blo que ha vis­to dete­rio­rar­se gra­ve­men­te sus con­di­cio­nes de vida en los últi­mos años al tiem­po que com­prue­ba la corrup­ción y el enri­que­ci­mien­to de las cama­ri­llas cer­ca­nas al poder.

En 1969 la lucha anti­co­lo­nial derro­có la monar­quía fan­to­che del rey Idris, nacio­na­li­zó la indus­tria petro­le­ra y las gran­des empre­sas bajo con­trol de EE.UU y Gran Bre­ta­ña y gene­ró un desa­rro­llo agra­rio e indus­trial que per­mi­tió miti­gar las gra­ves des­igual­da­des socia­les y el acce­so de la pobla­ción a la vivien­da, la edu­ca­ción y la sani­dad públi­cas. No era una revo­lu­ción socia­lis­ta pero se situó cla­ra­men­te con­tra el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo. Gad­da­fi for­ma­ba par­te des­ta­ca­da del “eje del mal” y Reagan bom­bar­deó Ben­ga­si y Trí­po­li en 1986.

La situa­ción cam­bió radi­cal­men­te a par­tir de los años 90, cuan­do el gobierno da un giro de 180 gra­dos y empie­za a abrir­se a la pene­tra­ción extran­je­ra, sobre todo tras la inva­sión de Iraq en 2003. Las gran­des empre­sas petro­le­ras, fun­da­men­tal­men­te euro­peas, van con­tro­lan­do por­cio­nes cada vez mayo­res del cru­do y del gas, se pri­va­ti­zan las indus­trias y, sobre todo, cedien­do a las exi­gen­cias del FMI se van eli­mi­nan­do los sub­si­dios a los pro­duc­tos ali­men­ti­cios, com­bus­ti­ble y se van anu­lan­do las medi­das de pro­tec­ción social.

Mien­tras el pue­blo se empo­bre­cía y la corrup­ción y el nepo­tis­mo se exten­día, Gad­da­fi era reci­bi­do con gran pom­pa por los gobier­nos euro­peos con­ver­ti­do en un alia­do “un poco excén­tri­co”. El esta­lli­do de la ira popu­lar tie­ne pues raí­ces seme­jan­tes a la que ha hecho levan­tar­se a otros pue­blos ára­bes, cuyos res­pon­sa­bles son los gobier­nos corrup­tos que han apli­ca­do las polí­ti­cas impues­tas por el impe­ria­lis­mo.

Pero hay otros ele­men­tos. Sobre el cal­do de cul­ti­vo de la legí­ti­ma indig­na­ción popu­lar es pre­ci­so ana­li­zar quién está diri­gien­do la opo­si­ción. El ele­men­to polí­ti­co fun­da­men­tal es la Con­fe­ren­cia Nacio­nal de la Opo­si­ción Libia inte­gra­da por el Fren­te Nacio­nal por la Sal­va­ción de Libia (FNSL), fun­da­do en 1981, finan­cia­do por la CIA y con ofi­ci­nas en Washing­ton, con una orga­ni­za­ción mili­tar, el Ejér­ci­to Nacio­nal Libio, y por la Unión Cons­ti­tu­cio­nal Libia, orga­ni­za­ción monár­qui­ca que recla­ma leal­tad al rey Idris. Ambas orga­ni­za­cio­nes recla­ma­ron inme­dia­ta­men­te la inter­ven­ción inter­na­cio­nal.

Y la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” está res­pon­dien­do. Las inmen­sas rique­zas deri­va­das del con­trol abso­lu­to del petró­leo y el gas, a los que has­ta aho­ra no esta­ba acce­dien­do EE.UU., son sin nin­gu­na duda el obje­ti­vo de las “inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias”, diri­gi­das por los mis­mos que han sido y son los res­pon­sa­bles direc­tos de las mayo­res matan­zas y sufri­mien­tos per­pe­tra­dos con­tra los pue­blos.

Lo pri­me­ro que votó el Con­se­jo de Segu­ri­dad (CS) de la ONU han sido las san­cio­nes a Libia, las mis­mas que aso­la­ron al pue­blo ira­quí antes de la inva­sión, y el mis­mo CS que asis­tió sin rechis­tar a las masa­cres israe­líes sobre Gaza y Líbano. Y para que no que­pa duda de lo que se pre­pa­ra, la eva­cua­ción de civi­les bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes se está rea­li­zan­do median­te bar­cos de gue­rra fuer­te­men­te arma­dos, mien­tras el gigan­tes­co por­ta­avio­nes USS Enter­pri­se y la Sex­ta Flo­ta se enca­mi­nan hacia Libia. Por su par­te, la OTAN dis­cu­te la impo­si­ción de una zona de exclu­sión aérea y el esta­ble­ci­mien­to de corre­do­res mili­ta­res des­de Egip­to y Túnez, los cua­les ade­más de cer­car las ins­ta­la­cio­nes petro­le­ras y de gas pon­drían la bota mili­tar sobre las espe­ran­zas de demo­cra­cia y sobe­ra­nía de estos pue­blos.

Al tiem­po que Sar­kozy cla­ma­ba por bom­bar­deos selec­ti­vos para evi­tar que Gad­da­fi ata­que a su pue­blo con “armas quí­mi­cas”, Fran­cia y Rei­no Uni­do, avan­za­di­lla de las posi­cio­nes de EE.UU. en Euro­pa han reco­no­ci­do ayer al Con­se­jo Nacio­nal Libio de Tran­si­ción (CNLT) inte­gra­do fun­da­men­tal­men­te por el FNSL y por la UCL que pre­ten­de res­tau­rar la monar­quía. Este “gobierno pro­vi­sio­nal” con sede en Ben­ga­si está así mis­mo cla­man­do por una inter­ven­ción mili­tar de la OTAN. ¿Es legí­ti­mo hacer para­le­lis­mos entre esta “opo­si­ción” y las revuel­tas popu­la­res en Tunez, Egip­to y demás paí­ses ára­bes? ¿Alguien les ha oído recla­mar una inter­ven­ción mili­tar?

Por si hay algu­na duda, com­pren­si­ble en estos tiem­pos de tan­ta men­ti­ra mediá­ti­ca, acer­ca de la peti­ción reite­ra­da del “gobierno pro­vi­sio­nal” de una inter­ven­ción mili­tar infor­mo de algo vivi­do direc­ta­men­te. Cuan­do asis­tía a una reu­nión pre­pa­ra­to­ria de una pró­xi­ma mani­fes­ta­ción en soli­da­ri­dad con los levan­ta­mien­tos de los pue­blos ára­bes y al exi­gir que se expli­ci­ta­ra con toda cla­ri­dad que los con­vo­can­tes nos opo­nía­mos radi­cal­men­te a cual­quier inter­ven­ción extran­je­ra y exi­gía­mos al gobierno espa­ñol que no par­ti­ci­pa­ra en acción algu­na de la OTAN, ni pres­ta­ra las bases, la repre­sen­tan­te de Casa Libia dijo que su orga­ni­za­ción seguía las direc­tri­ces del gobierno pro­vi­sio­nal recla­man­do una inter­ven­ción mili­tar y que si la pro­pues­ta cita­da se acep­ta­ba, ellos no sus­cri­bi­rían el Mani­fies­to. La pro­pues­ta se acep­tó.

Para cual­quie­ra que se moles­te lo más míni­mo en infor­mar­se está cla­ro que las orga­ni­za­cio­nes libias ante­rior­men­te son cria­tu­ras de la CIA y/​o expre­sión de una monar­quía que debe su exis­ten­cia al some­ti­mien­to al colo­nia­lis­mo. Nada nue­vo, por otra par­te; es lo mis­mo que ocu­rrió con la opo­si­ción ira­quí o con los jefe­ci­llos loca­les que hacen el tra­ba­jo sucio y espe­ran ocu­par su lamen­ta­ble cuo­ta de poder aupa­dos por las armas del impe­rio.

No me cabe duda de que entre los alza­dos hay sec­to­res del pue­blo libio que recha­zan la inter­ven­ción extran­je­ra y, que como en otros paí­ses ára­bes, recla­man demo­cra­cia y jus­ti­cia social. Cuan­do oiga­mos su voz – aún débil o sepul­ta­da por la pro­pa­gan­da – mere­ce­rán el apo­yo y la soli­da­ri­dad que están gene­ran­do las demás luchas popu­la­res ára­bes,; pero debe­rán dife­ren­ciar­se níti­da­men­te de quié­nes no son más que esbi­rros del impe­ria­lis­mo en Libia.

Des­pués de lo que sabe­mos, de lo que hemos cono­ci­do direc­ta­men­te de su pro­pa­gan­da de gue­rra como pre­tex­tos inven­ta­dos para masa­crar, depo­ner gobier­nos que no se les some­ten y ase­si­nar a cen­te­na­res de miles de per­so­nas, ¿Alguien pue­de creer que estén ver­tien­do lágri­mas por los sufri­mien­tos de nin­gún pue­blo y mucho menos que la OTAN, la mayor maqui­na­ria de gue­rra y de des­truc­ción se apres­te a rea­li­zar “inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias”?

Por otra par­te, la inter­ven­ción en Libia ser­vi­ría per­fec­ta­men­te como “avi­so para nave­gan­tes” para los demás pue­blos ára­bes”. Esa y no otra es la lec­tu­ra del apo­yo de la Liga Ára­be a un ata­que a Libia: sería el mejor rega­lo que se les podría hacer a corrup­tas petro­mo­nar­quías que ven sus tro­nos tam­ba­lear­se por la ira popu­lar.

No pue­de haber la menor duda: es al pue­blo libio y a los pue­blos ára­bes a quie­nes corres­pon­de deci­dir sobre sus gobier­nos en su legí­ti­ma lucha por la demo­cra­cia y la sobe­ra­nía sobre sus recur­sos, que inevi­ta­ble­men­te les lle­va a con­fron­tar con el sio­nis­mo y el impe­ria­lis­mo.

A noso­tros nos toca hacer todos los esfuer­zos posi­bles por inten­tar dete­ner los pro­yec­tos cri­mi­na­les del impe­ria­lis­mo, a defen­der la lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y a impe­dir que ni un sólo sol­da­do, ni una sóla base se uti­li­za para ata­car a nin­gún Esta­do.

Como en Iraq, el pro­ble­ma cen­tral no es quién es Sadam o Gad­da­fi, sino qué papel jue­gan los recur­sos de sus pue­blos en los pla­nes de domi­na­ción y expo­lio de las gran­des poten­cias. Hoy como enton­ces: ¡No a la gue­rra impe­ria­lis­ta!

11 de mar­zo de 201

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *