Libia: pre­pa­ra­ti­vos de gue­rra – Ánge­les Maestro

Los levan­ta­mien­tos en Libia, coin­ci­dien­do con las luchas popu­la­res del res­to de paí­ses del Magreb y Mas­rek, res­pon­den a razo­nes seme­jan­tes a las del res­to de paí­ses pero tie­nen con­no­ta­cio­nes bien diferentes.

En par­te son el resul­ta­do del har­taz­go de un pue­blo que ha vis­to dete­rio­rar­se gra­ve­men­te sus con­di­cio­nes de vida en los últi­mos años al tiem­po que com­prue­ba la corrup­ción y el enri­que­ci­mien­to de las cama­ri­llas cer­ca­nas al poder.

En 1969 la lucha anti­co­lo­nial derro­có la monar­quía fan­to­che del rey Idris, nacio­na­li­zó la indus­tria petro­le­ra y las gran­des empre­sas bajo con­trol de EE.UU y Gran Bre­ta­ña y gene­ró un desa­rro­llo agra­rio e indus­trial que per­mi­tió miti­gar las gra­ves des­igual­da­des socia­les y el acce­so de la pobla­ción a la vivien­da, la edu­ca­ción y la sani­dad públi­cas. No era una revo­lu­ción socia­lis­ta pero se situó cla­ra­men­te con­tra el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo. Gad­da­fi for­ma­ba par­te des­ta­ca­da del “eje del mal” y Reagan bom­bar­deó Ben­ga­si y Trí­po­li en 1986.

La situa­ción cam­bió radi­cal­men­te a par­tir de los años 90, cuan­do el gobierno da un giro de 180 gra­dos y empie­za a abrir­se a la pene­tra­ción extran­je­ra, sobre todo tras la inva­sión de Iraq en 2003. Las gran­des empre­sas petro­le­ras, fun­da­men­tal­men­te euro­peas, van con­tro­lan­do por­cio­nes cada vez mayo­res del cru­do y del gas, se pri­va­ti­zan las indus­trias y, sobre todo, cedien­do a las exi­gen­cias del FMI se van eli­mi­nan­do los sub­si­dios a los pro­duc­tos ali­men­ti­cios, com­bus­ti­ble y se van anu­lan­do las medi­das de pro­tec­ción social.

Mien­tras el pue­blo se empo­bre­cía y la corrup­ción y el nepo­tis­mo se exten­día, Gad­da­fi era reci­bi­do con gran pom­pa por los gobier­nos euro­peos con­ver­ti­do en un alia­do “un poco excén­tri­co”. El esta­lli­do de la ira popu­lar tie­ne pues raí­ces seme­jan­tes a la que ha hecho levan­tar­se a otros pue­blos ára­bes, cuyos res­pon­sa­bles son los gobier­nos corrup­tos que han apli­ca­do las polí­ti­cas impues­tas por el imperialismo.

Pero hay otros ele­men­tos. Sobre el cal­do de cul­ti­vo de la legí­ti­ma indig­na­ción popu­lar es pre­ci­so ana­li­zar quién está diri­gien­do la opo­si­ción. El ele­men­to polí­ti­co fun­da­men­tal es la Con­fe­ren­cia Nacio­nal de la Opo­si­ción Libia inte­gra­da por el Fren­te Nacio­nal por la Sal­va­ción de Libia (FNSL), fun­da­do en 1981, finan­cia­do por la CIA y con ofi­ci­nas en Washing­ton, con una orga­ni­za­ción mili­tar, el Ejér­ci­to Nacio­nal Libio, y por la Unión Cons­ti­tu­cio­nal Libia, orga­ni­za­ción monár­qui­ca que recla­ma leal­tad al rey Idris. Ambas orga­ni­za­cio­nes recla­ma­ron inme­dia­ta­men­te la inter­ven­ción internacional.

Y la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” está res­pon­dien­do. Las inmen­sas rique­zas deri­va­das del con­trol abso­lu­to del petró­leo y el gas, a los que has­ta aho­ra no esta­ba acce­dien­do EE.UU., son sin nin­gu­na duda el obje­ti­vo de las “inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias”, diri­gi­das por los mis­mos que han sido y son los res­pon­sa­bles direc­tos de las mayo­res matan­zas y sufri­mien­tos per­pe­tra­dos con­tra los pueblos.

Lo pri­me­ro que votó el Con­se­jo de Segu­ri­dad (CS) de la ONU han sido las san­cio­nes a Libia, las mis­mas que aso­la­ron al pue­blo ira­quí antes de la inva­sión, y el mis­mo CS que asis­tió sin rechis­tar a las masa­cres israe­líes sobre Gaza y Líbano. Y para que no que­pa duda de lo que se pre­pa­ra, la eva­cua­ción de civi­les bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes se está rea­li­zan­do median­te bar­cos de gue­rra fuer­te­men­te arma­dos, mien­tras el gigan­tes­co por­ta­avio­nes USS Enter­pri­se y la Sex­ta Flo­ta se enca­mi­nan hacia Libia. Por su par­te, la OTAN dis­cu­te la impo­si­ción de una zona de exclu­sión aérea y el esta­ble­ci­mien­to de corre­do­res mili­ta­res des­de Egip­to y Túnez, los cua­les ade­más de cer­car las ins­ta­la­cio­nes petro­le­ras y de gas pon­drían la bota mili­tar sobre las espe­ran­zas de demo­cra­cia y sobe­ra­nía de estos pueblos.

Al tiem­po que Sar­kozy cla­ma­ba por bom­bar­deos selec­ti­vos para evi­tar que Gad­da­fi ata­que a su pue­blo con “armas quí­mi­cas”, Fran­cia y Rei­no Uni­do, avan­za­di­lla de las posi­cio­nes de EE.UU. en Euro­pa han reco­no­ci­do ayer al Con­se­jo Nacio­nal Libio de Tran­si­ción (CNLT) inte­gra­do fun­da­men­tal­men­te por el FNSL y por la UCL que pre­ten­de res­tau­rar la monar­quía. Este “gobierno pro­vi­sio­nal” con sede en Ben­ga­si está así mis­mo cla­man­do por una inter­ven­ción mili­tar de la OTAN. ¿Es legí­ti­mo hacer para­le­lis­mos entre esta “opo­si­ción” y las revuel­tas popu­la­res en Tunez, Egip­to y demás paí­ses ára­bes? ¿Alguien les ha oído recla­mar una inter­ven­ción militar?

Por si hay algu­na duda, com­pren­si­ble en estos tiem­pos de tan­ta men­ti­ra mediá­ti­ca, acer­ca de la peti­ción reite­ra­da del “gobierno pro­vi­sio­nal” de una inter­ven­ción mili­tar infor­mo de algo vivi­do direc­ta­men­te. Cuan­do asis­tía a una reu­nión pre­pa­ra­to­ria de una pró­xi­ma mani­fes­ta­ción en soli­da­ri­dad con los levan­ta­mien­tos de los pue­blos ára­bes y al exi­gir que se expli­ci­ta­ra con toda cla­ri­dad que los con­vo­can­tes nos opo­nía­mos radi­cal­men­te a cual­quier inter­ven­ción extran­je­ra y exi­gía­mos al gobierno espa­ñol que no par­ti­ci­pa­ra en acción algu­na de la OTAN, ni pres­ta­ra las bases, la repre­sen­tan­te de Casa Libia dijo que su orga­ni­za­ción seguía las direc­tri­ces del gobierno pro­vi­sio­nal recla­man­do una inter­ven­ción mili­tar y que si la pro­pues­ta cita­da se acep­ta­ba, ellos no sus­cri­bi­rían el Mani­fies­to. La pro­pues­ta se aceptó.

Para cual­quie­ra que se moles­te lo más míni­mo en infor­mar­se está cla­ro que las orga­ni­za­cio­nes libias ante­rior­men­te son cria­tu­ras de la CIA y/​o expre­sión de una monar­quía que debe su exis­ten­cia al some­ti­mien­to al colo­nia­lis­mo. Nada nue­vo, por otra par­te; es lo mis­mo que ocu­rrió con la opo­si­ción ira­quí o con los jefe­ci­llos loca­les que hacen el tra­ba­jo sucio y espe­ran ocu­par su lamen­ta­ble cuo­ta de poder aupa­dos por las armas del imperio.

No me cabe duda de que entre los alza­dos hay sec­to­res del pue­blo libio que recha­zan la inter­ven­ción extran­je­ra y, que como en otros paí­ses ára­bes, recla­man demo­cra­cia y jus­ti­cia social. Cuan­do oiga­mos su voz – aún débil o sepul­ta­da por la pro­pa­gan­da – mere­ce­rán el apo­yo y la soli­da­ri­dad que están gene­ran­do las demás luchas popu­la­res ára­bes,; pero debe­rán dife­ren­ciar­se níti­da­men­te de quié­nes no son más que esbi­rros del impe­ria­lis­mo en Libia.

Des­pués de lo que sabe­mos, de lo que hemos cono­ci­do direc­ta­men­te de su pro­pa­gan­da de gue­rra como pre­tex­tos inven­ta­dos para masa­crar, depo­ner gobier­nos que no se les some­ten y ase­si­nar a cen­te­na­res de miles de per­so­nas, ¿Alguien pue­de creer que estén ver­tien­do lágri­mas por los sufri­mien­tos de nin­gún pue­blo y mucho menos que la OTAN, la mayor maqui­na­ria de gue­rra y de des­truc­ción se apres­te a rea­li­zar “inter­ven­cio­nes humanitarias”?

Por otra par­te, la inter­ven­ción en Libia ser­vi­ría per­fec­ta­men­te como “avi­so para nave­gan­tes” para los demás pue­blos ára­bes”. Esa y no otra es la lec­tu­ra del apo­yo de la Liga Ára­be a un ata­que a Libia: sería el mejor rega­lo que se les podría hacer a corrup­tas petro­mo­nar­quías que ven sus tro­nos tam­ba­lear­se por la ira popular.

No pue­de haber la menor duda: es al pue­blo libio y a los pue­blos ára­bes a quie­nes corres­pon­de deci­dir sobre sus gobier­nos en su legí­ti­ma lucha por la demo­cra­cia y la sobe­ra­nía sobre sus recur­sos, que inevi­ta­ble­men­te les lle­va a con­fron­tar con el sio­nis­mo y el imperialismo.

A noso­tros nos toca hacer todos los esfuer­zos posi­bles por inten­tar dete­ner los pro­yec­tos cri­mi­na­les del impe­ria­lis­mo, a defen­der la lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y a impe­dir que ni un sólo sol­da­do, ni una sóla base se uti­li­za para ata­car a nin­gún Estado.

Como en Iraq, el pro­ble­ma cen­tral no es quién es Sadam o Gad­da­fi, sino qué papel jue­gan los recur­sos de sus pue­blos en los pla­nes de domi­na­ción y expo­lio de las gran­des poten­cias. Hoy como enton­ces: ¡No a la gue­rra imperialista!

11 de mar­zo de 201

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.