¡Colla­bo­ra­teurs! – Mikel Aritzaleta

Sobre la mesa lar­gas his­to­rias de tor­tu­ra y vio­la­cio­nes en nues­tro pue­blo, envuel­tas en lar­gos silen­cios, en com­pli­ci­da­des de jue­ces, fis­ca­les, foren­ses, fun­cio­na­rios, gober­na­do­res, polí­ti­cos, dele­ga­dos gubernamentales…

Sobre la mesa mon­to­nes de denun­cias per­so­na­les, colec­ti­vas, de jóve­nes, de mayo­res, de gre­mios, de ayun­ta­mien­tos, de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, de leyes pro­tec­to­ras de dere­chos, acu­sa­do­ras y cas­ti­ga­do­ras de maltratos…

Y en el aire silen­cios elo­cuen­tes, mira­das per­di­das, cica­tri­ces bor­da­das en comi­sa­ría, lágri­mas amar­gas de mujer, de hom­bres, de jóve­nes y padres ver­ti­das y derra­ma­das en silen­cio, escon­di­das en la noche… de una vio­la­ción no denun­cia­da, de una tor­tu­ra mas­cu­lla­da en el mie­do y la vergüenza….

Envuel­tos en la indig­ni­dad hom­bres y muje­res, que estu­dia­ron para jue­ces y son ver­du­gos, fis­ca­les de inqui­si­ción y sta­tu quo, voce­ros del mie­do y la injus­ti­cia, foren­ses avi­va­do­res de la angus­tia y el sui­ci­dio, fun­cio­na­rios del maso­quis­mo y la depra­va­ción, polí­ti­cos de la hipo­cre­sía, doble rase­ro y degradación

Se cal­cu­la que en los 50 últi­mos años podrían ser 10.000 las per­so­nas tor­tu­ra­das o vio­la­das en Eus­kal Herria.

Bea­triz Etxe­ba­rria, dete­ni­da la sema­na pasa­da en Bil­bao, denun­ció haber sido vio­la­da median­te la intro­duc­ción de un palo en su cuer­po. Rela­tó a su letra­do que la subie­ron com­ple­ta­men­te des­nu­da a un tabu­re­te don­de le espar­cie­ron vase­li­na en el ano y en la vagi­na, y le intro­du­je­ron un palo.

La joven viz­cai­na indi­có que le arre­ba­ta­ron la ropa de for­ma reite­ra­da, y que en una oca­sión le echa­ron agua fría sobre su cuer­po des­nu­do. Bea­triz Etxe­ba­rria, como el res­to (Íñi­go Zapi­rain, Daniel Pas­tor y Lore­na López), per­ma­ne­ció todo el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción con un anti­faz y denun­cia que, mien­tras le echa­ban agua en las manos, escu­cha­ba un rui­do que simu­la­ban ser electrodos.

Y el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, que ha guar­da­do abso­lu­to silen­cio ante la vio­la­ción y tor­tu­ra denun­cia­da, a tra­vés del con­ce­jal del PNV, Ricar­do Bar­ka­la con su alcal­de Azku­na a la cabe­za, por fin ha habla­do para decir que Lore­na López, dete­ni­da la sema­na pasa­da con Bea­triz Etxe­ba­rría y que tra­ba­ja como con­ser­je en un cen­tro muni­ci­pal –como dice el acta del juez Mar­las­ka: acu­sa­da y encar­ce­la­da por el gra­ve deli­to de dor­mir en casa del novio y nada más- ha sido sus­pen­di­da de empleo y suel­do “des­de el minu­to uno” por no acu­dir a su pues­to de trabajo.

¡Todo un deta­lle de collaborateur

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.