¡Colla­bo­ra­teurs! – Mikel Aritza­le­ta

Sobre la mesa lar­gas his­to­rias de tor­tu­ra y vio­la­cio­nes en nues­tro pue­blo, envuel­tas en lar­gos silen­cios, en com­pli­ci­da­des de jue­ces, fis­ca­les, foren­ses, fun­cio­na­rios, gober­na­do­res, polí­ti­cos, dele­ga­dos guber­na­men­ta­les…

Sobre la mesa mon­to­nes de denun­cias per­so­na­les, colec­ti­vas, de jóve­nes, de mayo­res, de gre­mios, de ayun­ta­mien­tos, de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, de leyes pro­tec­to­ras de dere­chos, acu­sa­do­ras y cas­ti­ga­do­ras de mal­tra­tos…

Y en el aire silen­cios elo­cuen­tes, mira­das per­di­das, cica­tri­ces bor­da­das en comi­sa­ría, lágri­mas amar­gas de mujer, de hom­bres, de jóve­nes y padres ver­ti­das y derra­ma­das en silen­cio, escon­di­das en la noche… de una vio­la­ción no denun­cia­da, de una tor­tu­ra mas­cu­lla­da en el mie­do y la ver­güen­za….

Envuel­tos en la indig­ni­dad hom­bres y muje­res, que estu­dia­ron para jue­ces y son ver­du­gos, fis­ca­les de inqui­si­ción y sta­tu quo, voce­ros del mie­do y la injus­ti­cia, foren­ses avi­va­do­res de la angus­tia y el sui­ci­dio, fun­cio­na­rios del maso­quis­mo y la depra­va­ción, polí­ti­cos de la hipo­cre­sía, doble rase­ro y degra­da­ción

Se cal­cu­la que en los 50 últi­mos años podrían ser 10.000 las per­so­nas tor­tu­ra­das o vio­la­das en Eus­kal Herria.

Bea­triz Etxe­ba­rria, dete­ni­da la sema­na pasa­da en Bil­bao, denun­ció haber sido vio­la­da median­te la intro­duc­ción de un palo en su cuer­po. Rela­tó a su letra­do que la subie­ron com­ple­ta­men­te des­nu­da a un tabu­re­te don­de le espar­cie­ron vase­li­na en el ano y en la vagi­na, y le intro­du­je­ron un palo.

La joven viz­cai­na indi­có que le arre­ba­ta­ron la ropa de for­ma reite­ra­da, y que en una oca­sión le echa­ron agua fría sobre su cuer­po des­nu­do. Bea­triz Etxe­ba­rria, como el res­to (Íñi­go Zapi­rain, Daniel Pas­tor y Lore­na López), per­ma­ne­ció todo el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción con un anti­faz y denun­cia que, mien­tras le echa­ban agua en las manos, escu­cha­ba un rui­do que simu­la­ban ser elec­tro­dos.

Y el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, que ha guar­da­do abso­lu­to silen­cio ante la vio­la­ción y tor­tu­ra denun­cia­da, a tra­vés del con­ce­jal del PNV, Ricar­do Bar­ka­la con su alcal­de Azku­na a la cabe­za, por fin ha habla­do para decir que Lore­na López, dete­ni­da la sema­na pasa­da con Bea­triz Etxe­ba­rría y que tra­ba­ja como con­ser­je en un cen­tro muni­ci­pal –como dice el acta del juez Mar­las­ka: acu­sa­da y encar­ce­la­da por el gra­ve deli­to de dor­mir en casa del novio y nada más- ha sido sus­pen­di­da de empleo y suel­do “des­de el minu­to uno” por no acu­dir a su pues­to de tra­ba­jo.

¡Todo un deta­lle de colla­bo­ra­teur

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *