«Tiran una man­ta al sue­lo. “El Comi­sa­rio” gri­ta y me dice que me va a vio­lar otra vez»- Tes­ti­mo­nio de Bea­triz Etxe­ba­rria

Sobre las 4:00 de la maña­na del 1 de mar­zo de 2011 revien­tan la puer­ta. Me aga­rran del pelo y me lle­van en volan­das al salón. Estoy en suje­ta­dor y no me dejan poner­me ropa duran­te el regis­tro. En el salón me redu­cen con vio­len­cia y en el sofá me inten­tan poner las espo­sas. Se enfa­dan por­que me que­dan peque­ñas. Me dicen mien­tras sigo sen­ta­da en el sofá: «Ya verás qué cin­co días vas a pasar». Me mareé un poco duran­te el regis­tro del tras­te­ro. Me aga­rran muy fuer­te del bra­zo, me dejan mar­cas. Me ponen espo­sas de cuer­da y me las van apre­tan­do cada vez más. Al salir de casa me ame­na­zan: que no mire ni hable con mi pare­ja. Me lle­van don­de esta­ba el coche y me prohí­ben mirar el regis­tro. Me lle­van al foren­se de Bil­bo: me miran bien, ten­go mar­cas en las muñe­cas de las espo­sas, tenía las venas hin­cha­das, y algún ras­po­na­zo. Los bra­zos rojos, por la for­ma de aga­rrar­me, y aga­rro­ta­dos. Me mon­tan en el Patrol. Me obli­ga­ban a cerrar los ojos y me los tapan ellos mis­mos con la mano. Escu­cho cómo hablan de encon­trar­se con otro coche. Paran. Un guar­dia civil, que se hacía lla­mar el Comi­sa­rio, vie­ne a bus­car­me y cam­bia­mos de coche. El de aho­ra no es un Patrol, es un coche nor­mal por el espa­cio y la altu­ra al entrar. El Comi­sa­rio empie­za a gri­tar­me al oído y a ame­na­zar­me: «Soy mili­tar y estoy entre­na­do para matar». Me dice que ten­go dos opcio­nes: hablar des­de el prin­ci­pio, o no. Noto cómo sacan una bol­sa y me la ponen enci­ma de las manos Duran­te el via­je a Madrid me dan gol­pes y colle­jas en la cabe­za, y cons­tan­tes ame­na­zas. Me dicen que va a parar el coche y «te voy a poner en pelo­tas, te tiro a la nie­ve y te voy a abrir en canal». El Comi­sa­rio se qui­ta la cha­que­ta y empie­za a res­tre­gar­se con­tra mi cuer­po. El otro poli­cía que esta­ba a su lado «apa­ci­gua» a El Comi­sa­rio pero tam­bién me ame­na­za. Me hacen «la bol­sa» dos veces de camino a Madrid. En la comi­sa­ría había dife­ren­tes habi­ta­cio­nes: en una escu­cha­ba los gri­tos del res­to de dete­ni­dos y había otra que esta­ba más aba­jo que me daba la sen­sa­ción de que esta­ba ais­la­da, y ahí el tra­to era toda­vía peor. A la pri­me­ra la lla­ma­ré la «habi­ta­ción dura» y a la otra «la muy dura». Siguen las ame­na­zas y El Comi­sa­rio me mete a una cel­da y me dice que pien­se bien qué voy a hacer. Me sacan de la cel­da y me lle­van al foren­se. Son sobre las 20.30 del mar­tes. Le rela­to que estoy sien­do tor­tu­ra­da. Me vuel­ven a lle­var a la cel­da. Me lle­van a la «habi­ta­ción dura». Allí oía gri­tos del res­to de detenidos/​as. Me sien­tan en una silla y me mojan las manos, mien­tras escu­cho rui­dos de algo que pare­cen elec­tro­dos. Cuan­do esta­ba en la cel­da tam­bién escu­cha­ba esos mis­mos rui­dos. Me dicen que ten­go que hablar y me empie­zan a qui­tar la ropa has­ta dejar­me total­men­te des­nu­da. Estan­do des­nu­da me echan agua fría por enci­ma. Me vuel­ven a poner la bol­sa has­ta tres veces segui­das. Me ame­na­zan con hacer­me la bañe­ra. Estan­do des­nu­da, me ponen a cua­tro patas enci­ma de una espe­cie de tabu­re­te. Me dan vase­li­na en el ano y en la vagi­na y me meten un poco un obje­to. Sigo des­nu­da y me envuel­ven en una man­ta y me dan gol­pes. Me aga­rran, me zaran­dean y me levan­tan del sue­lo. Me vuel­ven a lle­var a la cel­da has­ta la maña­na del miér­co­les, cuan­do vuel­vo a visi­tar al foren­se. Le cuen­to algo sobre el tra­to al que esta­ba sien­do some­ti­da y su acti­tud fue mala. Vuel­vo a la cel­da y allí tra­to de «des­can­sar» un poco. Des­pués de pasar un rato, vie­ne El Comi­sa­rio y me lle­va a la sala «muy dura». Allí me vuel­ve a des­nu­dar. Me esti­ra del pelo, me da gol­pes en la cabe­za y me gri­ta al oído que es mili­tar y que está entre­na­do para matar y que «te voy a des­tro­zar toda por den­tro para que no pue­das tener peque­ños eta­rras». Me vuel­ven a lle­var a la cel­da y des­pués de estar allí, al foren­se. No le cuen­to nada, al ver cuál había sido su acti­tud en la últi­ma visi­ta en la que cues­tio­na­ba el rela­to de tor­tu­ras que le había hecho. En los inte­rro­ga­to­rios siem­pre había mucha gen­te. Una vez con­té has­ta sie­te voces dife­ren­tes. Me ame­na­zan cons­tan­te­men­te con mi pare­ja (al que escu­cho cómo está sien­do tor­tu­ra­do). Tam­bién me ame­na­zan con dete­ner a mi her­mano. Me dicen que como no haya tra­to no sólo van a dete­ner a mis padres, sino que tam­bién van a lle­var a mi abue­la «en bra­gas y que se la iba a follar». El ante­úl­ti­mo día El Comi­sa­rio me vuel­ve a des­nu­dar. Tira una man­ta al sue­lo, gri­ta y me dicen que me van a vio­lar, otra vez. Me da la impre­sión de que él se empie­za a qui­tar la ropa, escu­cho cómo se qui­ta el cin­tu­rón. Enton­ces, al que lla­ma­ban Gar­men­dia inten­ta tran­qui­li­zar­le, lo saca de la sala en la que esta­ban y escu­cho cómo hablan. Gar­men­dia entra otra vez en la habi­ta­ción y me dice que le pro­me­ta que voy a decla­rar. El últi­mo día tuve has­ta seis inte­rro­ga­to­rios. La segun­da decla­ra­ción poli­cial la hago el sába­do a las 5:40. Des­pués no me vuel­ven a des­nu­dar y la agre­si­vi­dad era menor, inclu­so lle­ga­ron a decir­me si que­ría ver a Iñi­go. Las ame­na­zas no cesa­ron has­ta lle­gar a la Audien­cia Nacio­nal. En el fur­gón, El comi­sa­rio, que esta­ba sen­ta­do a mi lado, me dijo que tenía que rati­fi­car delan­te del juez la decla­ra­ción. Duran­te todo el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción, sal­vo cuan­do iba don­de el foren­se, estu­ve con los ojos tapa­dos con dife­ren­tes anti­fa­ces. Había alguno de látex que tenía una espe­cie de pol­vo que ellos decían que si abría los ojos me iba a que­dar cie­ga. Yo sí nota­ba que cuan­do me lo qui­ta­ban (para ir al foren­se) me pica­ban los ojos duran­te un rato. Cuan­do esta­ba con El Comi­sa­rio me ponían otro anti­faz que era como de ter­cio­pe­lo. Duran­te la inco­mu­ni­ca­ción estu­ve sobre todo con tres poli­cías (El Comi­sa­rio, El Ins­pec­tor y Gar­men­dia, que era menos sal­va­je), aun­que duran­te los inte­rro­ga­to­rios solía haber mucha gen­te siem­pre en la habi­ta­ción. Ante el juez negué la decla­ra­ción poli­cial y denun­cié haber sido tor­tu­ra­da.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *