La OTAN, la gue­rra, la men­ti­ra y los nego­cios – Fidel Cas­tro Ruz

Como algu­nos cono­cen, en sep­tiem­bre de 1969, Muam­mar al-Gad­da­fi, un mili­tar ára­be beduino de pecu­liar carác­ter e ins­pi­ra­do en las ideas del líder egip­cio Gamal Abdel Nas­ser, pro­mo­vió en el seno de las Fuer­zas Arma­das un movi­mien­to que derro­có al Rey Idris I de Libia, un país desér­ti­co casi en su tota­li­dad y de esca­sa pobla­ción, situa­do al nor­te de Áfri­ca, entre Túnez y Egip­to.

Los impor­tan­tes y valio­sos recur­sos ener­gé­ti­cos de Libia fue­ron des­cu­brién­do­se pro­gre­si­va­men­te.

Naci­do en el seno de una fami­lia de la tri­bu bedui­na de pas­to­res nóma­das del desier­to, en la región de Trí­po­li, Gad­da­fi era pro­fun­da­men­te anti­co­lo­nia­lis­ta. Se ase­gu­ra que un abue­lo paterno murió luchan­do con­tra los inva­so­res ita­lia­nos cuan­do Libia fue inva­di­da por éstos en 1911. El régi­men colo­nial y el fas­cis­mo cam­bia­ron la vida de todos. Se dice, igual­men­te, que el padre sufrió pri­sión antes de ganar­se el pan como obre­ro indus­trial.

Inclu­so, los adver­sa­rios de Gad­da­fi ase­gu­ran que se des­ta­có por su inte­li­gen­cia como estu­dian­te; fue expul­sa­do del liceo por sus acti­vi­da­des anti­mo­nár­qui­cas. Logró matri­cu­lar­se en otro liceo y des­pués gra­duar­se en leyes en la Uni­ver­si­dad de Ben­ga­si a los 21 años. Ingre­sa des­pués en el Cole­gio Mili­tar de Ben­ga­si don­de creó lo que se deno­mi­nó el Movi­mien­to Secre­to Unio­nis­ta de Ofi­cia­les Libres, con­clu­yen­do pos­te­rior­men­te sus estu­dios en una aca­de­mia mili­tar bri­tá­ni­ca.

Estos ante­ce­den­tes expli­can la nota­ble influen­cia que ejer­ció des­pués en Libia y en otros líde­res polí­ti­cos, estén hoy a favor o en con­tra de Gad­da­fi.

Había ini­cia­do su vida polí­ti­ca con hechos incues­tio­na­ble­men­te revo­lu­cio­na­rios.

En mar­zo de 1970, tras mani­fes­ta­cio­nes masi­vas nacio­na­lis­tas, logró la eva­cua­ción de los sol­da­dos bri­tá­ni­cos del país y, en junio, Esta­dos Uni­dos des­alo­jó la gran base aérea cer­ca de Trí­po­li , entre­ga­da a ins­truc­to­res mili­ta­res egip­cios, país alia­do a Libia.

En 1970, varias com­pa­ñías petro­le­ras occi­den­ta­les y socie­da­des ban­ca­rias con par­ti­ci­pa­ción de capi­ta­les extran­je­ros fue­ron afec­ta­das por la Revo­lu­ción. A fines de 1971, la famo­sa Bri­tish Petro­leum corrió la mis­ma suer­te. En el área agro­pe­cua­ria todos los bie­nes ita­lia­nos fue­ron con­fis­ca­dos, los colo­nos y sus des­cen­dien­tes expul­sa­dos de Libia.

La inter­ven­ción esta­tal se orien­tó al con­trol de las gran­des empre­sas. La pro­duc­ción de ese país pasó a dis­fru­tar de uno de los nive­les más altos del mun­do ára­be. Se prohi­bió el jue­go y el con­su­mo de alcohol. El esta­tus jurí­di­co de la mujer, tra­di­cio­nal­men­te limi­ta­do, fue ele­va­do.

El líder libio se enfras­có en teo­rías extre­mis­tas que se opo­nían tan­to al comu­nis­mo como al capi­ta­lis­mo. Fue una eta­pa en la que Gad­da­fi se dedi­có a la teo­ri­za­ción, que no tie­ne sen­ti­do incluir en este aná­li­sis, aun­que sí seña­lar que en el artícu­lo pri­me­ro de la Pro­cla­ma Cons­ti­tu­cio­nal de 1969 se esta­ble­cía el carác­ter “Socia­lis­ta” de la Jamahi­ri­ya Ára­be Libia Popu­lar.

Lo que deseo enfa­ti­zar es que a Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de la OTAN nun­ca le inte­re­sa­ron los dere­chos huma­nos.

La olla de gri­llos que tuvo lugar en el Con­se­jo de Segu­ri­dad, en la reu­nión del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos con sede en Gine­bra, y en la Asam­blea Gene­ral de la ONU en Nue­va York, fue puro tea­tro.

Com­pren­do per­fec­ta­men­te las reac­cio­nes de los líde­res polí­ti­cos envuel­tos en tan­tas con­tra­dic­cio­nes y esté­ri­les deba­tes, dada la urdim­bre de intere­ses y pro­ble­mas que deben aten­der.

Todos sabe­mos muy bien que el carác­ter de miem­bro per­ma­nen­te, el poder de veto, la pose­sión de armas nuclea­res, y no pocas ins­ti­tu­cio­nes son fuen­tes de pri­vi­le­gios e intere­ses impues­tos por la fuer­za a la huma­ni­dad. Se pue­de estar o no de acuer­do con muchas de ellas, pero jamás acep­tar­las como medi­das jus­tas o éti­cas.

El impe­rio pre­ten­de aho­ra hacer girar los acon­te­ci­mien­tos en torno a lo que hizo o no Gad­da­fi, por­que nece­si­ta inter­ve­nir mili­tar­men­te en Libia y gol­pear la ola revo­lu­cio­na­ria des­ata­da en el mun­do ára­be. Has­ta aho­ra no se decía una pala­bra, se guar­da­ba silen­cio y se hacían nego­cios.

Pro­mo­vi­da la laten­te rebel­día libia por los órga­nos de inte­li­gen­cia yan­ki, o por los erro­res del pro­pio Gad­da­fi, es impor­tan­te que los pue­blos no se dejen enga­ñar, ya que muy pron­to la opi­nión mun­dial ten­drá sufi­cien­tes ele­men­tos para saber a qué ate­ner­se.

A mi jui­cio, y así lo expre­sé des­de el pri­mer momen­to, había que denun­ciar los pla­nes de la beli­co­sa OTAN.

Libia, igual que muchos paí­ses del Ter­cer Mun­do, es miem­bro del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, del Gru­po de los 77 y otras orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, a tra­vés de las cua­les se esta­ble­cen rela­cio­nes inde­pen­dien­te­men­te de su sis­te­ma eco­nó­mi­co y social.

A gran­des ras­gos: la Revo­lu­ción en Cuba, ins­pi­ra­da en prin­ci­pios Mar­xis­tas-Leni­nis­tas y Mar­tia­nos, había triun­fa­do en 1959 a 90 millas de Esta­dos Uni­dos, que nos impu­so la Enmien­da Platt y era pro­pie­ta­rio de la eco­no­mía de nues­tro país.

Casi de inme­dia­to, el impe­rio pro­mo­vió con­tra nues­tro pue­blo la gue­rra sucia, las ban­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, el cri­mi­nal blo­queo eco­nó­mi­co, y la inva­sión mer­ce­na­ria de Girón, cus­to­dia­da por un por­ta­avio­nes y su infan­te­ría de mari­na lis­ta para des­em­bar­car si la fuer­za mer­ce­na­ria obte­nía deter­mi­na­dos obje­ti­vos.

Ape­nas año y medio des­pués nos ame­na­zó con el pode­río de su arse­nal nuclear. Una gue­rra de ese carác­ter estu­vo a pun­to de esta­llar.

Todos los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, con la excep­ción de Méxi­co, par­ti­ci­pa­ron del cri­mi­nal blo­queo que toda­vía per­du­ra, sin que nues­tro país jamás se rin­die­ra. Es impor­tan­te recor­dar­lo para los que care­cen de memo­ria his­tó­ri­ca.

En enero de 1986, esgri­mien­do la idea de que Libia esta­ba detrás del lla­ma­do terro­ris­mo revo­lu­cio­na­rio, Reagan orde­nó rom­per rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y comer­cia­les con ese país.

En mar­zo, una fuer­za de por­ta­avio­nes en el Gol­fo de Sir­te, den­tro de aguas con­si­de­ra­das nacio­na­les por Libia, des­ató ata­ques que oca­sio­na­ron la des­truc­ción de varias uni­da­des nava­les pro­vis­tas de lan­za­mi­si­les y de sis­te­mas de rada­res de cos­ta que ese país había adqui­ri­do en la URSS.

El 5 de abril, una dis­co­te­ca en Ber­lín Occi­den­tal, fre­cuen­ta­da por sol­da­dos de Esta­dos Uni­dos, fue víc­ti­ma de explo­si­vos plás­ti­cos, en el que tres per­so­nas murie­ron, dos de ellas mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y muchos fue­ron heri­dos.

Reagan acu­só a Gad­da­fi y orde­nó a la Fuer­za Aérea que die­ra res­pues­ta. Tres escua­dro­nes des­pe­ga­ron de los por­ta­avio­nes de la VI Flo­ta y bases en el Rei­no Uni­do, ata­ca­ron con misi­les y bom­bas sie­te obje­ti­vos mili­ta­res en Trí­po­li y Ben­ga­si. Alre­de­dor de 40 per­so­nas murie­ron, 15 de ellas civi­les. Adver­ti­do del avan­ce de los bom­bar­de­ros, Gad­da­fi reu­nió la fami­lia y esta­ba aban­do­nan­do su resi­den­cia ubi­ca­da en el com­ple­jo mili­tar de Bab Al Azi­zi­ya, al sur de la capi­tal. No había con­clui­do la eva­cua­ción cuan­do un misil impac­tó direc­ta­men­te en la resi­den­cia, su hija Han­na murió y otros dos hijos resul­ta­ron heri­dos. El hecho reci­bió un amplio recha­zo; la Asam­blea Gene­ral de la ONU apro­bó una reso­lu­ción de con­de­na por vio­la­ción de la Car­ta de la ONU y el Dere­cho Inter­na­cio­nal. Igual hizo en tér­mi­nos enér­gi­cos el Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, la Liga Ára­be y la OUA.

El 21 de diciem­bre de 1988, un Boeing 747 de la com­pa­ñía Pan Am que vola­ba de Lon­dres a Nue­va York se desin­te­gró en pleno vue­lo por el esta­lli­do de una bom­ba, los res­tos caye­ron sobre la loca­li­dad de Loc­ker­bie, y la tra­ge­dia cos­tó 270 vidas de 21 nacio­na­li­da­des.

En un prin­ci­pio el Gobierno de Esta­dos Uni­dos sos­pe­chó de Irán, como repre­sa­lia por la muer­te de 290 per­so­nas por el derri­bo de un Air­bus de su línea esta­tal. Las inves­ti­ga­cio­nes, según los yan­kis, impli­ca­ban dos agen­tes de la inte­li­gen­cia Libia. Impu­tacio­nes simi­la­res con­tra Libia se hicie­ron por un avión de la aero­lí­nea fran­ce­sa en ruta Brazzaville‑N’Djamena-Paris, impli­can­do a fun­cio­na­rios libios que Gad­da­fi recha­zó extra­di­tar por hechos que negó cate­gó­ri­ca­men­te.

Una leyen­da tene­bro­sa se fabri­có con­tra él con la par­ti­ci­pa­ción de Reagan y Bush padre.

Des­de 1975 has­ta la eta­pa final del gobierno de Reagan, Cuba se había con­sa­gra­do a sus debe­res inter­na­cio­na­lis­tas en Ango­la y otros paí­ses de Áfri­ca. Cono­cía­mos de los con­flic­tos que se desa­rro­lla­ron en Libia o en torno a ella por lec­tu­ras y tes­ti­mo­nios de per­so­nas muy vin­cu­la­das a ese país y al mun­do ára­be, así como por las impre­sio­nes que guar­da­mos de nume­ro­sas per­so­na­li­da­des de dis­tin­tos paí­ses con los que tuvi­mos con­tac­tos en aque­llos años.

Muchos cono­ci­dos líde­res afri­ca­nos con los que Gad­da­fi man­te­nía rela­cio­nes estre­chas se esfor­za­ron por bus­car solu­cio­nes a las ten­sas rela­cio­nes entre Libia y el Rei­no Uni­do.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad le había impues­to san­cio­nes a Libia que comen­za­ron a supe­rar­se cuan­do Gad­da­fi acep­tó some­ter a jui­cio, con deter­mi­na­das con­di­cio­nes, a los dos acu­sa­dos por el avión que esta­lló sobre Esco­cia.

Dele­ga­cio­nes libias comen­za­ron a ser invi­ta­das a reunio­nes inter­eu­ro­peas. En julio de 1999 Lon­dres ini­ció el res­ta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas ple­nas con Libia, des­pués de algu­nas con­ce­sio­nes adi­cio­na­les.

En sep­tiem­bre de ese año, los minis­tros de la Unión Euro­pea acep­ta­ron revo­car las medi­das res­tric­ti­vas al comer­cio toma­das en 1992.

El 2 de diciem­bre, Mas­si­mo D’Alema, pri­mer minis­tro ita­liano, reali­zó la pri­me­ra visi­ta de un jefe de gobierno euro­peo a Libia.

Des­apa­re­ci­da la URSS y el cam­po socia­lis­ta de Euro­pa, Gad­da­fi deci­dió acep­tar las deman­das de Esta­dos Uni­dos y la OTAN.

Cuan­do visi­té Libia en mayo de 2001, me exhi­bió las rui­nas del trai­dor ata­que con que Reagan ase­si­nó a su hija, y estu­vo a pun­to de exter­mi­nar a toda la fami­lia.

A ini­cios del 2002, el Depar­ta­men­to de Esta­do infor­mó que esta­ban en cur­so con­ver­sa­cio­nes diplo­má­ti­cas entre Esta­dos Uni­dos y Libia.

En mayo se había vuel­to a incluir a Libia en la lis­ta de Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo, aun­que, en enero, el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush no había men­cio­na­do al país afri­cano en su céle­bre dis­cur­so sobre los inte­gran­tes del “eje del mal”.

Al ini­ciar­se el año 2003, en vir­tud del acuer­do eco­nó­mi­co sobre indem­ni­za­cio­nes alcan­za­do entre Libia y los paí­ses deman­dan­tes, Rei­no Uni­do y Fran­cia, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU levan­tó las san­cio­nes de 1992 con­tra Libia.

Antes de fina­li­zar el 2003, Bush y Tony Blair infor­ma­ron de un acuer­do con Libia, país que había entre­ga­do a exper­tos de inte­li­gen­cia del Rei­no Uni­do y Washing­ton docu­men­ta­ción de los pro­gra­mas no con­ven­cio­na­les de armas, así como misi­les balís­ti­cos con un alcan­ce supe­rior a 300 kiló­me­tros. Fun­cio­na­rios de ambos paí­ses ya habían visi­ta­do diver­sas ins­ta­la­cio­nes. Era el fru­to de muchos meses de con­ver­sa­cio­nes entre Trí­po­li y Washing­ton, como reve­ló el pro­pio Bush.

Gad­da­fi cum­plió sus pro­me­sas de desar­me. En pocos meses Libia entre­gó las cin­co uni­da­des de misi­les Scud‑C con un alcan­ce de 800 kiló­me­tros y los cien­tos de Scud‑B, cuyo alcan­ce sobre­pa­sa­ba los 300 kiló­me­tros en misi­les defen­si­vos de cor­to alcan­ce.

A par­tir de octu­bre de 2002 se ini­ció el mara­tón de visi­tas a Trí­po­li: Ber­lus­co­ni, en octu­bre de 2002; José María Aznar, en sep­tiem­bre de 2003; Ber­lus­co­ni de nue­vo en febre­ro, agos­to y octu­bre de 2004; Blair, en mar­zo de 2004; el ale­mán Schröe­der, en octu­bre de ese año; Jac­ques Chi­rac, en noviem­bre de 2004. Todo el mun­do feliz. Pode­ro­so caba­lle­ro es don dine­ro.

Gad­da­fi reco­rrió triun­fal­men­te Euro­pa. Fue reci­bi­do en Bru­se­las en abril de 2004 por Romano Pro­di, pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea; en agos­to de ese año el líder libio invi­tó a Bush a visi­tar su país; Exxon Mobil, Che­vron Texa­co y Cono­co Phi­lips ulti­ma­ban la reanu­da­ción de la extrac­ción de cru­do a tra­vés de joint ven­tu­res.

En mayo de 2006, Esta­dos Uni­dos anun­ció la reti­ra­da de Libia de la lis­ta de paí­ses terro­ris­tas y el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas ple­nas.

En 2006 y 2007, Fran­cia y Esta­dos Uni­dos sus­cri­bie­ron acuer­dos de coope­ra­ción nuclear con fines pací­fi­cos; en mayo de 2007, Blair vol­vió a visi­tar a Gad­da­fi en Sir­te. Bri­tish Petro­leum fir­mó un con­tra­to “enor­me­men­te impor­tan­te” según se decla­ró para la explo­ra­ción de yaci­mien­tos de gas.

En diciem­bre de 2007, Gad­da­fi reali­zó dos visi­tas a Fran­cia y fir­mó con­tra­tos de equi­pa­mien­tos mili­ta­res y civi­les por valor de 10 000 millo­nes de euros; y a Espa­ña, don­de se entre­vis­tó con el pre­si­den­te del Gobierno José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro. Con­tra­tos millo­na­rios se sus­cri­bie­ron con impor­tan­tes paí­ses de la OTAN.

¿Qué es lo que aho­ra ha ori­gi­na­do la reti­ra­da pre­ci­pi­ta­da de las emba­ja­das de Esta­dos Uni­dos y los demás miem­bros de la OTAN?

Todo resul­ta suma­men­te extra­ño.

Geor­ge W. Bush, el padre de la estú­pi­da gue­rra anti­te­rro­ris­ta, decla­ró el 20 de sep­tiem­bre de 2001 a los cade­tes de West Point “Nues­tra segu­ri­dad reque­ri­rá […] la fuer­za mili­tar que uste­des diri­gi­rán, una fuer­za que debe estar lis­ta para ata­car inme­dia­ta­men­te en cual­quier oscu­ro rin­cón del mun­do. Y nues­tra segu­ri­dad reque­ri­rá que este­mos lis­tos para el ata­que pre­ven­ti­vo cuan­do sea nece­sa­rio defen­der nues­tra liber­tad y […] nues­tra vidas.”

“Debe­mos des­cu­brir célu­las terro­ris­tas en 60 paí­ses o más […] Jun­to a nues­tros ami­gos y alia­dos, debe­mos opo­ner­nos a la pro­li­fe­ra­ción y afron­tar a los regí­me­nes que patro­ci­nan el terro­ris­mo, según requie­ra cada caso.”

¿Qué pen­sa­rá Oba­ma de ese dis­cur­so?

¿Qué san­cio­nes impon­drá el Con­se­jo de Segu­ri­dad a los que mata­ron más de un millón de civi­les en Irak y a los que todos los días ase­si­nan hom­bres muje­res y niños en Afga­nis­tán, don­de en días recien­tes la pobla­ción enar­de­ci­da se lan­zó a las calles a pro­tes­tar con­tra la matan­za de niños ino­cen­tes?

Un des­pa­cho de la AFP pro­ce­den­te de Kabul, fecha­do hoy 9 de mar­zo, rebe­la que: “El año pasa­do fue el más letal para los civi­les en nue­ve años de gue­rra entre los tali­ba­nes y las fuer­zas inter­na­cio­na­les en Afga­nis­tán, con casi 2.800 muer­tos, un 15% mas que en 2009, indi­có el miér­co­les un infor­me de la ONU, que sub­ra­ya el cos­to humano del con­flic­to para la pobla­ción.”

“…la insu­rrec­ción de los tali­ba­nes se inten­si­fi­có y ganó terreno en estos últi­mos años, con accio­nes de gue­rri­lla más allá de sus bas­tio­nes tra­di­cio­na­les del sur y del este.”

“Con 2 777 exac­ta­men­te, el núme­ro de civi­les muer­tos en 2010 aumen­tó en 15% con res­pec­to a 2009, indi­ca el infor­me anual con­jun­to de la Misión de Asis­ten­cia de las Nacio­nes Uni­das en Afga­nis­tán…”

“El pre­si­den­te Barack Oba­ma expre­só el 3 de mar­zo su “pro­fun­do pesar” al pue­blo afgano por los nue­ve niños muer­tos, y tam­bién lo hicie­ron el gene­ral esta­dou­ni­den­se David Petraeus, coman­dan­te en jefe de la ISAF, y el secre­ta­rio de Defen­sa, Robert Gates.”

“…el repor­te de la UNAMA des­ta­ca que el núme­ro de civi­les muer­tos en 2010 es cua­tro veces supe­rior a los sol­da­dos de las fuer­zas inter­na­cio­na­les caí­dos en com­ba­te en ese mis­mo año.

“El año 2010 ha sido, de lejos, el año más mor­tí­fe­ro para los sol­da­dos extran­je­ros en nue­ve años de gue­rra, con 711 muer­tos, con­fir­man­do que la gue­rri­lla de los tali­ba­nes se inten­si­fi­có pese al envío de 30.000 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses de refuer­zo el año pasa­do.”

Duran­te 10 días, en Gine­bra y en Nacio­nes Uni­das, se pro­nun­cia­ron más de 150 dis­cur­sos sobre vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos que fue­ron repe­ti­dos millo­nes de veces por tele­vi­sión, radio, Inter­net y la pren­sa escri­ta.

El Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba, Bruno Rodrí­guez, en su inter­ven­ción del pasa­do 1º de mar­zo de 2011 ante los Minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res reu­ni­dos en Gine­bra, expre­só:

“La con­cien­cia huma­na recha­za la muer­te de per­so­nas ino­cen­tes en cual­quier cir­cuns­tan­cia y lugar. Cuba com­par­te ple­na­men­te la preo­cu­pa­ción mun­dial por las pér­di­das de vidas de civi­les en Libia y desea que su pue­blo alcan­ce una solu­ción pací­fi­ca y sobe­ra­na a la gue­rra civil que allí ocu­rre, sin nin­gu­na inje­ren­cia extran­je­ra, y que garan­ti­ce la inte­gri­dad de esa nación.”

Algu­nos de los párra­fos fina­les de su inter­ven­ción fue­ron lapi­da­rios:

“Si el dere­cho humano esen­cial es el dere­cho a la vida, ¿esta­rá lis­to el Con­se­jo para sus­pen­der la mem­bre­sía de los Esta­dos que des­aten una gue­rra?”

“¿Sus­pen­de­rá a los Esta­dos que finan­cien y sumi­nis­tren ayu­da mili­tar emplea­da por el Esta­do recep­tor en vio­la­cio­nes masi­vas, fla­gran­tes y sis­te­má­ti­cas de los dere­chos huma­nos y en ata­ques con­tra la pobla­ción civil, como las que ocu­rren en Pales­ti­na?

“¿Apli­ca­rá esa medi­da con­tra paí­ses pode­ro­sos que reali­cen eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les en terri­to­rio de otros Esta­dos con empleo de alta tec­no­lo­gía, como muni­cio­nes inte­li­gen­tes y avio­nes no tri­pu­la­dos?

“¿Qué ocu­rri­rá con Esta­dos que acep­ten en sus terri­to­rios cár­ce­les ile­ga­les secre­tas, faci­li­ten el trán­si­to de vue­los secre­tos con per­so­nas secues­tra­das o par­ti­ci­pen de actos de tor­tu­ra?”

Com­par­ti­mos ple­na­men­te la valien­te posi­ción del líder boli­va­riano Hugo Chá­vez y el ALBA.

Esta­mos con­tra la gue­rra inter­na en Libia, a favor de la paz inme­dia­ta y el res­pe­to pleno a la vida y los dere­chos de todos los ciu­da­da­nos, sin inter­ven­ción extran­je­ra, que solo ser­vi­ría a la pro­lon­ga­ción del con­flic­to y los intere­ses de la OTAN.

Fidel Cas­tro Ruz

Mar­zo 9 de 2011

Fuen­te: Cuba­de­ba­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *