En mar­cha – Ion Ando­ni del Amo

Y sin embar­go, se mue­ve. Lo decía­mos hace algo más de un año, en pleno pro­ce­so de deba­te en la izquier­da aber­tza­le, del que sal­dría como resul­ta­do «Zutik Eus­kal Herria». Y vaya si se ha movi­do todo. Des­pués de un lar­go perio­do de tran­si­ción, pare­ce que ya pode­mos afir­mar que entra­mos de lleno en un nue­vo ciclo. No lo nie­ga ya ni Basa­goi­ti.

El pri­mer cam­bio con­fir­ma los plan­tea­mien­tos que impul­sa­ban el movi­mien­to. El con­flic­to polí­ti­co se ha resi­tua­do: las actua­cio­nes del Esta­do que­dan cada vez más evi­den­cia, el Esta­do está des­nu­do. Vie­ne ocu­rrien­do des­de la ope­ra­ción con­tra los diri­gen­tes de la izquier­da aber­tza­le, y acre­cen­tán­do­se a medi­da que el pro­ce­so avan­za. Las movi­li­za­cio­nes por los dere­chos civi­les y polí­ti­cos (des­de las anti­rre­pre­si­vas a la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria o la recla­ma­ción de elec­cio­nes libres y demo­crá­ti­cas) aglu­ti­nan pro­gre­si­va­men­te mayor masa social. Es cier­to que con­ti­núan deten­cio­nes y las sos­pe­chas de tor­tu­ras se acen­túan, pero si la apues­ta se man­tie­ne fir­me sin caer en pro­vo­ca­cio­nes, la polí­ti­ca de la mani­pu­la­ción y la repre­sión ape­nas podrá sos­te­ner­se. La car­ga de la prue­ba se ha tras­la­da­do.

El otro gran cam­bio ope­ra en una recon­fi­gu­ra­ción del espec­tro polí­ti­co de izquier­da sobe­ra­nis­ta en par­ti­cu­lar, pero que afec­ta igual­men­te a todo el mun­do aber­tza­le y al con­jun­to del arco polí­ti­co. El ner­vio­sis­mo y los movi­mien­tos son ince­san­tes. El más tumul­tuo­so y curio­so ata­ñe pro­ba­ble­men­te a Eus­ko Alkar­ta­su­na y Ara­lar. Por un lado, se pro­du­ce una pro­gre­si­va con­fluen­cia estra­té­gi­ca entre aque­llos que venían del nacio­na­lis­mo ins­ti­tu­cio­nal y el mun­do de la izquier­da aber­tza­le. Por otro, una evo­lu­ción de Ara­lar des­de ese ori­gen de izquier­da aber­tza­le has­ta una apro­xi­ma­ción con el nacio­na­lis­mo ins­ti­tu­cio­nal. Los cami­nos de Ara­lar y EA, ope­ran­do en sen­ti­dos opues­tos, pare­cen cru­zar­se y lo hacen espe­cial­men­te en Nafa­rroa.

Con todo, aun­que los cam­bios y la recom­po­si­ción de alian­zas esté en este momen­to al rojo vivo, no se tra­ta de súbi­tas con­ver­sio­nes en el últi­mo año, antes bien, de pro­ce­sos de refle­xión que vie­nen de lejos y se han dado, en un sen­ti­do o en otro, en todas las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da sobe­ra­nis­ta. Refle­xión que ha pivo­ta­do sobre tres ejes prin­ci­pa­les, con mayor inten­si­dad de uno u otro según las con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res de cada orga­ni­za­ción. Por un lado, la nece­si­dad estra­té­gi­ca de ver­te­bra­ción de un blo­que de izquier­da sobe­ra­nis­ta, como motor simul­tá­neo de la lucha nacio­nal y social. Por otro, y com­ple­men­ta­rio, una refle­xión crí­ti­ca sobre la expe­rien­cia de par­ti­ci­pa­ción y cola­bo­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal con gobier­nos de dere­cha nacio­na­lis­ta. Y por últi­mo, la refle­xión sobre la nece­si­dad de una apues­ta por los medios exclu­si­va­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos, por la acu­mu­la­ción de fuer­zas median­te la lucha ins­ti­tu­cio­nal, de masas, ideo­ló­gi­ca y de des­obe­dien­cia civil. La refle­xión, que comien­za por algu­nos gru­pos mino­ri­ta­rios y es com­par­ti­da entre ellos, cris­ta­li­za­ría pro­gre­si­va­men­te en la mayo­ría de las orga­ni­za­cio­nes, en un pro­ce­so no lineal y que supo­ne en algu­nos casos rup­tu­ras, en uno u otro sen­ti­do, entre quie­nes com­par­ten estos plan­tea­mien­tos y los que no.

Fru­to de tales deba­tes y recom­po­si­cio­nes, se con­so­li­da un pri­mer agru­pa­mien­to de fuer­zas: el acuer­do Eus­kal Herria Ezke­rre­tik entre la izquier­da aber­tza­le, EA y Alter­na­ti­ba. Ara­lar, que duran­te estos meses había hui­do como de la pes­te de cual­quier ima­gen de tra­ba­jo en común con los ante­rio­res, que­da al mar­gen, con­so­li­dan­do acuer­dos con el PNV para man­te­ner media Nafa­rroa Bai. De tal for­ma que el espec­tro polí­ti­co de izquier­da sobe­ra­nis­ta pare­ce con­so­li­dar­se, en este momen­to ini­cial, en dos espa­cios. Por un lado, el agru­pa­mien­to de fuer­zas sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas de izquier­das en torno a Eus­kal Herria Ezke­rre­tik. Por otro, el espa­cio de Ara­lar, con unos per­fi­les ideo­ló­gi­cos más sua­vi­za­dos y una cla­ra voca­ción ins­ti­tu­cio­na­lis­ta. No es algo nue­vo.

Tra­di­cio­nal­men­te vie­ne exis­tien­do en Eus­kal Herria un peque­ño espa­cio polí­ti­co, de una voca­ción más ins­ti­tu­cio­nal, que en su momen­to se agru­pó en torno a la pri­me­ra Eus­ka­di­ko Ezke­rra, ante la deri­va final y des­apa­ri­ción de ésta pare­ció aso­mar en par­te en torno a EB, y aho­ra bien pudie­ra ver­te­brar Ara­lar, afor­tu­na­da­men­te con unos per­fi­les aber­tza­les y eus­kal­tza­les más defi­ni­dos. Es cier­to que la acu­mu­la­ción de fuer­zas ver­te­bra­da en torno a «EH Ezke­rre­tik» ‑y otros ante­rio­res movi­mien­tos expan­si­vos de la izquier­da aber­tza­le- aspi­ra a inte­grar ‑y ya lo hace en par­te- a un espec­tro amplio, un fren­te amplio con aspi­ra­cio­nes hege­mó­ni­cas. Pero la exis­ten­cia de ese otro espa­cio dife­ren­cia­do, en este pri­mer momen­to, no debe vivir­se de for­ma trau­má­ti­ca. Pue­de inclu­so que se sume más por sepa­ra­do: este actual Ara­lar de per­fi­les ideo­ló­gi­cos «ama­bles» podría aspi­rar a atraer cier­to elec­to­ra­do sobe­ra­nis­ta del des­orien­ta­do PNV.

Con todo, la pre­sen­ta­ción de Sor­tu ‑y la pro­ba­ble pre­sen­cia elec­to­ral del blo­que polí­ti­co de Eus­kal Herria Ezke­rre­tik- pare­cen haber pro­du­ci­do un giro des­de la pos­tu­ra nega­cio­nis­ta man­te­ni­da estos meses por PNV y Ara­lar. Espe­cial­men­te Ara­lar habla aho­ra ‑obvian­do el acuer­do Eus­kal Herria Ezke­rre­tik- de recom­po­si­ción futu­ra del espa­cio de izquier­da aber­tza­le. Un obje­ti­vo que, de una for­ma u otra, se apa­re­ce insos­la­ya­ble a medio pla­zo. De momen­to, es cier­to, hay una pri­me­ra y poten­te acu­mu­la­ción en mar­cha sobre la que comen­zar a impul­sar cam­bios polí­ti­cos y socia­les, pero tal acuer­do no debe ser cerra­do, antes bien, per­ma­nen­te­men­te abier­to.

Es más, en este nue­vo ciclo las refle­xio­nes que han con­tri­bui­do a abrir­lo siguen vigen­tes y en ellas habrá que pro­fun­di­zar, espe­cial­men­te en dos aspec­tos. Por un lado, el man­te­ni­mien­to uni­la­te­ral de la ini­cia­ti­va, fren­te a las diná­mi­cas repre­si­vas que siguen y aún con­ti­nua­rán, aun­que cada vez más en evi­den­cia. Por otro, arti­cu­lar equi­li­bra­da­men­te la dimen­sión ins­ti­tu­cio­nal con las luchas ideo­ló­gi­cas y de masas, y con los movi­mien­tos socia­les. Las refle­xio­nes y expe­rien­cias pasa­das resul­tan impor­tan­tes, para bien y para mal. Está cla­ro que el movi­mien­to de izquier­da sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta no se pue­de arti­cu­lar sobre todos ‑aun­que sí sobre muchos de ellos- los pará­me­tros polí­ti­cos sobre los que se ha estruc­tu­ra­do has­ta aho­ra, pero mucho menos sobre aque­llos en torno a los cua­les pivo­ta la Ara­lar de los últi­mos años. Habrá que inven­tar algu­nos y res­ca­tar otros.

Pero ese blo­que de izquier­da sobe­ra­nis­ta se aven­tu­ra deter­mi­nan­te ‑y de ahí algu­nos ner­vio­sis­mos- para rom­per el actual esce­na­rio polí­ti­co. Un esce­na­rio en el que algu­nos pare­cían haber­se ins­ta­la­do cómo­da­men­te. Por un lado, y de for­ma evi­den­te, aque­llos que habían alcan­za­do, y aspi­ra­ban a ampliar, mayo­rías fabri­ca­das usur­pan­do repre­sen­ta­ción popu­lar. Pero tam­bién quie­nes se pos­tu­la­ban como alter­na­ti­va úni­ca fren­te a éstos, enar­bo­lan­do un dis­cur­so del mie­do, al tiem­po que en Madrid pac­ta­ban con ellos saqueos de pen­sio­nes y lógi­cas pro­nu­clea­res. Un esce­na­rio cómo­do, efec­ti­va­men­te, para la apli­ca­ción de esa ofen­si­va neo­li­be­ral de recor­tes, con la mayo­ría sin­di­cal exclui­da por el sin­di­ca­lis­mo pac­tis­ta ins­ta­la­do en Lakua, y el deba­te pivo­tan­do exclu­si­va­men­te en torno al «que vie­ne el PP-PSOE a las Dipu­tacio­nes». La arti­cu­la­ción elec­to­ral de un blo­que de izquier­da sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta vuel­ca ese table­ro de jue­go, des­mo­ro­na el frau­de elec­to­ral del PP-PSOE, y lo pue­de hacer, ade­más, des­de pará­me­tros de cam­bio polí­ti­co, sí, pero tam­bién social en estos momen­tos de saqueo des­de el poder. Apa­re­ce como la fuer­za que pue­de remo­ver el esce­na­rio polí­ti­co y for­zar movi­mien­tos. Eso es lo que está en jue­go en las manio­bras elec­to­ra­les, poli­cia­les y en la cues­tión de la lega­li­za­ción. A algu­nos se les aca­ba la diver­sión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *