¿Chi­na socia­lis­ta? – Antxon Bor­ja

Chi­na ha teni­do una tasa de cre­ci­mien­to medio en la pri­me­ra déca­da del siglo XXI cer­ca­na al 10 % anual, muy ale­ja­da de las tasas de cre­ci­mien­to occi­den­ta­les. El peso de la indus­tria ha cre­ci­do mucho en los últi­mos años. El desa­rro­llo de las Zonas Eco­nó­mi­cas Espe­cia­les ofre­ce faci­li­da­des a las inver­sio­nes extran­je­ras, infra­es­truc­tu­ras, ser­vi­cios y mano de obra bara­ta, pro­du­cien­do para la expor­ta­ción. Pero ha sido a cos­ta de bajos sala­rios y de unas con­di­cio­nes labo­ra­les muy explo­ta­do­ras, en gene­ral.

Este desa­rro­llis­mo eco­nó­mi­co es muy des­equi­li­bra­do social, terri­to­rial y ambien­tal­men­te. Las des­igual­da­des socia­les son cre­cien­tes. Ya hay más de un millón de millo­na­rios (en dóla­res) chi­nos, coexis­tien­do con la pobre­za de más de 200 millo­nes de per­so­nas. Las des­igual­da­des se mani­fies­tan tam­bién entre los tra­ba­ja­do­res urba­nos, cuya ren­ta media es de 1.900 dóla­res anua­les, y la de la pobla­ción rural, que es de 570 dóla­res. En el cam­po viven 730 millo­nes de per­so­nas y más de la mitad de las villas inte­rio­res que aglu­ti­nan a más de 400 millo­nes de per­so­nas no dis­fru­tan de agua pota­ble, y el 60% de las fami­lias rura­les no dis­po­nen de sani­ta­rios.

La con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca es muy impor­tan­te. La cali­dad de aire en casi la mitad de las ciu­da­des es media o mala. La pro­ble­má­ti­ca del desa­rro­llo sos­te­ni­ble se agu­di­za ante un desa­rro­llis­mo des­bo­ca­do.

Ante este tipo de cues­tio­nes, los diri­gen­tes chi­nos res­pon­den: en el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na (PCCh) está la cla­ve de casi todo y todo se pue­de reto­car menos el Par­ti­do. Con más de 80 millo­nes de afi­lia­dos, en él coexis­ten cla­nes terri­to­ria­les (Shanghai, Guan­dong…) libe­ra­les, popu­lis­tas, comu­nis­tas y otros; exis­te un gran con­sen­so, con dife­ren­cias, res­pec­to a la con­ti­nui­dad del pro­ce­so de refor­ma plan­tea­da hace más de 30 años por Deng Xiao­ping.

El PCCh es de la con­vic­ción de que el pro­gre­so mate­rial ase­gu­ra la esta­bi­li­dad pero siem­pre den­tro de un enfo­que cen­tra­li­za­dor. El tra­to a las nacio­na­li­da­des alter­na la repre­sión y el pater­na­lis­mo. Ni la fuer­za bru­ta ni la inver­sión de miles de millo­nes de yua­nes garan­ti­zan la inte­gra­ción de Xin­jiang (tam­po­co de Tibet) en Chi­na.

El caso de Xin­jiang es para­dig­má­ti­co. En 2008, la pobla­ción es de 21,3 millo­nes de per­so­nas, de los cua­les 13 millo­nes son de etnias no han. Los uigu­res repre­sen­tan el 45% de la pobla­ción. Cer­ca de 11 millo­nes de per­so­nas creen en el Islam. Los uigu­res hablan en tur­co y son de con­fe­sión musul­ma­na suní, pero si un uigur no tie­ne un buen nivel de chino, tro­pie­za con enor­mes difi­cul­ta­des para encon­trar empleo. A par­tir de 2006, más de 250.000 uigu­res emi­gran para tra­ba­jar en la zona cos­te­ra y otras zonas de Chi­na. El males­tar de los uigu­res fren­te a los han vie­ne de atrás. El poder han, a lo sumo está dis­pues­to a faci­li­tar cier­to desa­rro­llo eco­nó­mi­co a cam­bio de la renun­cia a las rei­vin­di­ca­cio­nes polí­ti­cas.

En la esfe­ra de dere­chos labo­ra­les, aun­que exis­te la Fede­ra­ción Nacio­nal de Sin­di­ca­tos de Chi­na (FNSCH), ésta tie­ne como misión prin­ci­pal garan­ti­zar el apo­yo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra a la polí­ti­ca defi­ni­da por el PCCh. Por ello no es extra­ño que la des­pro­tec­ción a que se ven some­ti­dos los tra­ba­ja­do­res chi­nos sea muy gran­de. Aun­que en los últi­mos años ha habi­do cam­bios en la legis­la­ción labo­ral, la gene­ra­li­za­ción de la nego­cia­ción colec­ti­va o de los con­tra­tos labo­ra­les está por lle­gar. Es tal la inde­fen­sión sin­di­cal que se pue­den enten­der suce­sos como los ocu­rri­dos en 2010 en Fox­com (400.000 emplea­dos), don­de sólo el sui­ci­dio de una doce­na de tra­ba­ja­do­res per­mi­tió que la empre­sa recon­si­de­ra­ra su polí­ti­ca sala­rial (con un aumen­to pro­me­dio del 30%) y labo­ral (reba­jan­do el volu­men de horas extra­or­di­na­rias). Las pro­tes­tas y las huel­gas van en aumen­to ante la degra­da­ción labo­ral impe­ran­te.

Ante este tipo de cues­tio­nes, y otras, se plan­tean muchos inte­rro­gan­tes sobre la «vía chi­na al socia­lis­mo».

La UPV-EHU, jun­to con GITE-IPES, orga­ni­za en los meses de mar­zo, abril y mayo unos deba­tes sobre «El socia­lis­mo en el siglo XXI». El pró­xi­mo 14 de mar­zo, a par­tir de las 16:00, en la Facul­tad de Filo­so­fía y Cien­cias de la Edu­ca­ción, en el cam­pus de Ibae­ta de Donos­tia, impar­ti­rá una con­fe­ren­cia sobre «Pro­ce­so de Chi­na hacia el socia­lis­mo» Cheng Enfu, direc­tor de Inves­ti­ga­cio­nes del Mar­xis­mo de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias Socia­les. Asi­mis­mo, impar­ti­rá otra con­fe­ren­cia el día 15, en Bil­bo, en el Aula Mitxe­le­na, Para­nin­fo de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co (Avda. Aban­doi­ba­rra 3, a par­tir de las 18:30). Al día siguien­te, 16 de mar­zo, se rea­li­za­rá un semi­na­rio, abier­to al públi­co intere­sa­do, a par­tir de las 11:00 en el Aula Baro­ja del Para­nin­fo de la UPV-EHU.

Es una opor­tu­ni­dad para poder escu­char a una per­so­na impor­tan­te del PCCh y poder rea­li­zar las pre­gun­tas que más inte­rro­gan­tes plan­tea deba­tir sobre el actual pro­ce­so socio­eco­nó­mi­co chino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *