Libia, ¿la paz des­car­ta­da? – Jor­ge Gómez Bara­ta

Si Esta­dos Uni­dos cedie­ra a la ten­ta­ción de ata­car a Libia sería la cuar­ta vez que lo hace en 200 años. Las ante­rio­res fue­ron en 1805 y en 1815, cuan­do el Con­gre­so decla­ró la Gue­rra con­tra la Pira­te­ría Ber­be­ris­ca con bases en Arge­lia, Tunez y Tri­po­li­ta­nia. Aque­llas accio­nes mar­ca­ron el debut inter­na­cio­nal de la Arma­da y de los Mari­nes y tam­bién la úni­ca oca­sión que el legis­la­ti­vo nor­te­ame­ri­cano apro­bó la gue­rra con­tra una enti­dad no esta­tal. En 1986, bajo la admi­nis­tra­ción Reagan, la avia­ción nor­te­ame­ri­ca­na bom­bar­deó obje­ti­vos en Libia, inclu­yen­do la resi­den­cia del pre­si­den­te al-Gad­da­fi don­de resul­tó muer­ta una de sus hijas.

Aun­que siem­pre que Esta­dos Uni­dos se invo­lu­cra en algún con­flic­to mili­tar se reabre el deba­te res­pec­to a las facul­ta­des para decla­rar la gue­rra, nun­ca se logró pre­ci­sión al res­pec­to. Según el Artícu­lo I, Sec­ción VIII de la Cons­ti­tu­ción nor­te­ame­ri­ca­na: “El Con­gre­so ten­drá facul­tad para decla­rar la gue­rra…”; sin embar­go, el tex­to no limi­ta expre­sa­men­te la capa­ci­dad del pre­si­den­te ni esta­ble­ce el pro­ce­di­mien­to que debe seguir­se y, tal vez por­que se con­si­de­ra obvio, nun­ca se ha defi­ni­do que es para Esta­dos Uni­dos una “gue­rra”.

Debi­do a tal ambi­güe­dad, si bien en toda su his­to­ria los Esta­dos Uni­dos han par­ti­ci­pa­do en más de 200 con­flic­tos mili­ta­res, el Con­gre­so sólo ha decla­ra­do for­mal­men­te la gue­rra en cin­co opor­tu­ni­da­des. En 1812, con­tra el Impe­rio Bri­tá­ni­co, en 1846 fren­te a Méxi­co y en 1898 con Espa­ña. En 1917 Woo­drow Wil­son soli­ci­tó auto­ri­za­ción para invo­lu­crar­se en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y el 8 de diciem­bre de 1941, un día des­pués del ata­que a Pearl Har­bor, tras la dra­má­ti­ca soli­ci­tud de Fran­klin D. Roo­se­velt, se decla­ró la gue­rra a Japón.

La diver­si­dad de inter­pre­ta­cio­nes sur­gen de la escue­ta refe­ren­cia en la Cons­ti­tu­ción a la atri­bu­ción del Con­gre­so y del Artícu­lo II, Sec­ción II don­de se esta­ble­ce que: “El pre­si­den­te será jefe supre­mo del ejér­ci­to y de la arma­da de los Esta­dos Uni­dos…”.

Ese pre­cep­to que obli­ga al man­da­ta­rio, a la vez le otor­ga facul­ta­des extra­or­di­na­ria­men­te amplias, ha sido tra­di­cio­nal­men­te inter­pre­ta­do de modo libe­ral por lo cual, en su cali­dad de Coman­dan­te en Jefe, el pre­si­den­te, sin con­sul­tar al Con­gre­so pue­de uti­li­zar las tro­pas en cual­quier cir­cuns­tan­cias o esce­na­rio en los cua­les, a su jui­cio, peli­gren los intere­ses, la segu­ri­dad nacio­nal de los Esta­dos Uni­dos o de cua­les­quie­ra de sus ciu­da­da­nos; la atri­bu­ción inclu­ye apre­tar el botón nuclear.

Varios pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos han uti­li­za­do tales facul­ta­des como pre­tex­to para accio­nes inter­na­cio­na­les puni­ti­vas y otros han abu­sa­do de ellas para mez­clar a Esta­dos Uni­dos en ope­ra­cio­nes mili­ta­res, invo­lu­crar­lo en gran­des gue­rras, incu­rrir en actos de agre­sión y ocu­par paí­ses. Entre las más escan­da­lo­sas de esas licen­cias figu­ran las asu­mi­das por Tru­man duran­te la Gue­rra de Corea, John­son y Nixon en las de Viet­nam y Geor­ge W. Bush en Irak y Afga­nis­tán.

Entre las con­tro­ver­sias cons­ti­tu­cio­na­les figu­ra el hecho con­tra­dic­to­rio de que el Con­gre­so auto­ri­za movi­li­za­cio­nes y asig­na fon­dos para gue­rras que no ha decla­ra­do; tam­bién se resal­ta que, de acuer­do con el tex­to, Esta­dos Uni­dos pue­de decla­rar la gue­rra a entes no esta­ta­les. Como mis­mo ocu­rrió con la pira­te­ría bere­be­re, pue­de hacer­lo fren­te a una ente­le­quia como “el terro­ris­mo inter­na­cio­nal” o Al-Qae­da e hipo­té­ti­ca­men­te con­tra una per­so­na que pue­de ser Ahmed ben-Laden o Muam­mar al-Gad­da­fi.

Para­dó­ji­ca­men­te, la más lar­ga de las gue­rras libra­das por los Esta­dos Uni­dos, que fue la sos­te­ni­da con­tra la Nación Apa­che duran­te 46 años (1840−1886), raras veces se men­cio­na y el con­flic­to mili­tar más cruen­to para el pue­blo nor­te­ame­ri­cano, la Gue­rra Civil que duró cin­co años y oca­sio­nó más de 600 000 muer­tos, no requi­rió apro­ba­ción con­gre­sio­nal ni cons­ta en los regis­tro por no haber­se libra­do con­tra un Esta­do extran­je­ro. Téc­ni­ca­men­te la Gue­rra de Corea no fue una gue­rra nor­te­ame­ri­ca­na sino un con­flic­to en el que Esta­dos Uni­dos inter­vino como par­te de las tro­pas de la ONU.

Aun­que no se pue­de cul­par de ello a los redac­to­res de la Cons­ti­tu­ción, en vir­tud del per­fil impe­ria­lis­ta y la con­di­ción de líder mun­dial que Esta­dos Uni­dos se ha otor­ga­do a sí mis­mo, su pre­si­den­te ha sido dota­do de un poder des­me­su­ra­do. El ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano con más de un millón de efec­ti­vos es el úni­co en el mun­do que cuen­ta con coman­dos por áreas geo­grá­fi­cas que cubren todo el pla­ne­ta, cien­tos de bases mili­ta­res y una arma­da de más de 1500 buques, entre ellos 12 por­ta­avio­nes y más de 50 sub­ma­ri­nos con pre­sen­cia en todos los océa­nos y mares del mun­do, a lo cual se aña­de un des­co­mu­nal pode­río nuclear.

Debi­do al cur­so de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos en los últi­mos cien años en los cua­les Esta­dos Uni­dos acu­mu­ló un poten­cial eco­nó­mi­co y un pode­río mili­tar que supera al de todos los demás paí­ses jun­tos, a la voca­ción impe­ria­lis­ta de sus gober­nan­tes y al per­fil ideo­ló­gi­co del pue­blo esta­dou­ni­den­se, la gue­rra es un ele­men­to que acom­pa­ña la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na y la eje­cu­to­ria de sus líde­res que acu­den a ella con extra­or­di­na­ria fre­cuen­cia y con pere­gri­nas jus­ti­fi­ca­cio­nes.

Esta­do Uni­dos, gana­dor en la Pri­me­ra y Segun­da Gue­rra Mun­dial y que exhi­bió en Hiroshi­ma y Naga­sa­ki sus múscu­los ató­mi­cos, no tuvo repa­ros para des­em­bar­car la 101 Divi­sión en San­to Domin­go, car­gar con­tra la minús­cu­la Gra­na­da e inva­dir Pana­má, don­de en nin­gún caso había ejér­ci­tos que derro­tar; tal vez se pre­pa­ra aho­ra para ope­rar con­tra Libia cuan­do es evi­den­te que los nacio­na­les de allí no los nece­si­tan para diri­mir sus asun­tos. Oja­lá esta vez haya una opor­tu­ni­dad para los pue­blos ára­bes y musul­ma­nes.

Según Oba­ma e Hillary Clin­ton, todas las opcio­nes están abier­tas; mien­tras para algu­nos ana­lis­tas ocu­rre exac­ta­men­te lo con­tra­rio: todas pare­cen estar cerra­das, excep­to la de la gue­rra. Oja­lá haya un chan­ce para la paz. Allá nos vemos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *