Fren­te al bipar­ti­dis­mo en Hon­du­ras – FNRP

La Asam­blea Nacio­nal de Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar ha dado paso a una inten­sa espe­cu­la­ción de par­te de las fuer­zas más reac­cio­na­rias del país, las que no han podi­do evi­tar sus comen­ta­rios; y a base de men­ti­ras, unos, y medias ver­da­des los otros, todos se han vis­to obli­ga­dos a hablar del futu­ro del Fren­te, y su inci­den­cia en la vida nacio­nal. Ni siquie­ra los más ses­ga­dos escri­to­res de la dere­cha, se atre­ven a repe­tir la his­to­ria de los “cua­tro vagos”.

Algu­nos inclu­so se atre­ven, en pri­va­do, a pro­po­ner ideas auda­ces para fre­nar el ímpe­tu de unas bases que como nun­ca mues­tran su espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio.
Ni ellos, ni noso­tros, duda­mos sobre la dimen­sión abru­ma­do­ra de la resis­ten­cia como fuer­za polí­ti­ca en el país; lo más peli­gro­so para la dere­cha es que este gru­po de gen­te se desa­rro­lla his­tó­ri­ca­men­te en un mar­co dis­tin­to, y aun­que aún no explo­ta todos su poten­cial de pen­sa­mien­to, es de lejos más capaz de gene­rar ideas, pen­sa­mien­to, crí­ti­cas y deba­tes que toda la dere­cha jun­ta. Los otro­ra escri­to­res nota­bles de las dere­chas, se han con­ver­ti­do en bufo­nes de las cla­ses domi­nan­tes, y se dedi­can a con­tar his­to­rias épi­cas de ladro­nes y ase­si­nos, y a crí­ti­ca y des­men­tir la cru­da bes­tia­li­dad de sus seño­res feu­da­les.

Aun­que el fren­te sigue enfren­tan­do pro­ble­mas de defi­ni­ción, su avan­ce se ace­le­ra cada vez más, y el paso que impo­ne la dere­cha en el cam­po de la vir­tual des­truc­ción de todo ves­ti­gio de jus­ti­cia que que­da en el país, en enfren­ta­do a una resis­ten­cia cada vez más poli­ti­za­da y menos mani­pu­la­ble. Sin lugar a dudas, las bases siguen un com­por­ta­mien­to dia­lec­ti­co, a pesar de la cons­tan­te agre­sión del régi­men. Las duras crí­ti­cas a una direc­ción caren­te de movi­li­dad, pro­vie­nen nor­mal­men­te de sec­to­res pro­gre­sis­tas que no se hacen a la idea de tra­ba­jar en con­jun­to con los gre­mios; en ello pode­mos encon­trar con­tra­dic­cio­nes de cla­se muy noto­rias.

Inclu­so antes del gol­pe de esta­do, era fácil pre­ver que la polí­ti­ca adop­ta­da por la admi­nis­tra­ción Zela­ya esta­ba dan­do una enor­me ener­gía a las cla­ses des­po­seí­das y vul­ne­ra­bles del país. La izquier­da, por otro lado, a pesar de su reza­go teó­ri­co, repun­tó y fue capaz de con­so­li­dar pro­yec­tos de lar­go pla­zo que sobre­pa­san la déca­da; solo una cosa no se pudo lograr en esa déca­da: la uni­dad. Sin embar­go, los movi­mien­tos popu­la­res logran sos­te­ner la enor­me car­ga de cons­truir un órgano popu­lar que resis­tie­ra el emba­te impe­rial, y has­ta de nues­tras pro­pias con­tra­dic­cio­nes.

Los par­ti­dos polí­ti­cos enfren­tan aho­ra mis­mo un momen­to que nun­ca con­si­de­ra­ron seria­men­te; su reem­pla­zo en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo. De hecho, muchos líde­res se resis­ten a con­ce­bir al Fren­te como el refe­ren­te polí­ti­co; lo pre­fie­ren “neu­tral”, para, según ellos man­te­ner el asun­to del poder en medio de todo ese anda­mia­je cadu­co e inser­vi­ble con el que ini­cia­mos el siglo XXI, y que colap­sa con el gol­pe de Esta­do. El pue­blo hon­du­re­ño no lucha con­tra el gol­pe para regre­sar al bipar­ti­dis­mo, lucha para recu­pe­rar la demo­cra­cia den­tro un refe­ren­te polí­ti­co suyo., que muchos no lo entien­dan y pre­ten­dan enca­si­llar al pue­blo por otros cien años, es otro tema.

En gene­ral, pode­mos decir que somos mucho más de lo que la dere­cha local admi­te, pero nece­si­ta­mos dedi­car nues­tra aten­ción a la volun­tad del pue­blo. No pode­mos des­cui­dar nin­gún flan­co, espe­cial­men­te aque­llos en los que somos defi­ni­ti­va­men­te supe­rio­res a nues­tros adver­sa­rios; si lle­ga­mos has­ta acá, es por­que pode­mos gene­rar con­tra­dic­cio­nes que pro­du­cen desa­rro­llo; esta es una for­ta­le­za que debe­mos res­pe­tar, y cul­ti­var; es muy impro­ba­ble que a esta altu­ra los polí­ti­cos de ofi­cio bus­quen enfren­tar­nos en este cam­po. Nues­tro pro­ble­ma está en trans­mi­tir de mane­ra dige­ri­ble lo que pro­du­ci­mos a las bases, más allá de los cua­dros. Sene­ca sos­te­nía que el que sabía pero no podía comu­ni­car su cono­ci­mien­to, se con­ver­tía en igno­ran­te, este es un asun­to que debe­mos resol­ver.

El fenó­meno de la resis­ten­cia no es casual, como no lo fue el gol­pe de esta­do; y la corre­la­ción de fuer­zas con que nos encon­tra­mos hoy, es pro­duc­to de la lucha de cla­ses, por lo que el estu­dio de esta, y la incor­po­ra­ción de la mis­ma al deba­te es muy impor­tan­te. Muchos con­cep­tos requie­ren de una eva­lua­ción minu­cio­sa, dado el cam­bio cons­tan­te en las rela­cio­nes pro­duc­ti­vas que se gene­ran a raíz de la for­ma caó­ti­ca en que se desa­rro­lla el mode­lo neo­li­be­ral. La ena­je­na­ción del tra­ba­jo, por ejem­plo, debe enten­der­se, al menos entre los cua­dros, muy bien, pues la rela­ción que sur­ge de este pro­ce­so nos indi­ca quien es quien en el pro­ce­so. Para el caso, un maes­tro, se dedi­ca fun­da­men­tal­men­te a repro­du­cir las con­di­cio­nes de exis­ten­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta; su tra­ba­jo se encuen­tra en la super­es­truc­tu­ra domi­nan­te, pero no es nues­tro adver­sa­rio de cla­se, la ena­je­na­ción de su tra­ba­jo no se cal­cu­la por medio de méto­dos rela­cio­na­dos con la plus­va­lía. Los maes­tros, a fina­les del siglo XIX, y bue­na par­te del XX, for­ma­ban par­te de una cla­se pri­vi­le­gia­da por el cono­ci­mien­to, lo que los lle­va­ba a repro­du­cir una y otra vez los patro­nes de con­duc­ta de la bur­gue­sía, sin embar­go, no eran due­ños de medios de pro­duc­ción. Qué decir de los sin­di­ca­tos que en la tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria esta­ban dedi­ca­dos a orga­ni­zar a los obre­ros, pasan aho­ra a ser una mino­ría orga­ni­za­da en medio de un mar de des­em­plea­dos, y sub­em­plea­dos por cuen­ta pro­pia, micro­em­pre­sa­rios e inclu­so empre­sa­rios, que aho­ra suman la mayo­ría del pro­le­ta­ria­do.

Cla­ro que el estu­dio de la lucha de cla­ses, y las cate­go­rías aso­cia­das a ella, nos lle­va­ran a poner aten­ción al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio median­te el cual se cam­bian las socie­da­des. Esto no es un tema fácil, y debe abor­dar­se con serie­dad en el deba­te de las ideas, al que tan­to temen nues­tros adver­sa­rios de la dere­cha. El fren­te es ape­nas el comien­zo de un orga­nis­mo que debe con­ver­tir­se en un ente con vida pro­pia, iden­ti­dad cla­ra de sus miem­bros, una lucha ideo­ló­gi­ca­men­te sos­te­ni­da. Por el momen­to, la idea de que el fren­te debe ser un cumu­lo de micro iden­ti­da­des, ale­ja a este de las masas en rebe­lión; estas mues­tran mucha mayor madu­rez, e impo­nen sus cri­te­rios y se aso­cian con el lide­raz­go que amal­ga­ma este momen­to de la lucha.

El aná­li­sis del papel de las orga­ni­za­cio­nes y sus fines, es tam­bién nece­sa­rio, y no debe enfo­car­se capri­cho­sa­men­te. Si vemos de cer­ca los pro­ble­mas de géne­ro, nos damos cuen­ta que los mis­mos están arrai­ga­dos entre noso­tros mis­mos, exis­te machis­mo entre los resis­ten­tes, pero eso no nos hace menos revo­lu­cio­na­rios; segu­ra­men­te las com­pa­ñe­ras femi­nis­tas, segui­rán en una lucha con­tra estos males aun des­pués de refun­da­da la patria. Qué decir de los com­pa­ñe­ros de los gru­pos LGTB, quie­nes han apor­ta­do un núme­ro de víc­ti­mas tre­men­do, tam­bién libran una bata­lla de prin­ci­pios e ideas, que ten­drá con­ti­nui­dad den­tro y fue­ra del fren­te. En con­clu­sión, no son nues­tros intere­ses de gru­po, ni nues­tras luchas orga­ni­za­das sec­to­rial­men­te las que le dan vida al pro­ce­so de refun­da­ción.

Se han pro­du­ci­do agrias crí­ti­cas a los par­ti­dos polí­ti­cos de par­te de algu­nas “ten­den­cias”, movi­das más por la coyun­tu­ra que por el aná­li­sis dia­lec­ti­co serio; enton­ces vamos de regre­so al aná­li­sis de la lucha de cla­ses, encon­tra­mos con­cep­tos cla­ros, que nos indi­can que los par­ti­dos polí­ti­cos son ins­ti­tu­cio­nes emi­nen­te­men­te cla­sis­tas, y el pro­ble­ma radi­ca en que las bases no cuen­tan con ese tipo de orga­ni­za­ción, y que el Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar es el des­ti­na­ta­rio natu­ral para ese rol. El bipar­ti­dis­mo, clá­si­co en algún momen­to de la his­to­ria de todos los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, no es un pro­ble­ma sur­gi­do de la nada, es par­te de la super­es­truc­tu­ra bur­gue­sa, que noso­tros pre­ten­de­mos cam­biar.

Cuan­do entra­mos al reduc­cio­nis­mo, y cate­go­ri­za­mos nues­tras ideas entre refun­da­cion­ci­tos y elec­to­re­ras, nos enca­si­lla­mos en una dis­cu­sión que aún no com­pren­de­mos muy bien. Vea­mos un par de ejem­plos his­tó­ri­cos sobre la natu­ra­le­za cla­sis­ta de los par­ti­dos polí­ti­cos: duran­te la dic­ta­du­ra de Carias, se ata­có al pue­blo que se decla­ra­ba libe­ral; sin embar­go, sus diri­gen­tes pre­va­le­cían como los agen­tes que com­par­tían el rue­do polí­ti­co de la bur­gue­sía; el par­ti­do nacio­nal exis­tía, pero, a pesar de 16 años de carí­si­mo, el par­ti­do libe­ral no dejo de exis­tir, al con­tra­rio, fun­cio­na­ba como un argu­men­to de exis­ten­cia para el nacio­na­lis­mo.

En la épo­ca que va des­de 1957 has­ta 1980, se suce­den gobier­nos, libe­ra­les, nacio­na­lis­tas y mili­ta­res, los par­ti­dos no solo se sos­tie­nen, sino cre­cen, for­ta­le­cen la super­es­truc­tu­ra nece­sa­ria para sos­te­ner los regí­me­nes mili­ta­res, y has­ta dan lugar a la crea­ción de “par­ti­dos emer­gen­tes”, y pro­mue­ven cam­bios cos­mé­ti­cos, que a la lar­ga tie­ne con­se­cuen­cias poco posi­ti­vas para el pro­ce­so de libe­ra­ción del país. El dic­ta­dor López Are­llano, ultra­con­ser­va­dor en la déca­da de los sesen­ta, cam­bia de care­ta en los 70, apo­ya­do por ideó­lo­gos y polí­ti­cos que déca­das des­pués entre­ga­rían la sobe­ra­nía nacio­nal, una y otra vez, has­ta el pun­to que com­pa­ñe­ros de la épo­ca des­fi­lan ondean­do la ban­de­ra de la hoz y el mar­ti­llo. Los auto­res fue­ron los mis­mos, y res­pon­dían a los intere­ses de cla­se que jus­ti­fi­can su exis­ten­cia.

Debe­mos con­ve­nir que el carác­ter de cla­se de los par­ti­dos son los que defi­nen su posi­ción fren­te a la reali­dad, y, en con­se­cuen­cia, el pue­blo, en su pro­ce­so de libe­ra­ción debe orga­ni­zar­se en un par­ti­do polí­ti­co pro­pio. Diga­mos que la expe­rien­cia nos demues­tra que hay dema­sia­dos intere­ses para moti­var los diri­gen­tes de una u otra ten­den­cia a acep­tar esto. De hecho, al ampa­ro del bipar­ti­dis­mos han sur­gi­do muchas orga­ni­za­cio­nes que se mue­ren antes de abrir los ojos; otras no pue­den exis­tir si les cor­tan el cor­dón umbi­li­cal que los une al sis­te­ma.

En ese sen­ti­do, diría­mos que la idea de for­ma­ción de un par­ti­do de mane­ra for­mal, crea­ría muchí­si­mos pro­ble­mas, y aten­ta­ría con­tra la esta­bi­li­dad de lo que se ha logra­do has­ta aho­ra. Sin embar­go, segui­mos sin con­tes­tar pre­gun­tas que requie­ren res­pues­tas con­tun­den­tes de par­te de las diri­gen­cias. Cuan­do orga­ni­za­mos núcleos de direc­ción en todo el país, ¿lo hace­mos en nom­bre del Fren­te o de una orga­ni­za­ción en par­ti­cu­lar?; ¿Cómo expli­ca­mos que el fren­te ten­ga posi­cio­nes inex­pli­ca­bles en las encues­tas que nos han pre­sen­ta­do? Cuan­do le hacen la pre­gun­ta a un miem­bro cual­quie­ra de la resis­ten­cia: ¿Cuál es su filia­ción polí­ti­ca?, ¿qué res­pon­de? A esta pre­gun­ta no pue­de con­tes­tar: soy obre­ro, soy maes­tro, soy mujer, soy indí­ge­na, etc. Sí pue­de decir: soy libe­ral ‑aun­que le pon­ga la cuña “vamos a hacer lo que diga Mel”- o soy Uni­fi­ca­ción Demo­crá­ti­ca, sin que nin­gu­na de las dos repre­sen­te su con­di­ción de cla­se. [1]

Lue­go lle­ga el pro­ble­ma esen­cial sobre la natu­ra­le­za de nues­tra lucha, y otra vez nos apa­re­ce la lucha de cla­ses. Tome­mos el caso de los com­pa­ñe­ros indí­ge­nas y negros, y la visión euro cen­tris­ta de la revo­lu­ción; la libe­ra­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios es un pro­ce­so dia­lec­ti­co obli­ga­do en la agen­da que nos ha deja­do la con­quis­ta y su pro­ce­so de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria; sin embar­go, esto no libe­ra al res­to de nues­tras orga­ni­za­cio­nes. Con­se­cuen­te­men­te, debe­mos pre­su­mir que la lucha sec­to­rial es una nece­si­dad his­tó­ri­ca en todas las socie­da­des; la libe­ra­ción es un pro­ce­so emi­nen­te­men­te polí­ti­co y de cla­se.

Este es un tema de estu­dio muy impor­tan­te que no se pue­de mane­jar en un solo ensa­yo, pero que sí pue­de deba­tir­se para cons­truir las ideas del poder que tan­to hemos ven­ti­la­do. Al final, el poder popu­lar, los con­cep­tos de aba­jo hacia arri­ba, y otros se fun­da­men­tan en el mis­mo ori­gen, por lo que el enten­di­mien­to de este resul­ta impos­ter­ga­ble.

Por aho­ra la cla­se domi­nan­te sabe que exis­te un opues­to, ya implan­ta­do en el ima­gi­na­rio del otro­ra clien­te del show polí­ti­co, y habrá de inten­si­fi­car su agre­si­vi­dad; antes ello nues­tro camino es evi­den­te: for­ta­le­cer ese refe­ren­te polí­ti­co que ya es par­te de la coti­dia­nei­dad de pue­blo en lucha: la resis­ten­cia popu­lar; una espe­ran­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *