Físi­ca y polí­ti­ca – Car­los Fabret­ti

La físi­ca actual es suma­men­te com­ple­ja, y cono­cer tan siquie­ra los rudi­men­tos de la rela­ti­vi­dad y la mecá­ni­ca cuán­ti­ca requie­re muchas horas de estu­dio y refle­xión, así como el aban­dono de una serie de pre­jui­cios deri­va­dos de una con­cep­ción idea­lis­ta e inge­nua­men­te intui­ti­va de la natu­ra­le­za. Pue­de que ya nadie crea que la Tie­rra es pla­na aun­que nues­tros sen­ti­dos así lo sugie­ran; pero para muchos la cur­va­tu­ra del espa­cio-tiem­po o el inde­ter­mi­nis­mo cuán­ti­co no son más que oscu­ras elu­cu­bra­cio­nes que en nada afec­tan a su visión del mun­do (en este sen­ti­do, es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que se siga hablan­do de la “teo­ría” de la rela­ti­vi­dad cien años des­pués de su cons­ta­ta­ción irre­fu­ta­ble).
Y la polí­ti­ca actual no es menos com­ple­ja. Con el agra­van­te de que con res­pec­to a la físi­ca nadie ‑o casi nadie- mien­te, mien­tras que la infor­ma­ción polí­ti­ca más abun­dan­te, la que nos ofre­cen los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, es casi siem­pre falaz o ten­den­cio­sa. Y con la par­ti­cu­la­ri­dad de que, así como a la mayo­ría de la gen­te no le impor­ta reco­no­cer su esca­sa for­ma­ción cien­tí­fi­ca, nadie admi­te su igno­ran­cia polí­ti­ca; todo el mun­do opi­na sobre todo, como en las ter­tu­lias radio­fó­ni­cas, y todos creen ‑o pre­ten­den hacer­nos creer- que sus opi­nio­nes se basan en un cono­ci­mien­to obje­ti­vo de la reali­dad.

Para col­mo de males, las esca­sas per­so­nas que tie­nen una for­ma­ción polí­ti­ca míni­ma­men­te sóli­da tien­den a afe­rrar­se a los clá­si­cos con un fer­vor que, en últi­ma ins­tan­cia, no es sino nos­tal­gia de la reli­gión. Nadie cues­tio­na a Gali­leo y New­ton como padres de la cien­cia moder­na, pero la gen­te ins­trui­da no igno­ra que sus for­mu­la­cio­nes han sido supe­ra­das. Sin embar­go, no es inusual que los mar­xis­tas sigan repi­tien­do como axio­mas incues­tio­na­bles afir­ma­cio­nes que nun­ca fue­ron más que pri­me­ras apro­xi­ma­cio­nes a pro­ble­mas suma­men­te com­ple­jos; seguir esgri­mien­do, a estas altu­ras, sim­pli­fi­ca­cio­nes tales como que la eco­no­mía está en la base de todas las acti­vi­da­des huma­nas o que los obre­ros no tie­ne patria, o ape­lar a con­cep­tos tan esque­má­ti­cos (aun­que en su día ilu­mi­na­do­res) como los de infra­es­truc­tu­ra y super­es­truc­tu­ra, es tan fre­cuen­te como preo­cu­pan­te.

Si hace unos meses me hubie­ran pre­gun­ta­do a que­ma­rro­pa qué opi­nión me mere­cen quie­nes afir­man, por ejem­plo, que Bata­su­na es ETA, que el inde­pen­den­tis­mo es incom­pa­ti­ble con el socia­lis­mo o que el juez Gar­zón es un valien­te, habría con­tes­ta­do que solo un necio o un cana­lla podía decir tales san­de­ces. Pero debo admi­tir que tras la recien­te cam­pa­ña de apo­yo a Gar­zón y la aún más recien­te pame­ma de las mesas de con­ver­gen­cia ciu­da­da­na ya no pue­do dar esa res­pues­ta sin caer en el mis­mo sim­plis­mo que aca­bo de cri­ti­car. Per­so­nas sobre cuya inte­li­gen­cia y hon­ra­dez ten­go pocas dudas han par­ti­ci­pa­do en una o en ambas movi­li­za­cio­nes (y, lo que es aún más preo­cu­pan­te, lue­go se han defen­di­do de las crí­ti­cas con argu­men­tos de una inge­nui­dad casi con­mo­ve­do­ra), y algu­nos izquier­dis­tas de pro siguen opi­nan­do que el inde­pen­den­tis­mo es bur­gués y reac­cio­na­rio. Todo ello me lle­va a pen­sar que el pro­ble­ma es aún más gra­ve de lo que pare­cía y que en polí­ti­ca, como en físi­ca, no bas­ta con afi­nar tal o cual con­cep­to o ajus­tar tal o cual teo­ría: se impo­ne un cam­bio de para­dig­ma. Lo cual no sig­ni­fi­ca rom­per con lo ante­rior, sino rela­ti­vi­zar­lo ‑sin caer en el rela­ti­vis­mo- para revi­ta­li­zar­lo, val­ga el tra­ba­len­guas. La rela­ti­vi­dad no aca­bó con la físi­ca new­to­nia­na, como pro­cla­mó en su día la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta, sino que la inte­gró en un sis­te­ma más amplio: como alguien dijo acer­ta­da­men­te, Eins­tein se tra­gó vivo a New­ton. Los anti­ca­pi­ta­lis­tas ‑y los anti­neo­li­be­ra­les- del siglo XXI ten­dre­mos que tra­gar­nos vivos a Marx, a Engels, a Baku­nin, a Lenin, a Rosa Luxem­bur­go, a Grams­ci, a Kate Millett, a Fidel Cas­tro y a muchos y muchas más. Y vaciar de reli­quias los arma­rios.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *