Los ciu­da­da­nos auto­ri­ta­rios – Anto­nio Alva­rez Solis

Los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que acon­te­cen en el mun­do ára­be ‑dudo si cons­ti­tu­yen una revo­lu­ción con toda su car­ga ideo­ló­gi­ca o una sim­ple y radi­cal pro­tes­ta deses­pe­ra­da- han des­ta­pa­do súbi­ta­men­te una reali­dad muy preo­cu­pan­te: la adhe­sión auto­má­ti­ca de muchos ciu­da­da­nos a los regí­me­nes auto­ri­ta­rios occi­den­ta­les. Esa adhe­sión, que de momen­to se tra­du­ce en un aumen­to de los bene­fi­cios de las gran­des petro­le­ras, se mani­fies­ta en las cons­tan­tes e implí­ci­tas ala­ban­zas a la auto­de­no­mi­na­da demo­cra­cia occi­den­tal, como si en esa demo­cra­cia no se vivie­ra una situa­ción de sumi­sión per­cep­ti­ble y escan­da­lo­sa a los pode­res que gobier­nan auto­crá­ti­ca­men­te los esta­dos de Occi­den­te.

Una fra­se reve­la la ver­dad de lo que aquí seña­lo. La alta comi­sio­na­da de la ONU para los dere­chos huma­nos, Sra. Navy Pillay, ha soli­ci­ta­do una inme­dia­ta inter­ven­ción del orga­nis­mo inter­na­cio­nal ya que está «extre­ma­da­men­te alar­ma­da por­que mien­tras yo hablo se están per­dien­do vidas». Y así es. Vidas ino­cen­tes, ade­más, de gen­tes con exis­ten­cias mar­ca­das por las nece­si­da­des coti­dia­nas, que hoy se enfren­tan, ya har­tas de sufri­mien­tos, al abu­so de sus gober­nan­tes.

Pero me pre­gun­to si aca­so la Sra. Pillay tie­ne en cuen­ta efi­caz­men­te ade­más de estas últi­mas masa­cres los millo­nes de seres ‑entre ellos una ate­rra­do­ra cifra de niños y muje­res- que pere­cen trá­gi­ca­men­te en paí­ses a los que Occi­den­te ha aban­do­na­do por no sig­ni­fi­car nada para su eco­no­mía o que explo­ta con un rigor inhu­mano. En esos paí­ses cien­tos de miles de seres mue­ren en silen­cio mien­tras ella habla todos los días ¿Y por qué esos millo­nes de seres que pere­cen en ese espe­luz­nan­te silen­cio no sus­ci­tan la alar­ma­da inter­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das?

En el fon­do pare­ce que a la Sra. Pillay le suce­de lo que a tan­tos ciu­da­da­nos occi­den­ta­les: que han adop­ta­do el auto­ri­ta­ris­mo que les domi­na has­ta hacer­lo sus­tan­cia mis­ma de su vida.

Son ciu­da­da­nos que han remo­de­la­do su espí­ri­tu has­ta no cap­tar la caren­cia de liber­tad en cuyo seno se des­en­vuel­ven. Su demo­cra­cia colea insen­si­ble en un medio líqui­do que les impi­de la per­cep­ción del vasa­lla­je en que sufren una injus­ti­cia tras otra y unas suce­si­vas agre­sio­nes a sus dere­chos inna­tos.

Esos ciu­da­da­nos se han con­ver­ti­do a un auto­ri­ta­ris­mo que todos los días les entre­ga, ata­dos de pies y manos, a sevi­cias y abu­sos que sola­men­te per­ci­ben cuan­do lle­gan a situa­cio­nes mate­rial­men­te degra­dan­tes y extre­mas. Mien­tras esas situa­cio­nes no aprie­tan su tor­ni­que­te los tra­ba­ja­do­res occi­den­ta­les, por ejem­plo, ven en los actua­les levan­ta­mien­tos ára­bes un cla­mor no jus­ti­fi­ca­do en el esce­na­rio en que ellos se des­en­vuel­ven. Se con­for­tan así con su dema­cra­da y exhaus­ta demo­cra­cia y fina­li­zan por insen­si­bi­li­zar­se al auto­ri­ta­ris­mo que les nie­ga tan­tas cosas. Y de esta mane­ra gen­tes impo­ten­tes sus­tan­cial­men­te ante los gobier­nos que pade­cen fina­li­zan por creer­se con capa­ci­dad de gobierno para pro­te­ger las liber­ta­des de quie­nes habi­tan las tie­rras del lla­ma­do ter­cer mun­do.

No hay más que leer los foros de par­ti­ci­pa­ción en muchos perió­di­cos occi­den­ta­les para com­pro­bar a dón­de nos ha lle­va­do el embo­ta­mien­to inte­lec­tual y la des­truc­ción de la fun­ción crí­ti­ca ante nues­tra empo­bre­ci­da estruc­tu­ra de dere­chos y liber­ta­des.

Si tuvié­ra­mos un ins­tru­men­to capaz de medir el auto­ri­ta­ris­mo lle­ga­ría­mos a con­clu­sio­nes muy irri­tan­tes res­pec­to al sis­te­ma en que super­vi­vi­mos tris­te­men­te. Por ejem­plo, nos amo­ti­na­ría el alma com­pro­bar con que faci­li­dad los pode­ro­sos del sis­te­ma mani­pu­lan la eco­no­mía para con­ver­tir en pobre­za el tra­ba­jo de la mayo­ría y tra­du­cir­lo a rique­za de la mino­ría. Esta trans­for­ma­ción de la vida común en dine­ro mino­ri­ta­rio cons­ti­tu­ye una de las mani­pu­la­cio­nes de más gro­se­ro e inmo­ral fun­cio­na­mien­to.

Pero qué decir de la jus­ti­cia, una fun­ción que cae como una losa sobre la gen­te del común y que se con­vier­te en melí­fluas con­si­de­ra­cio­nes cuan­do afec­ta a los miem­bros de la éli­te social. O qué adver­tir sobre las con­si­de­ra­das liber­ta­des de indi­vi­duos o de pue­blos, pues­tas al ser­vi­cio de los gran­des desig­nios fac­cio­sos que dise­ñan el mun­do hora a hora median­te el empleo de la fuer­za ves­ti­da con la solem­ne toga legal.

Un océano de lite­ra­tu­ra y de imá­ge­nes de todo tipo inun­da los cere­bros de las masas para sus­ci­tar en ellas el con­ven­ci­mien­to de la igual­dad ante la ley, la capa­ci­dad de sobe­ra­nía popu­lar, la majes­tad de los tri­bu­na­les, la luz de las ban­de­ras y el sacri­fi­co social de quie­nes des­de las altu­ras deci­den nues­tra vida minu­to tras minu­to has­ta con­ver­tir­nos en eje­cu­to­res coti­dia­nos del auto­ri­ta­ris­mo con que hoy se pro­po­ne la libe­ra­ción de la san­gría que sufren los paí­ses ára­bes.

Uno de los meca­nis­mos emplea­dos para subor­di­nar­nos y con­ver­tir­nos de por­tea­do­res de la pro­pia sumi­sión con­sis­te en mani­pu­lar el len­gua­je has­ta con­ver­tir­lo en un revol­ti­jo de sig­ni­fi­ca­dos sola­men­te nave­ga­ble des­de sabe­res tabu­la­dos como cier­tos y per­te­ne­cien­tes a las mino­rías téc­ni­cas, tan fina­men­te fabri­ca­das des­de los pode­res. Dejar­nos sin len­gua pro­pia ha cons­ti­tui­do uno de los más fero­ces aten­ta­dos a la liber­tad. Habla­mos todos un len­gua­je glo­ba­li­za­do cuyo dic­cio­na­rio de sig­ni­fi­ca­dos está en poder de quie­nes han arre­ba­ta­do a la calle la capa­ci­dad de comu­ni­ca­ción.

Qui­zá por ello, y en la carre­ra que se ha de empren­der para con­se­guir la liber­tad, resul­ta exce­len­te que cada pue­blo recu­pe­re el len­gua­je que his­tó­ri­ca­men­te le es más pro­pio y en cuyo mar­co sus­tan­cias como la liber­tad, la igual­dad, la paz, la soli­da­ri­dad y otros gran­des con­cep­tos esen­cia­les tie­nen un valor antro­po­ló­gi­ca­men­te vita­li­za­dor. Esos len­gua­jes, que hoy son con­de­na­dos como pri­mi­ti­vos ante la nece­si­dad de cons­truir estruc­tu­ras fuer­tes y uni­ver­sa­les, nos devuel­ven a noso­tros mis­mos y nos obli­gan a enten­der con niti­dez lo que que­re­mos decir con los tér­mi­nos que resul­ten revo­lu­cio­na­rios.

Al fin y al cabo, la revo­lu­ción sue­le ser, más que otra cosa, un inten­to de reen­cuen­tro con lo que de fun­da­men­tal habi­ta en la memo­ria pro­fun­da.

Si uno pudie­ra echar mano de Pla­tón, sin que nos aver­gon­za­ran las car­ca­ja­das de los sim­ples pro­fe­so­res de filo­so­fías pos­mo­der­nas, qui­zá resul­ta­ra más fácil expli­car todo esto que apun­ta­mos. Echar mano de Pla­tón o, situa­dos más acá, de gen­tes indig­na­da­men­te jus­tas como Marx y de quie­nes bebie­ron tan hon­ra­da­men­te en el cho­rro de su fuen­te. Pero ¿quién se atre­ve a ello ante el fes­ti­val de afir­ma­cio­nes auto­ri­ta­rias que manan de una par­te de la pobla­ción com­pla­ci­da en el sis­te­ma que la hace mal­vi­vir satis­fe­cha de su mala exis­ten­cia?

Todo esto que dejo escri­to me lle­va a pre­gun­tar­me si lo que está suce­dien­do en los paí­ses ára­bes es una revo­lu­ción o sim­ple­men­te una pro­fun­da revuel­ta. La revo­lu­ción equi­va­le a una alter­na­ti­va radi­cal del mar­co ideo­ló­gi­co. Por ello me pre­gun­to si el recur­so al Ejér­ci­to como sos­tén de la insur­gen­cia no será un indi­ca­ti­vo anti­rre­vo­lu­cio­na­rio.

Cuan­do se pro­du­jo la Revo­lu­ción de Octu­bre en la Unión Sovié­ti­ca no se con­tó con el ejér­ci­to sino con los sol­da­dos, que es alian­za muy dis­tin­ta por par­te de los ciu­da­da­nos.

El Ejér­ci­to es el man­do, la cúpu­la, que for­ma par­te de la mino­ría opre­so­ra. El Ejér­ci­to siem­pre está de acuer­do con lo más duro del poder cons­ti­tuí­do.

No sé si en Egip­to y en Túnez o los esta­dos del medio orien­te aho­ra en pro­ble­mas el Ejér­ci­to admi­nis­tra­rá la heren­cia del sis­te­ma. Creo que sí. A la gen­te se le dará acce­so a una fies­ta que siem­pre tie­ne su hora­rio de cie­rre. No es malo, empe­ro, que se haya pro­ba­do la capa­ci­dad del múscu­lo popu­lar. Ello des­ve­la que el vol­cán entra en erup­ción para vomi­tar un nue­vo mun­do.

Pero de momen­to lo úni­co segu­ro es que el petró­leo ha subi­do rápi­da­men­te en pro de unas mino­rías que nece­si­ta­ban un tra­ta­mien­to de cho­que.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *