No hay mal que cien años dure… – Car­los Tena

Exis­ten unas más que curio­sas coin­ci­den­cias en la prác­ti­ca tota­li­dad de los ser­vi­cios infor­ma­ti­vos espa­ño­les (per­mí­tan­me que uti­li­ce el gen­ti­li­cio en esta oca­sión), ya sean radio­fó­ni­cos, impre­sos, repro­du­ci­dos por Inter­net o tele­vi­sua­les. Pare­ce como si los ejér­ci­tos, empre­sa­rios y polí­ti­cos – estos últi­mos dilec­tos hijos que lue­go pasa­rán a los con­se­jos de Admi­nis­tra­ción – se hubie­ran pues­to de acuer­do en impo­ner al mun­do una nue­va reli­gión, que nada tie­ne que ver con lo espi­ri­tual, sino todo lo con­tra­rio.

He teni­do que sopor­tar en casa aje­na (la edu­ca­ción para la ciu­da­da­nía obli­ga a acep­tar­lo) varios ser­vi­cios infor­ma­ti­vos, don­de se repro­du­je­ron ese tipo de con­co­mi­tan­cias sos­pe­cho­sas. En temas como las revuel­tas ára­bes, Cuba y Sor­tu, cla­man al cie­lo. Por un lado, la pusi­la­ni­mi­dad de cuan­tos corres­pon­sa­les habla­ron des­de Libia: todos en terri­to­rio con­tro­la­do por los rebel­des. Ni un solo en Trí­po­li; ni uno ha sido capaz de entre­vis­tar (comoLe Jour­nal du Diman­che ayer mis­mo en Fran­cia) al hoy sata­ni­za­do Gada­fi, como en su día lo fue Sadam Hus­sein, para que el con­de­na­do sin pro­ce­so pudie­ra defen­der­se. Ni un comen­ta­rio posi­ti­vo, aun­que la suer­te esté echa­da, sobre la ini­cia­ti­va del Alba y Hugo Chá­vez, dan­do ejem­plo de ejer­ci­cio demo­crá­ti­co: diá­lo­go, antes que inva­sión y muer­te de más ino­cen­tes.

Por si fue­ra poca la sub­je­ti­vi­dad en los comen­ta­rios de quie­nes habla­ban en direc­to, uti­li­zan­do todo tipo de insul­tos con­tra el pre­si­den­te libio y su ejér­ci­to (al que defi­nie­ron como mer­ce­na­rio), las entra­di­llas a las cró­ni­cas eran de libro… de coci­na, que no de esti­lo. El tea­tro del ser­vi­lis­mo a la ver­dad úni­ca es laten­te, como paten­te la una­ni­mi­dad de cri­te­rio en torno a los temas cita­dos. Liber­tad de expre­sión uni­for­ma­da. Disi­den­cia prohi­bi­da.

Lo de Sor­tu, hie­de. No en vano, Rubal­ca­ba son­ríe y tutea a los perio­dis­tas pre­sen­tes en las rue­das de pren­sa, en las que nadie osa for­mu­lar una sola pre­gun­ta que pudie­ra herir la sus­cep­ti­bi­li­dad del mona­gui­llo de Inte­rior. Con lo her­mo­so que resul­ta un minis­tro en aprie­tos… Cuan­do sal­ta el tema vas­co, todas las cade­nas se vis­ten de Inter­eco­no­mía. Una tal Mamen, en la Sex­ta, hablan­do de la suge­ren­cia for­mu­la­da por varios diri­gen­tes de dos par­ti­dos demo­crá­ti­cos (la ley que ile­ga­li­zó a Herri Bata­su­na sigue sien­do ilí­ci­ta) comoAra­lar y Eus­ko Alkar­ta­su­na, para que en esta eta­pa no se detu­vie­ra a más ciu­da­da­nos vas­cos, sal­tó de la buta­ca dicien­do: “¡Lo que nos fal­ta­ba ¡ aho­ra resul­ta que…¡”, y con­ti­nuó su labor con­ven­ci­da de que es perio­dis­ta. 

Ricar­do Cora­zón de León no debió ser un rey demó­cra­ta. Me da en la nariz que los nue­vos Caba­lle­ros de la Tabla Redon­da tam­po­co están por la labor; pero mien­tras a los autén­ti­cos pue­do al menos con­ce­der­les el bene­fi­cio de la duda, en tan­to en cuan­to su San­to Grial, ya fue­se de made­ra o pie­dra, cris­tal o barro coci­do, resul­tó el úni­co moti­vo que les movió a lan­zar­se hacia las tie­rras san­tas, a los del siglo XXI no pode­mos per­mi­tír­se­lo, por­que su Cáliz Sagra­do se ubi­ca en los pozos petro­lí­fe­ros, por­que están dis­pues­tos a masa­crar a los infie­les de hoy, que no son sio­nis­tas, sino los lla­ma­dos anti sis­te­ma, emi­gran­tes, votan­tes de Chá­vez, cubanas/​os revo­lu­cio­na­rios, vascos/​as inde­pen­den­tis­tas y ára­bes de toda con­di­ción. Todos ellos son, sen­ci­lla­men­te, terro­ris­tas.

El gobierno de Israel, cuan­do comen­za­ron las revuel­tas (sigo negán­do­me a lla­mar­las revo­lu­cio­nes), paga­das o pro­te­gi­das des­de el exte­rior, acu­só al eje­cu­ti­vo ira­ní, que pre­si­deMah­moud Ahma­di­ne­jad , y a Hez­bo­lá (Par­ti­do de Dios; en este caso, de Alá) de diri­gir tales aso­na­das con­tra los lla­ma­dos dic­ta­do­res de aque­lla zona. Nada que obje­tar a la hora de derro­car a un sátra­pa. Yo si pudie­ra haría lo mis­mo en Ara­bia Sau­di­ta, Kuwait, Omán, Qatar, Hon­du­ras, Che­quia, Eslo­va­quia, USA, Espa­ña, Ita­lia, etc., don­de la pala­bra demo­cra­cia no sir­ve de mucho, excep­to para que millo­nes de incau­tos crean que es el San­to Grial deCame­ron, Ber­lus­co­ni, Sar­kozy, Mer­kel, Rajoy o Zapa­te­ro. Sigo con el tema de las revuel­tas.

El dia­rio Yediot Aha­ro­not (uno de los tres más impor­tan­tes en Israel), publi­ca­ba hace días que el país «sigue con preo­cu­pa­ción los inten­tos de Irán, Hez­bo­lá y otras her­man­da­des musul­ma­nes cer­ca­nas al isla­mis­mo radi­cal por derri­bar gobier­nos, ya que se sos­pe­cha que están detrás de la esce­na, con­tri­bu­yen­do con millo­nes de euros a lo que pare­cen (según las cade­nas de tele­vi­sión occi­den­ta­les) levan­ta­mien­tos demo­crá­ti­cos con­tra regí­me­nes des­pó­ti­cos de la zona». Curio­sa coin­ci­den­cia, en esta oca­sión, por­que tan­to Gada­fi como el dia­rio israe­lí apun­tan en la mis­ma direc­ción, a la hora de iden­ti­fi­car a los pre­sun­tos men­to­res de dichas revuel­tas popu­la­res.

Más coin­ci­den­cias. Las cade­nas espa­ño­las, en su con­jun­to, cie­rran filas a la hora de con­ce­der vein­te minu­tos a Libia, pero diez segun­dos a los levan­ta­mien­tos popu­la­res y pro­tes­tas gene­ra­li­za­das en varios esta­dos de los USA, como Wis­con­sin, dada la actua­ción de su gober­na­dor Scott Wal­ker, eli­mi­nan­do bene­fi­cios socia­les a tra­ba­ja­do­res y jubi­la­dos. A la hora de la rei­vin­di­ca­ción, como de la repre­sión de los uni­for­ma­dos con­tra los mani­fes­tan­tes, para las cade­nas espa­ño­las lo pri­me­ro es expre­sión prís­ti­na de la liber­tad; lo segun­do, cuan­do hay carre­ras, gol­pes y heri­dos, se resu­me con la fra­se “la poli­cía se vio obli­ga­da a dis­per­sar”, mien­tras que idén­ti­cos casos en Vene­zue­la, Ecua­dor o Boli­via, como en Irán o Libia (Trí­po­li) se sal­da­rían con la expre­sión “los agen­tes masa­cra­ron a la pobla­ción que deman­da­ba pací­fi­ca­men­te sus dere­chos”. El pasa­do 3 de Mar­zo, cuan­do se cum­plían 35 años del ase­si­na­to de 5 tra­ba­ja­do­res en Vito­ria, a manos de la poli­cía de Fra­ga Iri­bar­ne y Mar­tín Villa, esas cade­nas calla­ron en pelo­tón.

Ni un solo segun­do tam­po­co, para comen­tar el inte­rro­ga­to­rio al que fue some­ti­do el sol­da­doBrad­ley Man­ning, des­nu­do duran­te horas, mal­tra­ta­do y humi­lla­do por sus supe­rio­res, como pró­lo­go a la con­de­na (tal vez pena capi­tal) por reve­lar los crí­me­nes del ejér­ci­to USA en Irak, mer­ced a la entre­ga a Wiki­leaks de docu­men­tos de las pro­pias fuer­zas arma­das, en los que se mos­tra­ban ase­si­na­tos simi­la­res al de José Couso, bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos, tor­tu­ras, etc., impu­nes has­ta hoy.

Ni un solo minu­to para entre­vis­tar a los miem­bros del Gru­po Inter­na­cio­nal de Con­tac­to, sobre su ofer­ta de diá­lo­go abier­to para lograr la paz en el País Vas­co, como anta­ño se logró en Irlan­da del Nor­te. No hay micró­fo­nos a la hora de que alguien pue­da disen­tir de lo que se quie­re impo­ner, por la fuer­za y la ame­na­za.

Y como guin­da al pas­tel de san­gre, con­fu­sión, inva­sión y robo del petró­leo ára­be allá don­de se encuen­tre, la noti­cia más rele­van­te de las últi­mas sema­nas la aca­ba de pro­vo­car una encues­ta rea­li­za­da en Fran­cia. Según un son­deo encar­ga­do al Ins­ti­tu­to Harris Inter­ac­ti­vepara el dia­rio Le Pari­sienMari­ne Le Pen (hija de Jean Marie, que fue­ra líder del Fren­te Nacio­nal), hoy pre­si­den­ta de ese par­ti­do, se halla en cabe­za de las inten­cio­nes de voto para la pri­me­ra vuel­ta de la elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, con un 23 %, por delan­te de Nico­lás Sar­kozy y Mar­ti­ne Aubry (actual pre­si­den­te y can­di­da­ta socia­lis­ta, res­pec­ti­va­men­te), ambos con el 21 %. Pare­ce que el espí­ri­tu de Vichy no ha des­apa­re­ci­do.

Que­da cla­ro. En el país de la Revo­lu­ción, de la Decla­ra­ción de los Dere­chos del Hom­bre y el Ciu­da­dano, como en Espa­ña, Ita­lia, Ale­ma­nia o Gran Bre­ta­ña, la socie­dad no per­do­na a quie­nes, en nom­bre de una fal­sa demo­cra­cia, uti­li­zan las mis­mas armas del III Reich. Para millo­nes de votan­tes, no hacen fal­ta diri­gen­tes de extre­ma dere­cha dis­fra­za­dos de demó­cra­tas a la hora de hacer polí­ti­ca. Que sean los pro­pios tali­ba­nes quie­nes man­ten­gan el esta­do del terror. Fue­ra care­tas, que gana­mos.

Resul­ta más explí­ci­to, efi­caz y bara­to, que aque­llos que con­fían en la supre­ma­cía de la raza aria, la xeno­fo­bia, el cla­sis­mo, la vio­len­cia, el des­pre­cio al diá­lo­go y demás carac­te­rís­ti­cas de un hon­ra­do ciu­da­dano de dere­chas, en este caso una mujer, diri­jan los des­ti­nos de un país.

Si Mari­ne Le Pen triun­fa­ra en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas en esa pri­me­ra vuel­ta, el efec­to que cau­sa­ría en Espa­ña sería desas­tro­so para Zapa­te­ro.

No está en mi áni­mo ale­grar­me por tal posi­bi­li­dad, aun­que renie­gue del leo­nés y su medio­cri­dad per­ma­nen­te. Pero dado que tam­po­co per­te­nez­co a la fami­lia de aque­llos que se con­for­man con el menor mal posi­ble, pue­do vati­ci­nar alto y cla­ro, que en las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les no gana­rá el PP, sino que per­de­rá el PSOE, por las mis­mas razo­nes que Feli­pe X, Señor del Gal, fue expul­sa­do de la Mon­cloa por un geno­ci­da como José Mª Aznar.

Y en este caso no habrá pin­za a la que echar las cul­pas de la deba­cle, por­que IU esta­rá obli­ga­da a pedir el voto para ella mis­ma, si no quie­re ter­mi­nar como San­tia­go Carri­llo: en bra­zos del puño, la rosa, la men­ti­ra, la impos­tu­ra, la mani­pu­la­ción, la corrup­ción, la com­pra de inte­lec­tua­les y el abra­zo del Bor­bón. Y lue­go dicen que no hay mal que dure cien años…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *