Un Goya al mejor mon­ta­je

Fran­ca­men­te, me ale­gré al oír a Patxi López, en el mar­co del deba­te sobre víc­ti­mas de moti­va­ción polí­ti­ca: «haré todo lo posi­ble por traer la paz». Ardua tarea que pre­ten­día lide­rar. Dejé afluir mis mayo­res dosis de can­di­dez para pen­sar que, al fin, esta­ba dis­pues­to a mover­se. En bue­na direc­ción, se entien­de. Su ape­la­ción a la «jus­ti­cia, ver­dad y demo­cra­cia» me hizo pen­sar que, real­men­te, se refe­ría a una revi­sión de esos tres con­cep­tos, tras la pali­za que han reci­bi­do en las últi­mas déca­das por gen­te como el pro­pio Sr. López. Al fin y al cabo, solo recla­mas algo cuan­do con­si­de­ras que has­ta aho­ra ha esta­do ausen­te. Lo creía una auto­crí­ti­ca que, tal vez, se acom­pa­ña­ría con hechos que lla­ma­rían al reco­no­ci­mien­to, repa­ra­ción y garan­tía de no repe­ti­ción de las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos de que el esta­do ha sido res­pon­sa­ble.

Que mi gozo lle­ga­ra al pozo fue cues­tión de días. Para­fra­seán­do­les podía decir que «no tie­nen cre­di­bi­li­dad». Ante­rior­men­te ya habían ofre­ci­do mer­can­cía polí­ti­ca ave­ria­da y, cuan­do los con­su­mi­do­res diji­mos no estar intere­sa­dos, la úni­ca medi­da que deci­die­ron adop­tar fue «mejo­rar la comu­ni­ca­ción». Gas­tar­se millo­nes en pro­pa­gan­da. Es decir, man­te­ner el timón con una capa de maqui­lla­je, dar más color al deco­ra­do, apres­tar bri­llan­tes bam­ba­li­nas… para seguir hacien­do lo mis­mo. Ya que todo es far­sa, mera tea­tra­li­dad, al menos, que sea mere­ce­do­ra de un Goya.

Téc­ni­cos de todo pela­je se han preo­cu­pa­do de disec­cio­nar la pues­ta en esce­na de ETA para sus decla­ra­cio­nes. Han pre­ten­di­do des­cu­brir qué tur­bias manio­bras escon­dían los últi­mos movi­mien­tos de la izquier­da aber­tza­le. Han mira­do con lupa el púl­pi­to, el con­tex­to y las pala­bras emplea­das en la pre­sen­ta­ción de un nue­vo par­ti­do, han hecho cába­las sobre quién está detrás, delan­te, a izquier­da o a dere­cha, han espe­cu­la­do con con­ni­ven­cias y suce­sio­nes varias. Pero como la apues­ta es diá­fa­na ‑no hay velos que des­ve­lar, a pesar de la insu­fri­ble lite­ra­tu­ra del Abo­ga­do del Esta­do- lle­gan a la temi­da con­clu­sión de que, aun­que no esta­rán nomi­na­dos a nin­gu­na dis­tin­ción, ese sec­tor se mue­ve en posi­ti­vo.

Por el con­tra­rio, a quie­nes des­de Madrid, Gas­teiz o Iru­ñea les ha toca­do por capri­chos his­tó­ri­cos lidiar con los nue­vos acon­te­ci­mien­tos ‑o están atra­pa­dos por ellos- mane­jan pala­bras, actos y entre­ac­tos en un esce­na­rio que les es inquie­tan­te. Pare­ce fácil mejo­rar en jus­ti­cia, ver­dad y demo­cra­cia. Lo tie­nen al alcan­ce de su mano. Pero no, pre­fie­ren otra vez tirar de pro­pa­gan­da. Hagá­mos­lo ‑pien­san- con la mejor y mayor herra­mien­ta de per­sua­sión de masas a nues­tro alcan­ce: el ope­ra­ti­vo poli­cial.

Hace año y medio Ares anun­ció que dedi­ca­ría a 1 de cada 16 agen­tes de la Ertzain­tza en la nue­va Divi­sión Anti­te­rro­ris­ta para al con­trol del «entorno de ETA». Se estre­na­ba unos meses más tar­de con una ope­ra­ción a la medi­da de sus nece­si­da­des. Los ingre­dien­tes eran Onda­rroa, explo­si­vos, armas, algo de dro­ga ‑por lo de la mar­gi­na­li­dad- y accio­nes que en el momen­to res­pon­dían a las mayo­res preo­cu­pa­cio­nes del depar­ta­men­to. Gen­te que toda­vía hoy no ha sido juz­ga­da ‑y por tan­to ino­cen­te- se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta de una pelí­cu­la con epí­lo­go feliz: el ardor poli­cial es el com­bus­ti­ble del recién ini­cia­do idi­lio PP-PSOE.

La pos­te­rior deten­ción de Gurutz Agi­rre­sa­ro­be y Aitzi­ber Ezke­rra pre­sen­ta­ba asi­mis­mo los ele­men­tos de la tem­po­ra­da: víc­ti­mas mediá­ti­cas, hechos sin resol­ver, opor­tu­ni­dad polí­ti­ca, mucha, mucha pren­sa. Acu­sa­cio­nes que pre­ci­san ser apo­ya­das por con­fe­sio­nes bajo inco­mu­ni­ca­ción. Aquel film tam­bién nos los pre­sen­tó cul­pa­bles por exi­gen­cias del guión, pero aún hoy sin jui­cio, man­tie­nen su ‑mal­tre­cha- pre­sun­ción de ino­cen­cia.

Apun­ta­ron sus fusi­les de asal­to a las resi­den­cias de per­so­nas que fácil­men­te se podía cons­ta­tar tra­ba­ja­ban en el ámbi­to polí­ti­co y trans­pa­ren­te. La penúl­ti­ma reda­da con­tra 10 per­so­nas en Nafa­rroa y Ara­ba, gene­ró una inme­dia­ta movi­li­za­ción por par­te de los fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka que ampli­fi­có la lla­ma­da de auxi­lio de uno de los dete­ni­dos des­de las maz­mo­rras: «azt­nu­gaL». Otro ase­gu­ra­ba que «en el “agu­je­ro” hubie­ra dicho has­ta que maté a Mano­le­te». La tele­vi­sión emi­te sen­ten­cia: cul­pa­bles.

Lle­ga un nue­vo estreno este­lar. Si bien pare­ce que algu­nos tri­bu­na­les espa­ño­les aca­ri­cian la cor­du­ra ‑abso­lu­ción de «Egun­ka­ria» y Udal­bil­tza, amo­nes­ta­ción a la jue­za Muri­llo, aper­tu­ra de algu­nos pro­ce­sos por tor­tu­ras…- el juez Gran­de-Mar­las­ka se esme­ra­rá por que la Admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia se man­ten­ga esco­ra­da hacia el lado de la arbi­tra­rie­dad en las acu­sa­cio­nes, de la bur­la a las garan­tías pro­ce­sa­les, del des­pre­cio a la inte­gri­dad de los dete­ni­dos. Cono­ce­dor de que la toga de un juez sir­ve de telón para ocul­tar la fal­sa tra­mo­ya, Rubal­ca­ba hace su tra­ba­jo de direc­ción: pone cru­ces en los nom­bres de cua­tro jóve­nes y las chin­che­tas sobre un mapa exten­di­do de Eus­kal Herria y da la orden de «acción». Las cáma­ras apun­tan ésta vez a Bil­bo y Gal­da­kao. Los guio­nis­tas, res­pon­sa­bles de la comu­ni­ca­ción con el gran públi­co, trans­cri­ben el libre­to: coman­do legal, explo­si­vos cadu­ca­dos por los que atri­buir­les hechos pen­dien­tes, pero arma­men­to actual, que sugie­ra que esta­ban toda­vía en acción y pre­pa­ra­ban algo. Gotean otras infor­ma­cio­nes, al rit­mo en que gotea el sudor y las lágri­mas en comi­sa­ría. Auto­le­sio­nes. La pren­sa anun­cia el gran éxi­to: «Ellos mata­ron a Mano­le­te».

Dos pája­ros de un tiro: una deten­ción miran­do a la dere­cha ‑no esta­mos de tre­gua- y pasan­do la prue­ba del algo­dón a la izquier­da ‑moveos: con­de­nad la vio­len­cia inac­ti­va y aplau­did la actual-. En pleno con­tex­to de ile­ga­li­za­ción, pre­ci­sa­ban de una pla­ta­for­ma des­de la que exi­gir recha­zos más con­tun­den­tes y, ante la posi­bi­li­dad cer­te­ra de que ETA no dé moti­vos, la han cons­trui­do ellos mis­mos.

La cin­ta arra­sa en taqui­lla. La evi­den­cia de a quién, cómo y cuan­to favo­re­ce este ope­ra­ti­vo, pre­ci­sa­men­te en la actual coyun­tu­ra, da las razo­nes para pen­sar en una cor­ti­na de humo. Son los mis­mos quie­nes se gui­san los «hechos» y se comen a los «auto­res». Ellos apor­tan el móvil en gran­des titu­la­res y final­men­te aco­plan las pie­zas en comi­sa­ría. Deten­cio­nes que res­pon­den más a la nece­si­dad de ali­men­tar un espec­tácu­lo mediá­ti­co que al inte­rés de jus­ti­cia. Como decía el recor­da­do Joa­quín Nava­rro ‑buen hom­bre y, a pesar de ello, juez- «en vez de dilu­ci­dar la ver­dad y apor­tar jus­ti­cia, ofre­cen úni­ca­men­te efi­ca­cia poli­cial». Para ella todos los focos y alfom­bra roja. Para algo Holly­wood es suyo. Per­so­nas que, no se olvi­de, toda­vía hoy tie­nen el dere­cho intac­to a la pre­sun­ción de ino­cen­cia, aca­ban sien­do figu­ran­tes de esta «movie» de terror.

¿A esto se refe­ría Patxi López, recla­man­do jus­ti­cia, ver­dad y demo­cra­cia? Aho­ra cai­go en la cuen­ta que no era sino pro­pa­gan­da. Un anun­cio de la nue­va esce­ni­fi­ca­ción de una vie­ja tra­ge­dia. La que tie­ne como argu­men­to la enési­ma ope­ra­ción arbi­tra­ria, inve­raz y anti­de­mo­crá­ti­ca que ali­men­te, toda­vía más, la incer­ti­dum­bre, el sus­pen­se, de este mal­di­to thri­ller. Una pre­cue­la que pone en esce­na las sucias tra­mas e intri­gas mise­ra­bles con las que per­pe­tuar la audien­cia. ¿El títu­lo de la pelí­cu­la nomi­na­da al Goya al mejor mon­ta­je? «Otras cua­tro fami­lias des­he­chas».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *