La ver­da­de­ra con­ver­gen­cia – Car­los Fra­bet­ti

Pues­to que me con­si­de­ro un anti­ca­pi­ta­lis­ta de bue­na volun­tad y sus­cri­bo ple­na­men­te el artícu­lo de Car­los Tai­bo Mesas de con­ver­gen­cia: por qué no he fir­ma­do, me sien­to alu­di­do (y por eso voy a res­pon­der a ella) por la répli­ca sus­ci­ta­da por dicho artícu­lo: Al com­pa­ñe­ro Tai­bo y otros anti­ca­pi­ta­lis­tas de bue­na volun­tad, que he leí­do con gran inte­rés. Con inte­rés y pro­ve­cho, por­que si a la vis­ta de algu­nos de los con­vo­can­tes, reco­no­ci­dos anti­neo­li­be­ra­les de bue­na volun­tad, me cabía algu­na duda sobre la natu­ra­le­za y el “talan­te” de las auto­de­no­mi­na­das mesas de con­ver­gen­cia ciu­da­da­na, la suso­di­cha répli­ca las ha disi­pa­do por com­ple­to. Y no solo eso, sino que me ha per­mi­ti­do ente­rar­me de suti­le­zas tales como que “el tér­mino neo­li­be­ra­lis­mo da nom­bre a algo trans­for­ma­ble en la reali­dad mien­tras que el tér­mino ‘capi­ta­lis­mo-en-gene­ral’ solo alu­de a un con­cep­to que solo sub­sis­te en el ambien­te ama­ble de los cicló­peos deba­tes teó­ri­cos y de las kilo­mé­tri­cas esca­ra­mu­zas nomi­na­lis­tas”. Tie­nen razón Fer­nán­dez, Gar­cía, Mar­tí­nez et al. (los fir­man­tes de Al com­pa­ñe­ro Tai­bo…): el capi­ta­lis­mo-en-gene­ral, como la cosa-en-sí kan­tia­na, es algo incog­nos­ci­ble e intan­gi­ble, así que ten­dre­mos que con­for­mar­nos con com­ba­tir el capi­ta­lis­mo-en-par­ti­cu­lar, ese que nos macha­ca aquí-y-aho­ra y que, para sim­pli­fi­car, pode­mos deno­mi­nar capi­ta­lis­mo a secas. Gra­cias, com­pa­ñe­ros Fer­nán­dez, Gar­cía, Mar­tí­nez et al. por apar­tar­nos del ama­ble pero enga­ño­so ambien­te de los cicló­peos deba­tes teó­ri­cos y de las kilo­mé­tri­cas esca­ra­mu­zas nomi­na­lis­tas.

Y si, como a Uli­ses, los cíclo­pes nomi­na­lis­tas siguen ape­dreán­do­nos des­de las inac­ce­si­bles altu­ras de los acan­ti­la­dos teó­ri­cos, ¿qué hace­mos? Fer­nán­dez, Gar­cía, Mar­tí­nez et al. lo tie­nen cla­ro: “Se tra­ta de optar indi­vi­dual­men­te entre dos posi­cio­na­mien­tos: o bien por ver las cosas des­de el ángu­lo lógi­co-teó­ri­co o de hacer­lo des­de una visión his­tó­ri­co-prác­ti­ca… Lo que rei­vin­di­ca este movi­mien­to ciu­da­dano no es la polí­ti­ca de la lógi­ca, sino la polí­ti­ca de la his­to­ria, no la vida de las pala­bras sino la vida de esas per­so­nas que viven, aman, sufren y tra­ba­jan en el Esta­do espa­ñol hacia prin­ci­pios del año 2011”. Hacen bien en acla­rár­nos­lo, por­que algu­nos anti­ca­pi­ta­lis­tas de bue­na volun­tad pero inge­nuos, como Tai­bo y yo, nos empe­ña­mos en rei­vin­di­car la lógi­ca (es decir, la razón), la teo­ría (es decir, la refle­xión) y la pala­bra (es decir, la comu­ni­ca­ción), sin que­rer dar­nos cuen­ta de que son lo con­tra­rio de la his­to­ria, la prác­ti­ca y la vida ver­da­de­ra, esa que se vive sin hablar ni pen­sar.

A los comen­ta­rios de Tai­bo sobre la pre­sen­cia de los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios en las mesas de con­ver­gen­cia ciu­da­da­na, con­tes­tan Fer­nán­dez, Gar­cía, Mar­tí­nez et al. que “el movi­mien­to sin­di­cal es una par­te sus­tan­cial de la izquier­da de este país, movi­mien­to amplio y com­ple­jo que no se debe redu­cir en nin­gún caso a un acuer­do fir­ma­do por sus direc­cio­nes en un momen­to deter­mi­na­do”. Solo se han deja­do un adje­ti­vo: “nomi­nal” detrás de “izquier­da” (omi­sión que, por otra par­te, su anti­no­mi­na­lis­mo expli­ca cabal­men­te); por lo demás, tie­nen toda la razón: el movi­mien­to sin­di­cal es amplio y com­ple­jo (como los núme­ros com­ple­jos, que tie­nen una par­te real y otra ima­gi­na­ria), y no debe redu­cir­se a un acuer­do fir­ma­do por sus direc­cio­nes en un momen­to deter­mi­na­do: hay que tener en cuen­ta la tra­yec­to­ria com­ple­ta ‑y com­ple­ja- de esas direc­cio­nes des­de la “tran­si­ción” has­ta hoy; una tra­yec­to­ria de corrup­ción, men­ti­ras y reite­ra­das trai­cio­nes a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que hace que algu­nos anti­ca­pi­ta­lis­tas de bue­na volun­tad con­si­de­re­mos poco pro­ba­ble “que aca­ben reco­no­cien­do implí­ci­ta o explí­ci­ta­men­te el error come­ti­do con la fir­ma del acuer­do”.

Con­tes­to a los com­pa­ñe­ros Fer­nán­dez, Gar­cía, Mar­tí­nez el al. a sabien­das de que es posi­ble que no lean este artícu­lo, pues nos advier­ten que “por una sim­ple cues­tión de eco­no­mía del tiem­po a veces tene­mos que pres­cin­dir de los pla­ce­res que abren la lec­tu­ra de tex­tos bellos y cohe­ren­tes, lle­nos de chis­po­sas metá­fo­ras y suti­les giros ver­ba­les pero irre­me­dia­ble­men­te ale­ja­dos de la reali­dad coti­dia­na de la mayo­ría de los hom­bres y de las muje­res explo­ta­dos, haci­na­dos, angus­tia­dos y humi­lla­dos de este país, que son los que más nos preo­cu­pan e intere­san”. Pero al menos su loa­ble preo­cu­pa­ción por los explo­ta­dos, haci­na­dos, angus­tia­dos y humi­lla­dos sí que les deja tiem­po para escri­bir tex­tos chis­po­sos y gira­to­rios. Que no les fal­te.

Por si quie­nes no sue­len par­ti­ci­par del ángu­lo lógi­co-teó­ri­co y de la vida de las pala­bras no se han dado cuen­ta, los párra­fos ante­rio­res son un tan­to iró­ni­cos. Ya más en serio, solo quie­ro seña­lar lo que los anti­ca­pi­ta­lis­tas de bue­na volun­tad sabe­mos des­de hace mucho tiem­po: que la social­de­mo­cra­cia siem­pre inten­ta neu­tra­li­zar ‑y capi­ta­li­zar- las ini­cia­ti­vas de la izquier­da real infil­trán­do­se en ellas o apa­dri­nan­do suce­dá­neos des­ca­fei­na­dos de las mis­mas (bas­te recor­dar la mani­pu­la­ción elec­to­ra­lis­ta del “No a la gue­rra” ‑como antes del no a la OTAN- por par­te de un PSOE abyec­ta­men­te some­ti­do al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se). Y en la actua­li­dad se está pro­du­cien­do una con­ver­gen­cia real que preo­cu­pa muy seria­men­te a los pode­res esta­ble­ci­dos y que expli­ca, entre otras cosas, la apre­su­ra­da crea­ción de estas mesas suce­dá­neas. Es la con­ver­gen­cia de las izquier­das inde­pen­den­tis­tas y las de ámbi­to esta­tal, cuyo vigor puso en evi­den­cia la coa­li­ción Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta y que aho­ra se mani­fies­ta en el amplio apo­yo de las fuer­zas anti­ca­pi­ta­lis­tas a Sor­tu y al pro­yec­to polí­ti­co de la izquier­da aber­tza­le. La gro­tes­ca y vario­pin­ta reac­ción del poder, que va des­de la repre­sión más bru­tal has­ta las más bur­das far­sas refun­da­cio­na­les, pasan­do por la más ver­gon­zo­sa mani­pu­la­ción de las ins­tan­cias jurí­di­cas, da la medi­da de su preo­cu­pa­ción. Total­men­te jus­ti­fi­ca­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *