No más gue­rras humanitarias.Que los pue­blos ára­bes resuel­van sus pro­ble­mas sobe­ra­na­men­te – Luis Ocam­po

Lo pri­me­ro que hemos de reco­no­cer es que el impe­ria­lis­mo anglo-ame­ri­cano, man­tie­ne una capa­ci­dad impor­tan­te de acción y de reac­ción.

Esas voces que se oyen a veces, situán­do­lo en una situa­ción ago­ni­zan­te, son pro­duc­to o bien de una con­fu­sión entre los deseos y la reali­dad, o sim­ple­men­te de una abso­lu­ta inca­pa­ci­dad para ana­li­zar la reali­dad con un míni­mo de obje­ti­vi­dad.

Los acon­te­ci­mien­tos que están ocu­rrien­do en el Mun­do Ára­be, con carac­te­rís­ti­cas espe­cí­fi­cas en cada Esta­do y que inclu­so en algún caso tie­nen cir­cuns­tan­cias abso­lu­ta­men­te dife­ren­cia­das, están demos­tran­do que la lucha de cla­ses ha entra­do en una fase de inten­si­fi­ca­ción en esa región del mun­do, pero tam­bién que el impe­ria­lis­mo anglo-ame­ri­cano tie­ne capa­ci­dad de adap­ta­ción a las nue­vas cir­cuns­tan­cias y siem­pre con un cla­ro obje­ti­vo, man­te­ner su domi­nio polí­ti­co, ideo­ló­gi­co y mili­tar a nivel mun­dial.

Inten­tan apro­ve­char todas las opor­tu­ni­da­des, inclu­so aque­llas que apa­ren­te­men­te y en prin­ci­pio, se les plan­tean como más adver­sas. De esa acti­tud tene­mos mucho que apren­der.

¿Quie­re esto decir que el impe­ria­lis­mo no es vul­ne­ra­ble?. En abso­lu­to, a lo lar­go de la his­to­ria recien­te se ha demos­tra­do que se les pue­de derro­tar, pero para ello lo pri­me­ro es no sub­es­ti­mar­los y lo segun­do es hacer las cosas mejor que ellos. Para lo cual se requie­re estu­dio, refle­xión, volun­tad y cohe­ren­cia. En sín­te­sis cono­ci­mien­tos, inte­li­gen­cia y cora­zón.

El impe­ria­lis­mo tie­ne a su favor diver­sos ele­men­tos de gran tras­cen­den­cia: los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les, cues­tión de gran impor­tan­cia. Las estruc­tu­ras cul­tu­ra­les. El poder mili­tar. En resu­men la hege­mo­nía infor­ma­ti­va, cul­tu­ral y mili­tar.

Los Pue­blos tie­nen a su favor la gran poten­cia­li­dad de la jus­te­za de sus deman­das, pero para que estas se mate­ria­li­cen los erro­res deben ser míni­mos.

El movi­mien­to popu­lar a dife­ren­cia del impe­ria­lis­mo paga muy caros sus erro­res.

Las amplí­si­mas movi­li­za­cio­nes popu­la­res que se suce­den en Túnez; Egip­to; Yemen … tie­nen una expli­ca­ción más que sufi­cien­te en las pro­pias con­di­cio­nes socia­les y polí­ti­cas que se dan en esos Esta­dos: Fal­ta de liber­ta­des, ausen­cia de jus­ti­cia social. Cada vez mayo­res des­igual­da­des, incre­men­to de la repre­sión poli­cial, corrup­ción gene­ra­li­za­da. Exis­ten­cia de una pobla­ción joven, cuan­ti­ta­ti­va­men­te muy impor­tan­te en el con­jun­to social y con un alto nivel de for­ma­ción, cuyas expec­ta­ti­vas se corres­pon­den cada vez menos con lo que sus regí­me­nes res­pec­ti­vos les ofre­cen. Sus rei­vin­di­ca­cio­nes se pue­den resu­mir en estas cues­tio­nes prin­ci­pa­les:

*Demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca: Dere­cho a inter­ve­nir y a influir en el deve­nir de sus socie­da­des res­pec­ti­vas, es decir tener Poder Real.

*Jus­ti­cia social: Que haya una dis­tri­bu­ción de la rique­za colec­ti­va, que no siga ade­lan­te el pro­ce­so de que una mino­ría cada vez más exigua se apro­pie de las rique­zas del País, a cos­ta del empo­bre­ci­mien­to pro­gre­si­vo de la mayo­ría.

*Opor­tu­ni­da­des para la gen­te del común, espe­cial­men­te para la juven­tud.

*Cas­ti­go para los cul­pa­bles de la repre­sión de los movi­mien­tos popu­la­res e inha­bi­li­ta­ción para la acti­vi­dad publi­ca de los corrup­tos.

Estas cues­tio­nes son las que siguen recla­man­do mayo­ri­ta­ria­men­te en la pla­za de Tah­rir del Cai­ro y pare­cen ser las mas sen­ti­das en las movi­li­za­cio­nes de Tunez, Yemen, Omán,…

Has­ta aquí lo que pare­ce el aspec­to común en el ori­gen de las movi­li­za­cio­nes en el Mun­do Ára­be.

¿Es simi­lar el caso de Libia?

Pare­ce evi­den­te que no. No duda­mos de que en Libia haya sec­to­res socia­les sig­ni­fi­ca­ti­vos que deseen mejo­ras polí­ti­cas y socia­les, segu­ro que así es.

No duda­mos de que el régi­men Libio haya come­ti­do erro­res gra­ves en el pasa­do recien­te y tam­bién actual­men­te.

No duda­mos de que haya movi­li­za­cio­nes en la calle que son repri­mi­das.

Pero todo ello no expli­ca lo fun­da­men­tal de lo que esta ocu­rrien­do en Libia.

En Libia se esta cons­tru­yen­do un pro­ce­so de liqui­da­ción insu­rrec­cio­nal del régi­men actual con una más que evi­den­te impli­ca­ción exte­rior, prin­ci­pal­men­te de la mano del impe­ria­lis­mo anglo-ame­ri­cano con un cier­to apo­yo de la U.E. así como de otras estruc­tu­ras del capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal.

Ese pro­ce­so pare­ce que tenía un plan A, que con­sis­tía en echar aba­jo en pocos días al régi­men de Gada­fí. Hace una sema­na algu­nos comen­ta­ris­tas de la SER como Miguel Angel Agui­lar daban un pla­zo de seis o sie­te días para que el tema estu­vie­ra zan­ja­do, e inclu­so se per­mi­tían la bra­vu­co­na­da de hacer apues­tas sobre la cues­tión a tra­vés de la ante­na.

Ese plan A, pare­ce que ha falla­do y aho­ra tra­ba­jan con un plan B, segu­ra­men­te con diver­sas sub­va­rian­tes entre las que está la de lle­gar has­ta la inter­ven­ción mili­tar direc­ta, bien por par­te de los ejér­ci­tos anglo-ame­ri­ca­nos, de la OTAN o de otros ejér­ci­tos, o a tra­vés de cual­quie­ra de las posi­bles varian­tes.

La gue­rra mediá­ti­ca en mar­cha, es una pre­pa­ra­ción para la inter­ven­ción mili­tar si tal cosa fue­ra nece­sa­ria.

¿Pero que ocu­rri­rá en el Mun­do Ára­be si hay una inter­ven­ción mili­tar occi­den­tal direc­ta en Libia?

Gada­fi pare­ce no con­tar con gran­des sim­pa­tías entre las masas ára­bes, en las con­cen­tra­cio­nes de la pla­za de Tah­rir en el Cai­ro, en don­de el vier­nes 25 de febre­ro se vol­vie­ron a con­cen­trar cen­te­na­res de miles de per­so­nas y en la que vol­vie­ron a acam­par de for­ma per­ma­nen­te el domin­go 27 muchos miles, no se veían expre­sio­nes de apo­yo a Gada­fi, pero tam­po­co tenían éxi­to los inten­tos de apo­yar su caí­da.

Entre los dife­ren­tes gru­pos que orga­ni­za­ban actos en la pro­pia pla­za, todos tenían una afluen­cia de miles de per­so­nas, el dedi­ca­do a exi­gir la caí­da de Gada­fi no lle­ga­ba a los cien asis­ten­tes.

Comen­tan­do a la gen­te sobre cual seria la reac­ción si final­men­te había una inter­ven­ción mili­tar occi­den­tal para echar a Gada­fi, sim­ple­men­te con­tes­ta­ban que ello era inad­mi­si­ble, impen­sa­ble. »Han de ser los libios y en todo caso los ára­bes en exclu­si­va los que han de resol­ver el pro­ble­ma». Nada de inje­ren­cias.

Sabe­mos que esa era la opi­nión mayo­ri­ta­ria cuan­do la inva­sión de Irak, y que segu­ra­men­te Sadam Husein y el regi­men ira­kí de aquel enton­ces goza­ba de mayor pre­di­ca­men­to que actual­men­te Gada­fi y su régi­men, pero el con­tex­to gene­ral en el Mun­do Ára­be es aho­ra muy dife­ren­te; y la inter­ven­ción por supues­to posi­ble y has­ta pro­ba­ble, si otras accio­nes no son sufi­cien­tes, ten­drá segu­ra­men­te un cos­te mucho mayor para sus res­pon­sa­bles.

En Egip­to, el mayor y mas impor­tan­te país Ára­be, la situa­ción esta aún en una encru­ci­ja­da, y pue­de evo­lu­cio­nar en varias direc­cio­nes. La poli­cía esta total­men­te des­apa­re­ci­da del Cai­ro, sal­vo de las adua­nas. El ejér­ci­to está en la calle, los tan­ques y otros vehícu­los blin­da­dos ocu­pan los cen­tros estra­té­gi­cos de la ciu­dad, inclu­so la poli­cía mili­tar con la cola­bo­ra­ción de volun­ta­rios civi­les orga­ni­zan el trá­fi­co, que más bien podría­mos decir que se auto­re­gu­la.

La Pla­za de Tah­rir, sigue sien­do y así pare­ce que segui­rá, el lugar de encuen­tro y de toma de deci­sio­nes del movi­mien­to popu­lar. El gobierno nom­bra­do a la caí­da de Muba­rak es polí­ti­ca­men­te irre­le­van­te y las deci­sio­nes impor­tan­tes las toma el Con­se­jo Supre­mo Mili­tar que es la refe­ren­cia ins­ti­tu­cio­nal que sigue gozan­do de un cier­to reco­no­ci­mien­to social y sobre todo de poder real. La evo­lu­ción de las diver­sas corrien­tes inter­nas del ejer­ci­to ten­drá un papel muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en la evo­lu­ción glo­bal de la situa­ción.

La gen­te exi­ge que se lle­ven has­ta el final las deman­das que impul­sa­ron las movi­li­za­cio­nes: demo­cra­ti­za­ción y jus­ti­cia social, hacien­do un espe­cial hin­ca­pié en el cas­ti­go a los cul­pa­bles de la repre­sión, espe­cial­men­te de los mas de tres­cien­tos muer­tos, y en la exclu­sión de la vida públi­ca de los corrup­tos.

No pare­ce fácil que esas exi­gen­cias pue­dan ser obvia­das.

La Pla­za de Tah­rir es el Par­la­men­to del Pue­blo, es el pun­to sim­bó­li­co en el que cris­ta­li­za el Poder de la movi­li­za­ción popu­lar, de ahí los reite­ra­dos inten­tos, has­ta aho­ra fra­ca­sa­dos, de liqui­dar­lo.

Hay que des­ta­car tam­bién que pro­gre­si­va­men­te hay una mayor pre­sen­cia del movi­mien­to obre­ro en el pro­ce­so.

Tam­bién pare­ce cla­ro que hay una con­ni­ven­cia de sec­to­res de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y del ejér­ci­to egip­cio en la fron­te­ra con Libia para impul­sar la ope­ra­ción en mar­cha de liqui­da­ción del régi­men de Gada­fi. De ello no infor­man, o solo lo hacen par­cial­men­te, los medios de comu­ni­ca­ción inclui­da Alja­zee­ra.

Nada esta deci­di­do aún. El cómo se cie­rre este ciclo de la his­to­ria del Mun­do Ára­be y sus reper­cu­sio­nes gene­ra­les, que serán muy impor­tan­tes sin duda, aún no esta defi­ni­ti­va­men­te escri­to.

La his­to­ria fun­da­men­tal está aún por escri­bir, será un pro­ce­so com­ple­jo. La pre­sen­cia de los Pue­blos movi­li­za­dos, como suje­tos de acción, es un fac­tor que hay que tener muy en cuen­ta, no se pue­de des­pre­ciar en abso­lu­to des­de nin­gu­na pers­pec­ti­va.

La arti­cu­la­ción de una estra­te­gia del impe­ria­lis­mo, audaz, para la zona apro­ve­chan­do lo de »río revuel­to…» tam­bién es una evi­den­cia.

Los movi­mien­tos pro­gre­sis­tas en Cas­ti­lla no pode­mos tener una mera posi­ción de obser­va­do­res, hemos de denun­ciar la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta, exi­gir que los pro­ble­mas del Mun­do Ára­be los resuel­van [email protected] ára­bes de for­ma sobe­ra­na.

La pro­pues­ta del pre­si­den­te Chá­vez, por cier­to casi abso­lu­ta­men­te silen­cia­da, de crear una comi­sión de »paí­ses ami­gos» para encau­zar la cri­sis libia, sir­ve para poner en evi­den­cia el gue­rre­ris­mo que el impe­ria­lis­mo está impul­san­do y mar­ca una línea rea­lis­ta y poten­cial­men­te jus­ta para con­tri­buir a resol­ver los pro­ble­mas que hay sobre la mesa.

El ciclo abier­to en el mun­do ára­be que como decía­mos es la expre­sión regio­nal de una acti­va­ción de la lucha de cla­ses a nivel mun­dial, jus­to en la ori­lla sur del Medi­te­rrá­neo, se pue­de cerrar de dos mane­ras, con un avan­ce de los pro­yec­tos pro­gre­sis­tas y sobe­ra­nis­tas o con un avan­ce del impe­ria­lis­mo y del neo­li­be­ra­lis­mo.

La solu­ción a esa encru­ci­ja­da en lo que al Mun­do Ára­be se refie­re está en sus pro­pias manos, pero la acti­tud que se ten­ga des­de los Pue­blos del mun­do y muy par­ti­cu­lar­men­te des­de los mas cer­ca­nos, espe­cial­men­te los de la ori­lla nor­te del Medi­te­rrá­neo es muy impor­tan­te. Denun­ciar, com­ba­tir y con­tri­buir a fre­nar las pre­ten­sio­nes inje­ren­cis­tas y gue­rre­ris­tas del impe­ria­lis­mo anglo-ame­ri­cano y de sus mario­ne­tas mediá­ti­cas en el Esta­do Espa­ñol, entre las que des­ta­ca, tam­bién por su estu­pi­dez, como nó, el Gru­po Pri­sa, es una tarea inter­na­cio­na­lis­ta y demo­crá­ti­ca abso­lu­ta­men­te impres­cin­di­ble hoy.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *