Ongi eto­rri Ateak Ire­ki – Pitu

Han pasa­do ya varias sema­nas des­de que la web Apur​tu​.org sufrió el ata­que cer­te­ro de la Audien­cia Nacio­nal y de que una dece­na de per­so­nas fué­se­mos dete­ni­das en la enési­ma ope­ra­ción poli­cial de cas­ti­go con­tra la disi­den­cia vas­ca.

En oca­sio­nes, más aún cuan­do sobre nues­tro país se cier­nen cla­ros­cu­ros, es difí­cil tener una pers­pec­ti­va cla­ra de por qué el enemi­go se com­por­ta de una for­ma tan tor­pe. Y hablo de tor­pe­za por­que, sin duda, este tipo de ope­ra­ti­vos solo sir­ven para que cada día más gen­te se de cuen­ta de lo impor­tan­te del momen­to que vivi­mos y de la nece­si­dad de poner­se manos a la obra para dete­ner la olea­da repre­si­va y cons­truir los cimien­tos de un esce­na­rio demo­crá­ti­co. Pero su lógi­ca repre­si­va fun­cio­na a cor­to pla­zo y, como en otras tan­tas oca­sio­nes, la apues­ta del Esta­do se ha vis­to supe­ra­da por la estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta y se ve obli­ga­do a este tipo de actua­cio­nes que pre­ten­den cor­to­cir­cui­tar dife­ren­tes diná­mi­cas y acti­vi­da­des.

Evi­den­te es que han logra­do el cie­rre de Apur​tu​.org, y evi­den­te es tam­bién que con la deten­ción de mili­tan­tes de la Izquier­da Aber­tza­le, reda­da tras reda­da, el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta se resien­te. Pero, ¿qué deben de pen­sar estos fas­cis­tas de cor­ti­jo y pei­ne­ta cuan­do ven que la lis­ta es inter­mi­na­ble? ¿Qué pen­sa­rán cuan­do se dan cuen­ta de que levan­tan una pie­dra y sur­gen diez más? Sin duda, sus obtu­sas men­tes no podrán con­ce­bir ni com­pren­der de dón­de sur­ge esa entre­ga y com­pro­mi­so en un mun­do que nos arras­tra al con­su­mis­mo y al indi­vi­dua­lis­mo. Su sis­te­ma de asi­mi­la­ción no aca­ba de fun­cio­nar, y por eso se mues­tran extre­ma­da­men­te vio­len­tos y come­ten estu­pi­de­ces que tar­de o tem­prano les pasan la fac­tu­ra polí­ti­ca corres­pon­dien­te.

Tras nues­tros arres­tos, fue­ron dece­nas los perio­dis­tas que cla­ma­ron por la liber­tad de expre­sión y pos­te­rior­men­te sur­gió Ateak Ire­ki. En las calles de Iru­ñea, miles y miles de ciu­da­da­nos mani­fes­ta­ron su enér­gi­ca repul­sa a este nue­vo ata­que al pro­ce­so demo­crá­ti­co y reafir­ma­ron su com­pro­mi­so con un nue­vo esce­na­rio para Eus­kal Herria basa­do en el res­pe­to de los dere­chos de su ciu­da­da­nía. Esto, sin embar­go, no es sufi­cien­te para apla­car la estra­te­gia repre­si­va del esta­do, deci­di­do como está al sabo­ta­je per­ma­nen­te y a la pro­vo­ca­ción des­ca­ra­da, pero se me anto­ja como un buen comien­zo. Los mim­bres para gri­par la maqui­na­ria repre­si­va exis­ten, y es hora de entre­la­zar­los y parar­les los pies de una vez por todas.

Ani­mo eta ekin lana­ri!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *