Miles de per­so­nas exi­gen jus­ti­cia apo­ya­das por la soli­da­ri­dad irlan­de­sa

p004_f01_250x160.jpg

Nos pue­de pare­cer una uto­pía ver a un Rodrí­guez Zapa­te­ro o un Mariano Rajoy pidien­do per­dón, pero es una meta que nos hemos mar­ca­do y no vamos a cejar has­ta con­se­guir­la». Eva Barro­so, her­ma­na de uno de los cin­co obre­ros muer­tos el 3 de mar­zo de 1976, sub­ra­yó así la recla­ma­ción de ver­dad y jus­ti­cia para las víc­ti­mas de los suce­sos de Gas­teiz, hacien­do refe­ren­cia a lo con­se­gui­do por los fami­lia­res de las víc­ti­mas del Bloody Sun­day irlan­dés, que ayer par­ti­ci­pa­ron en la capi­tal ala­ve­sa en los actos del 35 ani­ver­sa­rio. Miles de per­so­nas se die­ron cita en la mani­fes­ta­ción que recor­dó a los cin­co obre­ros muer­tos por la Poli­cía en una asam­blea de tra­ba­ja­do­res, así como para «exi­gir el fin de la impu­ni­dad de los res­pon­sa­bles de que­llas masa­cre y con­se­guir acce­der a la ver­dad, que se impar­ta jus­ti­cia y reco­no­ci­mien­to de tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos».

«Poli­cía ase­si­na» y «Herriak ez du bar­ka­tu­ko» fue­ron los lemas más escu­cha­dos duran­te la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca.

La mar­cha estu­vo acom­pa­ña­da por el soni­do de albo­kas y tri­ki­ti­xas y fina­li­zó en la pla­za de la Vir­gen Blan­ca con la emi­sión de un vídeo con imá­ge­nes de los suce­sos de hace 35 años. Algu­nas patru­llas de la Ertzain­tza se colo­ca­ron en la Pla­za de Bil­bao, el mis­mo lugar don­de ata­ca­ron la mani­fes­ta­ción en 2006.

Tam­bién par­ti­ci­pó la dele­ga­ción irlan­de­sa de fami­lia­res de las víc­ti­mas del Bloody Sun­day, muer­tos por los dis­pa­ros del Ejér­ci­to bri­tá­ni­co duran­te una mar­cha por los dere­chos civi­les en la ciu­dad de Derry en 1972.

«Nos hemos jun­ta­do para com­par­tir expe­rien­cias y aunar esfuer­zos en la lucha para lograr ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción», expli­có Barro­so en el acto de home­na­je pre­vio a la mani­fes­ta­ción. «Ellos han con­se­gui­do que el Gobierno bri­tá­ni­co admi­ta la ino­cen­cia de las víc­ti­mas, la cul­pa­bi­li­dad del Ejér­ci­to bri­tá­ni­co y que el pri­mer minis­tro, David Came­ron, pida per­dón por los crí­me­nes come­ti­dos», dijo, y reafir­mó el obje­ti­vo de lograr­lo tam­bién en el caso de Gas­teiz.

La deter­mi­na­ción de la lucha

Fren­te al mono­li­to que recuer­da a los cin­co tra­ba­ja­do­res muer­tos por dis­pa­ros de la Poli­cía ‑Pedro Mar­tí­nez Ocio, Romual­do Barro­so, Fran­cis­co Aznar, José Cas­ti­llo y Bien­ve­ni­do Pere­da- se recor­dó tam­bién a los que aba­tió en las movi­li­za­cio­nes de pro­tes­ta por los hechos de Gas­teiz ‑Juan Gabriel Rodri­go en Tarra­go­na, Bin­gen Antón Ferre­ro en Basau­ri, y Mario Marot­ta en Roma- así como a las víc­ti­mas de Derry.

El hijo de uno de los muer­tos en Derry, Anthony Doherty, expli­có que «duran­te muchos años las fami­lias se han con­cen­tra­do tam­bién en Derry en un lugar pare­ci­do a Zara­ma­ga, por­que el Gobierno bri­tá­ni­co y el Ejér­ci­to bri­tá­ni­co ase­si­nó a nues­tros fami­lia­res y los cali­fi­có como terro­ris­tas. Sólo inten­ta­ban luchar por dere­chos civi­les. Cuan­do luchá­ba­mos por la memo­ria de nues­tros seres que­ri­dos tam­bién nos des­cri­bie­ron como terro­ris­tas». Aña­dió que hoy esto ha cam­bia­do «por la deter­mi­na­ción de las fami­lias ante el Esta­do bri­tá­ni­co y el 15 de junio del año pasa­do el pri­mer minis­tro, David Came­ron, pidió per­dón por lo ocu­rri­do en Derry des­cri­bien­do lo que pasó como algo “injus­ti­fi­ca­ble” y aho­ra reco­no­ce lo que siem­pre supi­mos».

Con­clu­yó ase­gu­ran­do que «el Esta­do espa­ñol tie­ne que hacer lo mis­mo con la gen­te de Gas­teiz por los que fue­ron ase­si­na­dos en 1976. Espe­ro que con­si­gan la jus­ti­cia y ver­dad que mere­cen y que noso­tros hemos con­se­gui­do des­pués de muchos años de lucha. Estoy con­ven­ci­do de que tam­bién lo logra­rán».

Ata­ques a la cla­se tra­ba­ja­do­ra

Ade­más de la recla­ma­ción de jus­ti­cia, el recuer­do del 3 de mar­zo tam­bién sir­vió para recor­dar las lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra fren­te al recor­te de dere­chos. ELA, LAB, ESK y STEE-EILAS sub­ra­ya­ron que en un momen­to his­tó­ri­co de cri­sis crea­da por la ban­ca y la patro­nal, el últi­mo año ha sido espe­cial­men­te duro, con los gobier­nos con­ver­ti­dos «en sumi­sos títe­res al ser­vi­cio del poder eco­nó­mi­co». Los sin­di­ca­tos denun­cia­ron las res­tric­cio­nes del gas­to social, los recor­tes sala­ria­les, las refor­mas labo­ral y de las pen­sio­nes, como las agre­sio­nes más gra­ves, y advir­tie­ron de que se pre­pa­ran otras nue­vas, como la refor­ma de la nego­cia­ción colec­ti­va. Valo­ra­ron el sin­di­ca­lis­mo que ha res­pon­di­do en Eus­kal Herria a estas agre­sio­nes, fren­te al de acom­pa­ña­mien­to y des­mo­vi­li­za­dor. Tam­bién recla­ma­ron al Gobierno espa­ñol que per­mi­ta el desa­rro­llo de todos los pro­yec­tos polí­ti­cos y pon­ga fin a su polí­ti­ca peni­ten­cia­ria.

Los fir­man­tes de Eus­kal Herria Ezke­rre­tik lla­man a la uni­dad y el tra­ba­jo en común

«Inde­pen­den­tis­tas, sobe­ra­nis­tas, sec­to­res de izquier­da, es la hora del tra­ba­jo en común, es la hora de la uni­dad». Con estas pala­bras cerró el jun­te­ro de la izquier­da aber­tza­le Aitor Beza­res el acto con­vo­ca­do a medio­día por las fuer­zas fir­man­tes del acuer­do Eus­kal Herria Ezke­rre­tik. Jun­to a él se encon­tra­ban en el estra­do Ampa­ro Lashe­ras, mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le, la ex dipu­tada de Cul­tu­ra, Lore­na López de Laca­lle y el con­ce­jal Antxon Bela­kor­tu, ambos de EA, y los miem­bros de Alter­na­ti­ba Jor­ge Sevi­llano y Luis María Sal­ga­do.

Cien­tos de per­so­nas asis­tie­ron al acto polí­ti­co, y entre ellas esta­ban diri­gen­tes de las tres for­ma­cio­nes con­vo­can­tes, como Rufi Etxe­be­rria y Jone Goi­ri­ze­laia, de la izquier­da aber­tza­le, Peio Uri­zar, de EA, y Oskar Matu­te, de Alter­na­ti­ba.

Tam­bién asis­tie­ron víc­ti­mas del 3 de Mar­zo y la dele­ga­ción de víc­ti­mas del Bloody Sun­day que se encuen­tra estos días en Eus­kal Herria. De hecho, uno de los momen­tos más emo­ti­vos del acto fue cuan­do Anthony Doherty leyó en voz alta el nom­bre de los cator­ce muer­tos en Derry y los cin­co de Gas­teiz, en medio de aplau­sos y gri­tos como «Herriak ez du bar­ka­tu­ko».

Al tomar la pala­bra, Beza­res abo­gó por un esce­na­rio de «no vio­len­cia y de res­pe­to a los dere­chos civi­les y polí­ti­cos» para desa­rro­llar un pro­ce­so demo­crá­ti­co en este país, y expli­có que para la izquier­da aber­tza­le, Alter­na­ti­ba y EA es una prio­ri­ta­rio lograr «una paz jus­ta y defi­ni­ti­va». Asi­mis­mo, advir­tió de que la lega­li­za­ción de la izquier­da aberz­ta­le «es inelu­di­ble» y con­si­de­ró que no se debe dila­tar en el tiem­po «por intere­ses par­ti­dis­tas y polí­ti­cos».

En este sen­ti­do, y tras reite­rar el com­pro­mi­so de estas tres fuer­zas polí­ti­cas con el Acuer­do de Ger­ni­ka, con­si­de­ró que el Gobierno espa­ñol «debe dar pasos para faci­li­tar una esce­na­rio de con­ver­sa­cio­nes, nego­cia­ción y de acuer­do mul­ti­par­ti­to». «Eus­kal Herria nece­si­ta una segun­da tran­si­ción demo­crá­ti­ca don­de se reco­noz­ca el dere­cho a deci­dir libre y demo­crá­ti­ca­men­te su futu­ro» afir­mó, valo­ran­do que «es nece­sa­rio supe­rar el actual mar­co esta­tu­ta­rio don­de los pro­yec­tos sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas no tie­ne cabi­da». I. B.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *