Pitu Aska­tu!, adie­raz­pen askatasuna.

Pitu askatu!

Car­ta de Pitu. Boltxe Kolek­ti­boa lla­ma a la movi­li­za­ción por la Liber­tad de Expresión

«Han pasa­do ya varias sema­nas des­de que la web Apur​tu​.org sufrió el ata­que cer­te­ro de la Audien­cia Nacio­nal y de que una dece­na de per­so­nas fué­se­mos dete­ni­das en la enési­ma ope­ra­ción poli­cial de cas­ti­go con­tra la disi­den­cia vasca.

En oca­sio­nes, más aún cuan­do sobre nues­tro país se cier­nen cla­ros­cu­ros, es difí­cil tener una pers­pec­ti­va cla­ra de por qué el enemi­go se com­por­ta de una for­ma tan tor­pe. Y hablo de tor­pe­za por­que, sin duda, este tipo de ope­ra­ti­vos solo sir­ven para que cada día más gen­te se de cuen­ta de lo impor­tan­te del momen­to que vivi­mos y de la nece­si­dad de poner­se manos a la obra para dete­ner la olea­da repre­si­va y cons­truir los cimien­tos de un esce­na­rio demo­crá­ti­co. Pero su lógi­ca repre­si­va fun­cio­na a cor­to pla­zo y, como en otras tan­tas oca­sio­nes, la apues­ta del Esta­do se ha vis­to supe­ra­da por la estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta y se ve obli­ga­do a este tipo de actua­cio­nes que pre­ten­den cor­to­cir­cui­tar dife­ren­tes diná­mi­cas y actividades.

Evi­den­te es que han logra­do el cie­rre de Apur​tu​.org, y evi­den­te es tam­bién que con la deten­ción de mili­tan­tes de la Izquier­da Aber­tza­le, reda­da tras reda­da, el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta se resien­te. Pero, ¿qué deben de pen­sar estos fas­cis­tas de cor­ti­jo y pei­ne­ta cuan­do ven que la lis­ta es inter­mi­na­ble? ¿Qué pen­sa­rán cuan­do se dan cuen­ta de que levan­tan una pie­dra y sur­gen diez más? Sin duda, sus obtu­sas men­tes no podrán con­ce­bir ni com­pren­der de dón­de sur­ge esa entre­ga y com­pro­mi­so en un mun­do que nos arras­tra al con­su­mis­mo y al indi­vi­dua­lis­mo. Su sis­te­ma de asi­mi­la­ción no aca­ba de fun­cio­nar, y por eso se mues­tran extre­ma­da­men­te vio­len­tos y come­ten estu­pi­de­ces que tar­de o tem­prano les pasan la fac­tu­ra polí­ti­ca correspondiente.

Tras nues­tros arres­tos, fue­ron dece­nas los perio­dis­tas que cla­ma­ron por la liber­tad de expre­sión y pos­te­rior­men­te sur­gió Ateak Ire­ki. En las calles de Iru­ñea, miles y miles de ciu­da­da­nos mani­fes­ta­ron su enér­gi­ca repul­sa a este nue­vo ata­que al pro­ce­so demo­crá­ti­co y reafir­ma­ron su com­pro­mi­so con un nue­vo esce­na­rio para Eus­kal Herria basa­do en el res­pe­to de los dere­chos de su ciu­da­da­nía. Esto, sin embar­go, no es sufi­cien­te para apla­car la estra­te­gia repre­si­va del esta­do, deci­di­do como está al sabo­ta­je per­ma­nen­te y a la pro­vo­ca­ción des­ca­ra­da, pero se me anto­ja como un buen comien­zo. Los mim­bres para gri­par la maqui­na­ria repre­si­va exis­ten, y es hora de entre­la­zar­los y parar­les los pies de una vez por todas.

Ani­mo eta ekin lana­ri!…»

Pitu.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.