Para­nin­fo, para­do­ja y para­noia – Iña­ki Uriar­te

El pasa­do 9 de febre­ro se ha inau­gu­ra­do en el exó­ti­co y tro­pi­cal para­je de Aban­doi­ba­rra en Bil­bao el Para­nin­fo de Eus­kal Herri­ko Uni­ber­tsi­ta­tea. El edi­fi­cio, extra­ña­men­te deno­mi­na­do Biz­kaia Are­toa, se abre con una expo­si­ción “que tra­ta de apor­tar algu­nas de las mejo­res vir­tu­des que nos han carac­te­ri­za­do como uni­ver­si­dad: la exce­len­cia inte­lec­tual y el sen­ti­do crí­ti­co.” En este con­tex­to, la pri­me­ra alu­sión es una con­tra­dic­ción con la evi­den­cia, por lo que es nece­sa­rio ejer­cer la segun­da cua­li­dad: la pre­sen­te crí­ti­ca.

Resul­ta sor­pren­den­te que una ins­ti­tu­ción públi­ca vas­ca para cons­truir una edi­fi­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, paga­da bajo la total ser­vi­dum­bre como obra social de una caja de aho­rros, BBK, cuyo rotu­lo pre­si­de y bana­li­za su arqui­tec­tu­ra, ten­ga que recu­rrir en una impo­si­ti­va desig­na­ción a un pres­ti­gio­sí­si­mo arqui­tec­to por­tu­gués Álva­ro Siza Viei­ra (Mato­sinhos, 1933) pre­mio Pritz­ker 1992.

Esta decep­cio­nan­te acti­tud sig­ni­fi­ca por par­te de la Uni­ver­si­dad vas­ca el abso­lu­to des­pre­cio por la capa­ci­dad pro­fe­sio­nal de sus 3662 arqui­tec­tos cole­gia­dos, con­si­de­ran­do que ade­más la arqui­tec­tu­ra no es una dis­ci­pli­na aje­na ya que for­ma par­te de las ense­ñan­zas que se impar­ten en el cam­pus de Donos­tia. Impre­sen­ta­ble acti­tud con­cep­tual y for­mal­men­te por su nega­ti­va ejem­pla­ri­dad para el alum­na­do y sus pro­fe­so­res. Una para­do­ja.

Asi­mis­mo es una fri­vo­li­dad pro­pia de la para­noia actual de Bil­bao por haber caí­do en el exhi­bi­cio­nis­mo arqui­tec­tó­ni­co de los nom­bres renun­cian­do al con­cur­so como prác­ti­ca de esfuer­zo inte­lec­tual para la reso­lu­ción de un encar­go y ejer­ci­cio didác­ti­co por la con­cu­rren­cia de solu­cio­nes diver­sas que enri­que­cen las alter­na­ti­vas a una pro­pues­ta.

La ría y en espe­cial Aban­doi­ba­rra se está con­vir­tien­do en un mue­lle para des­car­gar mer­can­cía arqui­tec­tó­ni­ca no impor­ta de qué cali­dad y pro­ce­den­cia con tal que su autor sea popu­lar: el espec­tácu­lo de la pasa­re­la impues­ta por Cala­tra­va, la barria­da ver­ti­cal de Uri­bi­tar­te por Iso­za­ki, la absur­da torre de Iber­dro­la de Cesar Pelli, o la zafie­dad del bazar Zubiar­te de Robert Stern. El fana­tis­mo por los famo­sos con­ti­núa con la abe­rra­ción de la Alhón­di­ga y el frau­de urbano y eco­nó­mi­co del dise­ña­dor Starck, fal­ta toda­vía la incon­gruen­cia urba­nís­ti­ca y patri­mo­nial de San Mamés, se ame­na­za con la bru­ta­li­dad en el gara­je RAG, pare­ce ser que afor­tu­na­da­men­te se olvi­da ya el espe­cu­la­ti­vo Zorrotzau­rre de Zaha Hadid y sería desea­ble que tam­bién la bru­ta­li­dad pre­vis­ta en los anti­guos cuar­te­les de Gare­llano (1932) pro­yec­to con­ce­di­do en un simu­la­cro de con­cur­so des­ti­na­do para ele­gir a Richard Rogers, uno de los arqui­tec­tos estre­lla que fal­ta en esta ciu­dad esca­pa­ra­te.

La EHU jus­ti­fi­ca este des­co­mu­nal Rec­to­ra­do, qui­zá el mayor de Euro­pa, un edi­fi­cio con­te­ne­dor ade­más de las escue­tas nece­si­da­des del rec­to­ra­do, de salas de alqui­ler, ais­la­do en este lugar para adqui­rir un pre­sun­to ambien­te uni­ver­si­ta­rio urbano que disi­mu­le su per­ti­naz y absur­do ale­ja­mien­to en Leioa, un para­je mal comu­ni­ca­do con medios públi­cos de trans­por­te para el que hay que cons­truir un cos­to­sí­si­mo tran­vía de tem­po­ra­da. Gare­llano bien pudie­ra ser un recin­to uni­ver­si­ta­rio por su pro­xi­mi­dad con la Escue­la de Inge­nie­ría y el Hos­pi­tal de Basur­to, incom­pren­si­ble­men­te des­ga­ja­do de la facul­tad de Medi­ci­na en Leioa. Como refe­ren­cia cul­ta, pro­gre­sis­ta y pró­xi­ma es impres­cin­di­ble recor­dar la modé­li­ca reuti­li­za­ción en 1988 de los anti­guos cuar­te­les de Flan­des en Gas­teiz a car­go de los nota­bles arqui­tec­tos vas­cos José Erbi­na (+), Iña­ki Azpia­zu y Javier Bote­lla para Vice­rrec­to­ra­do, Facul­tad de Letras, Escue­la de Empre­sa­ria­les, Escue­la de Tra­ba­jo Social, Come­dor y el Archi­vo Muni­ci­pal.

Esta caren­cia de auto­es­ti­ma mos­tra­da por el Rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad sig­ni­fi­ca la deca­den­cia éti­ca de una ins­ti­tu­ción que impul­sa y prac­ti­ca idén­ti­co popu­lis­mo que la cla­se polí­ti­ca con su fas­ci­na­ción por lo alóc­tono igno­ran­do los evi­den­tes valo­res cul­tu­ra­les, crea­ti­vos e iden­ti­ta­rios del país al que se debe. El rec­to­ra­do ha abier­to un post­gra­do de insol­ven­cia uni­ver­si­ta­ria.

Iña­ki Uriar­te

Arqui­tec­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *