Para­nin­fo, para­do­ja y para­noia – Iña­ki Uriarte

El pasa­do 9 de febre­ro se ha inau­gu­ra­do en el exó­ti­co y tro­pi­cal para­je de Aban­doi­ba­rra en Bil­bao el Para­nin­fo de Eus­kal Herri­ko Uni­ber­tsi­ta­tea. El edi­fi­cio, extra­ña­men­te deno­mi­na­do Biz­kaia Are­toa, se abre con una expo­si­ción “que tra­ta de apor­tar algu­nas de las mejo­res vir­tu­des que nos han carac­te­ri­za­do como uni­ver­si­dad: la exce­len­cia inte­lec­tual y el sen­ti­do crí­ti­co.” En este con­tex­to, la pri­me­ra alu­sión es una con­tra­dic­ción con la evi­den­cia, por lo que es nece­sa­rio ejer­cer la segun­da cua­li­dad: la pre­sen­te crítica.

Resul­ta sor­pren­den­te que una ins­ti­tu­ción públi­ca vas­ca para cons­truir una edi­fi­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, paga­da bajo la total ser­vi­dum­bre como obra social de una caja de aho­rros, BBK, cuyo rotu­lo pre­si­de y bana­li­za su arqui­tec­tu­ra, ten­ga que recu­rrir en una impo­si­ti­va desig­na­ción a un pres­ti­gio­sí­si­mo arqui­tec­to por­tu­gués Álva­ro Siza Viei­ra (Mato­sinhos, 1933) pre­mio Pritz­ker 1992.

Esta decep­cio­nan­te acti­tud sig­ni­fi­ca por par­te de la Uni­ver­si­dad vas­ca el abso­lu­to des­pre­cio por la capa­ci­dad pro­fe­sio­nal de sus 3662 arqui­tec­tos cole­gia­dos, con­si­de­ran­do que ade­más la arqui­tec­tu­ra no es una dis­ci­pli­na aje­na ya que for­ma par­te de las ense­ñan­zas que se impar­ten en el cam­pus de Donos­tia. Impre­sen­ta­ble acti­tud con­cep­tual y for­mal­men­te por su nega­ti­va ejem­pla­ri­dad para el alum­na­do y sus pro­fe­so­res. Una paradoja.

Asi­mis­mo es una fri­vo­li­dad pro­pia de la para­noia actual de Bil­bao por haber caí­do en el exhi­bi­cio­nis­mo arqui­tec­tó­ni­co de los nom­bres renun­cian­do al con­cur­so como prác­ti­ca de esfuer­zo inte­lec­tual para la reso­lu­ción de un encar­go y ejer­ci­cio didác­ti­co por la con­cu­rren­cia de solu­cio­nes diver­sas que enri­que­cen las alter­na­ti­vas a una propuesta.

La ría y en espe­cial Aban­doi­ba­rra se está con­vir­tien­do en un mue­lle para des­car­gar mer­can­cía arqui­tec­tó­ni­ca no impor­ta de qué cali­dad y pro­ce­den­cia con tal que su autor sea popu­lar: el espec­tácu­lo de la pasa­re­la impues­ta por Cala­tra­va, la barria­da ver­ti­cal de Uri­bi­tar­te por Iso­za­ki, la absur­da torre de Iber­dro­la de Cesar Pelli, o la zafie­dad del bazar Zubiar­te de Robert Stern. El fana­tis­mo por los famo­sos con­ti­núa con la abe­rra­ción de la Alhón­di­ga y el frau­de urbano y eco­nó­mi­co del dise­ña­dor Starck, fal­ta toda­vía la incon­gruen­cia urba­nís­ti­ca y patri­mo­nial de San Mamés, se ame­na­za con la bru­ta­li­dad en el gara­je RAG, pare­ce ser que afor­tu­na­da­men­te se olvi­da ya el espe­cu­la­ti­vo Zorrotzau­rre de Zaha Hadid y sería desea­ble que tam­bién la bru­ta­li­dad pre­vis­ta en los anti­guos cuar­te­les de Gare­llano (1932) pro­yec­to con­ce­di­do en un simu­la­cro de con­cur­so des­ti­na­do para ele­gir a Richard Rogers, uno de los arqui­tec­tos estre­lla que fal­ta en esta ciu­dad escaparate.

La EHU jus­ti­fi­ca este des­co­mu­nal Rec­to­ra­do, qui­zá el mayor de Euro­pa, un edi­fi­cio con­te­ne­dor ade­más de las escue­tas nece­si­da­des del rec­to­ra­do, de salas de alqui­ler, ais­la­do en este lugar para adqui­rir un pre­sun­to ambien­te uni­ver­si­ta­rio urbano que disi­mu­le su per­ti­naz y absur­do ale­ja­mien­to en Leioa, un para­je mal comu­ni­ca­do con medios públi­cos de trans­por­te para el que hay que cons­truir un cos­to­sí­si­mo tran­vía de tem­po­ra­da. Gare­llano bien pudie­ra ser un recin­to uni­ver­si­ta­rio por su pro­xi­mi­dad con la Escue­la de Inge­nie­ría y el Hos­pi­tal de Basur­to, incom­pren­si­ble­men­te des­ga­ja­do de la facul­tad de Medi­ci­na en Leioa. Como refe­ren­cia cul­ta, pro­gre­sis­ta y pró­xi­ma es impres­cin­di­ble recor­dar la modé­li­ca reuti­li­za­ción en 1988 de los anti­guos cuar­te­les de Flan­des en Gas­teiz a car­go de los nota­bles arqui­tec­tos vas­cos José Erbi­na (+), Iña­ki Azpia­zu y Javier Bote­lla para Vice­rrec­to­ra­do, Facul­tad de Letras, Escue­la de Empre­sa­ria­les, Escue­la de Tra­ba­jo Social, Come­dor y el Archi­vo Municipal.

Esta caren­cia de auto­es­ti­ma mos­tra­da por el Rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad sig­ni­fi­ca la deca­den­cia éti­ca de una ins­ti­tu­ción que impul­sa y prac­ti­ca idén­ti­co popu­lis­mo que la cla­se polí­ti­ca con su fas­ci­na­ción por lo alóc­tono igno­ran­do los evi­den­tes valo­res cul­tu­ra­les, crea­ti­vos e iden­ti­ta­rios del país al que se debe. El rec­to­ra­do ha abier­to un post­gra­do de insol­ven­cia universitaria.

Iña­ki Uriarte

Arqui­tec­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.