La Gue­rra inevi­ta­ble de la OTAN – Fidel Cas­tro

A dife­ren­cia de lo que ocu­rre en Egip­to y Túnez, Libia ocu­pa el pri­mer lugar en el Índi­ce de Desa­rro­llo Humano de Áfri­ca y tie­ne la más alta espe­ran­za de vida del Con­ti­nen­te. La edu­ca­ción y la salud reci­ben espe­cial aten­ción del Esta­do. El nivel cul­tu­ral de su pobla­ción es sin dudas más alto. Sus pro­ble­mas son de otro carác­ter. La pobla­ción no care­cía de ali­men­tos y ser­vi­cios socia­les indis­pen­sa­bles. El país reque­ría abun­dan­te fuer­za de tra­ba­jo extran­je­ra para lle­var a cabo ambi­cio­sos pla­nes de pro­duc­ción y desa­rro­llo social.

Por ello sumi­nis­tra­ba empleo a cien­tos de miles de tra­ba­ja­do­res egip­cios, tune­ci­nos, chi­nos y de otras nacio­na­li­da­des. Dis­po­nía de enor­mes ingre­sos y reser­vas en divi­sas con­ver­ti­bles depo­si­ta­das en los ban­cos de los paí­ses ricos, con las cua­les adqui­rían bie­nes de con­su­mo e inclu­so, armas sofis­ti­ca­das que pre­ci­sa­men­te le sumi­nis­tra­ban los mis­mos paí­ses que hoy quie­ren inva­dir­la en nom­bre de los dere­chos huma­nos.

La colo­sal cam­pa­ña de men­ti­ras, des­ata­da por los medios masi­vos de infor­ma­ción, dio lugar a una gran con­fu­sión en la opi­nión públi­ca mun­dial. Pasa­rá tiem­po antes de que pue­da recons­truir­se lo que real­men­te ha ocu­rri­do en Libia, y sepa­rar los hechos reales de los fal­sos que se han divul­ga­do.

Emi­so­ras serias y pres­ti­gio­sas, como Tele­sur, se veían obli­ga­das a enviar repor­te­ros y cama­ró­gra­fos a las acti­vi­da­des de un gru­po y a las del lado opues­to, para infor­mar lo que real­men­te ocu­rría.

Las comu­ni­ca­cio­nes esta­ban blo­quea­das, los fun­cio­na­rios diplo­má­ti­cos hones­tos se juga­ban la vida reco­rrien­do barrios y obser­van­do acti­vi­da­des, de día o de noche, para infor­mar lo que esta­ba ocu­rrien­do. El impe­rio y sus prin­ci­pa­les alia­dos emplea­ron los medios más sofis­ti­ca­dos para divul­gar infor­ma­cio­nes defor­ma­das sobre los acon­te­ci­mien­tos, entre las cua­les había que infe­rir los ras­gos de la ver­dad.

Sin duda algu­na, los ros­tros de los jóve­nes que pro­tes­ta­ban en Ben­ga­si, hom­bres, y muje­res con velo o sin velo, expre­sa­ban indig­na­ción real.

Se pue­de apre­ciar la influen­cia que toda­vía ejer­ce el com­po­nen­te tri­bal en ese país ára­be, a pesar de la fe musul­ma­na que com­par­te sin­ce­ra­men­te el 95% de su pobla­ción.

El impe­ria­lis­mo y la OTAN ─seria­men­te preo­cu­pa­dos por la ola revo­lu­cio­na­ria des­ata­da en el mun­do ára­be, don­de se gene­ra gran par­te del petró­leo que sos­tie­ne la eco­no­mía de con­su­mo de los paí­ses desa­rro­lla­dos y ricos─ no podían dejar de apro­ve­char el con­flic­to interno sur­gi­do en Libia para pro­mo­ver la inter­ven­ción mili­tar. Las decla­ra­cio­nes for­mu­la­das por la admi­nis­tra­ción de Esta­dos Uni­dos des­de el pri­mer ins­tan­te fue­ron cate­gó­ri­cas en ese sen­ti­do.

Las cir­cuns­tan­cias no podían ser más pro­pi­cias. En las elec­cio­nes de noviem­bre la dere­cha repu­bli­ca­na pro­pi­nó un gol­pe con­tun­den­te al Pre­si­den­te Oba­ma, exper­to en retó­ri­ca.

El gru­po fas­cis­ta de “misión cum­pli­da”, apo­ya­do aho­ra ideo­ló­gi­ca­men­te por los extre­mis­tas del Tea Party, redu­jo las posi­bi­li­da­des del actual Pre­si­den­te a un papel mera­men­te deco­ra­ti­vo, en el que peli­gra­ba inclu­so su pro­gra­ma de salud y la dudo­sa recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía, a cau­sa del défi­cit pre­su­pues­ta­rio y el incon­tro­la­ble cre­ci­mien­to de la deu­da públi­ca, que batían ya todos los records his­tó­ri­cos.

Pese al dilu­vio de men­ti­ras y la con­fu­sión crea­da, Esta­dos Uni­dos no pudo arras­trar a Chi­na y la Fede­ra­ción Rusa a la apro­ba­ción por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de una inter­ven­ción mili­tar en Libia, aun­que logró en cam­bio obte­ner, en el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, la apro­ba­ción de los obje­ti­vos que bus­ca­ba en ese momen­to. Con rela­ción a una inter­ven­ción mili­tar, la Secre­ta­ria de Esta­do decla­ró con pala­bras que no admi­ten la menor duda: “nin­gu­na opción está des­car­ta­da”.

El hecho real es que Libia está ya envuel­ta en una gue­rra civil, como había­mos pre­vis­to, y nada pudo hacer Nacio­nes Uni­das para evi­tar­lo, excep­to que su pro­pio Secre­ta­rio Gene­ral rega­ra una bue­na dosis de com­bus­ti­ble en el fue­go.

El pro­ble­ma que tal vez no ima­gi­na­ban los acto­res es que los pro­pios líde­res de la rebe­lión irrum­pie­ran en el com­pli­ca­do tema decla­ran­do que recha­za­ban toda inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra.

Diver­sas agen­cias de noti­cias infor­ma­ron que Abdelha­fiz Gho­ga, por­ta­voz del Comi­té de la Revo­lu­ción decla­ró el lunes 28 que “‘El res­to de Libia será libe­ra­do por el pue­blo libio’”.

“Con­ta­mos con el ejér­ci­to para libe­rar Trí­po­li’ ase­gu­ró Gho­ga duran­te el anun­cio de la for­ma­ción de un ‘Con­se­jo Nacio­nal’ para repre­sen­tar a las ciu­da­des del país en manos de la insu­rrec­ción.”

“‘Lo que que­re­mos es infor­ma­cio­nes de inte­li­gen­cia, pero en nin­gún caso que se afec­te nues­tra sobe­ra­nía aérea, terres­tre o marí­ti­ma’, agre­gó, duran­te un encuen­tro con perio­dis­tas en esta ciu­dad situa­da 1.000 km al este de Trí­po­li.”

“La intran­si­gen­cia de los res­pon­sa­bles de la opo­si­ción sobre la sobe­ra­nía nacio­nal refle­ja­ba la opi­nión mani­fes­ta­da en for­ma espon­tá­nea por muchos ciu­da­da­nos libios a la pren­sa inter­na­cio­nal en Ben­ga­si”, infor­mó un des­pa­cho de la agen­cia AFP el pasa­do lunes.

Ese mis­mo día, una pro­fe­so­ra de Cien­cias Polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Ben­ga­si, Abeir Imnei­na, decla­ró:

“Hay un sen­ti­mien­to nacio­nal muy fuer­te en Libia.”

“‘Ade­más, el ejem­plo de Irak da mie­do al con­jun­to del mun­do ára­be’, sub­ra­ya, en refe­ren­cia a la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na de 2003 que debía lle­var la demo­cra­cia a ese país y lue­go, por con­ta­gio, al con­jun­to de la región, una hipó­te­sis total­men­te des­men­ti­da por los hechos.”

Pro­si­gue la pro­fe­so­ra:

“‘Sabe­mos lo que pasó en Irak, es que se encuen­tra en ple­na ines­ta­bi­li­dad, y ver­da­de­ra­men­te no desea­mos seguir el mis­mo camino. No que­re­mos que los nor­te­ame­ri­ca­nos ven­gan para tener que ter­mi­nar lamen­tan­do a Gada­fi’, con­ti­nuó esta exper­ta.”

“Pero según Abeir Imnei­na, ‘tam­bién exis­te el sen­ti­mien­to de que es nues­tra revo­lu­ción, y que nos corres­pon­de a noso­tros hacer­la’.”

A las pocas horas de publi­car­se este des­pa­cho, dos de los prin­ci­pa­les órga­nos de pren­sa de Esta­dos Uni­dos, The New York TimesThe Washing­ton Post, se apre­su­ra­ron en ofre­cer nue­vas ver­sio­nes sobre el tema, de lo cual infor­ma la agen­cia DPA al día siguien­te 1º de mar­zo: “La opo­si­ción libia podría soli­ci­tar que Occi­den­te bom­bar­dee des­de el aire posi­cio­nes estra­té­gi­cas de las fuer­zas fie­les al pre­si­den­te Mua­mar al Gada­fi, infor­ma hoy la pren­sa esta­dou­ni­den­se.”

“El tema está sien­do dis­cu­ti­do den­tro del Con­se­jo Revo­lu­cio­na­rio libio, pre­ci­san ‘The New York Times’ y ‘The Washing­ton Post’ en sus ver­sio­nes onli­ne.”

“‘The New York Times’ aco­ta que estas dis­cu­sio­nes ponen de mani­fies­to la cre­cien­te frus­tra­ción de los líde­res rebel­des ante la posi­bi­li­dad de que Gada­fi reto­me el poder”.

“En el caso de que las accio­nes aéreas se reali­cen en el mar­co de las Nacio­nes Uni­das, éstas no impli­ca­rían inter­ven­ción inter­na­cio­nal, expli­có el por­ta­voz del con­se­jo, cita­do por ‘The New York Times’.”

“El con­se­jo está con­for­ma­do por abo­ga­dos, aca­dé­mi­cos, jue­ces y pro­mi­nen­tes miem­bros de la socie­dad Libia.”

Afir­ma el des­pa­cho:

“‘The Washing­ton Post’ citó a rebel­des reco­no­cien­do que, sin el apo­yo de Occi­den­te, los com­ba­tes con las fuer­zas lea­les a Gada­fi podrían durar mucho y cos­tar gran can­ti­dad de vidas huma­nas.”

Lla­ma la aten­ción que en esa rela­ción no se men­cio­ne un solo obre­ro, cam­pe­sino, cons­truc­tor, alguien rela­cio­na­do con la pro­duc­ción mate­rial o a un joven estu­dian­te o com­ba­tien­te de los que apa­re­cen en las mani­fes­ta­cio­nes. ¿Por qué el empe­ño en pre­sen­tar a los rebel­des como miem­bros pro­mi­nen­tes de la socie­dad recla­man­do bom­bar­deos de Esta­dos Uni­dos y la OTAN para matar libios?

Algún día se cono­ce­rá la ver­dad, a tra­vés de per­so­nas como la pro­fe­so­ra de Cien­cias Polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Ben­ga­si, que con tan­ta elo­cuen­cia narra la terri­ble expe­rien­cia que mató, des­tru­yó los hoga­res, dejó sin empleo o hizo emi­grar a millo­nes de per­so­nas en Iraq.

Hoy miér­co­les dos de mar­zo, la Agen­cia EFE pre­sen­ta al cono­ci­do voce­ro rebel­de hacien­do decla­ra­cio­nes que, a mi jui­cio, afir­man y a la vez con­tra­di­cen las del lunes: “Ben­ga­si (Libia), 2 de mar­zo. La direc­ción rebel­de libia pidió hoy al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que lan­ce un ata­que aéreo ‘con­tra los mer­ce­na­rios’ del régi­men de Mua­mar el Gada­fi.”

“‘Nues­tro Ejér­ci­to no pue­de lan­zar ata­ques con­tra los mer­ce­na­rios, por su papel defen­si­vo’, afir­mó el por­ta­voz rebel­de Abdelha­fiz Gho­ga en una con­fe­ren­cia de pren­sa en Ben­ga­si.”

“‘Es dife­ren­te un ata­que aéreo estra­té­gi­co que una inter­ven­ción extran­je­ra, que recha­za­mos’, recal­có el por­ta­voz de las fuer­zas de opo­si­ción, que en todo momen­to se han mos­tra­do en con­tra de una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra en el con­flic­to libio”.

¿A cuál de las muchas gue­rras impe­ria­lis­tas se pare­ce­ría esta?

¿La de Espa­ña en 1936, la de Mus­so­li­ni con­tra Etio­pía en 1935, la de Geor­ge W. Bush con­tra Iraq en el año 2003 o a cual­quie­ra de las dece­nas de gue­rras pro­mo­vi­das por Esta­dos Uni­dos con­tra los pue­blos de Amé­ri­ca, des­de la inva­sión de Méxi­co en 1846, has­ta la de Las Mal­vi­nas en 1982?

Sin excluir, des­de lue­go, la inva­sión mer­ce­na­ria de Girón, la gue­rra sucia y el blo­queo a nues­tra Patria a lo lar­go de 50 años, que se cum­pli­rán el pró­xi­mo 16 de abril.

En todas esas gue­rras, como la de Viet­nam que cos­tó millo­nes de vidas, impe­ra­ron las jus­ti­fi­ca­cio­nes y las medi­das más cíni­cas.

Para los que alber­guen algu­na duda, sobre la inevi­ta­ble inter­ven­ción mili­tar que se pro­du­ci­rá en Libia, la agen­cia de noti­cias AP, a la que con­si­de­ro bien infor­ma­da, enca­be­zó un cable publi­ca­do hoy, en el que se afir­ma: “Los paí­ses de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co (OTAN) ela­bo­ran un plan de con­tin­gen­cia toman­do como mode­lo las zonas de exclu­sión de vue­los esta­ble­ci­das sobre los Bal­ca­nes en la déca­da de 1990, en caso de que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal deci­da impo­ner un embar­go aéreo sobre Libia, dije­ron diplo­má­ti­cos”.

Más ade­lan­te con­clu­ye: “Los fun­cio­na­rios, que no podían dar sus nom­bres debi­do a lo deli­ca­do del asun­to, indi­ca­ron que las opcio­nes que se obser­van tie­nen pun­to de par­ti­da en la zona de exclu­sión de vue­los que impu­so la alian­za mili­tar occi­den­tal sobre Bos­nia en 1993 que con­tó con el man­da­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad, y en los bom­bar­deos de la OTAN por Koso­vo en 1999, QUE NO LO TUVO”.

Pro­si­gue maña­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *