Fra­nçois Babeuf, el pri­mer comu­nis­ta – David Arra­ba­lí

A fina­les del pasa­do mes de noviem­bre se cum­plían 250 años del naci­mien­to de Fra­nçois Babeuf, el pri­mer comu­nis­ta de la era moder­na. Este míti­co revo­lu­cio­na­rio fran­cés par­ti­ci­pó en algu­nas de las más memo­ra­bles jor­na­das de la revo­lu­ción fran­ce­sa. Nadie recor­dó su figu­ra, paso inad­ver­ti­do. Mitos y fal­si­fi­ca­cio­nes oscu­re­cen su lega­do y sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co.

Su obs­ti­na­ción por la igual­dad, el alcan­ce uni­ver­sal de su pen­sa­mien­to y de la acción revo­lu­cio­na­ria de Fra­nçois Babeuf, impi­den que su lega­do sea apro­pia­do por nadie. El espí­ri­tu de Babeuf no está en los salo­nes y ni en las esta­tuas. Fue el pri­mer comu­nis­ta, por su enor­me sen­ci­llez y cer­ca­nía con los más des­fa­vo­re­ci­dos, por su dedi­ca­ción incon­di­cio­nal a la eman­ci­pa­ción de ser humano.

Su padre, Clau­de Babeuf, deser­tó del ejér­ci­to fran­cés en 1738. Amnis­tia­do en 1755, pudo vol­ver a Fran­cia, pero pron­to se hun­dió en pobre­za, y tuvo que tra­ba­jar como tra­ba­ja­dor oca­sio­nal para ganar una mise­ria para su espo­sa y fami­lia. Naci­do en 1760 en Saint-Quen­tin, las difi­cul­ta­des fami­lia­res sopor­ta­das por Babeuf duran­te sus pri­me­ros años con­tri­bu­ye­ron al desa­rro­llo de sus ideas polí­ti­cas.

Su padre le dio una edu­ca­ción bási­ca, pero has­ta el esta­lli­do de la revo­lu­ción, él tra­ba­jó como cria­do domés­ti­co, y a par­tir del 1785 tra­ba­jó en la ofi­ci­na del comi­sio­na­do de tie­rras, en con­cre­to ocu­pó un pues­to como archi­ve­ro feu­da­lis­ta de Ver­man­dois, don­de se encar­ga­ba de la des­agra­da­ble tarea de asis­tir a nobles y sacer­do­tes en la decla­ra­ción de sus dere­chos feu­da­les sobre los cam­pe­si­nos. Por su posi­ción, se sin­tió cer­ca de los cam­pe­si­nos ham­brien­tos del mun­do y se vol­vió muy crí­ti­co con la pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra. Fran­co­is Babeuf fue muy tem­prano ins­pi­ra­do por los tex­tos de Jean-Jac­ques Rous­seau y desa­rro­lló una teo­ría en favor de la igual­dad y colec­ti­vi­za­ción de las tie­rras.

A par­tir de julio de 1789 se ins­ta­la en París don­de ejer­ce como perio­dis­ta duran­te la revo­lu­ción fran­ce­sa de 1789. Publi­ca su pri­mer tra­ba­jo: Per­pe­tuel de Cadas­tre. Ese mis­mo año publi­có un folle­to con­tra las ayu­das feu­da­les, por el que fue denun­cia­do y arres­ta­do. En octu­bre, en su vuel­ta a Roye, fun­dó Le Corres­pon­dant picard, que por su orien­ta­ción radi­cal le cos­tó otra deten­ción. En noviem­bre lo eli­gie­ron miem­bro del muni­ci­pio de Roye, pero fue expul­sa­do del car­go.

Por su acti­vi­dad como agi­ta­dor vuel­ve a ser dete­ni­do en varias oca­sio­nes. Es encar­ce­la­do el 19 de mayo de 1790 y libe­ra­do en julio, gra­cias a su ami­go Jean-Paul Marat. Es nue­va­men­te encar­ce­la­do del 14 de noviem­bre de 1793 al 18 de julio de 1794. A par­tir del 3 de sep­tiem­bre de 1794, Fran­co­is Babeuf publi­ca el Jour­nal de la Liber­té, que se con­vier­te el 5 de octu­bre en Le Tri­bun du Peu­ple, que alcan­za gran difu­sión. Encar­ce­la­do de nue­vo el 7 de febre­ro de 1795 y libe­ra­do el 18 de octu­bre de 1795, relan­za rápi­da­men­te la publi­ca­ción de Le Tri­bun du Peu­ple.

Des­de su perió­di­co Le Tri­bun du Peu­ple, don­de fir­ma­ba con el seu­dó­ni­mo de Gra­co Babeuf como tri­bu­to a la repú­bli­ca roma­na más radi­cal que tan­to admi­ró, se opo­ne a los impues­tos indi­rec­tos y al sufra­gio cen­si­ta­rio. Es ami­go de Jean Paul Marat (otro gran revo­lu­cio­na­rio), cor­ta radi­cal­men­te con el cato­li­cis­mo. Está obli­ga­do huir y pasar a la clan­des­ti­ni­dad ante la repre­sión cada vez más fuer­te.

La Cons­pi­ra­ción de los Igua­les

Las nefas­tas e impo­pu­la­res medi­das que impul­so el Direc­to­rio para ocu­par­se de la cri­sis eco­nó­mi­ca die­ron a Babeuf su impor­tan­cia his­tó­ri­ca. El nue­vo gobierno qui­so supri­mir el sis­te­ma por el cual París era ali­men­ta­da a expen­sas de toda la Fran­cia, y se anun­ció el cese de la dis­tri­bu­ción del pan y de la car­ne en los pre­cios nomi­na­les, que era fijos, para el 20 de febre­ro de 1796.

Este avi­so cau­só cons­ter­na­ción entre los tra­ba­ja­do­res y la gran masa de pro­le­ta­rios que se habían ins­ta­la­do en París. El gobierno se rin­dió ante la pro­tes­ta, pero la alar­ma y el des­con­ten­to ali­men­tó una revuel­ta popu­lar que no hizo sino pro­pa­gar­se y aumen­tar a par­tir de ese momen­to.

Con el desa­rro­llo de la cri­sis eco­nó­mi­ca, sin embar­go, la influen­cia de Fran­co­is Babeuf aumen­tó. La mise­ria uni­ver­sal hizo que los ata­ques de Babeuf con­tra el orden exis­ten­te gana­ran gran audien­cia. Así con­si­guió reu­nir una acti­vo gru­po de segui­do­res cono­ci­dos como Égaux del DES de Socie­té, gru­po que pron­to se com­bino con un sec­tor del Club Jaco­bino, y otros colec­ti­vos mino­ri­ta­rios en lo que fue el ger­men del Club del Pan­teón.

Babeuf desa­rro­lla su labor polí­ti­ca y revo­lu­cio­na­ria en el Club del Pan­teón, cerra­do por el jefe del ejér­ci­to inte­rior, Napo­león Bona­par­te. Sin medios lega­les, creó un comi­té de insu­rrec­ción secre­to y lan­zó una cam­pa­ña de pro­pa­gan­da des­ti­na­da a agi­tar el des­con­ten­to de las cla­ses popu­la­res por la situa­ción eco­nó­mi­ca. No obs­tan­te, la cam­pa­ña no caló mucho entre las masas, pues sus miem­bros más acti­vos (los sans-culot­tes) seguían ape­ga­dos a la defen­sa de la peque­ña pro­pie­dad y eran poco pro­pen­sos a los idea­les comu­nis­tas.

Babeuf es dete­ni­do, pero tras salir de la pri­sión enca­be­zó, jun­to con Darthé, Maré­chal, Buo­na­rrot­ti y otros, el movi­mien­to de “La Cons­pi­ra­ción de los Igua­les”, que pro­pug­na­ba la demo­cra­cia radi­cal y la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, pues veía en ella la ver­da­de­ra fuen­te de toda la injus­ti­cia y de toda des­igual­dad social.
La Cons­pi­ra­ción de los Igua­les pre­ten­día derro­car al Direc­to­rio y poner en vigor la Cons­ti­tu­ción de 1793 (tex­to demo­crá­ti­co que nun­ca había sido apli­ca­do). Los diri­gen­tes de la cons­pi­ra­ción habían fija­do el levan­ta­mien­to arma­do para el 11 de mayo de 1796, en com­bi­na­ción con sec­to­res radi­ca­les de los jaco­bi­nos y otros gru­pos. Pero el Direc­to­rio pen­só que ya era hora de reac­cio­nar, des­pués de cono­cer a tra­vés de sus agen­tes infil­tra­dos, la evi­den­cia com­ple­ta de la insu­rrec­ción.

El 10 de mayo Babeuf, que había toma­do el alias de Tis­sot, fue arres­ta­do; al poco fue­ron cayen­do el res­to de los miem­bros de la cons­pi­ra­ción. Entre ellos esta­ban Augus­tin Ale­xan­dre Darthé y Phi­lip­pe Buo­na­rrot­ti, y los ex miem­bros de la Con­ven­ción Nacio­nal, Rober­to Lin­det, Jean-Pie­rre-André Amar, Oru­jo-Gui­llau­me Ale­xis Vadier y Jean-Bap­tis­te Drouet.

El gobierno pre­sen­tó a Babeuf como el líder de la cons­pi­ra­ción. El 26 de mayo de 1797, Babeuf y Darthé fue­ron con­de­na­dos a la muer­te; otros pre­sos, inclu­yen­do a Buo­na­rrot­ti, fue­ron depor­ta­dos; ex miem­bros de la Con­ven­ción, como Vadier, fue­ron absuel­tos. Drouet se esca­pó de la pri­sión. Babeuf y Darthé fue­ron gui­llo­ti­na­dos en Ven­dô­me el 8 de agos­to de 1797.

Yen­do final­men­te a morir, pro­nun­ció una vez más sus pala­bras mas cono­ci­das: ¡Pue­blo! ¡des­piér­ta­te en la espe­ran­za! Valían para ayer y valen para hoy mis­mo. Ade­más de héroe, y muy a su pesar, Babeuf fue pro­fe­ta. Y será para siem­pre, el comu­nis­ta por exce­len­cia, el pri­mer comu­nis­ta.

El lega­do revo­lu­cio­na­rio y teó­ri­co de Fra­nçois Babeuf

Defen­sor de la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y de la heren­cia, así como de la colec­ti­vi­za­ción de la tie­rra, se le seña­la como uno de los pri­me­ros teó­ri­cos del comu­nis­mo y el pen­sa­mien­to liber­ta­rio. Es con­si­de­ra­do el pre­cur­sor de Marx y Engels. Según Rosa Luxem­burg, que admi­ra­ba a Babeuf, fue “el pri­mer pre­cur­sor de los suble­va­mien­tos revo­lu­cio­na­rios del pro­le­ta­ria­do”.

Decía Babeuf: “La natu­ra­le­za nos ha dota­do de un dere­cho igual para el dis­fru­te de todos los bie­nes, el fin de la socie­dad es defen­der esa igual­dad ata­ca­da fre­cuen­te­men­te por el fuer­te y el malo, y así aumen­tar de for­ma colec­ti­va los dis­fru­tes comu­nes”. En este bre­ve pen­sa­mien­to de Fra­nçois Babeuf se cons­ta­ta su sen­ti­do comu­nis­ta, su deseo de ter­mi­nar con la injus­ti­cia y la des­igual­dad que aca­rrea la pro­pie­dad pri­va­da, y sus­ti­tuir­la por un sis­te­ma más equi­ta­ti­vo, igua­li­ta­rio y comu­ni­ta­ris­ta.

El prin­ci­pal lega­do de Fra­nçois Babeuf es el des­cu­bri­mien­to del meca­nis­mo de la explo­ta­ción y que esta es el resul­ta­do de la pro­pie­dad pri­va­da, y tam­bién, de una mane­ra muy intui­ti­va, la teo­ría de la lucha de cla­ses. Los dis­cí­pu­los de Babeuf, sus segui­do­res y defen­so­res, se apo­ya­ban en la actua­ción de este impor­tan­te revo­lu­cio­na­rio fran­cés, el prin­ci­pal diri­gen­te de la Cons­pi­ra­ción de los Igua­les.

Babeuf fue unos de los pri­me­ros en pre­di­car la redis­tri­bu­ción de la rique­za y más impor­tan­te, en pro­po­ner la lucha de cla­ses y de pro­mul­gar la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. En el Mani­fies­to de los Igua­les, escri­to por otro de los miem­bros de la cons­pi­ra­ción, Syn­vain Mare­chal, Babeuf pre­di­jo que la Revo­lu­ción Fran­ce­sa había sido una pre­cur­so­ra de otra gran revo­lu­ción por venir que sería mucho más gran­de y solem­ne, y que sería la últi­ma revo­lu­ción, una revo­lu­ción mun­dial.

Las pala­bras “babou­vis­me” y “babou­vis­te” se uti­li­za­ron fre­cuen­te­men­te en Fran­cia, sobre todo des­pués de 1830. Tam­bién se empe­zó a emplear la pala­bra “com­mu­nis­me” y “com­mu­nis­te” para refe­rir­se a los segui­do­res de Babeuf, sien­do estas emplea­das para desig­nar a la extre­ma izquier­da del movi­mien­to radi­cal demo­crá­ti­co. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que la pala­bra “pro­lé­ta­rien” se encon­tra­se liga­da en esta épo­ca con la tra­di­ción babou­vis­ta.

Los par­ti­da­rios de Fra­nçois Babeuf eran con­fun­di­dos, a veces, con los socia­lis­tas (par­ti­da­rios tan­to de las ideas de Saint-Simón como, por otro lado, de las con­cep­cio­nes de Fou­rier). En la épo­ca con­tem­po­rá­nea, el tér­mino comu­nis­mo apa­re­ce, por lo gene­ral, aso­cia­do con el de socia­lis­mo. Sin embar­go, has­ta mucho des­pués de 1830, se man­tu­vo una dis­tin­ción. Mien­tras que san­si­mo­nia­nos, fou­rie­ris­tas y owe­nia­nos cons­ti­tuían gru­pos orga­ni­za­dos, el babou­vis­me era una ten­den­cia más bien que una sec­ta, y sus expo­nen­tes más impor­tan­tes se halla­ban entre los miem­bros de socie­da­des y los gru­pos demo­crá­ti­cos y revo­lu­cio­na­rios que públi­ca­men­te no hacían pro­fe­sión públi­ca de él, como una doc­tri­na, sino que lo con­si­de­ra­ban más bien como una expre­sión impor­tan­te de la izquier­da jaco­bi­na, como un pri­mer inten­to de lle­var la revo­lu­ción de 1789 has­ta su últi­ma con­clu­sión lógi­ca.

El ori­gen con­tem­po­rá­neo del tér­mino comu­nis­mo

El tér­mino “com­mu­nis­me” y “com­mu­nis­te” comen­zó a emplear­se más exten­sa­men­te en Fran­cia con pos­te­rio­ri­dad a la Revo­lu­ción de 1830, en rela­ción con las socie­da­des revo­lu­cio­na­rias de carác­ter clan­des­tino que actua­ban en París. Su apa­ri­ción fue casi simul­tá­nea a la del tér­mino socia­lis­ta, que fue uti­li­za­do por pri­me­ra vez en 1834 por Pie­rre Leroux en Fran­cia y por los dis­cí­pu­los de Robert Owen en Gran Bre­ta­ña, mien­tras que comu­nis­ta empe­zó a uti­li­zar­se más exten­sa­men­te en Fran­cia a par­tir de 1839 por algu­nos gru­pos revo­lu­cio­na­rios clan­des­ti­nos segui­do­res de Fra­nçois Babeuf. El tér­mino comu­nis­mo tam­bién se hizo de uso corrien­te a par­tir de 1840 para desig­nar a las teo­rías de Etien­ne Cabet (1788−1856).

En Gran Bre­ta­ña empe­zó a usar­se en 1840, impor­ta­da de Fran­cia por el owe­niano John Goodwyn Barmby (1820−1881), en sus Car­tas de París. Él y su mujer Cathe­ri­ne Barmby (falle­ci­da en 1854) fue­ron influ­yen­tes par­ti­da­rios de Robert Owen a fina­les de la déca­da de 1830 y prin­ci­pios de 1840 antes de pasar a la corrien­te radi­cal y tenían repu­tación de acé­rri­mos femi­nis­tas y revo­lu­cio­na­rios.

John Barmby acu­ño la pala­bra comu­nis­ta en el idio­ma inglés como tra­duc­ción del tér­mino fran­cés com­mu­nis­te duran­te una visi­ta que reali­zó a París en 1840 tras man­te­ner un encuen­tro con ésos que él mis­mo des­cri­bió como los “dis­cí­pu­los de Babeuf”. Él fue quien pre­sen­tó a Frie­drich Engels al movi­mien­to com­mu­nis­te fran­cés. John Goodwyn Barmby fun­do la Lon­don Com­mu­nist Pro­pa­gan­da Society en 1841 y, el mis­mo año, la Uni­ver­sal Com­mu­ni­ta­rian Asso­cia­tion, así como el Com­mu­nist Chro­ni­cle, un perió­di­co men­sual lue­go publi­ca­do por Tho­mas Frost.

En Fran­cia, el uso tem­prano del tér­mino “com­mu­nis­me” y “com­mu­nis­te” tuvo dos acep­cio­nes: a) la idea de com­mu­ne (uni­dad bási­ca de la comu­ni­dad y del gobierno autó­no­mo), que apun­ta­ba a una for­ma de orga­ni­za­ción social cons­ti­tui­da por una fede­ra­ción de comu­nas libres; b) la idea de com­mu­nau­té (tener cosas en común o de pro­pie­dad común), sien­do este el sen­ti­do más acep­ta­do por Cabet y sus par­ti­da­rios.

A dife­ren­cia de la pala­bra socia­lis­mo, el tér­mino comu­nis­mo tenía un sen­ti­do más mili­tan­te. Karl Marx (1818−1883) y Frie­drich Engels (1820−1895) pre­fi­rie­ron hablar de comu­nis­mo, por­que esta­ba más liga­do a la idea de lucha revo­lu­cio­na­ria y por­que se rela­cio­na­ba con la noción de pro­pie­dad y goces comu­nes. Según Frie­drich Engels, el tér­mino esta­ba aso­cia­do con la lucha de cla­ses y con la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria. Por esto, la difu­sión mun­dial que des­pués ha expe­ri­men­ta­do el tér­mino comu­nis­mo debe atri­buir­se a su adop­ción por los prin­ci­pa­les clá­si­cos del mar­xis­mo y al extra­or­di­na­rio impac­to inter­na­cio­nal de la revo­lu­ción ruso-sovié­ti­ca de octu­bre de 1917.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *