Des­man­te­la­mien­to indus­trial de Eus­kal Herria – Juan Mari Esku­bi

La emble­má­ti­ca Bab­cock & Wil­cox se cie­rra. Indus­tria orgu­llo de Ezke­rral­dea, líder his­tó­ri­co del sec­tor de bie­nes de equi­po de pres­ti­gio inter­na­cio­nal, lle­gó a tener más de cin­co mil tra­ba­ja­do­res, direc­tos. Este cie­rre, jun­to al de Altos Hor­nos, La Naval, Eus­kal­du­na y el de otras impor­tan­tes indus­trias y PYMES de Eus­kal Herria, cerra­das o a pun­to de estar­lo, repre­sen­ta una derro­ta para la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y la vic­to­ria del capi­ta­lis­mo, lo que ha cau­sa­do el enri­que­ci­mien­to de ésta y el empo­bre­ci­mien­to de aqué­lla. En unos pocos años se han des­trui­do dece­nas de miles de pues­tos de tra­ba­jo direc­tos y otros tan­tos indu­ci­dos, al dar prio­ri­dad a las inver­sio­nes espe­cu­la­ti­vas, que pro­du­cen bene­fi­cios rápi­dos a una mino­ría de mise­ra­bles, en per­jui­cio de las des­ti­na­das a la pro­duc­ción indus­trial, que ges­tio­na­das demo­crá­ti­ca­men­te, habrían man­te­ni­do el empleo. La indus­tria vas­ca ha sido sacri­fi­ca­da en el altar del neo­li­be­ra­lis­mo glo­ba­li­za­do, al que rin­den plei­te­sía los ser­vi­les polí­ti­cos de Gas­teiz, Iru­ñea y Madrid, que repri­men con cruel­dad las pro­tes­tas. Tal día como hoy, hace trein­ta y cin­co años, ase­si­na­ron a bala­zos a cin­co tra­ba­ja­do­res y heri­do a muchos más. Aún no se ha hecho jus­ti­cia. 

En oto­ño de 1999, el con­se­je­ro de Indus­tria del tri­par­ti­to de Gas­teiz (PNV-EA-IU) Josu Jon Imaz, decía que «en el gabi­ne­te de Iba­rretxe cree­mos en el pro­yec­to empre­sa­rial de Bab­cock & Wil­cox y con­fia­mos en el futu­ro de esta empre­sa, en su pro­duc­to y en su tec­no­lo­gía», y aña­día que “su pri­va­ti­za­ción pue­de ser­vir para reor­de­nar el sec­tor de bie­nes de equi­po en su con­jun­to a nivel de Eus­ka­di». Fue un frau­de.

El 30.10.99 escri­bía yo en GARA: «Coin­ci­do con Imaz en la impor­tan­cia de B&W para poten­ciar el sec­tor vas­co de bie­nes de equi­po, pero dis­cre­po de su acti­tud en cuan­to a que la pri­va­ti­za­ción sea el camino ade­cua­do. A mi jui­cio, lo más con­ve­nien­te para Eus­kal Herria sería man­te­ner el carác­ter públi­co de la empre­sa, trans­fi­rien­do su titu­la­ri­dad, ges­tión y con­trol a las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas. Si B&W tie­ne futu­ro como fabri­can­te de bie­nes de equi­po y es ren­ta­ble para intere­ses pri­va­dos, tam­bién lo ha de ser para los públi­cos, que deben pre­va­le­cer sobre aqué­llos. No sería correc­to usar como pre­tex­to la nefas­ta ges­tión sopor­ta­da por esta empre­sa duran­te los últi­mos años. Resul­ta­ría imper­do­na­ble que el Gobierno de Gas­teiz deja­ra pasar la opor­tu­ni­dad de con­ser­var este valio­so patri­mo­nio públi­co, y peor aún que cola­bo­ra­ra en su pri­va­ti­za­ción».

B&W ter­mi­nó sien­do ven­di­da a “sol­ven­tes” inver­so­res ale­ma­nes y aus­tria­cos que incum­plie­ron sus pro­me­sas de recu­pe­rar la empre­sa. Por des­gra­cia, tras unos años pre­ña­dos de des­pro­pó­si­tos, Bab­cock & Wil­cox se cie­rra. En el supues­to de que esto se con­fir­me, habrá que con­tro­lar lo que se hace con los terre­nos y demás bie­nes de B&W, impi­dien­do que sir­van para el enri­que­ci­mien­to de unos rufia­nes. Poseen un valor incal­cu­la­ble para edi­fi­car vivien­das socia­les u otros equi­pa­mien­tos de igual natu­ra­le­za. 

Sólo movi­li­zán­do­nos logra­re­mos trans­for­mar la situa­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social que sufre Eus­kal Herria. Tene­mos que luchar para cons­truir un futu­ro de liber­tad, jus­ti­cia y demo­cra­cia. ¡Inde­pen­den­cia y Socia­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *