35 años del 3 de mar­zo, el cri­men fas­cis­ta de Gas­teiz que el esta­do no pue­de ocul­tar


Han pasa­do 35 años de la cri­mi­nal actua­ción pro­ta­go­ni­za­da por la Poli­cía Arma­da el 3 de mar­zo de 1976 en Gas­teiz. Aquel día cin­co tra­ba­ja­do­res fue­ron ase­si­na­dos y más de un cen­te­nar resul­ta­ron heri­dos, algu­nos de extre­ma gra­ve­dad, como con­se­cuen­cia de las balas dis­pa­ra­das con­tra una masa inde­fen­sa que se dis­po­nía a cele­brar una pací­fi­ca asam­blea valo­ra­ti­va de la jor­na­da de huel­ga gene­ral en la igle­sia de San Fran­cis­co del barrio gas­teiz­ta­rra de Zara­ma­ga y que huía medio asfi­xia­da por los gases lacri­mó­ge­nos lan­za­dos en su inte­rior por las fuer­zas que se decían de Orden Públi­co y Segu­ri­dad del Esta­do.

Nadie pue­de dudar a la hora de defi­nir la masa­cre come­ti­da el 3 de mar­zo en Gas­teiz como cri­men de lesa huma­ni­dad. Tan­to en la for­ma de per­pe­trar­la como por su mani­fies­ta inten­cio­na­li­dad, todo ello uni­do a que esta actua­ción no fue una acción ais­la­da, sino que esta­ba encua­dra­da en un con­tex­to de repre­sión sis­te­má­ti­ca y gene­ra­li­za­da cuyo obje­ti­vo final era dar con­ti­nui­dad al régi­men dic­ta­to­rial exis­ten­te, no ofre­ce dudas sobre su cata­lo­ga­ción, esto es, cri­men de lesa huma­ni­dad. Menos aún cuan­do el pro­pio Manuel Fra­ga, a la sazón uno de los máxi­mos res­pon­sa­bles e induc­to­res de la matan­za, expre­só el carác­ter ejem­pla­ri­zan­te de la actua­ción poli­cial y de las trá­gi­cas con­se­cuen­cias que pudie­ran deri­var­se de la alte­ra­ción del orden impues­to y esta­ble­ci­do.

La ONU, su Comi­sión de Dere­chos Huma­nos, reco­ge la obli­ga­ción de los esta­dos de adop­tar medi­das efi­ca­ces para luchar con­tra la impu­ni­dad, enten­dien­do por impu­ni­dad la inexis­ten­cia (de hecho o de dere­cho) de res­pon­sa­bi­li­dad penal por par­te de los auto­res de vio­la­cio­nes, así como de res­pon­sa­bi­li­dad civil, admi­nis­tra­ti­va o dis­ci­pli­na­ria, por­que esca­pan a toda inves­ti­ga­ción con miras a su incul­pa­ción, deten­ción, pro­ce­sa­mien­to y, en caso de ser reco­no­ci­dos cul­pa­bles, con­de­na a penas apro­pia­das, inclu­so a la indem­ni­za­ción del daño cau­sa­do a sus víc­ti­mas.

A pesar de lo expues­to y haber trans­cu­rri­dos 35 años, el Esta­do espa­ñol, hacien­do caso omi­so de estas reso­lu­cio­nes, con­ti­núa ampa­ran­do la impu­ni­dad de los hechos del 3 de mar­zo, así como de otros muchos acon­te­ci­mien­tos trá­gi­cos. Todos nues­tros inten­tos en el enjui­cia­mien­to de los res­pon­sa­bles han sido bal­díos y se han vis­to fre­na­dos por la apli­ca­ción de una ley de «pun­to final», la mal lla­ma­da de Amnis­tía de 1977, y por la pres­crip­ción de los hechos por el tiem­po trans­cu­rri­do, con­cep­tos ambos con­tra­rios a la legis­la­ción inter­na­cio­nal en mate­ria de dere­chos huma­nos apli­ca­bles a los deli­tos de geno­ci­dio y crí­me­nes de lesa huma­ni­dad.

Así, en este sen­ti­do y reco­gien­do nue­va­men­te reso­lu­cio­nes de la Comi­sión de Dere­chos Humaos de la ONU, pode­mos leer con res­pec­to de las actua­cio­nes vio­len­tas de los apa­ra­tos y fun­cio­na­rios del Esta­do: «Es menes­ter dero­gar o abo­lir la legis­la­ción y las regla­men­ta­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas que con­tri­bu­yan a las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos o que las legi­ti­men. En par­ti­cu­lar, es menes­ter dero­gar o abo­lir las leyes o los tri­bu­na­les de emer­gen­cia de todo tipo que infrin­gen los dere­chos y las liber­ta­des fun­da­men­ta­les garan­ti­za­dos en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos y en el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos. Deben pro­mul­gar­se las medi­das legis­la­ti­vas nece­sa­rias para ase­gu­rar la pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos y sal­va­guar­dar las ins­ti­tu­cio­nes y los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos. Como base de tales refor­mas, duran­te perío­dos de res­tau­ra­ción o tran­si­ción a la demo­cra­cia y/​o a la paz, los esta­dos debe­rán empren­der un examen amplio de su legis­la­ción y sus regla­men­ta­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas.»

Y en refe­ren­cia a las medi­das o leyes de amnis­tía y sus bene­fi­cia­rios, se cita: «Inclu­so cuan­do ten­ga por fina­li­dad crear con­di­cio­nes pro­pi­cias para alcan­zar un acuer­do de paz o favo­re­cer la recon­ci­lia­ción nacio­nal, la amnis­tía y demás medi­das de cle­men­cia se apli­ca­rán den­tro de los siguien­tes lími­tes:

1. Los auto­res de deli­tos gra­ves con­for­me al Dere­cho inter­na­cio­nal no podrán bene­fi­ciar­se de esas medi­das mien­tras el esta­do no cum­pla las obli­ga­cio­nes enu­me­ra­das en el prin­ci­pio 19 o los auto­res hayan sido some­ti­dos a jui­cio ante un tri­bu­nal com­pe­ten­te, sea inter­na­cio­nal o inter­na­cio­na­li­za­do o nacio­nal, fue­ra del esta­do de que se tra­ta.

2. La amnis­tía y otras medi­das de cle­men­cia no afec­tan al dere­cho de las víc­ti­mas a repa­ra­ción pre­vis­to en los prin­ci­pios 31 a 34, y no menos­ca­ba­rán en el dere­cho a saber.

3. Como la amnis­tía pue­de inter­pre­tar­se como un reco­no­ci­mien­to de cul­pa, no podrá impo­ner­se a las per­so­nas enjui­cia­das o con­de­na­das por hechos acae­ci­dos duran­te el ejer­ci­cio pací­fi­co del dere­cho a la liber­tad de opi­nión y de expre­sión. Cuan­do esas per­so­nas no hayan hecho más que ejer­cer ese dere­cho legí­ti­mo, garan­ti­za­do por los artícu­los 18 a 20 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos, y 18, 19, 21 y 22 del Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos, una ley debe­rá con­si­de­rar nula y sin valor res­pec­to de ellas toda deci­sión judi­cial o de otro tipo que les con­cier­na; se pon­drá fin a su reclu­sión sin con­di­cio­nes ni pla­zos.

4. Toda per­so­na con­de­na­da por infrac­cio­nes que no sean las pre­vis­tas en el apar­ta­do 3 del pre­sen­te prin­ci­pio y que entren en el ámbi­to de apli­ca­ción de la amnis­tía podrá recha­zar la amnis­tía y soli­ci­tar que se revi­se su pro­ce­so si no ha teni­do un jui­cio impar­cial y con las debi­das garan­tías, pre­vis­tas en los artícu­los 10 y 11 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos y en los artícu­los 9, 14 y 15 del Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos, o si ha sido con­de­na­da sobre la base de una decla­ra­ción que, según se haya esta­ble­ci­do, ha sido hecha como resul­ta­do de inte­rro­ga­to­rios.»

En cuan­to a la pres­crip­ción de estos deli­tos, se reco­ge: «La pres­crip­ción de una infrac­ción penal, tan­to en lo que res­pec­ta a las dili­gen­cias como a las penas, no podrá correr duran­te el perío­do en que no exis­tan recur­sos efi­ca­ces con­tra esa infrac­ción. La pres­crip­ción no se apli­ca­rá a los deli­tos gra­ves con­for­me el Dere­cho inter­na­cio­nal que sean por natu­ra­le­za impres­crip­ti­bles. Cuan­do se apli­ca, la pres­crip­ción no podrá invo­car­se en las accio­nes civi­les o admi­nis­tra­ti­vas enta­bla­das por las víc­ti­mas para obte­ner repa­ra­ción.»

Aten­dien­do a toda esta legis­la­ción, pode­mos apre­ciar cómo el Esta­do espa­ñol ha actua­do com­ple­ta­men­te con­tra el Dere­cho inter­na­cio­nal y ha vul­ne­ra­do los dere­chos de mul­ti­tud de per­so­nas afec­ta­das, y entre ellas las que lo fue­ron el 3 de mar­zo de 1976 en Gas­teiz.

Se nos ha nega­do el dere­cho a un jui­cio en base a la pres­crip­ción, como hemos vis­to con­tra­rio a la legis­la­ción inter­na­cio­nal. Se nos ha argu­men­ta­do tam­bién que los hechos han sido amnis­tia­dos, lo que tam­bién con­tra­vie­ne la legis­la­ción, y en este aspec­to por par­ti­da doble, ya que ni se pue­de amnis­tiar a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos y mate­ria­les de la masa­cre, como tam­po­co, como así lo fue­ron, a los obre­ros encar­ce­la­dos acu­sa­dos de sedi­ción, una acu­sa­ción fal­sa e intere­sa­da que úni­ca­men­te pre­ten­día jus­ti­fi­car la actua­ción cri­mi­nal.

Vamos con­si­guien­do, no sin gran­des esfuer­zos, avan­zar en el camino de la ver­dad. En este apar­ta­do exi­gi­mos la crea­cio­nes de comi­sio­nes de la ver­dad, y como ejem­plo a seguir pue­den fijar­se en el infor­me Savi­lle ela­bo­ra­do por encar­go del Gobierno bri­tá­ni­co y que, tras sus demo­le­do­ras con­clu­sio­nes, el pro­pio pri­mer minis­tro David Came­ron no ha duda­do en pedir per­dón por la atro­ci­dad come­ti­da en Derry en el Bloody Sun­day.

Vamos con­si­guien­do tam­bién tími­dos pasos en la repa­ra­ción, pero ante todo con­si­de­ra­mos impres­cin­di­ble y fun­da­men­tal rom­per con la impu­ni­dad ancla­da en el tiem­po del Esta­do espa­ñol. ¡Exi­gi­mos jus­ti­cia efec­ti­va ya!

Martxoak 3 Elkar­tea, jun­to con los demás gru­pos memo­ria­lis­tas que con­for­ma­mos Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan, de la mano y ampa­ro de la legis­la­ción inter­na­cio­nal, se ha mar­ca­do unos cla­ros e irre­nun­cia­bles obje­ti­vos, cua­les son el dere­cho a la ver­dad, a la jus­ti­cia y a la repa­ra­ción, inclui­das las garan­tías de no repe­ti­ción.

  • ANDONI TXASKO DÍAZ, EVA BARROSO CHAPARRO Y JOSÉ LUIS MTZ. OCIO MIEMBROS DE MARTXOAK 3 ELKARTEA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *