[Vídeos] Kada­fi abor­tó el gol­pe de la CIA y es ais­la­do por el impe­ria­lis­mo. La posi­ción rusa.




IAR Noti­cias.

Ese es el ver­da­de­ro titu­lo desa­rro­lla­do de los hechos que están suce­dien­do en Libia,silenciados y defor­ma­dos por la pren­sa inter­na­cio­nal, par­te fun­cio­nal y ope­ra­ti­va del eje sio­nis­ta USA-UE-Israel en su estra­te­gia de apo­de­ra­mien­to de petró­leo y recur­sos estra­té­gi­cos en los paí­ses islá­mi­cos situa­dos en el «eje del mal».

Según la pren­sa inter­na­cio­nal, el jefe libio con­tro­la el grue­so de su ejér­ci­to, sus fuer­zas poli­cia­les, y los mukha­ba­rat (ser­vi­cios de segu­ri­dad), y man­tie­ne el man­do sobre el movi­mien­to lla­ma­do Comi­té Revo­lu­cio­na­rio, que moni­to­rea y super­vi­sa las acti­vi­da­des repre­si­vas del régi­men con­tra sus enemi­gos inter­nos.

Den­tro de este dis­po­si­ti­vo repre­si­vo se inser­ta el Bata­llón Disua­si­vo, la cono­ci­da Bri­ga­da 32, que ope­ra en Ouez­za­ne, cer­ca de la fron­te­ra con Túnez que es coman­da­da por uno de los hijos de Gada­fi, Khe­mis, entre­na­da para lidiar con revuel­tas den­tro del país.

Tam­bién se inte­gra la Legión Islá­mi­ca, crea­da en los años 80 por musul­ma­nes pro­ve­nien­tes de Sahel, seña­la­da por los opo­si­to­res como inte­gra­da por «mer­ce­na­rios extran­je­ros».

«El régi­men, en resu­men, tie­ne una gama de meca­nis­mos de repre­sión a su dis­po­si­ción y en el pasa­do nun­ca ha mos­tra­do titu­beos en res­pon­der con bru­ta­li­dad a la menor señal de pro­tes­tas», sub­ra­ya la cade­na bri­tá­ni­caBBC.

La mis­ma pren­sa inter­na­cio­nal que pro­te­gió y calló las masa­cres de Israel en Gaza y en Líbano, que silen­cia a dia­rio los geno­ci­dios de EEUU y la «alian­za occi­den­tal» en Afga­nis­tán, Irak, Pakis­tán y las zonas petro­le­ras del Cuerno de Áfri­ca, no aho­rra muni­ción pesa­da para con­de­nar el «bru­tal geno­ci­dio» de Kada­fi con­tra su pue­blo.

Que, en reali­dad no es el «pue­blo» libio en su con­jun­to, sino gru­pos ope­ra­ti­vos que moto­ri­zan las revuel­tas, arma­dos, entre­na­dos y finan­cia­dos por la CIA, el Mos­sad israe­lí y los ser­vi­cios «alia­dos» de Euro­pa.

«El líder libio Muam­mar Kada­fi se afe­rró al poder el mar­tes al con­tar con el apo­yo cerra­do de un ejér­ci­to leal que se hizo con el con­trol de la capi­tal, en un momen­to en que una par­te impor­tan­te del este del país pare­cía haber caí­do bajo el con­trol de la opo­si­ción», seña­la The Wall Street Jour­nal el voce­ro finan­cie­ro del Impe­rio USA.

La infor­ma­ción es coin­ci­den­te con la de las agen­cias y cade­nas inter­na­cio­na­les sio­nis­tas (par­te de la ope­ra­ción gol­pis­ta con­tra Kada­fi), quie­nes coin­ci­den en que el «geno­ci­da» libio aplas­tó «a san­gre y fue­go» a las mani­fes­ta­cio­nes en su con­tra y se reple­gó bajo el man­to del poder mili­tar.

Si con­si­de­ra­mos que Libia está cerra­da y blin­da­da, y que los titu­la­res y con­te­ni­dos de la pren­sa inter­na­cio­nal sólo están ali­men­ta­dos por fuen­tes de la sedi­ción, la con­clu­sión es obvia: Kada­fi abor­tó, exter­mi­nó de cua­jo, la ope­ra­ción relám­pa­go en su con­tra uti­li­zan­do un poder de fue­go indis­cri­mi­na­do con­tra la revuel­ta calle­je­ra.

Y las apre­cia­cio­nes de las usi­nas «rebel­des» infil­tra­das y moto­ri­za­das por CIA y la inte­li­gen­cia occi­den­tal alia­da (expre­sa­das en la «infor­ma­ción inter­na­cio­nal») tam­bién son coin­ci­den­tes.

Sal­vo algu­nos gru­pos del ejer­ci­to «rebe­la­dos» en el Este, las fuer­zas del régi­men libio con­tro­lan el país, sumi­do en una profun­da pará­li­sis social y eco­nó­mi­ca como con­se­cuen­cia de la repre­sión mili­tar y los enfren­ta­mien­tos arma­dos.

La estra­te­gia de «demo­ni­za­ción»

Y como suce­de habi­tual­men­te en estas ope­ra­cio­nes de derro­ca­mien­to de gobier­nos (no «dóci­les» al Impe­rio) dis­fra­za­das de «pro­tes­tas popu­la­res»(así pasó con los gol­pes fra­ca­sa­dos de la «revo­lu­ción naran­ja», o con la frus­tra­da manio­bra con­tra el régi­men mili­tar bir­mano) abor­ta­da la acción mili­tar encu­bier­ta en las calles, comien­za la segun­da fase de la ope­ra­ción gol­pis­ta: El ais­la­mien­to inter­na­cio­nal y la «demo­ni­za­ción» del régi­men y/​o de los lide­res de los gobier­nos que que­dan en pie.

Con­se­cuen­te­men­te, Muam­mar Kada­fi, que duran­te años man­tu­vo un «bajo per­fil» y era elo­gia­do por la pren­sa inter­na­cio­nal como un «arre­pen­ti­do» de su pasa­do anti­im­pe­ria­lis­ta, mien­tras abría el gri­fo petro­le­ro a la vora­ci­dad sin limi­tes de los pul­pos petro­le­ros occi­den­ta­les, aho­ra pasó a ocu­par el lugar de un «demo­nio geno­ci­da».

Hay una cues­tión veri­fi­ca­ble y esta­dís­ti­ca: La pren­sa inter­na­cio­nal, sus ana­lis­tas super­fi­cia­les vacia­dos de cere­bro estra­té­gi­co, no ana­li­zan obje­ti­va­men­te los hechos que están suce­dien­do en Libia. Solo se limi­tan a«comen­tar» los titu­la­res escri­tos por las usi­nas gol­pis­tas (las úni­cas fuen­tes exis­ten­tes) y a pro­cla­mar con­sig­nas «demo­ni­za­do­ras» del jefe del régi­men libio.

Y ante el hecho con­su­ma­do de una acción relám­pa­go para derro­car­lo en las calles, Kada­fi hizo lo que cual­quier dic­ta­dor mili­tar de 40 años en el poder haría para pre­ser­var su vida y su poder: Exter­mi­nar mili­tar­men­te la revuel­ta orga­ni­za­da para evi­tar el con­ta­gio antes de que sea tar­de.

En la lógi­ca de la acción reac­ción, y sin entrar en fal­sos mora­lis­mos de idea­li­za­ción, Washing­ton y la CIA, infil­tran­do y movi­li­zan­do gru­pos de pro­tes­tas calle­je­ras, le arma­ron un gol­pe de esta­do para derro­car­lo y el pre­si­den­te libio lo aplas­tó sin mira­mien­tos con su apa­ra­to mili­tar. La pri­me­ra fase fra­ca­só.

Aho­ra, la fase que sigue, la ope­ra­ción de ais­la­mien­to y con­de­na inter­na­cio­nal al régi­men de Kada­fi, es un pro­ce­di­mien­to cal­ca­do, una acción de manual.

Inclu­so la izquier­da más «civi­li­za­da» y sus teó­ri­cos, ado­sa­dos a la ideo­lo­gía«demo­crá­ti­ca» del sis­te­ma de domi­nio impe­rial capi­ta­lis­ta, se suma a las «con­de­nas» inter­na­cio­na­les diri­gi­das por el eje USA-UE-Israel.

La ONU, los gobier­nos mun­dia­les y las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que (sal­vo pocas excep­cio­nes) legi­ti­man con su silen­cio ope­ra­cio­nes mili­ta­res dia­rias de geno­ci­dio en masa de civi­les en Medio Orien­te, Áfri­ca y Asia, levan­tan sus voces indig­na­das para con­de­nar la«masa­cre del dic­ta­dor libio».

Ya suce­dió en todos los esce­na­rios de las fra­ca­sa­das «revo­lu­cio­nes naran­ja», en las «rebe­lio­nes budis­tas» del sudes­te asiá­ti­co, o en las «rebe­lio­nes refor­mis­tas» de Irán moto­ri­za­das para derro­car al régi­men de los aya­to­las des­de aden­tro.

Tras el arma­do de ope­ra­cio­nes de «revuel­ta popu­lar» median­te infil­tra­cio­nes en gru­pos opo­si­to­res loca­les, en Libia están uti­li­zan­do un mode­lo de «ira­qui­za­ción» mili­tar y social orien­ta­do a debi­li­tar inter­na­men­te al régi­men de Kada­fi .

Fra­ca­sa­da la ope­ra­ción, aho­ra quie­ren divi­dir a las fuer­zas arma­das libias con­tro­la­das por Kada­fi e ini­ciar un pro­ce­so de ais­la­mien­to que des­em­bo­que en un régi­men de blo­queo y de san­cio­nes inter­na­cio­na­les con­tra el país petro­le­ro.

Obje­ti­va­men­te en Libia no hay una «revuel­ta popu­lar» inge­nua con­tra Kada­fi, sino una acción calle­je­ra para derro­car a su régi­men des­de aden­tro moto­ri­za­da por la CIA y el Mos­sad israe­lí que siem­pre actúan jun­tos, como her­ma­nos sim­bió­ti­cos.

Se lo hicie­ron en su momen­to a Sad­dam Hus­sein, y siem­pre fra­ca­sa­ron, dado que el pre­si­den­te ira­quí aho­ga­ba esa movi­das inter­nas a san­gre y fue­go. Razón por la cual, la logia impe­rial USA se vio obli­ga­da a inva­dir Irak para derro­car­lo.

Sal­va­da dis­tan­cias y esce­na­rios, lo que está pasan­do con Kada­fi en Libia tie­ne muchas simi­li­tu­des con el Irak de Sad­dam Hus­sein.

El jefe libio, aho­gó la suble­va­ción uti­li­zan­do poder de fue­go de alto espec­tro. Cerró y blin­dó mili­tar­men­te a su país, puso un can­da­do a la infor­ma­ción de la pren­sa inter­na­cio­nal sio­nis­ta y puso en mar­cha una lim­pie­za mili­tar, una ope­ra­ción de ciru­gía mayor, con­tra las célu­las ope­ra­ti­vas del levan­ta­mien­to.

Es lo que hicie­ron algu­nos regi­me­nes pro-rusos cuan­do abor­ta­ron en sus paí­ses la «revo­lu­ción naran­ja».

En el terreno de la acción mili­tar, Kada­fi exter­mi­nó la acción relám­pa­go para derro­car­lo des­de aden­tro.

Aho­ra debe­rá resis­tir a otro fren­te de gue­rra por otras vías: Las ope­ra­cio­nes diplo­má­ti­cas y la acción mediá­ti­ca inter­na­cio­nal para estran­gu­lar eco­nó­mi­ca­men­te a su régi­men.

Una gue­rra don­de el petró­leo libio, pue­de ser­vir­le a Kada­fi como car­ta de triun­fo para divi­dir al eje sio­nis­ta USA-UE e impe­dir una acción con­jun­ta en su con­tra.

Esto es solo el comien­zo.

Imagen facilitada este martes del portaaviones estadounidense Enterprise en el Canal de Suez. | Efe/STR

Rusia advier­te a la OTAN con­tra la inter­ven­ción mili­tar en Libia. La posi­ción rusa:

«Dmitry Rogo­zin, emba­ja­dor ruso ante la OTAN, advir­tió de cual­quier movi­mien­to mili­tar en con­tra de Gada­fi, sin auto­ri­za­ción de la ONU.

«Si alguien en Washing­ton está bus­can­do una gue­rra relám­pa­go en Libia, es un gra­ve error, ya que cual­quier uso de la fuer­za mili­tar en la zona res­pon­sa­bi­li­dad de la OTAN será con­si­de­ra­do una vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal», expre­só Rogo­zin a la agen­cia de noti­cias rusa Inter­fax en Bru­se­las».

«La prohi­bi­ción a la fuer­za aérea nacio­nal libia o a su avia­ción civil de sobre­vo­lar su pro­pio terri­to­rio es una gra­ve inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de otro país, y en todo caso se requie­re una reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU», seña­ló Rogo­zin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *