[Vídeos] Kada­fi abor­tó el gol­pe de la CIA y es ais­la­do por el impe­ria­lis­mo. La posi­ción rusa.




IAR Noti­cias.

Ese es el ver­da­de­ro titu­lo desa­rro­lla­do de los hechos que están suce­dien­do en Libia,silenciados y defor­ma­dos por la pren­sa inter­na­cio­nal, par­te fun­cio­nal y ope­ra­ti­va del eje sio­nis­ta USA-UE-Israel en su estra­te­gia de apo­de­ra­mien­to de petró­leo y recur­sos estra­té­gi­cos en los paí­ses islá­mi­cos situa­dos en el «eje del mal».

Según la pren­sa inter­na­cio­nal, el jefe libio con­tro­la el grue­so de su ejér­ci­to, sus fuer­zas poli­cia­les, y los mukha­ba­rat (ser­vi­cios de segu­ri­dad), y man­tie­ne el man­do sobre el movi­mien­to lla­ma­do Comi­té Revo­lu­cio­na­rio, que moni­to­rea y super­vi­sa las acti­vi­da­des repre­si­vas del régi­men con­tra sus enemi­gos internos.

Den­tro de este dis­po­si­ti­vo repre­si­vo se inser­ta el Bata­llón Disua­si­vo, la cono­ci­da Bri­ga­da 32, que ope­ra en Ouez­za­ne, cer­ca de la fron­te­ra con Túnez que es coman­da­da por uno de los hijos de Gada­fi, Khe­mis, entre­na­da para lidiar con revuel­tas den­tro del país.

Tam­bién se inte­gra la Legión Islá­mi­ca, crea­da en los años 80 por musul­ma­nes pro­ve­nien­tes de Sahel, seña­la­da por los opo­si­to­res como inte­gra­da por «mer­ce­na­rios extran­je­ros».

«El régi­men, en resu­men, tie­ne una gama de meca­nis­mos de repre­sión a su dis­po­si­ción y en el pasa­do nun­ca ha mos­tra­do titu­beos en res­pon­der con bru­ta­li­dad a la menor señal de pro­tes­tas», sub­ra­ya la cade­na británicaBBC.

La mis­ma pren­sa inter­na­cio­nal que pro­te­gió y calló las masa­cres de Israel en Gaza y en Líbano, que silen­cia a dia­rio los geno­ci­dios de EEUU y la «alian­za occi­den­tal» en Afga­nis­tán, Irak, Pakis­tán y las zonas petro­le­ras del Cuerno de Áfri­ca, no aho­rra muni­ción pesa­da para con­de­nar el «bru­tal geno­ci­dio» de Kada­fi con­tra su pueblo.

Que, en reali­dad no es el «pue­blo» libio en su con­jun­to, sino gru­pos ope­ra­ti­vos que moto­ri­zan las revuel­tas, arma­dos, entre­na­dos y finan­cia­dos por la CIA, el Mos­sad israe­lí y los ser­vi­cios «alia­dos» de Europa.

«El líder libio Muam­mar Kada­fi se afe­rró al poder el mar­tes al con­tar con el apo­yo cerra­do de un ejér­ci­to leal que se hizo con el con­trol de la capi­tal, en un momen­to en que una par­te impor­tan­te del este del país pare­cía haber caí­do bajo el con­trol de la opo­si­ción», seña­la The Wall Street Jour­nal el voce­ro finan­cie­ro del Impe­rio USA.

La infor­ma­ción es coin­ci­den­te con la de las agen­cias y cade­nas inter­na­cio­na­les sio­nis­tas (par­te de la ope­ra­ción gol­pis­ta con­tra Kada­fi), quie­nes coin­ci­den en que el «geno­ci­da» libio aplas­tó «a san­gre y fue­go» a las mani­fes­ta­cio­nes en su con­tra y se reple­gó bajo el man­to del poder militar.

Si con­si­de­ra­mos que Libia está cerra­da y blin­da­da, y que los titu­la­res y con­te­ni­dos de la pren­sa inter­na­cio­nal sólo están ali­men­ta­dos por fuen­tes de la sedi­ción, la con­clu­sión es obvia: Kada­fi abor­tó, exter­mi­nó de cua­jo, la ope­ra­ción relám­pa­go en su con­tra uti­li­zan­do un poder de fue­go indis­cri­mi­na­do con­tra la revuel­ta calle­je­ra.

Y las apre­cia­cio­nes de las usi­nas «rebel­des» infil­tra­das y moto­ri­za­das por CIA y la inte­li­gen­cia occi­den­tal alia­da (expre­sa­das en la «infor­ma­ción inter­na­cio­nal») tam­bién son coin­ci­den­tes.

Sal­vo algu­nos gru­pos del ejer­ci­to «rebe­la­dos» en el Este, las fuer­zas del régi­men libio con­tro­lan el país, sumi­do en una profun­da pará­li­sis social y eco­nó­mi­ca como con­se­cuen­cia de la repre­sión mili­tar y los enfren­ta­mien­tos armados.

La estra­te­gia de «demo­ni­za­ción»

Y como suce­de habi­tual­men­te en estas ope­ra­cio­nes de derro­ca­mien­to de gobier­nos (no «dóci­les» al Impe­rio) dis­fra­za­das de «pro­tes­tas popu­la­res»(así pasó con los gol­pes fra­ca­sa­dos de la «revo­lu­ción naran­ja», o con la frus­tra­da manio­bra con­tra el régi­men mili­tar bir­mano) abor­ta­da la acción mili­tar encu­bier­ta en las calles, comien­za la segun­da fase de la ope­ra­ción gol­pis­ta: El ais­la­mien­to inter­na­cio­nal y la «demo­ni­za­ción» del régi­men y/​o de los lide­res de los gobier­nos que que­dan en pie.

Con­se­cuen­te­men­te, Muam­mar Kada­fi, que duran­te años man­tu­vo un «bajo per­fil» y era elo­gia­do por la pren­sa inter­na­cio­nal como un «arre­pen­ti­do» de su pasa­do anti­im­pe­ria­lis­ta, mien­tras abría el gri­fo petro­le­ro a la vora­ci­dad sin limi­tes de los pul­pos petro­le­ros occi­den­ta­les, aho­ra pasó a ocu­par el lugar de un «demo­nio geno­ci­da».

Hay una cues­tión veri­fi­ca­ble y esta­dís­ti­ca: La pren­sa inter­na­cio­nal, sus ana­lis­tas super­fi­cia­les vacia­dos de cere­bro estra­té­gi­co, no ana­li­zan obje­ti­va­men­te los hechos que están suce­dien­do en Libia. Solo se limi­tan a«comen­tar» los titu­la­res escri­tos por las usi­nas gol­pis­tas (las úni­cas fuen­tes exis­ten­tes) y a pro­cla­mar con­sig­nas «demo­ni­za­do­ras» del jefe del régi­men libio.

Y ante el hecho con­su­ma­do de una acción relám­pa­go para derro­car­lo en las calles, Kada­fi hizo lo que cual­quier dic­ta­dor mili­tar de 40 años en el poder haría para pre­ser­var su vida y su poder: Exter­mi­nar mili­tar­men­te la revuel­ta orga­ni­za­da para evi­tar el con­ta­gio antes de que sea tarde.

En la lógi­ca de la acción reac­ción, y sin entrar en fal­sos mora­lis­mos de idea­li­za­ción, Washing­ton y la CIA, infil­tran­do y movi­li­zan­do gru­pos de pro­tes­tas calle­je­ras, le arma­ron un gol­pe de esta­do para derro­car­lo y el pre­si­den­te libio lo aplas­tó sin mira­mien­tos con su apa­ra­to mili­tar. La pri­me­ra fase fracasó.

Aho­ra, la fase que sigue, la ope­ra­ción de ais­la­mien­to y con­de­na inter­na­cio­nal al régi­men de Kada­fi, es un pro­ce­di­mien­to cal­ca­do, una acción de manual.

Inclu­so la izquier­da más «civi­li­za­da» y sus teó­ri­cos, ado­sa­dos a la ideo­lo­gía«demo­crá­ti­ca» del sis­te­ma de domi­nio impe­rial capi­ta­lis­ta, se suma a las «con­de­nas» inter­na­cio­na­les diri­gi­das por el eje USA-UE-Israel.

La ONU, los gobier­nos mun­dia­les y las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que (sal­vo pocas excep­cio­nes) legi­ti­man con su silen­cio ope­ra­cio­nes mili­ta­res dia­rias de geno­ci­dio en masa de civi­les en Medio Orien­te, Áfri­ca y Asia, levan­tan sus voces indig­na­das para con­de­nar la«masa­cre del dic­ta­dor libio».

Ya suce­dió en todos los esce­na­rios de las fra­ca­sa­das «revo­lu­cio­nes naran­ja», en las «rebe­lio­nes budis­tas» del sudes­te asiá­ti­co, o en las «rebe­lio­nes refor­mis­tas» de Irán moto­ri­za­das para derro­car al régi­men de los aya­to­las des­de adentro.

Tras el arma­do de ope­ra­cio­nes de «revuel­ta popu­lar» median­te infil­tra­cio­nes en gru­pos opo­si­to­res loca­les, en Libia están uti­li­zan­do un mode­lo de «ira­qui­za­ción» mili­tar y social orien­ta­do a debi­li­tar inter­na­men­te al régi­men de Kadafi .

Fra­ca­sa­da la ope­ra­ción, aho­ra quie­ren divi­dir a las fuer­zas arma­das libias con­tro­la­das por Kada­fi e ini­ciar un pro­ce­so de ais­la­mien­to que des­em­bo­que en un régi­men de blo­queo y de san­cio­nes inter­na­cio­na­les con­tra el país petrolero.

Obje­ti­va­men­te en Libia no hay una «revuel­ta popu­lar» inge­nua con­tra Kada­fi, sino una acción calle­je­ra para derro­car a su régi­men des­de aden­tro moto­ri­za­da por la CIA y el Mos­sad israe­lí que siem­pre actúan jun­tos, como her­ma­nos simbióticos.

Se lo hicie­ron en su momen­to a Sad­dam Hus­sein, y siem­pre fra­ca­sa­ron, dado que el pre­si­den­te ira­quí aho­ga­ba esa movi­das inter­nas a san­gre y fue­go. Razón por la cual, la logia impe­rial USA se vio obli­ga­da a inva­dir Irak para derrocarlo.

Sal­va­da dis­tan­cias y esce­na­rios, lo que está pasan­do con Kada­fi en Libia tie­ne muchas simi­li­tu­des con el Irak de Sad­dam Hussein.

El jefe libio, aho­gó la suble­va­ción uti­li­zan­do poder de fue­go de alto espec­tro. Cerró y blin­dó mili­tar­men­te a su país, puso un can­da­do a la infor­ma­ción de la pren­sa inter­na­cio­nal sio­nis­ta y puso en mar­cha una lim­pie­za mili­tar, una ope­ra­ción de ciru­gía mayor, con­tra las célu­las ope­ra­ti­vas del levantamiento.

Es lo que hicie­ron algu­nos regi­me­nes pro-rusos cuan­do abor­ta­ron en sus paí­ses la «revo­lu­ción naranja».

En el terreno de la acción mili­tar, Kada­fi exter­mi­nó la acción relám­pa­go para derro­car­lo des­de adentro.

Aho­ra debe­rá resis­tir a otro fren­te de gue­rra por otras vías: Las ope­ra­cio­nes diplo­má­ti­cas y la acción mediá­ti­ca inter­na­cio­nal para estran­gu­lar eco­nó­mi­ca­men­te a su régimen.

Una gue­rra don­de el petró­leo libio, pue­de ser­vir­le a Kada­fi como car­ta de triun­fo para divi­dir al eje sio­nis­ta USA-UE e impe­dir una acción con­jun­ta en su contra.

Esto es solo el comienzo.

Imagen facilitada este martes del portaaviones estadounidense Enterprise en el Canal de Suez. | Efe/STR

Rusia advier­te a la OTAN con­tra la inter­ven­ción mili­tar en Libia. La posi­ción rusa:

«Dmitry Rogo­zin, emba­ja­dor ruso ante la OTAN, advir­tió de cual­quier movi­mien­to mili­tar en con­tra de Gada­fi, sin auto­ri­za­ción de la ONU.

«Si alguien en Washing­ton está bus­can­do una gue­rra relám­pa­go en Libia, es un gra­ve error, ya que cual­quier uso de la fuer­za mili­tar en la zona res­pon­sa­bi­li­dad de la OTAN será con­si­de­ra­do una vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal», expre­só Rogo­zin a la agen­cia de noti­cias rusa Inter­fax en Bruselas».

«La prohi­bi­ción a la fuer­za aérea nacio­nal libia o a su avia­ción civil de sobre­vo­lar su pro­pio terri­to­rio es una gra­ve inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de otro país, y en todo caso se requie­re una reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU», seña­ló Rogozin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.