Jon Jua­ris­ti – Mikel Ari­za­le­ta

Franz Josef Wag­ner es un perio­dis­ta ale­mán, que escri­be tex­tos sal­pi­ca­dos de adje­ti­vos cali­fi­ca­ti­vos y adver­bios de mala leche, y sus sal­va­jes rebo­tes argu­men­ta­ti­vos han lle­va­do a deno­mi­nar­le como el Goethe cha­ba­cano. Su for­ma de com­por­tar­se le ha gran­jea­do crí­ti­ca y ene­mis­tad. El Tages­zei­tung, con moti­vo de su 60 cum­plea­ños, le dedi­có per­las como: es un tipo colé­ri­co, machis­ta, impul­si­vo, reac­cio­na­rio, his­té­ri­co, cíni­co, caó­ti­co, inso­por­ta­ble… El per­so­nal pade­ció sien­do él el redac­tor jefe del perió­di­co Bild. Su esti­lo de tra­ba­jo, cali­fi­ca­do de caó­ti­co, y sus méto­dos de direc­ción con­du­je­ron a que gran par­te de la plan­ti­lla pidie­ra su rele­vo. En el 2009 fue con­de­na­do a pagar 10.000€ por til­dar en su colum­na a Eva Her­man, mode­ra­do­ra de tele­vi­sión, de “vaca idio­ta”

Leyen­do el artícu­lo, que Harald Mar­tens­tein dedi­ca en Zeit maga­zín a Josef Wag­ner, me acor­dé de Jon Jua­ris­ti. Decía Harald:

Esti­ma­do Josef Wag­ner, dijo usted una vez que al escri­bir hay que ser lobo cari­ño­so. O tam­bién: Cada fra­se es un pes­ca­do al que tie­nes que fili­tear. Y al que pri­me­ro hay que qui­tar­le las espi­nas y lue­go lim­piar­lo. Hay que lograr la fra­se pura, bru­ta, escue­ta, como poe­sía con­tem­po­rá­nea.

Usted y yo comen­za­mos más o menos al mis­mo tiem­po como colum­nis­tas. Pero para enton­ces tenía­mos ya el culo pela­do, usted más que yo. Usted había ter­mi­na­do la carre­ra y yo no había cur­sa­do nin­gu­na. La colum­na nos sal­vó a los dos. No fue un buen comien­zo. Sus ini­cios de car­ta son mejo­res. Cito algu­nos, que me gus­tan.

“Que­ri­da seño­ra, de nue­vo reco­rrien­do las tien­das de niños en la pobre Mala­wi, su tien­da pre­fe­ri­da de auto­ser­vi­cio para con­fec­cio­nes de niños”. “Admi­ra­do Frank-Wal­ter Stein­meier, el domin­go por la tar­de pare­cía en casa de Ane Will una tor­tu­ga ador­mi­la­da. Si alguien hubie­ra gri­ta­do: ¡Roma arde!, usted no se hubie­ra des­per­ta­do”. “Admi­ra­da Love­pa­ra­de, se aca­bó, los muer­tos no resu­ci­tan”. “Jose Fritzl, 73, le deseo una lar­ga, 100 años de vida. Ni el cán­cer ni el infar­to de cora­zón deben sal­var­le”

Yo impar­to cur­sos de escri­tu­ra y, a veces, uti­li­zo estas car­tas suyas por­que en ellas no hay una letra de más (sal­vo las tres o cua­tro que he resal­ta­do de estos ejem­plos). Me gus­ta el énfa­sis, las imá­ge­nes fuer­tes, poten­tes, iro­nía es camu­fla­je, es de cobar­des. Usted no tie­ne mie­do a hacer el ridícu­lo. Usted se des­nu­da y mues­tra al mun­do su culo pela­do, segu­ro que por uti­li­zar “culo” reci­bi­ré car­tas de almas sen­si­bles. Sin arries­gar­se no se con­si­gue nada, tam­po­co como autor. De ahí que le escri­ba una oda a usted y no a otro de mis cole­gas, a los que tam­bién esti­mo. Usted no encuen­tra aplau­so en mis círcu­los. Usted escri­be para Bild, un perió­di­co con el que se pue­de ser crí­ti­co. Pero por con­si­de­ra­ción a usted per­dono a Bild algu­nas cosas.

A menu­do difie­ro de su opi­nión. Pero quien sólo lee tex­tos para con­fir­mar­se en su opi­nión lo mejor que podía era dejar de leer. Gen­te, que le cono­ce, dice que usted no siem­pre es una per­so­na agra­da­ble. Mejor dicho, que usted rara­men­te resul­ta agra­da­ble. Como jefe usted ha debi­do ser temi­ble. Impre­sio­nan­te pero temi­ble. Yo jamás hubie­ra podi­do tra­ba­jar con usted. Una vez le vi en un acto, esta­ban todos sen­ta­dos, sobre la tri­bu­na gen­te hablan­do, usted se encon­tra­ba al fon­do de pie, voci­fe­ran­do a su alre­de­dor. Creo que esta­ba borra­cho. Escri­be que ha deja­do de beber. Mucha suer­te. ¡Y no ter­mi­ne como Heming­way!

Se pro­yec­tó en tele­vi­sión una pelí­cu­la sobre usted. Usted qui­so mos­trar a los direc­to­res su ofi­ci­na, en el ras­ca­cie­los Sprin­ger, pero usted no encon­tró el acce­so a la casa y allí estu­vo has­ta que se le pasó la mona. Tras pro­lon­ga­da bús­que­da y con ayu­da de los cáma­ras por fin encon­tró su ofi­ci­na. Su secre­ta­ria se lle­vó un sus­to de muer­te al pre­sen­tar­se, hacía años que no iba. ¿Pero por qué escri­bo esto? Pen­sé en usted cuan­do hace poco murió Bernd Eichin­ger[i], el pro­duc­tor de cine. Aún en vida muchos de su ramo habla­ron des­de­ño­sa­men­te de él. Un aman­te del dine­ro, al que nada le impor­ta el arte, un pro­vee­dor de artícu­los de con­fec­ción. Ante gen­te como usted o como Eichin­ger a uno le bas­ta un segun­do para ima­gi­nar­se que están muer­tos. Lue­go todo se ve con mucha más niti­dez.

[i] Bernd Eichin­ger (1949−2011) guio­nis­ta, direc­tor y pro­duc­tor de cine, res­pon­sa­ble de pelí­cu­las como “El nom­bre de la rosa” o “El Hun­di­mien­to”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *