Cuba en Gine­bra: “Ante los gra­ves pro­ble­mas, apar­te­mos lo que nos enfren­ta o divi­de”

Inter­ven­ción de Bruno Rodrí­guez Parri­lla, Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Repú­bli­ca de Cuba, en la Con­fe­ren­cia de Desar­me, Gine­bra, 1ro de mar­zo de 2011.

Señor Pre­si­den­te:

Las Nacio­nes Uni­das se crea­ron, des­pués que 60 millo­nes de per­so­nas murie­ron en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, con el obje­ti­vo de “pre­ser­var a las gene­ra­cio­nes veni­de­ras del fla­ge­lo de la gue­rra”. La pri­me­ra reso­lu­ción de su Asam­blea Gene­ral, de fecha 24 de enero de 1946, pidió pre­ci­sa­men­te la crea­ción de una Comi­sión encar­ga­da de estu­diar los pro­ble­mas sur­gi­dos con moti­vo del des­cu­bri­mien­to de la ener­gía ató­mi­ca y, en su párra­fo dis­po­si­ti­vo 5, lla­mó a “… eli­mi­nar de los arma­men­tos nacio­na­les las armas ató­mi­cas, así como todas las demás armas prin­ci­pa­les capa­ces de cau­sar des­truc­ción colec­ti­va de impor­tan­cia”.

Sesen­ta y cin­co años des­pués, gra­ves e inmi­nen­tes peli­gros ame­na­zan la exis­ten­cia de la huma­ni­dad. La degra­da­ción de las con­di­cio­nes de vida en el pla­ne­ta como con­se­cuen­cia del calen­ta­mien­to glo­bal, y la exis­ten­cia de las armas nuclea­res cons­ti­tu­yen los prin­ci­pa­les desa­fíos para la super­vi­ven­cia de la espe­cie huma­na. Sólo el empleo de una par­te ínfi­ma del enor­me arse­nal nuclear mun­dial, la explo­sión de 100 oji­vas, pro­vo­ca­ría el invierno nuclear.

La úni­ca garan­tía de que las armas nuclea­res no pue­dan usar­se por Esta­dos ni por nadie será su eli­mi­na­ción y prohi­bi­ción abso­lu­ta, que debie­ra abar­car tam­bién las armas con­ven­cio­na­les avan­za­das de casi simi­lar leta­li­dad. La úni­ca solu­ción es el desar­me gene­ral y com­ple­to bajo estric­ta veri­fi­ca­ción inter­na­cio­nal.

Debe cesar la mani­pu­la­ción polí­ti­ca acer­ca de la no pro­li­fe­ra­ción, basa­da en el doble rase­ro y el inte­rés polí­ti­co, en la exis­ten­cia de un club de pri­vi­le­gia­dos que con­ti­núa per­fec­cio­nan­do sus armas nuclea­res, mien­tras inten­ta con­cul­car el dere­cho inalie­na­ble al uso pací­fi­co de la ener­gía nuclear por los paí­ses del Sur.

Debe aban­do­nar­se defi­ni­ti­va­men­te el con­cep­to de la “disua­sión nuclear” como base de doc­tri­nas mili­ta­res insos­te­ni­bles e inacep­ta­bles, que lejos de con­tri­buir al desar­me nuclear, esti­mu­lan la per­pe­tua pose­sión de esos arma­men­tos.

Señor Pre­si­den­te:

Los Esta­dos miem­bros de las Nacio­nes Uni­das, des­de su pri­mer perío­do extra­or­di­na­rio de sesio­nes dedi­ca­do al desar­me, en 1978, die­ron el man­da­to a este foro de nego­ciar los tra­ta­dos mul­ti­la­te­ra­les en la mate­ria. Esta Con­fe­ren­cia ha incum­pli­do ese man­da­to res­pec­to al desar­me nuclear. Se ha incum­pli­do tam­bién el Artícu­lo VI del Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción de las Armas Nuclea­res (TNP), que esta­ble­ce cla­ra­men­te la obli­ga­ción de nego­ciar de bue­na fe el desar­me nuclear.

Ins­ta­mos a los Esta­dos Uni­dos, prin­ci­pal poten­cia nuclear, a que deje de opo­ner­se a la nego­cia­ción de acuer­dos vin­cu­lan­tes que per­mi­tan librar­nos defi­ni­ti­va­men­te de la ame­na­za nuclear en un perío­do pre­de­ter­mi­na­do.

Para avan­zar en este empe­ño, el Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos ha pre­sen­ta­do una pro­pues­ta que mere­ce ser aten­di­da y que con­tem­pla un Plan de Acción que esta­ble­ce un calen­da­rio con­cre­to para la reduc­ción gra­dual de las armas nuclea­res has­ta su total eli­mi­na­ción y prohi­bi­ción, a más tar­dar en el año 2025. Inclu­ye tam­bién la crea­ción de Zonas Libres de Armas Nuclea­res. Urge esta­ble­cer­la en el Medio Orien­te, don­de Israel es el úni­co país que se opo­ne. Lograr­lo sig­ni­fi­ca­ría una ver­da­de­ra con­tri­bu­ción para ale­jar las ame­na­zas de con­flic­to y de pro­li­fe­ra­ción nuclear, y alcan­zar la paz dura­de­ra en esa región que vive momen­tos con­vul­sos y enfren­ta el peli­gro de una inter­ven­ción mili­tar de la OTAN en Libia.

Cuba apo­ya la adop­ción de un Pro­gra­ma de Tra­ba­jo en la Con­fe­ren­cia de Desar­me y ha expre­sa­do en varias oca­sio­nes que está pre­pa­ra­da para nego­ciar para­le­la­men­te un tra­ta­do que eli­mi­ne y prohí­ba las armas nuclea­res; un tra­ta­do que prohí­ba la carre­ra de arma­men­tos en el espa­cio ultra­te­rres­tre; un tra­ta­do que brin­de garan­tías de segu­ri­dad efec­ti­vas para los Esta­dos que, como Cuba, no son posee­do­res de armas nuclea­res; y un tra­ta­do que prohí­ba la pro­duc­ción de mate­rial fisi­ble para la fabri­ca­ción de armas nuclea­res u otros dis­po­si­ti­vos explo­si­vos nuclea­res.

La Con­fe­ren­cia de Desar­me tie­ne la capa­ci­dad de enfren­tar al uní­sono estas nego­cia­cio­nes, lo que fal­ta es la nece­sa­ria volun­tad polí­ti­ca para lograr­lo.

La nego­cia­ción de un tra­ta­do que prohí­ba la pro­duc­ción de mate­rial fisi­ble para la fabri­ca­ción de armas nuclea­res es una medi­da posi­ti­va pero insu­fi­cien­te, si no exis­te un esque­ma y com­pro­mi­sos cla­ros sobre las eta­pas que com­ple­men­ta­rán esa medi­da. Es decir, si no se defi­nen los pasos sub­si­guien­tes para lograr el desar­me nuclear.

Señor Pre­si­den­te:

Para pre­ser­var la paz, hay que erra­di­car todo lo que la ame­na­za. Resul­ta inacep­ta­ble que en el mun­do actual se gas­te cada vez más en medios para hacer la gue­rra y menos en la pro­mo­ción del dere­cho al desa­rro­llo. En los últi­mos 10 años, los gas­tos mili­ta­res han cre­ci­do en un 49%, has­ta lle­gar a la astro­nó­mi­ca cifra de 1,5 millo­nes de millo­nes de dóla­res.

Con los recur­sos que hoy se dedi­can a arma­men­tos, se podría com­ba­tir la pobre­za extre­ma que hoy pade­cen 1400 millo­nes de per­so­nas en el mun­do, ali­men­tar a los más de 1 020 millo­nes de ham­brien­tos que exis­ten en el pla­ne­ta, evi­tar la muer­te de los 11 millo­nes de niños que cada año falle­cen por ham­bre y enfer­me­da­des pre­ve­ni­bles, o ense­ñar a leer y escri­bir a los 759 millo­nes de adul­tos anal­fa­be­tos.

Esta Con­fe­ren­cia de Desar­me, si cum­plie­ra con su man­da­to, podría rea­li­zar una impor­tan­te con­tri­bu­ción para cam­biar el esta­tus quo, que solo bene­fi­cia a los pode­ro­sos. Debe­mos con toda urgen­cia ini­ciar nues­tros tra­ba­jos y exi­gir el res­pe­to al dere­cho de los seres huma­nos y de los pue­blos a vivir en paz y en un mun­do sin armas nuclea­res.
Noso­tros tene­mos el deber de con­tri­buir a edi­fi­car otro orden mun­dial basa­do en la soli­da­ri­dad huma­na y la jus­ti­cia, en que la solu­ción a los con­flic­tos se base en el diá­lo­go y la coope­ra­ción, en que cese la filo­so­fía del des­po­jo que lle­va a la gue­rra y al uso de la fuer­za.

Ante los serios peli­gros que nos ame­na­zan, apar­te­mos lo que nos enfren­ta o divi­de, y uná­mo­nos para sal­var la paz, el pla­ne­ta y la vida de las futu­ras gene­ra­cio­nes. Cuba asu­mi­rá este año la pre­si­den­cia de la Con­fe­ren­cia de Desar­me ins­pi­ra­da en esos obje­ti­vos y con el fir­me pro­pó­si­to de que este impor­tan­te foro no pier­da su rele­van­cia por el inmo­vi­lis­mo y la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca.

Muchas gra­cias.

(Cuba­min­rex-Emba­cu­ba Gine­bra)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *