Vía Demo­crá­ti­ca lla­ma a las masas popu­la­res a la lucha por un cam­bio demo­crá­ti­co radi­ca

Tras la reu­nión de la Secre­ta­ría Nacio­nal de Vía Demo­crá­ti­ca, cele­bra­da en sesión ordi­na­ria el sába­do 5 de febre­ro de 2011, para ana­li­zar el momen­to revo­lu­cio­na­rio que viven Túnez y Egip­to y su reper­cu­sión en los paí­ses del Mun­do Ára­be y Marrue­cos en espe­cial, se hace públi­co el siguien­te comu­ni­ca­do:

Evo­ca el salu­do a las revo­lu­cio­nes tune­ci­na y egip­cia y su resis­ten­cia y deter­mi­na­ción popu­lar para aca­bar con la tira­nía y su dic­ta­du­ra. Elo­gia a los már­ti­res que con sus vidas abrie­ron el camino hacia la liber­tad y la bús­que­da de la jus­ti­cia social y con­vo­ca en lla­ma­mien­to de soli­da­ri­dad con las revo­lu­cio­nes en mar­cha.

Con­si­de­ra esta revo­lu­ción como el gran cam­bio cua­li­ta­ti­vo y sin paran­gón en la región, que de el giro defi­ni­ti­vo en las luchas de los pue­blos deseo­sos de libe­rar­se del yugo de la tira­nía, el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo.

Aler­ta sobre la incur­sión y usur­pa­ción, por par­te de las cla­ses domi­nan­tes reac­cio­na­rias loca­les y las fuer­zas impe­ria­lis­tas, de los obje­ti­vos y sím­bo­los de estas revo­lu­cio­nes a fin de con­so­li­dar sus intere­ses en la región y per­pe­tuar su hege­mo­nía y domi­nio.

Con­tem­pla como nece­sa­rio la caí­da de los pode­res de las cla­ses domi­nan­tes y los apa­ra­tos de Esta­do que las sus­ten­tan, y el des­man­te­la­mien­to de sus estruc­tu­ras capi­ta­lis­tas depen­dien­tes, para que la cla­se obre­ra reto­me la direc­ción en un fren­te popu­lar amplio hacia la vía del socia­lis­mo y rea­li­zar los cam­bios radi­ca­les nece­sa­rios en sus aspi­ra­cio­nes hacia la liber­tad, demo­cra­cia, jus­ti­cia social y la libe­ra­ción.

Con­si­de­ra que Marrue­cos no es inmu­ne a lo que suce­de en Túnez, Egip­to y en el res­to de los paí­ses del Mun­do Ára­be, por com­par­tir con estos paí­ses las mis­mas cau­sas y cir­cuns­tan­cias que ges­ta­ron estos levan­ta­mien­tos popu­la­res; Marrue­cos bajo una tira­nía polí­ti­ca, una auto­cra­cia abso­lu­ta, la depen­den­cia del capi­ta­lis­mo domi­nan­te con su pro­yec­ción neo­li­be­ral, hace que la mino­ría que mono­po­li­za el poder, con la fami­lia real en cabe­za, osten­ten las rique­zas del país resul­tan­do en la gran bre­cha de pobre­za, des­em­pleo, mise­ria y mar­gi­na­li­za­ción de las cla­ses popu­la­res, que es la mayo­ría de la pobla­ción.

Es común tam­bién, entre estos paí­ses y Marrue­cos, el fra­ca­so de las pre­ten­di­das refor­mas e inten­cio­nes de cam­bio lle­va­das a cabo por las estruc­tu­ras del poder acom­pa­sa­das por las fuer­zas polí­ti­cas afi­nes al régi­men.

Todo ello, mar­ca la urgen­cia de un cam­bio radi­cal a tra­vés de la lucha popu­lar orga­ni­za­da por la libe­ra­ción, la demo­cra­cia y el socia­lis­mo que rom­pa con los méto­dos de oscu­ran­tis­mo, fal­sos con­sen­sos, polí­ti­cas de bas­ti­do­res y memo­rán­dums con con­sen­ti­mien­tos reales que dan car­ta ver­de a la per­pe­tua­ción de la oli­gar­quía y sus pri­vi­le­gios.

Por lo tan­to, urge lo siguien­te:

El des­man­te­la­mien­to de las estruc­tu­ras maj­ze­nia­nas del Esta­do y todos los apa­ra­tos de repre­sión jun­to con el minis­te­rio del Inte­rior, el Poder Judi­cial, el Par­la­men­to no repre­sen­ta­ti­vo y el Gobierno como tal, para que pre­va­lez­can la inde­pen­den­cia de pode­res y orga­nis­mos públi­cos, y un Esta­do de dere­cho que garan­ti­ce la segu­ri­dad, la legi­ti­mi­dad y el ser­vi­cio a todos los ciu­da­da­nos.

El pro­ce­sa­mien­to de los res­pon­sa­bles de crí­me­nes polí­ti­cos, en caso de vio­la­cio­nes gra­ves de dere­chos huma­nos, y de deli­tos eco­nó­mi­cos rela­cio­na­dos con el expo­lio y saqueo de la rique­za del país y el des­pil­fa­rro del dine­ro públi­co. Esto exi­ge en com­pen­sa­ción la nece­sa­ria con­fis­ca­ción de bie­nes y pro­pie­da­des.

El esta­ble­ci­mien­to de una nue­va Cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca por un Con­se­jo cons­ti­tu­yen­te, ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te, que encar­ne la volun­tad y la sobe­ra­nía popu­lar, con una cla­ra dis­tin­ción entre los pode­res legis­la­ti­vo, eje­cu­ti­vo y judi­cial, la sepa­ra­ción entre reli­gión y Esta­do, el reco­no­ci­mien­to de la cul­tu­ra y la len­gua ama­zigh en pari­dad con las otras len­guas ofi­cia­les, la igual­dad efec­ti­va entre el hom­bre y la mujer en todos los ámbi­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, socia­les y cul­tu­ra­les, con­tem­plan­do el dere­cho natu­ral de la mujer en su con­di­ción de madre.

La ins­tau­ra­ción de pode­res loca­les, regio­na­les y nacio­na­les en base a elec­cio­nes libres en un Esta­do de Dere­cho, y la apli­ca­ción de una regio­na­li­za­ción demo­crá­ti­ca que per­mi­ta que las regio­nes ten­gan poder de deci­sión y de nego­cia­ción con el poder cen­tral, pero a la vez la máxi­ma auto­no­mía posi­ble en los ámbi­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les a estas regio­nes que se carac­te­ri­zan por una espe­ci­fi­ci­dad en su evo­lu­ción his­tó­ri­ca y cul­tu­ral, como es el caso de las zonas del Rif, Ziyan y Souss.

La cons­truc­ción de una eco­no­mía fuer­te nacio­nal y autó­no­ma, com­ple­ta­men­te inde­pen­dien­te del ren­tis­mo y la depen­den­cia del impe­ria­lis­mo y los dic­tá­me­nes de sus ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les. Una eco­no­mía basa­da en una pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca nacio­nal inde­pen­dien­te, apo­ya­da en un amplio sec­tor públi­co a tra­vés de la nacio­na­li­za­ción de toda la indus­tria estra­té­gi­ca del país, su impor­tan­te indus­tria mine­ra, la nacio­na­li­za­ción de los ban­cos y el con­trol de los gru­pos finan­cie­ros.

La cons­ti­tu­ción de colec­ti­vos obre­ros tan­to en sec­to­res públi­cos como pri­va­dos para la super­vi­sión de la ges­tión y la pro­duc­ción.

La pla­ni­fi­ca­ción de una polí­ti­ca agra­ria que cubra las nece­si­da­des bási­cas de la pobla­ción, que garan­ti­ce la segu­ri­dad ali­men­ta­ria, la sal­va­guar­da de los recur­sos natu­ra­les, la pro­tec­ción del medio ambien­te y el desa­rro­llo equi­li­bra­do sos­te­ni­ble.

La garan­tía de los ser­vi­cios públi­cos fun­da­men­ta­les: edu­ca­ción, sani­dad, trans­por­te, vivien­da y empleo.

La liber­tad de Pren­sa y la inde­pen­den­cia del con­trol del Esta­do, el desa­rro­llo de todos los com­po­nen­tes cul­tu­ra­les del pue­blo marro­quí como par­te del patri­mo­nio y lega­do cul­tu­ral de la huma­ni­dad.

La Secre­ta­ría Nacio­nal de Vía Demo­crá­ti­ca con­clu­ye:

Feli­ci­ta la lucha de los obre­ros y las masas popu­la­res y les ani­ma a radi­ca­li­zar y uni­fi­car sus luchas para la con­se­cu­ción de la demo­cra­cia y la libe­ra­ción.

Lla­ma a las cen­tra­les sin­di­ca­les UMT (Unión nacio­nal del tra­ba­jo) y CDT (Con­fe­de­ra­ción demo­crá­ti­ca del tra­ba­jo) a que superen sus dife­ren­cias, a par­ti­ci­par en un pro­ce­so uni­ta­rio común de lucha, y a asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des para la defen­sa de nues­tro pue­blo y su cla­se obre­ra fren­te a las polí­ti­cas de des­em­pleo, des­pi­dos, cares­tía de la vida y el dete­rio­ro de los ser­vi­cios públi­cos.

Lla­ma a la izquier­da mar­xis­ta a asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca en la reha­bi­li­ta­ción y defen­sa de una alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca lai­ca y socia­lis­ta.

Con­vo­ca a todas las fuer­zas demo­crá­ti­cas, polí­ti­cas, sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les, aso­cia­ti­vas, orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, aso­cia­cio­nes de muje­res, al movi­mien­to ama­zigh, a los inte­lec­tua­les y artis­tas com­pro­me­ti­dos, a que reco­jan este momen­to his­tó­ri­co para que jun­tos cons­tru­yan un fren­te común hacia la con­quis­ta de un Esta­do Demo­crá­ti­co y de Dere­cho, en base a un pro­gra­ma colec­ti­vo y con­sen­sua­do entre todos sus com­po­nen­tes.

Casa­blan­ca, Marrue­cos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *