¿Refun­fu­ño­nes bara­tos? – Mikel Ari­za­le­ta

Harald Mar­tens­tein pro­po­ne en Zeit maga­zin que “tea­tra­li­zar” sea decla­ra­do pala­bro (Unwort) del año. En Ale­ma­nia todo se tea­tra­li­za, y supues­ta­men­te es algo muy malo. Los minis­tros y seño­res del gobierno tea­tra­li­zan y el cam­pa­men­to en la jun­gla resul­ta ser mera esce­ni­fi­ca­ción. He goglea­do “repro­che de la auto­tea­tra­li­za­ción” y he encon­tra­do 2920 entra­das acu­san­do a unas 80 per­so­nas de tea­tra­li­zar en su vida. Ale­ma­nia cam­po de tea­tro de direc­tor. ¡Quien no tea­tra­li­za que levan­te la mano!

No sé cómo se pue­de escri­bir, ir a comer, a misa, al par­la­men­to o al fút­bol sin esce­ni­fi­car o hacer tea­tro. Impo­si­ble. ¡Hay que ade­re­zar la vida de lo con­tra­rio será abu­rri­da!

A veces uno lle­ga a espan­tar­se de sí mis­mo, que es lo que a mí me ocu­rre. Según los están­da­res que veo en el perió­di­co soy un mons­truo moral­men­te depra­va­do. Y yo al menos me sien­to orgu­llo­so de dar­me cuen­ta. ¡No soy tan san­to como toda esa gen­te!

En las últi­mas sema­nas, al leer las noti­cias sobre el nue­vo capi­tán del Gorch Fock[i], es decir del suce­sor del capi­tán rele­va­do ‑a cau­sa de la muer­te de una alum­na y de algu­nas prác­ti­cas-: un tipo que des­de el prin­ci­pio me pare­ció lim­pio, de no tener nada que escon­der. Pero se des­ta­pó que hace un tiem­po hizo esquí acuá­ti­co. Hacía calor, se encon­tra­ban en el tró­pi­co, man­dó echar el ancla y duran­te vein­te minu­tos hizo esquí acuá­ti­co tras la moto­ra, que por­ta­ban. Los reclu­tas, a pesar de la prohi­bi­ción, le foto­gra­fia­ron y, cla­ro, la escan­da­lo­sa foto ter­mi­nó en la pren­sa. Ya he dicho que a mí eso no me revuel­ve las tri­pas. No me pro­du­ce ni el míni­mo encono. ¿Carez­co de nor­te éti­co? Pen­sé: tres litros de gaso­li­na sin tri­bu­tar impues­to es una baga­te­la, igual que aquel bono de garan­tía que sus­tra­jo la caje­ra del super­mer­ca­do por­que fue des­pe­di­da. ¡Dema­sia­do rui­do para tan pocas nue­ces!, se cie­rra un poco el ojo y pun­to. Y es que, ¿saben?, el hom­bre sue­le meter la pata. ¿Soy aca­so por ello un hom­bre sin prin­ci­pios?

Pen­sé: es nor­mal que los jefes ten­gan algún pri­vi­le­gio, qué sé yo, un mayor des­pa­cho, un coche a su dis­po­si­ción…, tam­po­co me pare­ce mal hacer esquí acuá­ti­co aun cuan­do no esté en el con­tra­to. ¿Enton­ces para qué una carre­ra? Me acor­dé de mi ser­vi­cio civil. Fui con­duc­tor de bus esco­lar. Hacía­mos algu­nos kiló­me­tros de más por moti­vos pri­va­dos, para echar un vis­ta­zo al mer­ca­do de mate­ria­les de cons­truc­ción o para pasar por el pana­de­ro, dejá­ba­mos subir a ami­gas al bus, algu­na vez pasé en rojo, fui a más velo­ci­dad de la per­mi­ti­da, apar­qué mal y en el últi­mo examen de con­duc­ción tam­po­co fue todo abso­lu­ta­men­te correc­to. Así que pro­ba­ble­men­te tam­po­co tenía dere­cho a enfa­dar­me por ver esquiar al capi­tán por el agua. Hubie­ra sido un hipó­cri­ta. Más, si yo hubie­ra sido capi­tán de un bar­co, en el tró­pi­co y a 40 gra­dos, casi con toda segu­ri­dad que tam­bién habría prac­ti­ca­do esquí acuá­ti­co. Con ello no se hace mal ni a per­so­nas ni a ani­ma­les.

Leo comen­ta­rios refun­fu­ño­nes y me doy cuen­ta lo per­fec­tos y rígi­dos que son los demás. ¿Han leí­do El extran­je­ro de Albert Camus? Así me sien­to. Y esta colum­na es asi­mis­mo tea­tro de la A a la Z

[i] Buque escue­la de la mari­na ger­ma­na. Una reclu­ta murió en enero de este año al caer­se del más­til al que, al pare­cer, sus supe­rio­res le obli­ga­ron a subir como a toda la dota­ción, de hecho, bajo la ame­na­za de ser expul­sa­dos del cuer­po si no lo con­se­guían. Tras el inci­den­te con la joven Sarah, de 25 años, hubo un motín a bor­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *