Razo­nes para seguir ade­lan­te – Jesús Valen­cia

Cuán­to darían algu­nos por ver las aguas de la izquier­da aber­tza­le más revuel­tas de lo que en reali­dad bajan, si bien no se tra­ta de negar que el acto del Eus­kal­du­na y los esta­tu­tos de Sor­tu han pro­vo­ca­do cru­ji­dos com­pren­si­bles, y has­ta cier­to pun­to inevi­ta­bles, en un bajel que está rea­li­zan­do una impor­tan­te manio­bra de reorien­ta­ción.

En estos casos, se podría recu­rrir al prin­ci­pio de la «obe­dien­cia debi­da», dado que el vira­je empren­di­do ha sido pre­via­men­te con­sen­sua­do por todos los tri­pu­lan­tes de la embar­ca­ción. Tam­bién se podría invo­car la vigen­cia de los nue­vos mapas de ruta; «Zutik Eus­kal Herria» o el Acuer­do de Ger­ni­ka reco­gen los acuer­dos fun­da­men­ta­les con los que se ha com­pro­me­ti­do toda la mari­ne­ría. Creo que, sin afe­rrar­nos a esos argu­men­tos de auto­ri­dad, exis­ten sobra­das razo­nes para hacer una pri­me­ra valo­ra­ción de la estra­te­gia que se eli­gió hace ya un año. No creo nos con­ven­ga poner nues­tro cuen­ta­ki­ló­me­tros a cero, ya que muchos de los ele­men­tos que hemos mane­ja­do has­ta aho­ra nos pue­den resul­tar de gran uti­li­dad para medir la con­sis­ten­cia de un pre­sen­te nove­do­so y de un futu­ro espe­ran­za­dor.

Hemos cam­bia­do de estra­te­gia, pero siguen tenien­do vigen­cia las metas que nos mar­ca­mos en tan­tas asam­bleas y reunio­nes ante­rio­res. Diji­mos mil veces que la recu­pe­ra­ción de nues­tra sobe­ra­nía sólo sería posi­ble si con­se­guía­mos des­en­mas­ca­rar al Esta­do impe­rial y anti­de­mo­crá­ti­co que nega­ba nues­tra iden­ti­dad, inter­na­cio­na­li­zar el con­flic­to, ten­der alian­zas con otras orga­ni­za­cio­nes de pare­ci­das sen­si­bi­li­da­des, incor­po­rar a las masas en este pro­ce­so, sedu­cir a la ciu­da­da­nía con nues­tras razo­nes y con nues­tra ilu­sión con­ta­gio­sa… Tra­ba­ja­mos mucho para con­se­guir­lo, pero siem­pre nos que­dá­ba­mos lejos de lo que pre­ten­día­mos. Bas­ta­ba el últi­mo coche bom­ba para que nues­tros entor­nos nos mira­sen con resig­na­da inco­mo­di­dad, para que nues­tros poten­cia­les inter­lo­cu­to­res se ale­ja­sen, para que nues­tras movi­li­za­cio­nes fue­sen sola­men­te «nues­tras», para que el Esta­do se vie­ra legi­ti­ma­do y arro­pa­do por una gran masa ciu­da­da­na, para que nos cerra­ran las puer­tas de todas las can­ci­lle­rías…

Me reafir­mo en los obje­ti­vos ante­rio­res, que hoy con­si­de­ro esen­cia­les; se han con­ver­ti­do en herra­mien­ta para bare­mar la nue­va situa­ción. Tran­qui­li­za el com­pro­bar que, uti­li­zan­do tales indi­ca­do­res, la eva­lua­ción de la nue­va estra­te­gia es satis­fac­to­ria. En su cor­ta vida ha demos­tra­do una ope­ra­ti­vi­dad con la que siem­pre había­mos soña­do y que jamás había­mos con­se­gui­do. El Esta­do sigue sien­do anti­de­mo­crá­ti­co, pero se encuen­tra más des­nu­do y a la defen­si­va que nun­ca; el ámbi­to inter­na­cio­nal está reajus­tan­do sus valo­ra­cio­nes y ahon­dan­do sus com­pro­mi­sos para con Eus­kal Herria; la rela­ción con otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y sin­di­ca­les es las más flui­da y con­sis­ten­te que recuer­do; las empa­li­za­das que cons­tru­ye­ron con­tra noso­tros se res­que­bra­jan; la lucha de masas se diver­si­fi­ca e incre­men­ta con la incor­po­ra­ción de per­so­nas que antes no par­ti­ci­pa­ban; pal­pa­mos en el ambien­te un opti­mis­mo que se tras­lu­ce en los ros­tros y que, inevi­ta­ble­men­te, con­ta­gia. Éstas son las evi­den­cias que, con­ver­ti­das en razo­nes, ani­man a seguir por el nue­vo camino.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *