Egip­to: una revo­lu­ción que aún no ha aca­ba­do.

Los infor­mes empe­za­ron a lle­gar poco des­pués de media­no­che: los con­tac­tos que hice a pri­me­ros de mes en El Cai­ro, algu­nos de los cua­les siguen acam­pan­do en la Pla­za Tah­rir, afir­man que el ejér­ci­to egip­cio ha uti­li­za­do la fuer­za para expul­sar a los mani­fes­tan­tes del cen­tro de El Cai­ro.

Los mani­fes­tan­tes se habían con­cen­tra­do el vier­nes, a dos sema­nas del derro­ca­mien­to de Hos­ni Muba­rak, para recor­dar a la jun­ta mili­tar del país que quie­ren ver­da­de­ras refor­mas demo­crá­ti­cas.

Tes­ti­gos en la pla­za afir­man que los sol­da­dos, muchos con más­ca­ras y arma­dos con porras eléc­tri­cas o armas auto­má­ti­cas, obli­ga­ron a todos a mar­char­se. Un núme­ro de per­so­nas, no está cla­ro cuán­tas, resul­ta­ron heri­das y fue­ron dete­ni­das duran­te el ata­que.

La repre­sión puso de relie­ve una ten­sión que pro­ba­ble­men­te empeo­ra­rá en los meses pre­vios a las elec­cio­nes pre­vis­tas en sep­tiem­bre. Muchos de los mani­fes­tan­tes no con­fían en las fuer­zas arma­das y dicen que segui­rán hacien­do cam­pa­ña por las refor­mas polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas pero la pacien­cia de los mili­ta­res con las mani­fes­ta­cio­nes pare­ce ago­tar­se.

Un pro­ce­so con­ti­núo

Es ten­ta­dor y con­ve­nien­te con­si­de­rar la serie de levan­ta­mien­tos radi­ca­les de Orien­te Pró­xi­mo como suce­sos fini­tos. Los tune­ci­nos pro­tes­ta­ron duran­te 28 días y con­si­guie­ron derro­car al pre­si­den­te Zine El Abi­di­ne Ben Ali; los egip­cios hicie­ron lo mis­mo con el pre­si­den­te Muba­rak des­pués de 18 días.

Aho­ra el mun­do se cen­tra en Libia don­de un ase­dia­do Mua­mar Gada­fi se afe­rra a una base de poder cada vez más mar­gi­nal. Qui­zá, de ser derro­ca­do pron­to, la aten­ción se des­pla­ce a otra auto­cra­cia ase­dia­da, ¿Yemen?, ¿Bah­réin?

Pero la revo­lu­ción egip­cia (como la de Túnez) está lejos de haber con­clui­do y sería un error con­si­de­rar­la con­clui­da.

Los mani­fes­tan­tes de la Pla­za Tah­rir y de otros luga­res de Egip­to tie­nen una lar­ga lis­ta de rei­vin­di­ca­cio­nes: elec­cio­nes libres y jus­tas, el fin de la ley de emer­gen­cia que lle­va déca­das ins­tau­ra­da en el país, y un sis­te­ma eco­nó­mi­co más equi­ta­ti­vo y menos corrup­to, por citar algu­nas. Nin­gu­na de ellas se ha satis­fe­cho toda­vía.
En otras pala­bras: derro­car a Muba­rak fue un logro impor­tan­te pero es un hito, no un pun­to final. “Tene­mos que deci­dir nues­tro pro­pio des­tino”, envia­ba por correo elec­tró­ni­co un acti­vis­ta que esta­ba en la pla­za Tah­rir ayer por la noche, un arqui­tec­to que pidió per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to. “No pode­mos cam­biar una zaim [líder] por otro”.

La jun­ta mili­tar ha dicho has­ta aho­ra lo correc­to acer­ca de la demo­cra­cia y la refor­ma. Tres de sus líde­res —Muha­med al-Asar, Moj­tar al-Mulah, y Mam­duh Shahin, todos ellos gene­ra­les— hicie­ron una apa­ri­ción sin pre­ce­den­tes en el canal TV Dream Egypt a prin­ci­pios de sema­na. Con­tes­ta­ron a pre­gun­tas de los perio­dis­tas y del públi­co duran­te un pro­gra­ma de tres horas, lo que, en líneas gene­ra­les, ha sido valo­ra­do posi­ti­va­men­te por los egip­cios.

Pro­me­tie­ron una serie de impor­tan­tes refor­mas:
• El gobierno actual, enca­be­za­do por el pri­mer minis­tro Ahmed Sha­fiq, será tem­po­ral.
• Los fun­cio­na­rios de alto ran­go acu­sa­dos de corrup­ción duran­te el régi­men de Muba­rak serán inves­ti­ga­dos y dete­ni­dos (varios ya lo han sido y los gene­ra­les han pro­me­ti­do que habrán más).
• Los pre­sos polí­ti­cos serán pues­tos en liber­tad (aun­que no espe­ci­fi­ca­ron cuán­do).
• A los egip­cios se les per­mi­ti­rá votar en las pró­xi­mas elec­cio­nes con sus docu­men­tos de iden­ti­dad nacio­na­les en lugar de uti­li­zar el vie­jo sis­te­ma frau­du­len­to de tar­je­tas de voto.

Pero a pesar de sus pro­me­sas y de la eter­na can­ti­ne­la de “el pue­blo y el ejér­ci­to son uno” que reso­nó en la pla­za Tah­rir este mes hay una inquie­tud per­sis­ten­te sobre el móvil del ejér­ci­to. Es el más anti­guo de los pila­res del Esta­do egip­cio moderno y, des­pués de todo, la fuen­te de cua­tro pre­si­den­tes pos­re­vo­lu­cio­na­rios y una pode­ro­sa fuer­za polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca por dere­cho pro­pio.

La repre­sión del sába­do con sus ecos de las tác­ti­cas de repre­sión uti­li­za­das por el gobierno de Muba­rak no hizo más que pro­fun­di­zar la des­con­fian­za. “¿Pode­mos dejar ya la can­ti­ne­la de “nues­tro ejér­ci­to es lin­do” que todo el mun­do ha esta­do can­tan­do des­de hace un mes?” twi­tea­ba Hosam el-Hama­lawy, perio­dis­ta y acti­vis­ta sin­di­cal egip­cio. “Esos gene­ra­les son los de Muba­rak, no los nues­tros”.

¿Un sis­te­ma que mere­ce la pena res­ta­ble­cer?
Los mili­ta­res, por su par­te, pare­cen inten­tar ser mejo­res estra­te­gas que los mani­fes­tan­tes pro­me­tien­do refor­mas polí­ti­cas al mis­mo tiem­po que dese­chan las mani­fes­ta­cio­nes como un las­tre para la lamen­ta­ble eco­no­mía egip­cia.

El movi­mien­to obre­ro fue una fuer­za cla­ve de las pro­tes­tas que derri­ba­ron a Muba­rak: las accio­nes de huel­ga en todo el país des­via­ron el apo­yo de la éli­te eco­nó­mi­ca y mili­tar que lle­gó a con­si­de­rar el man­te­ni­mien­to del con­trol por par­te de Muba­rak como una ame­na­za para la eco­no­mía egip­cia.

Des­de el derro­ca­mien­to de Muba­rak los tra­ba­ja­do­res orga­ni­za­dos han segui­do mani­fes­tán­do­se por mejo­ras sala­ria­les y de con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Las huel­gas des­de el 11 de febre­ro han afec­ta­do a fábri­cas tex­ti­les, ban­cos, trans­por­te públi­co y otros sec­to­res de la eco­no­mía.

La Jun­ta ha apro­ve­cha­do la inter­ven­ción sos­te­ni­da de los tra­ba­ja­do­res para pin­tar la con­ti­nua­ción de las pro­tes­tas como una ame­na­za. La sema­na pasa­da emi­tió un comu­ni­ca­do en el que adver­tía que las pro­tes­tas orga­ni­za­das por el movi­mien­to obre­ro son “ile­gí­ti­mas” y ame­na­za­ba con tomar “medi­das lega­les” con­tra las mani­fes­ta­cio­nes.

La eco­no­mía de Egip­to, sin duda, se ha vis­to afec­ta­da por un mes de dis­tur­bios. El turis­mo, que repre­sen­ta más del 10% del pro­duc­to inte­rior bru­to del país, es el ejem­plo más visi­ble: las tasas de ocu­pa­ción hote­le­ra en luga­res como Sharm al-Sheij, que nor­mal­men­te tie­nen un índi­ce entre el 60% y 70% en esta épo­ca del año han caí­do en pica­do has­ta un solo dígi­to.

Pero los tra­ba­ja­do­res mili­tan­tes ven esto como una opor­tu­ni­dad úni­ca para ganar ver­da­de­ras refor­mas eco­nó­mi­cas. La corrup­ción y el nepo­tis­mo fue­ron carac­te­rís­ti­cos de la eco­no­mía egip­cia de la era de Muba­rak, lo que per­mi­tió a un puña­do de com­pin­ches con bue­nos con­tac­tos enri­que­cer­se a tra­vés de mono­po­lios y de tra­tos a puer­ta cerra­da.

El pro­me­dio egip­cios reci­ben poca pro­tec­ción: el gobierno les garan­ti­za un sala­rio míni­mo de ape­nas seis dóla­res al mes e inclu­so el sala­rio medio, 300 libras egip­cias (51 dóla­res), no es sufi­cien­te para man­te­ner una fami­lia.

Las accio­nes de huel­ga pro­ba­ble­men­te con­ti­nua­rán, es decir, con unos cuan­tos acti­vis­tas que inclu­so aho­ra lla­man a la huel­ga gene­ral nacio­nal para derro­car al gobierno Sha­fiq y a la jun­ta mili­tar. El ejér­ci­to ha pro­me­ti­do cam­bios pero tam­bién está intere­sa­do en con­se­guir que Egip­to “vuel­va al tra­ba­jo” y res­tau­rar bue­na par­te del sta­tus quo. Se opo­ne a ello un movi­mien­to de pro­tes­ta muy orga­ni­za­do y lleno de ener­gía que no con­fía ente­ra­men­te en las fuer­zas arma­das y que segui­rá movi­li­za­do para con­se­guir refor­mas de lar­go alcan­ce.

Es pro­ba­ble que sea esta ten­sión la que defi­na la polí­ti­ca de Egip­to en las pró­xi­mas sema­nas y meses y la que deci­da el resul­ta­do (aún incier­to) de la revo­lu­ción egip­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *