3 de mar­zo: Es nece­sa­rio crear una Comi­sión de la Ver­dad para Eus­kal Herria

p010_f01.jpg

Su vida cam­bió con los suce­sos del 3 de mar­zo de 1976 en Gas­teiz. La Poli­cía dis­pa­ró más de mil balas. Cin­co obre­ros muer­tos y más de cien heri­dos. A él los uni­for­ma­dos le deja­ron casi cie­go de por vida. Nadie ha sido juz­ga­do por aque­llos hechos. Impu­ni­dad. Con­ni­ven­cia. Por ello, 35 años des­pués, toda­vía sigue luchan­do para que se conoz­ca la ver­dad, se haga jus­ti­cia y no se den más vul­ne­ra­cio­nes. Por­que hay otro tipo de víc­ti­mas. Las ha crea­do la vio­len­cia del Esta­do. Y no han para­do de aumen­tar. Ya son miles.

Ando­ni Txas­ko, Comi­sión 3 de mar­zo. Entre­vis­ta…

Era un día boni­to, con sol radian­te pero frío… Era el ter­cer día de huel­ga gene­ral. Des­de pri­me­ras horas de la maña­na, las fábri­cas para­ron, el comer­cios cerró, los estu­dian­tes salie­ron a la calle… Lo que había comen­za­do como rei­vin­di­ca­cio­nes labo­ra­les se exten­dió. Fran­co había muer­to pocos meses antes y las ansias de liber­tad eran tre­men­das. Que­ría­mos rom­per con aque­lla dic­ta­du­ra cruel y mar­car las pau­tas de una demo­cra­cia ver­da­de­ra…

¿Qué ocu­rrió aquel día?

Des­de la maña­na se per­ci­bía que el áni­mo de la Poli­cía era masa­crar. Yo creo que esta­ba pla­ni­fi­ca­do. Eran dos meses lar­gos de huel­ga; se les esta­ba esca­pan­do de las manos. No que­rían que el movi­mien­to que se esta­ba gene­ran­do en Gas­teiz se exten­die­ra a otros luga­res y tenían las órde­nes de masa­crar. Des­de la maña­na actúan con mucha vio­len­cia; la repre­sión con­tra las mani­fes­ta­cio­nes es tre­men­da, se dan las pri­me­ras car­gas inclu­so den­tro de las igle­sias cuan­do la gen­te se refu­gia­ba. Ya des­de la maña­na dis­pa­ran fue­go real y hay unos cuan­tos heri­dos de bala…

Y por la tar­de lle­gó la matan­za…

A las 5.00 de la tar­de esta­ba con­vo­ca­da la asam­blea por las comi­sio­nes repre­sen­ta­ti­vas para hacer una valo­ra­ción de la jor­na­da. Ya des­de las 4.30 la gen­te va hacia la igle­sia San Fran­cis­co. De mane­ra pre­me­di­ta­da, la Poli­cía deja que se lle­ne la igle­sia y cuan­do está lle­na, con unas 4.000 o 5.000 per­so­nas den­tro y otras tan­tas fue­ra, man­dan des­alo­jar y gasean la igle­sia. La gen­te empie­za a salir corrien­do des­pa­vo­ri­da, medio asfi­xián­do­se, y es cuan­do son gol­pea­dos y tiro­tea­dos des­de fue­ra. La gen­te del exte­rior quie­re atraer la aten­ción de la Poli­cía para que dejen el paso fran­co para salir y enton­ces los poli­cías empie­zan a dis­pa­rar tan­to a los que salen como a la gen­te de fue­ra. Allí mata­ron a tres per­so­nas y lue­go murie­ron otras dos.

La vio­len­cia poli­cial con­ti­nuó el día siguien­te, que fue pre­ci­sa­men­te el trá­gi­co para usted…

Des­pués de comer, cuan­do me acer­ca­ba a Zara­ma­ga con otros ami­gos, vimos que venían un auto­bús de Poli­cía y tres jeeps. Echa­mos a correr pero nos cor­ta­ron el paso. Yo tenía en el ojo izquier­do una lesión bas­tan­te gra­ve ‑prác­ti­ca­men­te sin visión‑, y me res­guar­dé con­tra una pared y me tapé la cabe­za con los bra­zos.

No cesa­ban de gol­pear­me y lle­gó un momen­to en que, vien­do que algún gol­pe me iba a dar en el ojo sano, les adver­tí: «Lle­vad­me dete­ni­do, haced lo que que­ráis con­mi­go pero no sigáis gol­peán­do­me por­que me vais a dar en el ojo y me vais a joder…». Enton­ces se ensa­ña­ron más. Me aga­rra­ron de los bra­zos, me los pusie­ron en cruz y todos los gol­pes vinie­ron ya a la cara. Un gol­pe me dio de lleno en el ojo sano y me deja­ron en blan­co. Les dije: «Ya no veo nada, me habéis reven­ta­do, no veo nada…». No sabía si esta­ba san­gran­do, nota­ba hume­dad pero no sabía qué era… Me deja­ron en la calle; no veía nada. Unos veci­nos me lle­va­ron a la Casa de Soco­rro y ahí me dije­ron que la lesión era gra­ve. Estu­ve ingre­sa­do un mes.

¿Qué secue­las le que­da­ron?

La lesión era gra­ve y lar­ga. No con­se­guían curar­me y, des­pués de diez ope­ra­cio­nes, al final opta­ron por la evis­ce­ra­ción del ojo, por­que man­te­ner­lo me pro­du­cía foto­fo­bia y con­se­cuen­cias que me impe­dían has­ta salir de casa… Pos­te­rior­men­te tam­bién he teni­do pro­ble­mas de infec­cio­nes, recha­zos del implan­te ocu­lar… Hoy día pare­ce resuel­to, pero cual­quier peque­ña con­jun­ti­vi­tis o cata­rro me pro­du­cen infec­cio­nes.

Usted que­dó prác­ti­ca­men­te cie­go. ¿De qué mane­ra con­di­cio­nó aque­llo su vida?

Al prin­ci­pio no veía nada, sólo cla­ri­dad. Me fui acos­tum­bran­do a los pocos ángu­los que tenía de visión por el ojo izquier­do, en el que tenía una afec­ción macu­lar por una pedra­da en la niñez. El cuer­po es sabio y se adap­ta a cual­quier res­qui­cio para poder explo­tar al máxi­mo su capa­ci­dad. Con las posi­bi­li­da­des y ángu­los que ten­go de visión, me he ido adap­tan­do para defen­der­me. Según voy andan­do por la calle se me va a abrien­do el mun­do.

Aque­llo me afec­tó mucho. Tar­dé bas­tan­te en recu­pe­rar­me. Al prin­ci­pio se te vie­ne el mun­do enci­ma. Yo había ter­mi­na­do una maes­tría indus­trial; era el mayor de cin­co her­ma­nos y me afec­ta­ba a mí y a la situa­ción fami­liar. Mi madre era viu­da, éra­mos cin­co her­ma­nos y todos vivían en par­te de lo que yo apor­ta­ba a la fami­lia…

¿Qué le ayu­dó sico­ló­gi­ca­men­te para sobre­po­ner­se a esa situa­ción?

Tuve un perio­do en que me fal­ta­ban ali­cien­tes, me fal­ta­ba de todo… Una vez que te haces a la idea de que la recu­pe­ra­ción es impo­si­ble, pien­sas que tie­nes que hacer algo… En la capi­tal esta­ba con­di­cio­na­do por la poca visión; mis her­ma­nos me ayu­da­ron a poner una peque­ña tien­da en el pue­blo, don­de tenía más movi­li­dad. Años más tar­de, en 1995, soli­ci­té el ingre­so en la Once y he esta­do unos cuan­tos años en la ven­ta del cupón has­ta que he podi­do aguan­tar físi­ca­men­te por­que he teni­do otros pro­ble­mas de espal­da…

¿Reci­bió algún tipo de res­pal­do des­de las ins­ti­tu­cio­nes?

No, ni enton­ces ni aho­ra… Ni una lla­ma­da, ni un qué tal estás… El úni­co res­pal­do que he teni­do ha sido de los ami­gos, los fami­lia­res, los com­pa­ñe­ros de la empre­sa, que me visi­ta­ban asi­dua­men­te. De ese mun­do he teni­do todo el res­pal­do del mun­do, pero de las ins­ti­tu­cio­nes, nada de nada…

Los suce­sos del 3 de mar­zo están uni­dos tam­bién al enton­ces minis­tro de la Gober­na­ción, Manuel Fra­ga. 35 años des­pués sigue impu­ne. ¿Qué se sien­te ante ello?

Y es fun­da­dor y pre­si­den­te de honor del PP… Fra­ga había sido minis­tro fran­quis­ta. Tras los suce­sos del 3 de mar­zo admi­tió en rue­da de pren­sa que lo de Vito­ria había sido un ejem­plo de las con­se­cuen­cias que podrían deri­var­se para aque­llos que alte­ra­ran el orden esta­ble­ci­do. Pos­te­rior­men­te, inclu­so, fue más allá dicien­do que la actua­ción no había sido exce­si­va, que no hubo más que cin­co muer­tos…

Due­le que esas per­so­nas estén toda­vía ahí, en la más com­ple­ta impu­ni­dad… La his­to­ria les juz­ga­rá y, como bien dice Lluis Llach en su mara­vi­llo­so réquiem «Cam­pa­na­des a morts»: «Ase­si­nos de razo­nes y de vidas, que nun­ca ten­gáis repo­so a lo lar­go de vues­tros días, y que en la muer­te os per­si­gan nues­tras memo­rias». No per­de­mos la espe­ran­za de que algún día se vean sen­ta­dos en el ban­qui­llo y que la his­to­ria los reco­ja como lo que ver­da­de­ra­men­te fue­ron: unos geno­ci­das y unos cri­mi­na­les.

Sin embar­go, 35 años más tar­de uste­des siguen pidien­do ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción…

Nos pare­ce fun­da­men­tal. Las ver­sio­nes ofi­cia­les sobre aque­llos hechos son men­ti­ro­sas, ver­gon­zo­sas, ter­gi­ver­sa­das… y su úni­co obje­to era ampa­rar a quie­nes los eje­cu­ta­ron, tan­to a nivel mate­rial como polí­ti­co. Eso hay que cam­biar­lo. La his­to­ria no pue­de reco­ger aque­llos hechos tal como los expli­can los infor­mes poli­cia­les. A nivel ins­ti­tu­cio­nal nun­ca se han preo­cu­pa­do por escla­re­cer los hechos ni por juz­gar­los. Los pocos inten­tos que se han rea­li­za­do en la bús­que­da de la ver­dad han sido por ini­cia­ti­va nues­tra.

En cuan­to a la jus­ti­cia, la Ley de Amnis­tía de 1977 no es de amnis­tía sino de pun­to final, por el que todos los fun­cio­na­rios o Fuer­zas del Esta­do que hayan come­ti­do cual­quier tipo de deli­to con­tra los dere­chos de las per­so­nas van a ser amnis­tia­dos. Eso no es de reci­bo en un país que se dice demo­crá­ti­co. Se deben enjui­ciar los hechos y, una vez juz­ga­dos, ten­drán que pagar las penas; y si se les apli­ca la amnis­tía, que se les apli­que, pero sabien­do ver­da­de­ra­men­te lo que habían hecho…

Y lue­go está la repa­ra­ción…

La repa­ra­ción es un reco­no­ci­mien­to efec­ti­vo de las per­so­nas. Se están dan­do algu­nos pasos. En el Par­la­men­to de Gas­teiz, por ejem­plo, se nos ha reco­no­ci­do como «víc­ti­mas del terro­ris­mo» en una decla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal con el aval de todos los gru­pos polí­ti­cos.

La con­tra­dic­ción vie­ne des­pués, cuan­do no nos ampa­ran las leyes que ese mis­mo par­la­men­to aprue­ba en soli­da­ri­dad con las víc­ti­mas del terro­ris­mo. Nos dicen que el terro­ris­mo de la vio­len­cia del Esta­do no está con­tem­pla­do en esas leyes… Ade­más fue un 3 de mar­zo cuan­do se hizo la decla­ra­ción, les venía bien ante la ciu­da­da­nía para lavar la cara…

La repa­ra­ción a nivel moral tam­bién es impor­tan­te. La repa­ra­ción mate­rial es un dere­cho al que no renun­cia­mos, pero no lo con­si­de­ra­mos prio­ri­ta­rio; sí con­si­de­ra­mos prio­ri­dad la garan­tía de que hechos de aquel tipo no vuel­van a ocu­rrir…

¿De qué mane­ra se pue­de mate­ria­li­zar esa garan­tía de no repe­ti­ción?

Un esta­do demo­crá­ti­co tie­ne sufi­cien­tes medios para garan­ti­zar la apli­ca­ción de dere­chos y liber­ta­des de todas las per­so­nas. No es de reci­bo, por tan­to, que se siga per­mi­tien­do la tor­tu­ra o que se vul­ne­ren dere­chos fun­da­men­ta­les. Tie­nen los meca­nis­mos y las leyes para que no se dé nin­gún tipo de vul­ne­ra­ción. Y si se die­ran, tie­nen tam­bién los meca­nis­mos para apli­car jus­ti­cia. No creo que el Esta­do esté hoy por esas garan­tías de no repe­ti­ción por­que es el pro­pio Esta­do el que las vul­ne­ra.

No todas las víc­ti­mas de este últi­mo medio siglo han reci­bi­do ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción. Tam­po­co reco­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal… ¿Hay dife­ren­tes tipos de víc­ti­mas?

En cuan­to a sufri­mien­to y dolor, todas las víc­ti­mas somos igua­les, pero lo que nos hace dife­ren­tes es el tra­ta­mien­to y la dis­cri­mi­na­ción. Algu­nas no exis­ti- mos. La dis­cri­mi­na­ción es total sobre las víc­ti­mas que ha pro­vo­ca­do la pro­pia vio­len­cia y el terro­ris­mo de Esta­do.

Son inca­pa­ces siquie­ra de per­se­guir y juz­gar a los auto­res mate­ria­les y a los induc­to­res polí­ti­cos del 3 de mar­zo de 1976. No se les ha con­de­na­do en nin­gún ámbi­to; ni siquie­ra en el aspec­to polí­ti­co se les ha exi­gi­do una rec­ti­fi­ca­ción ni se les ha hecho una repro­ba­ción… En cam­bio, el otro tipo de víc­ti­mas han teni­do todo tipo de reco­no­ci­mien­tos y home­na­jes, y a los auto­res de esas accio­nes les impo­nen pudrir­se en las cár­ce­les…

Se da una para­do­ja tre­men­da: tor­tu­ra­do­res o geno­ci­das como Carre­ro Blan­co o Meli­tón Man­za­nas están reco­no­ci­dos como víc­ti­mas. Sin embar­go, a las víc­ti­mas de ellos se les ha nega­do el reco­no­ci­mien­to y esa cate­go­ría por­que son víc­ti­mas de un Esta­do que, ade­más, ejer­cía pode­res total­men­te ile­gí­ti­mos pues había sido implan­ta­do a tra­vés del terror y las armas…

Recor­da­ba que el Par­la­men­to de Gas­teiz les reco­no­cía el 3 de mar­zo de 2006 como «víc­ti­mas del terro­ris­mo». El mis­mo día, por la tar­de, la Ertzain­tza les apa­lea­ba en la mani­fes­ta­ción del 30º ani­ver­sa­rio y pare­cían cebar­se de nue­vo con usted y otra víc­ti­ma del 3 de mar­zo…

Yo revi­ví aque­llo como una pesa­di­lla. Pen­sa­ba que esta­ba pasan­do lo mis­mo del 76. En 2006, las lesio­nes físi­cas no lle­ga­ron a la impor­tan­cia de 30 años atrás; tuve más suer­te por­que sólo me rom­pie­ron el tabi­que nasal, pero si el cula­ta­zo que me die­ron en la nariz me lo dan unos cen­tí­me­tros más a la dere­cha, ter­mi­nan la fae­na de 1976…

Noso­tros veía­mos que la lucha de la Aso­cia­ción 3 de Mar­zo era moles­ta por­que no se limi­ta sola­men­te a home­na­jear y recor­dar a los com­pa­ñe­ros ase­si­na­dos. El espí­ri­tu del 3 de mar­zo reco­ge la mis­ma lucha que se lle­vó hace 35 años: la denun­cia de todas las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos y liber­ta­des. Y eso es moles­to para algu­nos.

Ade­más del ani­ver­sa­rio, aquel día exi­gía­mos tam­bién escla­re­ci­mien­to y ver­dad sobre la muer­te ‑esos mis­mos días- de dos pre­sos vas­cos: Rober­to Sainz e Igor Angu­lo. Las fami­lias no se creían la ver­sión ofi­cial y noso­tros nos uni­mos al dolor y a la deman­da de escla­re­ci­mien­to. Lle­va­mos una iku­rri­ña con las fotos de los dos y un cres­pón negro en señal de due­lo. La actua­ción de la Ertzain­tza fue con­tun­den­te; las dos per­so­nas que lle­vá­ba­mos la iku­rri­ña aca­ba­mos apa­lea­dos, arras­tra­dos por el sue­lo, con lesio­nes impor­tan­tes y, final­men­te, impu­tados por un deli­to de enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo, con un expe­dien­te san­cio­na­dor y jui­cio por lesio­nes, aten­ta­do a la auto­ri­dad, coac­cio­nes…

Lue­go la pro­pia Audien­cia Nacio­nal dijo que noso­tros no había­mos come­ti­do nin­gún deli­to, sino que ejer­cía­mos el dere­cho de mani­fes­ta­ción com­ple­men­te legal y que no había enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo.

En 1976, la Poli­cía dijo que dis­pa­ró más de mil balas para defen­der­se. En 2006, la Ertzain­tza car­gó con­tra la mani­fes­ta­ción pací­fi­ca y aca­bó acu­san­do a varias per­so­nas de aten­ta­do a la auto­ri­dad… ¿Se pue­de ser víc­ti­ma tam­bién de las ver­sio­nes ofi­cia­les?

El Esta­do se pro­te­ge con ver­sio­nes men­ti­ro­sas. Sue­len decir que hay miem­bros de orga­ni­za­cio­nes que siguen un manual, pero es el Esta­do el que sigue un manual de actua­ción. En 1976 jus­ti­fi­ca­ron la masa­cre dicien­do que se vie­ron obli­ga­dos a dis­pa­rar para pre­ser­var sus vidas. En 2006 dije­ron que noso­tros fui­mos los que les ata­ca­mos, que yo les qui­se arre­ba­tar la esco­pe­ta, cuan­do en reali­dad lo que hice fue pro­te­ger­me ins­tin­ti­va­men­te por el mie­do a que me abrie­ra la cabe­za con el lan­za­pe­lo­tas. Se ava­lan­za­ron enci­ma cua­tro o cin­co ertzai­nas y reci­bi­mos la pali­za ya en el sue­lo. Se pudo demos­trar la fal­se­dad de su ver­sión por­que había un vídeo…

¿La cali­dad de una demo­cra­cia se mide tam­bién por el gra­do de impu­ni­dad de gober­nan­tes, poli­cías, jue­ces…?

Si en el Esta­do espa­ñol fué­ra­mos a medir la cali­dad de la demo­cra­cia por la impu­ni­dad de sus gobier­nos, esta­ría­mos en demo­cra­cia cero por­que la impu­ni­dad deri­va­da del fran­quis­mo ha sido total. A estos no les han pedi­do ni cua­ren­te­na, ni con­de­na del ante­rior régi­men, ni nada… Se vol­vie­ron demó­cra­tas de la noche a la maña­na.

¿Qué due­le más en su inte­rior: la pro­pia agre­sión físi­ca, la fal­se­dad de las ver­sio­nes ofi­cia­les, la humi­lla­ción de no ser siquie­ra reco­no­ci­do como víc­ti­ma, la impu­ni­dad de los auto­res…?

Las lesio­nes físi­cas due­len por­que te mar­can la vida y te con­di­cio­nan total­men­te. De tener una carre­ra ya más o menos esta­ble­ci­da, de tener un pues­to de tra­ba­jo, una pro­yec­ción de futu­ro… pasas a que una actua­ción poli­cial te cam­bia com­ple­ta­men­te la vida. Eso due­le mucho, pero no due­le tan­to como la impu­ni­dad y el tra­ta­mien­to que se está reci­bien­do pos­te­rior­men­te.

Noso­tros hemos inten­ta­do reabrir los casos a nivel judi­cial y se nos han nega­do siem­pre en el Esta­do espa­ñol. Due­le más la impu­ni­dad que el daño físi­co.

¿Qué es para usted la memo­ria his­tó­ri­ca?

Es una nece­si­dad impe­rio­sa de saber lo que ha ocu­rri­do. Un esta­do demo­crá­ti­co tie­ne que saber lo que ha pasa­do para actuar en el pre­sen­te y cons­truir el futu­ro. Algu­nos dicen que es mejor no reabrir heri­das, pero una heri­da bien cerra­da no se reabre, y para cerrar­la hay que afron­tar los hechos que ocu­rrie­ron. En ese sen­ti­do, el Esta­do espa­ñol tie­ne un défi­cit muy gran­de.

Algu­nos sec­to­res pro­mo­cio­nan a las víc­ti­mas de ETA como gru­pos de pre­sión sobre la polí­ti­ca esta­tal y vas­ca… ¿Corres­pon­de a las víc­ti­mas ‑por ser­lo- deci­dir sobre la polí­ti­ca? ¿Tie­nen más razón por ser víc­ti­mas?

Las víc­ti­mas no pode­mos con­di­cio­nar pro­ce­sos polí­ti­cos ni esta­dos de opi­nión ni nada que se le parez­ca. Pode­mos opi­nar como ciu­da­da­nos nor­ma­les, pero no como víc­ti­mas. Es más, en cier­ta mane­ra pode­mos estar media­ti­za­dos por una situa­ción más o menos per­so­nal, que podría con­di­cio­nar­te una actua­ción.…

Yo no ten­go odio ni ren­cor; sí ten­go rabia, nece­si­dad de que se nos reco­noz­ca, pero no me sien­to legi­ti­ma­do para con­di­cio­nar a un par­ti­do u otro, o a un lehen­da­ka­ri o a un pre­si­den­te de gobierno a que vaya por aquí en fun­ción de mi bene­fi­cio o mane­ra de pen­sar.

Sí tene­mos dere­cho a opi­nar como uno más y tene­mos tam­bién dere­cho a la ver­dad, a la jus­ti­cia y a la repa­ra­ción, y a que ese espa­cio de impu­ni­dad se vaya corri­gien­do.

Este año ven­drán alle­ga­dos y víc­ti­mas del Bloody Sun­day irlan­dés (14 muer­tos el 30-I-72). Su lucha ha sido muy simi­lar. Sin embar­go, allá el Infor­me Savi­lle encar­ga­do por el Gobierno bri­tá­ni­co con­fir­mó la ino­cen­cia de las víc­ti­mas y el pri­mer minis­tro cali­fi­có de «injus­ti­fi­ca­da e injus­ti­fi­ca­ble» la actua­ción mili­tar y pidió per­dón a los norir­lan­de­ses. ¿Se ima­gi­na aquí algo simi­lar?

Hoy día, no. Cuan­do salió el Infor­me Savi­lle en junio, diji­mos que era un ejem­plo a seguir por el Gobierno espa­ñol. No hay nin­gún atis­bo de que vaya a ir en esa direc­ción… Es cier­to que en Irlan­da ha sido 38 años des­pués; aquí han pasa­do 35 pero nun­ca es tar­de. Aque­llo es jus- ticia, bus­car la ver­dad y reco­no­cer. Es nece­sa­rio impul­sar y crear una Comi­sión de la Ver­dad para Eus­kal Herria

La lucha ha sido muy pare­ja: Derry-Gas­teiz, Bloody Sunday‑3 de Mar­zo. La dife­ren­cia es que allá, aun­que tar­de, se ha reco­no­ci­do el peca­do come­ti­do por el Ejér­ci­to bri­tá­ni­co. En algún momen­to, el Esta­do espa­ñol ten­drá que reco­no­cer la masa­cre come­ti­da con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra el 3 de mar­zo de 1976.

Des­pués de todo lo vivi­do estos años, ¿con­fía en que algún día habrá jus­ti­cia?

Esta­mos tan escar­men­ta­dos… Nos han dado tan­tos palos duran­te todos estos años… No per­de­mos la espe­ran­za y es nues­tra labor. Esa es nues­tra inquie­tud y vamos a seguir pelean­do.

Fer­min Muna­rriz – Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *