Patriar­ca­do y fun­da­men­ta­lis­mo, dos caras de la mis­ma mone­da – IPS

Aun­que en Occi­den­te se tien­de a iden­ti­fi­car al fun­da­men­ta­lis­mo con el inte­gris­mo islá­mi­co, el fenó­meno en reali­dad está pre­sen­te en todas las regio­nes y en todas las reli­gio­nes, con carac­te­rís­ti­cas comu­nes.

Para lla­mar la aten­ción sobre el pro­ble­ma y cómo éste afec­ta en par­ti­cu­lar a las muje­res de todo el pla­ne­ta, la Aso­cia­ción para los Dere­chos de la Mujer y el Desa­rro­llo (AWID) lan­zó un nue­vo infor­me esta sema­na en el mar­co de la reu­nión anual de la Comi­sión sobre el Esta­tus de las Muje­res, que se cele­bra en Nue­va York. El infor­me se titu­la «Hacia un futu­ro sin fun­da­men­ta­lis­mos».

Siguien­do un ante­rior inves­ti­ga­ción de AWID, el infor­me seña­la que los movi­mien­tos fun­da­men­ta­lis­tas tien­den a ser into­le­ran­tes y patriar­ca­les, opues­tos a los intere­ses de las muje­res y con dis­cur­sos basa­dos en abso­lu­tos.

Sai­ra Zube­ri, coor­di­na­do­ra de la ini­cia­ti­va Resis­tien­do y Desa­fian­do a los Fun­da­men­ta­lis­mos Reli­gio­sos, crea­da en 2007, seña­ló que el fenó­meno se mues­tra en «movi­mien­tos muy com­ple­jos y sofis­ti­ca­dos». Aun­que pue­dan hacer énfa­sis en temas dife­ren­tes, ambos pro­cu­ran el con­trol social. Por ejem­plo, en el ámbi­to de las muje­res, mien­tras los fun­da­men­ta­lis­tas cris­tia­nos se con­cen­tran en los dere­chos repro­duc­ti­vos, los islá­mi­cos pres­tan más aten­ción a pro­mo­ver una ves­ti­men­ta «modes­ta». Y para lograr sus metas, los fun­da­men­ta­lis­tas son opor­tu­nis­tas, bus­can­do alian­zas don­de pue­dan encon­trar­las, sin impor­tar si hay ple­na coin­ci­den­cia ideo­ló­gi­ca.

Según María Con­sue­lo Mejía, direc­to­ra de la orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal Cató­li­cas por el Dere­cho a Deci­dir (CDD), Méxi­co es esce­na­rio de esa situa­ción. «En Méxi­co hoy el prag­ma­tis­mo polí­ti­co es todo. No hay ideo­lo­gía, no hay prin­ci­pios… por­que esta­mos fren­te a un pro­ce­so pre-elec­to­ral», dijo a IPS. El opo­si­tor Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal «hace alian­zas con la Igle­sia Cató­li­ca, pero no se supo­ne que deban hacer alian­zas con la igle­sia, mien­tras que el PAN (gober­nan­te Par­ti­do de Acción Nacio­nal) for­ja alian­zas con el PRD (Par­ti­do de la Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca)», seña­ló. «Y eso es muy dañino para noso­tras».

Fun­da­do en 1994, el gru­po CDD defien­de el dere­cho de las muje­res a deci­dir sobre su sexua­li­dad y repro­duc­ción, y pro­mue­ve la sepa­ra­ción de la igle­sia y el Esta­do.

La orga­ni­za­ción reali­zó una inves­ti­ga­ción entre 2003 y 2005 en cua­tro paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos (Boli­via, Bra­sil, Colom­bia y Méxi­co), y con­clu­yó que alre­de­dor de 60 por cien­to de sus pobla­cio­nes cató­li­cas acep­ta­ban el dere­cho de las muje­res a abor­tar en cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res. CDD tam­bién indi­có que «al menos 70 por cien­to de la pobla­ción cató­li­ca en Méxi­co no sigue las ense­ñan­zas de la Igle­sia» y usa anti­con­cep­ti­vos, prac­ti­ca abor­to y desea edu­ca­ción sexual en sus escue­las. «Noven­ta y nue­ve por cien­to no quie­ren que la Igle­sia Cató­li­ca influen­cie las polí­ti­cas públi­cas».

Una orga­ni­za­ción simi­lar es Cató­li­cas por el Dere­cho a Deci­dir, for­ma­da en Esta­dos Uni­dos en 1973 bajo el prin­ci­pio de que las creen­cias reli­gio­sas no deben coar­tar el dere­cho de las per­so­nas a tomar deci­sio­nes libres sobre su salud repro­duc­ti­va.

El movi­mien­to es tam­bién muy acti­vo en Esta­dos Uni­dos. La sema­na pasa­da, legis­la­do­res con­ser­va­do­res del opo­si­tor Par­ti­do Repu­bli­cano pro­mo­vie­ron en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes del Con­gre­so una reduc­ción de los fon­dos para el gru­po Plan­ned Parenthood (Pater­ni­dad Pla­ni­fi­ca­da), uno de los mayo­res pro­vee­do­res de salud repro­duc­ti­va para muje­res pobres en ese país. El argu­men­to era que rea­li­za­ban abor­tos.

Mejía seña­ló que muchos de estos repu­bli­ca­nos anti­abor­tis­tas eran cris­tia­nos fun­da­men­ta­lis­tas, y apun­tó una apa­ren­te con­tra­dic­ción entre los resul­ta­dos de las encues­tas y la influen­cia polí­ti­ca de estos movi­mien­tos «pro-vida».

Por lo gene­ral suce­de que «las muje­res que tie­nen un abor­to no están dis­pues­tas a apo­yar un gobierno a favor de los dere­chos de las muje­res», dijo a IPS. Esto se debe que el abor­to que han prac­ti­ca­do tie­ne que ver con «resol­ver sus pro­pios pro­ble­mas, y real­men­te creen que lo que están hacien­do está mal». «Por otro lado, el mal lla­ma­do movi­mien­to ‘pro-vida’ tie­ne muchas otras for­mas y muchas otras cau­sas para uni­fi­car­se», seña­ló. «Y tie­nen mucho dine­ro y gen­te en pues­tos cla­ve».

Mejía tam­bién sub­ra­yó que la mayor par­te de la pobla­ción mexi­ca­na tie­ne mie­do, y por eso no expre­sa abier­ta­men­te su opi­nión. La ciu­dad de Méxi­co es el úni­co lugar del país en que las muje­res pue­den abor­tar con más de 12 sema­nas de emba­ra­zo. «El patriar­ca­do es real­men­te un fac­tor, una razón muy impor­tan­te detrás del fun­da­men­ta­lis­mo», expli­có. «Rom­per el patriar­ca­do es un pro­ble­ma, por­que sig­ni­fi­ca rom­per con todo el sis­te­ma de fun­cio­na­mien­to de nues­tra socie­dad». Por tan­to, «la auto­no­mía de las muje­res está rom­pien­do una moral de domi­na­ción y toda la for­ma de ope­rar de una socie­dad».

Lydia Alpi­zar, direc­to­ra eje­cu­ti­va de AWID, seña­ló que «las mue­res tam­bién pue­den ser fun­da­men­ta­lis­tas, y hay muchas muje­res fun­da­men­ta­lis­tas que están en con­tra de la auto­no­mía de la mujer, con­tra los dere­chos repro­duc­ti­vos y con­tra la edu­ca­ción sexual».

El infor­me de AWID dedi­ca su últi­ma y más impor­tan­te par­te a estra­te­gias femi­nis­tas de resis­ten­cia, sub­ra­yan­do la impor­tan­cia de «recla­mar una visión femi­nis­ta de la reli­gión y de la fami­lia». «Por mucho tiem­po, aque­llos como noso­tros que tra­ba­ja­mos por los dere­chos huma­nos de las muje­res no hemos tra­ba­ja­do real­men­te en temas de reli­gión, y sos­pe­cho que esto tie­ne que ver con nues­tro de deseo de pre­sen­tar­nos como secu­la­res», dijo la acti­vis­ta femi­nis­ta india Pra­ma­da Menon, cita­da en el infor­me.

Las acti­vis­tas aho­ra reco­no­cen la impor­tan­cia de dia­lo­gar y deba­tir con los fun­da­men­ta­lis­tas reli­gio­sos.

Cleo Fate­rih­chi.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *