La (in)Justicia como coar­ta­da- Xabier Maka­za­ga

En una entre­vis­ta al dia­rio «Berria», el lehen­da­ka­ri Patxi López dejó bien cla­ro que no daba ni daría cre­di­bi­li­dad algu­na a las denun­cias de tor­tu­ras has­ta que no hubie­ra una sen­ten­cia fir­me de la Jus­ti­cia. Y cuan­do el perio­dis­ta le indi­có que los infor­mes de los exper­tos de la ONU sí que les con­ce­dían cre­di­bi­li­dad, el lehen­da­ka­ri insis­tió en negár­se­la.

Por des­gra­cia, ésa pare­ce ser la pos­tu­ra ofi­cial del PSE y del actual Gobierno de Lakua al res­pec­to, por­que la con­se­je­ra de Edu­ca­ción, Isa­bel Celaá, ha insis­ti­do en la nece­si­dad de que haya sen­ten­cias judi­cia­les fir­mes para poder incor­po­rar a las aulas casos de víc­ti­mas poli­cia­les, aña­dien­do que su Depar­ta­men­to tenía la inten­ción de ser «muy rigu­ro­so» en la selec­ción de dichas víc­ti­mas.

Y tan rigu­ro­so, por­que la exi­gen­cia de esas sen­ten­cias judi­cia­les fir­mes exclu­ye a la inmen­sa mayo­ría de las víc­ti­mas del Esta­do que nun­ca han reci­bi­do ni reco­no­ci­mien­to ofi­cial ni repa­ra­ción algu­na. Tan­to duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta como duran­te la lla­ma­da tran­si­ción y estos últi­mos 25 años, la nega­ción de esas víc­ti­mas ha sido una cons­tan­te.

El infor­me del ante­rior direc­tor de Dere­chos Huma­nos del Gobierno vas­co, Jon Mire­na Lan­da, iden­ti­fi­có al menos 75 muer­tos por actua­cio­nes poli­cia­les y para­po­li­cia­les, en mani­fes­ta­cio­nes, con­tro­les u otro tipo de actua­cio­nes, sin que se hayan dado ape­nas sen­ten­cias con­de­na­to­rias. Y con las víc­ti­mas de la tor­tu­ra por moti­va­ción polí­ti­ca en depen­den­cias poli­cia­les, que han sido unas 10.000 duran­te estos últi­mos 50 años, ha suce­di­do otro tan­to.

En la mis­ma sesión par­la­men­ta­ria de la Comi­sión de Edu­ca­ción en la que puso como con­di­ción la exis­ten­cia de sen­ten­cias judi­cia­les fir­mes, Isa­bel Celaá sacó a relu­cir varias veces al pro­fe­sor del aula de Éti­ca de la Uni­ver­si­dad de Deus­to Xabier Etxe­be­rria, que es sin duda una refe­ren­cia indis­cu­ti­ble para el PSE en el tema de las víc­ti­mas, y ensal­zó su tra­ba­jo «Sobre la tor­tu­ra, pers­pec­ti­va éti­ca y pro­pues­ta peda­gó­gi­ca».

Aho­ra bien, en dicho tra­ba­jo, Etxe­be­rria afir­ma que «la tor­tu­ra no se ha des­te­rra­do, se ha hecho secre­ta. Y esto ha supues­to cier­tos agra­va­mien­tos», uno de los cua­les es que si el tor­tu­ra­dor «es inte­li­gen­te como para no dejar hue­llas, si está “bien pro­te­gi­do por el sis­te­ma”, nadie sabrá lo que ha hecho, nadie le pedi­rá cuen­tas, el tor­tu­ra­do no ten­drá a quién recla­mar. Este secre­tis­mo, por un lado, garan­ti­za la impu­ni­dad del tor­tu­ra­dor y, por otro, deja sumi­da a la víc­ti­ma en el mayor des­am­pa­ro no sólo en el momen­to de ser tor­tu­ra­da, sino en el momen­to de recla­mar la jus­ti­cia y la repa­ra­ción debi­da por lo que se le ha hecho».

Ante ello, sub­ra­ya la impor­tan­cia de con­ti­nuar la bata­lla por des­te­rrar la tor­tu­ra, y reco­mien­da tra­tar de «hacer­la públi­ca, de hacer que se sepa, de airear­la con vigor, no sólo para que se aca­be con la impu­ni­dad de los tor­tu­ra­do­res, sino para que haya una ver­da­de­ra rege­ne­ra­ción demo­crá­ti­ca y espe­cial­men­te para que las víc­ti­mas pue­dan tener la jus­ti­cia y repa­ra­ción debi­das».

Para con­se­guir dicho obje­ti­vo, Xabier Etxe­be­rria pro­po­ne como cri­te­rio «que se reco­noz­ca que se da al menos tan­ta tor­tu­ra como la que vie­ne ava­la­da por las deci­sio­nes judi­cia­les y por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de pro­ba­da hones­ti­dad e impar­cia­li­dad» (men­cio­na a Amnis­tía Inter­na­cio­nal, el CPT del Con­se­jo de Euro­pa, el CAT y el Rela­tor para la Tor­tu­ra de la ONU…), y tam­bién por «orga­nis­mos loca­les de simi­lar impar­cia­li­dad pro­ba­da».

¿Siguen las auto­ri­da­des del PSE esa reco­men­da­ción y ese cri­te­rio? Has­ta aho­ra, aun­que tan­to ensal­cen al pro­po­nen­te, des­de lue­go que no, por­que hacen todo lo con­tra­rio de airear los casos de tor­tu­ra y, en lugar de acep­tar lo que afir­man y reco­mien­dan los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y loca­les men­cio­na­dos, se escu­dan en la (in)Justicia para seguir con­de­nan­do a miles de víc­ti­mas de la tor­tu­ra al mayor de los des­am­pa­ros.

¿Y en ade­lan­te? Es espe­ran­za­dor el hecho de que se hayan deci­di­do, por fin, a apo­yar una pro­po­si­ción no de ley para ins­tar al Gobierno de Lakua a «cons­ti­tuir de mane­ra inme­dia­ta un espa­cio ins­ti­tu­cio­nal y admi­nis­tra­ti­vo» para aten­der a las víc­ti­mas no reco­no­ci­das has­ta aho­ra, y a «poner en mar­cha medi­das y actua­cio­nes des­ti­na­das a su reco­no­ci­mien­to».

Mucho me temo, sin embar­go, que segui­rán ocul­tan­do la terri­ble reali­dad de la tor­tu­ra y exi­gien­do prue­bas a los tor­tu­ra­dos, aun­que todos los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les men­cio­na­dos sub­ra­yen que la no exis­ten­cia de dichas prue­bas, que el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción hace prác­ti­ca­men­te impo­si­bles, no sig­ni­fi­ca en abso­lu­to que las denun­cias sean fal­sas.

En nues­tras manos, y sobre todo en las de esos miles de tor­tu­ra­dos y tor­tu­ra­das, está obli­gar­les a rec­ti­fi­car y a dar nue­vos pasos que con­duz­can a un rápi­do reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción de todas las víc­ti­mas. De abso­lu­ta­men­te todas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *