Islan­dia, la revo­lu­cion no narra­da en TV

“Si recha­zan el pago de la deu­da, pro­ba­ble­men­te ten­dre­mos que reba­jar la cali­fi­ca­ción de Islan­dia a Ba1 o menos.” -Comu­ni­ca­do de la agen­cia Moody’s-

Las revo­lu­cio­nes son siem­pre muy foto­gé­ni­cas, y aho­ra inclu­so se retrans­mi­ten en direc­to. Ahí tene­mos el caso de Egip­to, cuya lucha con­tra Muba­rak hemos vis­to en tiem­po real, con dece­nas de corres­pon­sa­les sobre el terreno; y lo mis­mo pasa­ría en Libia si Gada­fi per­mi­tie­ra la entra­da de perio­dis­tas.

Pero las revo­lu­cio­nes que­dan bien en la tele si son vio­len­tas. Si no hay mani­fes­ta­cio­nes tumul­tuo­sas, barri­ca­das ardien­do, pedra­das y gen­te con la cabe­za abier­ta, no hay mucho que ver. Debe de ser por eso que no tene­mos corres­pon­sa­les en Islan­dia, y has­ta aho­ra nin­gún tele­dia­rio ha conec­ta­do en direc­to con las calles de Reikia­vik, ni en los perió­di­cos hay info­gra­fías dia­rias sobre este peque­ño país del nor­te de Euro­pa.

Decir “revo­lu­ción pací­fi­ca” sue­na a oxí­mo­ron, y muchos dirán que no es posi­ble, que es otra cosa. Pero los islan­de­ses están pro­ta­go­ni­zan­do lo más pare­ci­do a una revo­lu­ción que hemos vis­to en esta par­te del mun­do en mucho tiem­po, y por aquí ape­nas nos hemos ente­ra­do. Segu­ra­men­te por­que las mediá­ti­cas revuel­tas ára­bes no tie­nen ries­go de con­ta­gio en Euro­pa, mien­tras que la movi­li­za­ción islan­de­sa pue­de dar­nos ideas peli­gro­sas.

Des­pués de que la eco­no­mía de Islan­dia, la niña boni­ta del neo­li­be­ra­lis­mo, se hun­die­se en 2008, con ban­cos que­bra­dos y una deu­da inasu­mi­ble, los poco más de 300.000 habi­tan­tes de esta isla nór­di­ca salie­ron a la calle y la lia­ron. Y no han para­do has­ta hoy.

Entre otras cosas han con­se­gui­do que el gobierno dimi­ta, nacio­na­li­zar la ban­ca, per­se­guir penal­men­te a los ban­que­ros res­pon­sa­bles, recha­zar en refe­rén­dum el pago de la deu­da ban­ca­ria, y aho­ra par­ti­ci­pan en la ela­bo­ra­ción de una nue­va cons­ti­tu­ción más demo­crá­ti­ca y social. Por si fue­ra poco, han apro­ba­do una ini­cia­ti­va para con­ver­tir el país en un refu­gio inter­na­cio­nal para la liber­tad de pren­sa, don­de el pró­xi­mo Julian Assan­ge pue­da tra­ba­jar sin que lo encar­ce­len ni le cie­rren la web.

Sí, es ver­dad que Espa­ña e Islan­dia no tie­nen mucho en común. Es un país peque­ño, ais­la­do, con pecu­lia­ri­da­des eco­nó­mi­cas. Pero des­pués de tan­to decir­nos que no somos Gre­cia ni Irlan­da, a uno le entran ganas de ser Islan­dia un rati­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *