Al que no sabe, cual­quie­ra le enga­ña- Mikel Ari­za­le­ta

El gran Eduar­do Galeano nos recor­da­ba que Simón Rodrí­guez, aquel que escri­bie­ra El Liber­ta­dor del Medio­día de Amé­ri­ca y sus com­pa­ñe­ros de Armas, tenía fama de loco, y así lo lla­ma­ban: El loco. Decía locu­ras, como éstas:

“Ense­ñe­mos a los niños a ser pre­gun­to­nes, para que se acos­tum­bren a obe­de­cer a la razón: no a la auto­ri­dad como los limi­ta­dos, ni a la cos­tum­bre como los estú­pi­dos. Al que no sabe, cual­quie­ra lo enga­ña. Al que no tie­ne, cual­quie­ra lo com­pra”.

Los gobier­nos euro­peos, todos tan igua­les, tan sumi­sos y ple­ga­dos a sus amos, han cogi­do carre­ri­lla en el saqueo: roban a los pobres para dár­se­los a los ricos. Su que­rer deter­mi­na la liber­tad de las gen­tes y su ven­gan­za la cuan­tía del deli­to. Hoy la que­ma de una pape­le­ra en Bil­bao pue­de con­lle­var más años de cár­cel y penar que la impues­ta por el tri­bu­nal de Nurem­berg a gran­des cri­mi­na­les nazis. “Ange­klag­ter Karl Dönitz! Gemäss den Punk­ten der Ankla­ges­chrift, unter wel­chen Sie für schul­dig befun­den wur­den, veur­teilt Sie der Inter­na­tio­na­le Mili­tär­ge­richtshof zu zehn Jah­ren Gefän­gnis”, el Tri­bu­nal Mili­tar Inter­na­cio­nal con­de­na a Karl Dönitz a 10 años. La Audien­cia Nacio­nal de hoy, el TOP de ayer, con­de­na a 14 años al joven Oier Urru­tia por “tener en casa 4 cohe­tes de fies­tas de car­na­val”

El movi­mien­to anti­rre­pre­si­vo ha lla­ma­do la aten­ción sobre las “con­de­nas de ven­gan­za” que pesan sobre varios jóve­nes gas­teiz­ta­rras y ha hecho un repa­so por los jui­cios cele­bra­dos en el tri­bu­nal espe­cial en los últi­mos meses. La des­me­su­ra la han con­ver­ti­do en cri­te­rio.

El inten­to de la cineas­ta Isa­bel Coixet, de la mano del buen escri­tor Manuel Rivas, de ven­der­nos a Bal­ta­sar Gar­zón como juez crea­dor de dig­ni­dad y no pro­pa­ga­dor de indig­ni­dad y estul­ti­cia pue­de ser timo de la estam­pi­ta en tie­rras aje­nas o pro­pa­gan­da patrio­te­ra en la Ber­li­na­le, pero aquí, en nues­tro pue­blo, don­de sus deten­cio­nes noc­tur­nas son escu­pi­ta­jo al dere­cho, asal­to en la madru­ga­da, deten­cio­nes en cazon­ci­llos, robo y des­tro­zo de ajuar case­ro y mora­da, inco­mu­ni­ca­ción, bol­sa y tor­tu­ra y, a veces, vio­la­ción…, aquí el juez Bal­ta­sar Gar­zón no pasa de ser un cola­bo­ra­dor del terror.

Esta­mos acos­tum­bra­dos a obe­de­cer a la razón: no a la auto­ri­dad como los limi­ta­dos, ni a la cos­tum­bre como los estú­pi­dos. En la vida hemos vis­to, Srª Coixet, muchas pelí­cu­las… y tam­bién apren­di­do que al que no sabe cual­quie­ra le enga­ña. Y Gar­zón, por des­gra­cia, entre noso­tros un juez pade­ci­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *