3 de mar­zo de 1976, un océano de valen­tía – Ampa­ro Lashe­ras, Peri­ko Sola­ba­rria

De los suce­sos del 3 de mar­zo de 1976 se recuer­da por enci­ma de todo el silen­cio. Un silen­cio brus­co que de pron­to se apo­de­ró de las calles envol­vien­do la ciu­dad ente­ra en ese rit­mo des­ga­rra­do y hon­do que pre­ce­de a la tra­ge­dia, a la noti­cia de la muer­te ines­pe­ra­da e injus­ta. En pocas horas, Gas­teiz se con­vir­tió en una ciu­dad ate­rra­da, oscu­re­ci­da por el temor y la tris­te­za. Pare­cía como si el mie­do se hubie­ra roto en terri­bles secuen­cias de dolor, ocul­tan­do la tar­de y has­ta la vida en el soni­do repe­ti­do y lejano de unos dis­pa­ros inter­mi­na­bles…».

Estas pala­bras, escri­tas hace diez años con moti­vo del 25 ani­ver­sa­rio de los ase­si­na­tos del 3 de mar­zo de 1976, salie­ron del cora­zón para recor­dar el esta­lli­do de dolor, rabia y tris­te­za que se apo­de­ró de Gas­teiz en las horas siguien­tes a la masa­cre de la Igle­sia de San Fran­cis­co. Hoy, 35 años años des­pués, con el recuer­do aún vivo y dolo­ri­do, lo suce­di­do en Gas­teiz pre­ci­sa y mere­ce una lec­tu­ra más actua­li­za­da que la que apor­tan los sen­ti­mien­tos pasa­dos.

El 3 de Mar­zo es, en nues­tra opi­nión, el hecho más deli­be­ra­da­men­te olvi­da­do en la his­to­ria de los últi­mos 40 años. Lo que suce­dió en Gas­teiz fue una mues­tra ejem­plar de auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra. Sobre esos hechos se ha habla­do, se ha escri­to e inclu­so algu­na vez se ha teo­ri­za­do. Todos los tra­ba­jos han apor­ta­do refle­xio­nes impor­tan­tes en el aná­li­sis his­tó­ri­co y social de una lucha que, aun­que fue­se sólo por unos días, tocó la uto­pía de la revo­lu­ción.

En Gas­teiz suce­dió algo que tie­ne que ver con ese lado de la ideo­lo­gía polí­ti­ca de la que escri­be Alfon­so Sas­tre: la impor­tan­cia de los sue­ños y la ima­gi­na­ción en la lucha y en la cons­truc­ción del futu­ro. Una pers­pec­ti­va que esca­pa a los aná­li­sis for­ma­les y teó­ri­cos del queha­cer polí­ti­co con­ven­cio­nal, pero indis­pen­sa­ble para enten­der, en su ple­ni­tud revo­lu­cio­na­ria, el movi­mien­to del 3 de Mar­zo.

El cam­bio polí­ti­co que se barrun­ta­ba tras la muer­te de Fran­co fue, sin duda, un fac­tor de impul­so. Sin embar­go, las huel­gas sur­gie­ron en las asam­bleas, con la urgen­cia de cam­bio que des­en­ca­de­na la nece­si­dad de pelear para reco­brar la liber­tad y los dere­chos. Sur­gie­ron en la soli­da­ri­dad y la uni­dad, dos valo­res implí­ci­tos en las teo­rías revo­lu­cio­na­rias y que, en la prác­ti­ca, se con­vier­ten en sue­ño y en fuer­za para luchar, no sólo para mejo­rar un sala­rio o cam­biar un sis­te­ma sin­di­cal sino para cons­truir un nue­vo futu­ro, capaz de derro­tar las estruc­tu­ras capi­ta­lis­tas. En Gas­teiz, nada se dise­ñó des­de arri­ba, todo se cons­tru­yó des­de aba­jo. La orga­ni­za­ción popu­lar y las asam­bleas mar­ca­ron el rit­mo de la lucha y de los obje­ti­vos a con­se­guir.

La soli­da­ri­dad ante la repre­sión patro­nal fue impre­vi­si­ble. Impli­có a todo el mun­do. Las mani­fes­ta­cio­nes eran cons­tan­tes. Las asam­bleas cada vez más par­ti­ci­pa­ti­vas. Allí se exi­gían dere­chos para todas, igual­dad y futu­ro tam­bién para todos. Se crea­ron las Comi­sio­nes Repre­sen­ta­ti­vas que aglu­ti­na­ban a todos los sec­to­res en lucha y, duran­te tres meses, actua­ron como van­guar­dia de una bata­lla ideo­ló­gi­ca que, ade­más de dar con­cien­cia de cla­se al movi­mien­to obre­ro y social que esta­ba nacien­do, gene­ró ilu­sión y dio ese poder extra­or­di­na­rio que da a cual­quier pro­ce­so de cam­bio social y polí­ti­co, el creer o saber que se lle­ga­rá a los obje­ti­vos fina­les. Creo que ése fue un fac­tor impre­vi­si­ble (inclu­so para los sin­di­ca­lis­tas orga­ni­za­dos en la clan­des­ti­ni­dad) y un ele­men­to deci­si­vo en la revo­lu­ción del 3 de Mar­zo. Y para demos­trar que la reali­dad, por ina­mo­vi­ble que parez­ca siem­pre se pue­de trans­for­mar, es pre­ci­so des­ta­car el papel que tuvie­ron las muje­res en el 3 de Mar­zo, que tam­bién ha sido silen­cia­do inclu­so por los movi­mien­tos femi­nis­tas.

Para enten­der­lo, la pri­me­ra pre­gun­ta que se debe­ría hacer es: ¿quié­nes eran estas muje­res? Mayo­ri­ta­ria­men­te amas de casa sin nin­gu­na expe­rien­cia orga­ni­za­ti­va ni de lucha. Unas muje­res a las que duran­te déca­das se les había ense­ña­do que su úni­ca con­tri­bu­ción a la socie­dad era la de man­te­ner el papel de hija, espo­sa y madre. Muje­res a las que se les había edu­ca­do úni­ca y exclu­si­va­men­te para ser un sopor­te fir­me en la fami­lia fran­quis­ta. Y, sin embar­go, esas muje­res, ante la huel­ga de sus com­pa­ñe­ros, rom­pie­ron los valo­res ina­mo­vi­bles del fran­quis­mo, se orga­ni­za­ron, se unie­ron a la lucha y el pro­ce­so les fue trans­for­man­do. Se con­vir­tie­ron en per­so­nas acti­vas, valien­tes y con capa­ci­dad para plan­tear cues­tio­nes y tomar deci­sio­nes. Crea­ron sus pro­pias asam­bleas y su pro­pia diná­mi­ca orga­ni­za­ti­va. Su tra­ba­jo y sus accio­nes movi­li­za­do­ras visi­bi­li­za­ron en la calle y tras­la­da­ron a la socie­dad de Gas­teiz la lucha que se esta­ba pro­pa­gan­do en las fábri­cas. Sin ellas todo habría sido dife­ren­te y posi­ble­men­te sin su fuer­za muchos hom­bres habrían clau­di­ca­do. Den­tro del 3 de Mar­zo, las muje­res lle­va­ron a cabo una revo­lu­ción pro­pia que cam­bió sus vidas y, lo que es más impor­tan­te, su acti­tud ante la socie­dad.

Marx decía que teo­ría y reali­dad deben encon­trar­se y ope­rar jun­tas. El teó­ri­co de pol­tro­na es inade­cua­do, lo mis­mo que el acti­vis­ta que no se guía por ideas. Tie­ne razón, pero la expe­rien­cia del 3 de Mar­zo y de otras luchas libe­ra­do­ras enfren­ta­das al capi­ta­lis­mo nos han demos­tra­do que, ade­más de bus­car la actua­li­za­ción crí­ti­ca de otros pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios bajo la estruc­tu­ra de la dia­léc­ti­ca y la prác­ti­ca de las ideas, hay que aña­dir la ilu­sión y el con­ven­ci­mien­to de que lo que cree­mos y soña­mos es posi­ble. No se cono­ce nin­gún pro­ce­so o lucha don­de no haya exis­ti­do un hom­bre o una mujer que no haya defen­di­do el sue­ño, no la qui­me­ra, de hacer reali­dad sus pro­yec­tos de trans­for­ma­ción de la reali­dad. Y si fue posi­ble antes, tam­bién podrá ser­lo en la actua­li­dad. Como dijo Allen­de, «el pue­blo debe estar aler­ta y vigi­lan­te, debe defen­der sus con­quis­tas». Tal vez por­que cree­mos en esas pala­bras, rei­vin­di­ca­mos la nece­si­dad de intro­du­cir la con­ti­nui­dad de los obje­ti­vos y la ilu­sión de alcan­zar­los como una cuña o van­guar­dia de rebel­día y auda­cia en la reali­dad actual.

Las cau­sas, es decir, la ofen­si­va glo­bal e impa­ra­ble del capi­ta­lis­mo y la nece­si­dad de derro­tar esa ofen­si­va son las mis­mas, per­sis­ten en el tiem­po. En este momen­to de cri­sis, en que el capi­ta­lis­mo pare­ce tocar fon­do al mis­mo tiem­po que bus­ca una nue­va refor­mu­la­ción social y polí­ti­ca de sus teo­rías, tam­bién se agu­di­za el pen­sa­mien­to úni­co y aumen­ta la fal­ta de dere­chos eco­nó­mi­cos de los pue­blos, la mise­ria y la explo­ta­ción. Por lo tan­to, la lucha de cla­ses, aun­que más difu­sa que antes, vuel­ve a gene­rar la nece­si­dad de cam­biar la socie­dad.

Por eso cree­mos que, par­tien­do de las nece­si­da­des y los pro­ble­mas inme­dia­tos que la actual cri­sis está pro­vo­can­do en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, en cada sec­tor, en cada colec­ti­vo y en cada pue­blo; orga­ni­zan­do la acción y la lucha ideo­ló­gi­ca en el tiem­po y el momen­to que exi­gen nues­tros pro­ble­mas y rei­vin­di­ca­cio­nes coti­dia­nas, podría­mos con­fluir en un inte­rés común, en una acu­mu­la­ción de fuer­zas y rebel­días que nos lle­ve a un esce­na­rio de cam­bio para enfren­tar­nos al capi­ta­lis­mo como pue­blo y como cla­se.

El olvi­do indi­vi­dual o colec­ti­vo no exis­te, se fabri­ca o se impo­ne. Como suce­dió con el alza­mien­to mili­tar del 36 y los crí­me­nes fran­quis­tas, con el 3 de Mar­zo no sólo se ha inten­ta­do supri­mir la ver­dad y el horror de los hechos. Se ha pre­ten­di­do borrar y olvi­dar el fun­da­men­to de esa lucha. La razón de la uto­pía. Aho­ra, 35 años des­pués, esta­mos con­ven­ci­dos de que es urgen­te reto­mar la ilu­sión gene­ra­da en las bata­llas que hemos gana­do al capi­ta­lis­mo. Así, el recuer­do de Romual­do, Pedro, Fran­cis­co, José y Bien­ve­ni­do, y el de otros tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos en otros luga­res de Eus­kal Herria, del Esta­do y del mun­do per­ma­ne­ce­rá vivo en el cora­zón, en las ideas y en la lucha siem­pre nece­sa­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca. Como escri­bió Miguel Her­nán­dez, «una gota de pura valentía/​vale más que un océano cobar­de

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *