No es momen­to de hacer­nos los dis­traí­dos- Raul Zibe­chi

Con las revuel­tas ára­bes la cri­sis sis­té­mi­ca glo­bal ingre­sa en una nue­va fase, más impre­vi­si­ble y cada vez más fue­ra de con­trol. Has­ta aho­ra los prin­ci­pa­les acto­res venían sien­do las oli­gar­quías finan­cie­ras y las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, los prin­ci­pa­les gobier­nos, en par­ti­cu­lar los de Esta­dos Uni­dos y Chi­na, y, bas­tan­te más atrás, algu­nas ins­ti­tu­cio­nes como el G‑20. Aho­ra se ha pro­du­ci­do un gran vira­je con el ingre­so en esce­na de los sec­to­res popu­la­res de todo el mun­do, enca­be­za­dos por los pue­blos ára­bes, lo que supo­ne la pro­fun­di­za­ción y ace­le­ra­ción de los cam­bios en cur­so.
El pri­mer cam­pa­na­zo lo die­ron los jóve­nes grie­gos con su revuel­ta de diciem­bre de 2008. Cuan­do el capi­tal finan­cie­ro bus­can­do esca­par de la depre­cia­ción inevi­ta­ble que le aguar­da vol­vió a espe­cu­lar con los ali­men­tos, la pre­ca­ria situa­ción de millo­nes de per­so­nas en el mun­do se vol­vió insos­te­ni­ble. Que las cosas hayan esta­lla­do en el mun­do ára­be no es ines­pe­ra­do, pero bien sabe­mos que algo simi­lar pue­de suce­der en cual­quier par­te del pla­ne­ta, como lo ates­ti­gua la ocu­pa­ción del capi­to­lio de Wis­con­sin, en Esta­dos Uni­dos. La pre­gun­ta no es qué suce­de­rá, sino dón­de vol­ve­rá a aso­mar la hidra de la revo­lu­ción, títu­lo de uno de los mejo­res aná­li­sis de la his­to­ria de los de aba­jo.

La cre­cien­te des­ar­ti­cu­la­ción sis­té­mi­ca se va a lle­var por delan­te a muchos gobier­nos y tam­bién algu­nos esta­dos, sean con­ser­va­do­res, pro­gre­sis­tas o del color que deseen pin­tar­se. Entra­mos en una fase de des­con­trol gene­ra­li­za­do, en la cual las vie­jas fron­te­ras izquier­da-dere­cha, cen­tro-peri­fe­ria y has­ta las ideo­lo­gías hege­mó­ni­cas, ten­de­rán a des­di­bu­jar­se.

La acti­va­ción de los sec­to­res popu­la­res modi­fi­ca los ejes ana­lí­ti­cos y, sobre todo, impo­ne elec­cio­nes éti­cas. El esce­na­rio de las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les cho­ca­rá cada vez más con el esce­na­rio de las luchas eman­ci­pa­to­rias. En con­cre­to: las luchas popu­la­res por la liber­tad pue­den des­ti­tuir gobier­nos y regí­me­nes que pare­cían jugar en con­tra del impe­ria­lis­mo y del mun­do uni­po­lar enca­be­za­do por Esta­dos Uni­dos y las mul­ti­na­cio­na­les occi­den­ta­les. Mien­tras las revuel­tas de los de aba­jo ame­na­zan gobier­nos favo­ra­bles a Occi­den­te, como suce­dió en Egip­to, sue­len for­mar­se fren­tes muy amplios con­tra la tira­nía don­de des­ta­can las más diver­sas izquier­das. Pero cuan­do esas mis­mas revuel­tas enfi­lan con­tra tira­nos más o menos anti­es­ta­du­ni­den­ses, ese fren­te se frac­tu­ra y apa­re­cen los cálcu­los de con­ve­nien­cias. Es el caso de Libia.

Los lati­no­ame­ri­ca­nos esta­mos a tiem­po de apren­der de la revuel­ta ára­be. La lucha de los pue­blos por su liber­tad es sagra­da para cual­quie­ra que se sien­ta de izquier­da, si es que eso sig­ni­fi­ca algo toda­vía. En este pun­to no caben ni espe­cu­la­cio­nes ni cálcu­los. Deje­mos eso para los Ber­lus­co­ni, preo­cu­pa­do como está por las inver­sio­nes ita­lia­nas en Libia y por la supues­ta lle­ga­da de miles de refu­gia­dos a la Euro­pa medi­te­rrá­nea. Es cier­to que algu­nos han caí­do tan bajo como el romano abu­sa­dor de meno­res, pero en reali­dad no podía espe­rar­se nada dis­tin­to de Daniel Orte­ga.

La revuel­ta ára­be nos urge a deba­tir tres temas a quie­nes pug­na­mos por cam­bios de fon­do en el sis­te­ma-mun­do y en cada una de nues­tras reali­da­des inme­dia­tas. La pri­me­ra, y la más dolo­ro­sa para quie­nes veni­mos de las luchas de los años 60, es mirar­nos al espe­jo para no hacer­nos los dis­traí­dos. Las heroi­cas luchas del pasa­do medio siglo tie­nen su con­tra­ca­ra en hechos terri­bles que acos­tum­bra­mos barrer deba­jo de la alfom­bra. Roque Dal­ton no es una excep­ción. El ase­sino Muam­mar Kada­fi fue en algún momen­to un alia­do del cam­po antim­pe­ria­lis­ta, y lo sigue sien­do para algu­nos. Nadie está libre de peca­do, pero todos debe­mos mirar el horror de fren­te. Quien fir­ma estas líneas ha sido un fer­vo­ro­so par­ti­da­rio de la revo­lu­ción cul­tu­ral chi­na, sin repa­rar en el daño enor­me que esta­ba cau­san­do a la gen­te común.

Pen­se­mos qué nos lle­vó en su momen­to a no que­rer ver, a no escu­char ni enten­der los dolo­res de la gen­te de aba­jo sacri­fi­ca­da en el altar de la revo­lu­ción. No sir­ve escu­dar­se en el no sabía, por­que es la mis­ma res­pues­ta que dan los ale­ma­nes cuan­do se los inter­pe­la por su pasi­vi­dad fren­te al nazis­mo.

La segun­da, es com­pren­der que esta­mos ante algo dife­ren­te, que no es sim­ple repe­ti­ción de lo cono­ci­do. Eso nue­vo es la rup­tu­ra del sis­te­ma, el ingre­so en un perio­do caó­ti­co en el cual todas las cer­te­zas y apren­di­za­jes son pues­tos a prue­ba. La caí­da del sis­te­ma nos afec­ta­rá a todos. Los escom­bros cae­rán, tam­bién, sobre nues­tras cabe­zas. En Marx y el sub­de­sa­rro­llo, Immnauel Wallers­tein nos recuer­da que una tran­si­ción con­tro­la­da y orga­ni­za­da tien­de a impli­car cier­ta con­ti­nui­dad de explo­ta­ción. Y nos dice que debe­mos per­der­le mie­do a una tran­si­ción que toma el aspec­to de derrum­ba­mien­to, desin­te­gra­ción, la cual es des­con­tro­la­da, en cier­to modo pue­de ser anár­qui­ca, pero no nece­sa­ria­men­te desas­tro­sa.

Esta­mos ingre­san­do en un perio­do de caos sis­té­mi­co que en algún momen­to alum­bra­rá un nue­vo orden, qui­zá mejor, qui­zá peor que el capi­ta­lis­ta. Este sis­te­ma nació vin­cu­la­do a una catás­tro­fe demo­grá­fi­ca como la pes­te negra, que mató un ter­cio de la pobla­ción euro­pea en un par de años. No va sucum­bir en pun­tas de pie y con finos moda­les, sino en medio del caos y la bar­ba­rie, como el régi­men de Kada­fi.

En ter­cer lugar, esta­mos for­za­dos a hacer pro­fun­das opcio­nes éti­cas que van a modi­fi­car nues­tras vidas. No hay otro camino que estar incon­di­cio­nal­men­te con los de aba­jo, por­que son los que más nece­si­tan un mun­do nue­vo. Aho­ra que se están eri­gien­do en acto­res de esta cri­sis sis­té­mi­ca, debe­mos acom­pa­ñar­los sin diri­gir­los, prac­ti­can­do más que nun­ca el man­dar-obe­de­cien­do. La gen­te insu­rrec­ta ha demos­tra­do más sabe­res que los diri­gen­tes y los mili­tan­tes. Apren­die­ron a no con­fron­tar cuan­do no se debe, a rodear los tan­ques y dor­mir deba­jo para inmo­vi­li­zar­los, arro­par has­ta envol­ver a los sol­da­dos para inu­ti­li­zar su capa­ci­dad des­truc­to­ra. Habi­li­da­des feme­ni­nas que con­vier­ten la gue­rra en el arte de ven­cer sin ani­qui­lar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *