Ni Sanz ni Sanz­be­rro- Ezker Aber­tza­lea

Expre­sa­ba recien­te­men­te el escri­tor Kol­do Iza­gi­rre, con res­pec­to a la super­vi­ven­cia del eus­ka­ra, que las cam­pa­ñas están bien, son nece­sa­rias, pero que se le ase­me­jan al rezo: pue­den vol­ver­se tran­qui­li­zan­tes de la con­cien­cia y ser­vir de excu­sa para no tomar las nece­sa­rias deci­sio­nes prác­ti­cas y radi­ca­les. Simi­lar refle­xión cabe hacer en refe­ren­cia a la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

O mira­mos a la raíz del dete­rio­ro y actua­mos en con­se­cuen­cia, o echa­mos mano del tran­qui­li­zan­te. De hecho, los datos son muy escla­re­ce­do­res. Las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro (GEI) han incre­men­ta­do en Nafa­rroa un 73,9% entre 1990 y 2009, ale­ján­do­se enor­me­men­te de los lími­tes esta­ble­ci­dos en el Pro­to­co­lo de Kyo­to (-5% para el con­jun­to del pla­ne­ta, +15% para el Esta­do espa­ñol). De nada sir­ve la tre­ta de res­tar expor­ta­cio­nes de elec­tri­ci­dad, modo de con­ta­bi­li­zar des­car­ta­do por las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les.

¿Razo­nes del aumen­to de emi­sio­nes? Mayor­men­te, vora­ci­dad empre­sa­rial y per­mi­si­vi­dad guber­na­men­tal. La ascen­den­te uti­li­za­ción de com­bus­ti­bles fósi­les con­lle­va que tan sólo entre las tér­mi­cas de Cas­te­jón y la cemen­te­ra de Olaz­ti alcan­cen el 24,5% de las emi­sio­nes. Entre­tan­to, la con­se­je­ra Sanz­be­rro ha pre­sen­ta­do lo que deno­mi­na “Estra­te­gia fren­te al cam­bio cli­má­ti­co”. ¿Habrá deci­di­do poner freno al des­mán? Tras un más figu­ra­ti­vo que real pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción públi­ca, tene­mos el resul­ta­do: con­ti­nuis­mo, com­pla­cen­cia con las insa­cia­bles eléc­tri­cas y más tole­ran­cia con las gran­des empre­sas con­ta­mi­nan­tes. Recha­za tomar medi­das con­tra la sobre­pro­duc­ción eléc­tri­ca a base de com­bus­ti­bles fósi­les y evi­ta tomar ini­cia­ti­vas con­tra el incre­men­to de emi­sio­nes del trans­por­te.

El lla­ma­do Plan de Acción fren­te al cam­bio cli­má­ti­co con­tie­ne cua­tro metas. Ambi­ción a espuer­tas, vean. Una toma por obje­ti­vo “desa­rro­llar cono­ci­mien­to”, otra “for­mar, sen­si­bi­li­zar y difun­dir”, otra “desa­rro­llar herra­mien­tas”. La más impor­tan­te la deno­mi­nan “reduc­ción”, si bien a con­ti­nua­ción bus­ca­mos con­cre­cio­nes y nos encon­tra­mos con que el obje­ti­vo no es redu­cir emi­sio­nes, sino aumen­tar un máxi­mo del 20%. En fin.

De modo reve­la­dor, la con­se­je­ra Sanz­be­rro ocul­ta en la pre­sen­ta­ción las emi­sio­nes direc­tas de GEI. Ade­más se vana­glo­ria de la apro­ba­ción de 124 medi­das, ¡124!. Se apro­ve­cha de que jubi­la­ron a Las taca­ño­nas del Un, dos, tres; no le hubie­ran per­mi­ti­do con­tar las repe­ti­cio­nes: la medi­da 3.3. y la 4.2. son la mis­ma, la 3.4 y la 4.3 tam­bién…

Pero bueno, más allá de la can­ti­dad, des­ta­ca la arro­lla­do­ra fuer­za del Plan. Poten­tes medi­das como “estu­dio de poten­cia­les de uso…”, “estu­dio de posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo…”, “cam­pa­ña de adhe­sión”… ¿Nos recuer­dan algu­na leta­nía?. Todo vale para dis­fra­zar una inac­ción lamen­ta­ble. Y es que ni Sanz ni Sanz­be­rro quie­ren actuar. Sólo rezar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *